Información

¿Por qué no puede haber múltiples fuentes para orígenes de la misma especie?

¿Por qué no puede haber múltiples fuentes para orígenes de la misma especie?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

A menudo asociamos África como la ubicación geográfica del origen de los humanos. ¿Por qué no pueden existir múltiples ubicaciones geográficas de origen (dadas las mismas condiciones ambientales)?

El mismo argumento existe también para otras especies. Entonces, ¿cuál es la base de la teoría del ancestro común (de una ubicación geográfica única)?

Por favor, dame referencias para que pueda leer más sobre este tema.


Esta es una pregunta muy fundamental y, en mi opinión, interesante. Es posible que no encuentre muchas fuentes que cubran directamente esta pregunta porque es difícil de probar. Si la especiación sucediera en dos lugares separados y las especies resultantes fueran tan similares que pudieran reproducirse entre sí y no con la especie original, ¿cómo podríamos saber si la especie se originó en lugares separados y que la nueva especie no lo hizo? simplemente viajar a la nueva ubicación? A continuación, intentaré explicar por qué es seguro asumir que probablemente no tenían diferentes ubicaciones para la especiación.

Experimento mental

Esto es lo que sucedió en una tierra hipotética. La especie X existe en tierra feliz. Los individuos de X luego se mueven a la tierra del agua. Algunos individuos más de X se mueven de tierra feliz para Tierra H2O (muy parecido a la tierra del agua). La especie X sufre una especiación en la tierra del agua a la especie Y y la especiación de X también ocurren en el Tierra H2O a la especie Z.

¿Pueden Z e Y ser la misma especie con diferentes orígenes donde las condiciones del nicho son las mismas?

Como puede imaginar, cuanto más tiempo transcurra después del aislamiento geográfico, más mutaciones ocurren y es menos probable que la nueva especie pueda reproducirse con éxito con especies similares.

Aunque los dos entornos pueden parecer idénticos, la ecología es notoriamente compleja y caótica, por lo que en realidad, en lo que respecta a la ecología, son entornos muy diferentes. Incluso el la menor diferencia entre los nichos seleccionará naturalmente diferentes rasgos eso podría hacer que Z e Y sean sexualmente incompatibles.

Además, cuando se trata del origen geográfico, debe asumir que hubo aislamiento geográfico entre las dos ubicaciones de eventos de especiación. Dado que normalmente no hay contacto entre las especies Z e Y, existe sin presión selectiva para permanecer genéticamente compatible y si se les da suficiente tiempo, no podrán reproducirse.


Humanos

Existe una afirmación polémica de que los humanos antiguos se criaron con chimpancés después de ambos eventos de especiación desde nuestro ancestro común hasta los humanos y los chimpancés. En general, creo que esto ahora se ha descartado. Sin embargo, está razonablemente bien aceptado que en un mundo más reciente "al estilo Tolkien", los humanos se criaron con los neandertales.

Pero en última instancia, no creo que haya un solo ejemplo (¡Estoy completamente abierto a que se demuestre que estoy equivocado!) en el mundo natural de dos eventos de aislamiento geográfico similares que conducen exactamente a la misma especie a evolucionar y ambas versiones de la nueva especie son genéticamente más similares entre sí que a la especie de origen. Las probabilidades son demasiado escasas, incluso si las condiciones nos parecen idénticas.


Referencias: artículo de Wiki sobre la teoría del origen multirregional de los seres humanos. El artículo wiki establece claramente desde el principio que se trata de "una explicación alternativa al modelo más ampliamente aceptado de fuera de África". Un problema que se plantea en este artículo es que, aunque no parece haber ninguna característica única localizada única, se han encontrado combinaciones únicas de características localizadas en los primeros fósiles en lugares como Australia. El artículo wiki incluye más referencias.

http://en.wikipedia.org/wiki/Multiregional_origin_of_modern_humans

La teoría más aceptada es "Fuera de África". Artículos wiki:

http://en.wikipedia.org/wiki/Out_of_Africa_I

http://en.wikipedia.org/wiki/Recent_African_origin_of_modern_humans

http://en.wikipedia.org/wiki/Early_human_migrations

Otro artículo que explica por qué "Fuera de África" ​​es la teoría más aceptada:

http://www.actionbioscience.org/evolution/johanson.html

Tenga en cuenta que todo esto es con respecto a los humanos modernos. No sé si hay animales o plantas donde la teoría más aceptada sea la fuente múltiple para la misma especie.

Los híbridos (la descendencia de dos padres de especies compatibles, pero diferentes) podrían ocurrir si los padres fueran multirregionales. Puede hacer una búsqueda en la web de híbridos poliploides y ranas de árbol para ver ejemplos de esto, pero estos son híbridos, no mutaciones.


No hay un solo lugar de nacimiento de la humanidad, dicen los científicos

Una réplica del cráneo de un Homo naledi: Varios lugares compiten por el título de "cuna de la humanidad" o la "fuente de la humanidad", pero una nueva investigación dice que este no es el caso. Fotografía: Gulshan Khan / AFP / Getty Images

Una réplica del cráneo de un Homo naledi: Varios lugares compiten por el título de "cuna de la humanidad" o la "fuente de la humanidad", pero una nueva investigación dice que este no es el caso. Fotografía: Gulshan Khan / AFP / Getty Images

Modificado por última vez el miércoles 11 de julio de 2018 a las 16.12 BST

Los orígenes de nuestra especie se remontan desde hace mucho tiempo al este de África, donde el indiscutible más antiguo del mundo Homo sapiens se descubrieron fósiles. Hace unos 300.000 años, según la historia, un grupo de humanos primitivos allí experimentó una serie de cambios genéticos y culturales que los colocaron en un camino evolutivo único que resultó en que todos estuvieran vivos hoy.

Sin embargo, un equipo de científicos prominentes ahora está pidiendo una reescritura de esta narrativa tradicional, basada en un estudio exhaustivo de evidencia fósil, arqueológica y genética. En cambio, argumenta el equipo internacional, las características distintivas que nos hacen humanos surgieron como mosaicos en diferentes poblaciones que abarcan todo el continente africano. Solo después de decenas o cientos de miles de años de mestizaje e intercambio cultural entre estos grupos semiaislados, nació el ser humano moderno de pleno derecho.

La Dra. Eleanor Scerri, arqueóloga de la Universidad de Oxford, quien dirigió la investigación internacional, dijo: "Esta visión de origen único, población única se ha quedado grabada en la mente de la gente ... pero la forma en que lo hemos estado pensando es demasiado simplista".

Esta visión continental ayudaría a reconciliar interpretaciones contradictorias de los primeros Homo sapiens fósiles de formas muy variables, esparcidos desde Sudáfrica (Florisbad) hasta Etiopía (Omo Kibish) y Marruecos (Jebel Irhoud).

De izquierda a derecha: cráneo fósil de Homo neanderthalis, Homo antecesor, Homo sapiens y Homo erectus Fotografía: Creativemarc / Getty Images

Las características reveladoras de un ser humano moderno (un cerebro globular, un mentón, una frente más delicada y una cara pequeña) parecen aparecer por primera vez en diferentes lugares en diferentes momentos. Anteriormente, esto se ha explicado como evidencia de una gran población que recorre el continente en masa o descartando ciertos fósiles como ramas laterales del linaje humano moderno que acaba de desarrollar ciertas similitudes anatómicas.

El último análisis sugiere que esta aparición de rasgos humanos en mosaico puede explicarse por la existencia de múltiples poblaciones que fueron separadas periódicamente durante milenios por ríos, desiertos, bosques y montañas antes de volver a entrar en contacto debido a cambios en el clima. “Estas barreras crearon oportunidades de migración y contacto para grupos que podían haber estado separados anteriormente, y la fluctuación posterior podría haber significado que las poblaciones que se mezclaron por un corto tiempo se volvieron a aislar”, dijo Scerri.


Anatomía y Embriología

Otro tipo de evidencia de la evolución es la presencia de estructuras en organismos que comparten la misma forma básica. Por ejemplo, los huesos de los apéndices de un ser humano, un perro, un pájaro y una ballena comparten la misma construcción general ([Figura 2]). Esa similitud resulta de su origen en los apéndices de un ancestro común. Con el tiempo, la evolución llevó a cambios en las formas y tamaños de estos huesos en diferentes especies, pero han mantenido el mismo diseño general, evidencia de descendencia de un ancestro común. Los científicos llaman a estas partes sinónimos estructuras homólogas. Algunas estructuras existen en organismos que no tienen ninguna función aparente y parecen ser partes residuales de un antepasado pasado. Por ejemplo, algunas serpientes tienen huesos pélvicos a pesar de no tener patas porque descienden de reptiles que sí tienen patas. Estas estructuras no utilizadas sin función se denominan estructuras vestigiales. Otros ejemplos de estructuras vestigiales son las alas de las aves no voladoras (que pueden tener otras funciones), las hojas de algunos cactus, los rastros de huesos pélvicos en las ballenas y los ojos ciegos de los animales de las cavernas.

Figura 2: La construcción similar de estos apéndices indica que estos organismos comparten un ancestro común.

Haga clic en las actividades de este sitio interactivo para adivinar qué estructuras óseas son homólogas y cuáles son análogas, y para ver ejemplos de todo tipo de adaptaciones evolutivas que ilustran estos conceptos.

Otra evidencia de evolución es la convergencia de formas en organismos que comparten ambientes similares. Por ejemplo, especies de animales no emparentados, como el zorro ártico y la perdiz blanca (un pájaro), que viven en la región ártica tienen cubiertas blancas temporales durante el invierno para mezclarse con la nieve y el hielo ([Figura 3]). La similitud no se debe a un ancestro común, de hecho, una cubierta es de piel y la otra de plumas, sino debido a presiones de selección similares: los beneficios de no ser visto por los depredadores.

Figura 3: El pelaje de invierno blanco de (a) el zorro ártico y (b) el plumaje de la perdiz blanca son adaptaciones a sus entornos. (crédito a: modificación del trabajo de Keith Morehouse)

Embriología, el estudio del desarrollo de la anatomía de un organismo a su forma adulta, también proporciona evidencia de parentesco entre grupos de organismos ahora muy divergentes. Las estructuras que están ausentes en algunos grupos a menudo aparecen en sus formas embrionarias y desaparecen cuando se alcanza la forma adulta o juvenil. Por ejemplo, todos los embriones de vertebrados, incluidos los humanos, presentan hendiduras branquiales en algún momento de su desarrollo temprano. Estos desaparecen en los adultos de grupos terrestres, pero se mantienen en formas adultas de grupos acuáticos como los peces y algunos anfibios. Los embriones de grandes simios, incluidos los humanos, tienen una estructura de cola durante su desarrollo que se pierde en el momento del nacimiento. La razón por la que los embriones de especies no relacionadas son a menudo similares es que los cambios mutacionales que afectan al organismo durante el desarrollo embrionario pueden causar diferencias amplificadas en el adulto, incluso mientras se conservan las similitudes embrionarias.


2. El registro fósil africano del Pleistoceno medio y temprano tardío de Homo sapiens

El registro fósil disponible para reconstruir la evolución de H. sapiens en África todavía es relativamente escasa y está mal fechada, y está dominada por material de las cuencas sedimentarias fosilíferas del este de África. Enormes extensiones de África central y occidental estaban claramente habitadas durante el Pleistoceno medio tardío, como lo demuestra la evidencia de los artefactos, pero aún no se ha recuperado ni un solo fósil informativo para identificar quiénes eran esos primeros habitantes. Por lo tanto, es probable que el registro disponible esté muy sesgado y no sea representativo del continente en su conjunto. Sin embargo, tenemos que trabajar con lo que está disponible, y ahora discutiré brevemente los especímenes más completos o significativos descubiertos hasta ahora, región por región (figura & # x000a01). Se pueden encontrar compilaciones más amplias y detalladas sobre el material y su datación en Schwartz & # x00026 Tattersall [32], Millard [33], Klein [34] y Wood [35].

Vistas laterales izquierdas de África e Israel arcaica y principios de la modernidad. Homo sapiens crania (réplicas a menos que se indique lo contrario). Arriba (de izquierda a derecha): Florisbad, Jebel Irhoud 1, Jebel Irhoud 2 (original), Eliye Springs, Guomde (al revés), Omo 2. Abajo (de izquierda a derecha): Omo 1, Herto (original, al revés), Ngaloba, Singa, Skhul 5, Qafzeh 9.

(a) Noroeste y norte de África

En Marruecos, el registro arqueológico tardío del Pleistoceno medio probablemente cambie de industrias no Aterianas del Paleolítico Medio / Edad de Piedra Media (MSA) a las de Aterian durante la Etapa de Isótopos Marinos (MIS) 6, aunque parece probable que continúe una MSA no Ateriana. en algunas regiones al lado e incluso después del Aterian [36,37].

los Jebel Irhoud La cueva fue expuesta durante las operaciones de extracción en una mina de Barita y desde 1961 ha producido restos de fauna, arqueología MSA no Ateriana y al menos siete homínidos fósiles, con varios especímenes más encontrados desde 2007 en espera de publicación. Los restos humanos fósiles son de bajo nivel en la secuencia estratigráfica, siendo los más conocidos un cráneo (JI1), un calvaria (JI2) y la mandíbula de un niño (JI3) [38]. El cráneo es relativamente largo y bajo con contornos suaves en lugar de angulares. Tiene un fuerte toro supraorbitario continuo anterior a un frontal algo abovedado y una bóveda craneal de lados paralelos con una capacidad de aproximadamente 1305 cm 3 [39]. La cara es grande y especialmente ancha en sus dimensiones superiores, con pómulos planos en ángulo y una nariz ancha pero baja, debajo de la cual hay un prognatismo alveolar significativo. JI2 es un calvaria algo más grande, más robusto y angular, con una capacidad craneal de aproximadamente 1400 cm 3 [39]. Tiene una mayor proyección y angulación occipital, una forma parietal y frontal más moderna, pero un desarrollo supraorbitario igualmente fuerte. Aunque las comparaciones de los contornos de la línea media sugieren H. sapiens afinidades para ambas bóvedas craneales, los estudios multivariados indican afinidades algo más cercanas por JI2 a muestras humanas recientes [40,41]. Ambos muestran algunas semejanzas fenéticas con los primeros especímenes modernos como los de Qafzeh, Skhul y Herto, aunque carecen de su expansión parietal superior. En forma de bóveda craneal (pero no facial), existe, no obstante, un parecido general con los fósiles de Sima y otros neandertales primitivos. La mandíbula inmadura JI3 presenta un cuerpo grácil bastante contrastante y dientes posteriores grandes, y en la parte anterior puede mostrar un desarrollo incipiente del mentón. JI4 es un húmero parcial robusto, a pesar de su inmadurez, mientras que también hay un fragmento pélvico inmaduro adicional. En general, hay suficiente preservación de JI1 para indicar que no representa anatómicamente moderno H. sapiens, aunque hay indicios de flexión craneal básica & # x02018moderna & # x02019 en la relación de la cara y la bóveda. JI2 y 3 son más difíciles de evaluar debido a que están incompletos, pero los dientes de Irhoud 3 se sometieron a un análisis de sincrotrón que sugirió una edad de muerte de aproximadamente 8 años y un patrón de desarrollo moderno [42]. Al mismo tiempo, un análisis de VSG de su esmalte dental sugirió una edad de aproximadamente 160 ka, lo que parece muy probable que sea una cifra mínima.

los Rabat (Kebibat) El homínido de Marruecos consiste en una bóveda craneal muy fragmentaria con mandíbulas superior e inferior más completas. Los dientes grandes son típicos de los especímenes del Pleistoceno medio del norte de África, pero la mandíbula tiene elementos de un trígono mentoniano y una sínfisis vertical, mientras que la región occipital es alta y relativamente redondeada [38]. Sin embargo, el individuo es subadulto y, por lo tanto, se debe tener cuidado al interpretar su morfología. La correlación de fauna sitúa al espécimen de Rabat en el Pleistoceno medio tardío.

La cueva marroquí de Dar-es-Soltan II ha producido una calvaria inmadura, una mandíbula adolescente y la parte anterior de un cráneo con hemimandible asociado. La bóveda anterior de DeS5 es alta y muy grande, con un toro supraorbitario fuerte pero dividido sobre una cara baja, ancha y plana, con una nariz baja pero ancha. Hay indicios de fosa canina y prognatismo alveolar. La mandíbula y la dentición posterior conservada también son grandes, pero las ilustraciones son engañosas al indicar la falta de mentón y la región sinfisaria de hecho está rota. Decidir cómo clasificar DeS5 es difícil & # x02014 tiene una cara de aspecto bastante moderno y una forma de hueso frontal, pero ambos son de tamaño muy grande, al igual que el desarrollo supraorbitario. Aunque evaluaciones anteriores han sugerido que podría representar un intermedio Ateriano entre los especímenes de Irhoud asociados a MSA y los del Iberomaurusiano (es decir, el Paleolítico Superior tardío local), los análisis morfométricos lo ubican más cerca de Jebel Irhoud 1 y el cráneo de Qafzeh que del Pleistoceno tardío. fósiles [36].

Las cuevas de El-Aliya y T & # x000e9mara (Marruecos) han producido fósiles craneales humanos fragmentarios a partir de contextos MSA / Aterian. El material de Aliya incluye un maxilar y dientes grandes, pero a pesar de las afirmaciones anteriores, la morfología de la mejilla conservada parece bastante plana y no neandertal [43]. Sin embargo, no se conserva lo suficiente para declaraciones definitivas sobre las afinidades del material. Los especímenes de T & # x000e9mara consisten en algunos fragmentos de bóveda, sin un toro supraorbitario y una mandíbula, que se pueden aliar más definitivamente con los modernos H. sapiens.

Varios otros sitios de Aterian han producido material dental que fue analizado por Hublin et al. [43]. La cueva de Zouhrah en El Harhoura produjo una mandíbula y un canino durante las excavaciones en 1977, mientras que el Grotte des Contrabandiers (Temara) ha estado bajo excavación intermitente desde 1955 con descubrimientos tempranos de material como una mandíbula robusta y de dientes grandes (en 2009 se recuperó un esqueleto humano inmaduro aún inédito de los niveles de Aterian aparentemente fechado en MIS5). Las muestras dentales de Aterian generalmente presentan dimensiones muy grandes en comparación con el Pleistoceno tardío. H. sapiens y neandertales. Sin embargo, una dentición anterior relativamente más pequeña y un esmalte más grueso en los molares son rasgos más modernos. Si bien las morfologías de la corona son generalmente complejas, se parecen más a materiales como Skhul y Qafzeh en patrón que los neandertales.

En contraste con la morfología molar grande y compleja encontrada en el material Aterian marroquí, los únicos dientes en la mandíbula posterior fragmentos recuperados de depósitos & # x02018levalloiso-mousterian & # x02019 en la cueva libia de Haua Fteah en la década de 1950 son pequeños y de corona simple. Los fragmentos de la mandíbula tienen ramas bastante bajas y no hay evidencia de espacios retromolares. Por lo que se puede juzgar por la morfología limitada conservada, estos parecen representar H. sapiens, con una edad ahora estimada en aproximadamente 70 ka, dentro de la primera parte de MIS4 [44]. Otro espécimen posiblemente asociado con MSA que carece del tamaño dental y la complejidad del material Aterian marroquí es el cráneo y el esqueleto fragmentario de un niño recuperado dentro de depósitos de arena en la parte superior de Colina de Taramsa, Egipto [45].Se conserva lo suficiente de la bóveda craneal para indicar una forma moderna, incluso antes de la limpieza, pero el esqueleto poscraneal era muy friable y muy poco sobrevive. La edad MSA de la muestra no pudo confirmarse definitivamente mediante la datación directa [46].

(b) África austral

los Florisbad & # x02018cranium & # x02019 (de hecho, solo la parte anterior del cráneo y la cara) se encontró en esta localidad abierta en Sudáfrica en 1932, estratificado en una secuencia larga que permaneció mal fechada hasta 1996, cuando la VSG en un fragmento de esmalte de la fósil humano proporcionó una edad estimada de aproximadamente 259 ka [47]. El hueso frontal es ancho, grueso y relativamente retraído, y el toro supraorbitario es alto pero no muy proyectado, con reducción lateral. El rostro está incompleto pero ciertamente es muy amplio en sus proporciones superiores, con alguna expresión de fosa canina. En la reconstrucción de R. Clarke, es baja en relación con su gran amplitud, pero permite una dentición anterior completa, como en la reconstrucción inédita de P. Cohen (figura & # x000a01), bien puede haber estado más cerca del cráneo de Broken Hill en altura facial. . Florisbad a veces ha sido visto como un aliado morfológico de Broken Hill, en otras ocasiones como un miembro temprano de la H. sapiens clado, y en otras ocasiones como posiblemente representando una especie distinta del Pleistoceno medio tardío H. helmei, ya sea una especie precursora de H. sapiens [48], o como el LCA de los clados Neandertal y moderno, y las especies originarias de la tecnología lítica Modo 3 (levallois) [49]. Si bien es demasiado incompleto para una asignación definitiva, como el material de Irhoud, este fósil probablemente representa una parte arcaica del H. sapiens clado.

los Desembocadura del río Klasies Se ha recuperado material humano fósil durante un período de más de 40 años en una variedad de contextos estratigráficos relacionados con MSA de un complejo interrelacionado de cuevas en la costa sur de Sudáfrica [34]. El material es fragmentario y representa elementos mandibular, maxilar, facial, bóveda craneal y poscraneal. Las mandíbulas muestran una gran variación, desde grandes y sin mentón hasta unas con una morfología sinfisaria aparentemente moderna, hasta un cuerpo muy pequeño, aunque robusto, con dientes diminutos. Dos fósiles maxilares muestran una variación comparable en tamaño, mientras que un cigomático aislado es robusto pero de aspecto moderno, a pesar de las afirmaciones en contrario. Un fragmento frontal aparentemente adulto muestra una gran amplitud interorbitaria pero centralmente tiene un perfil supraorbitario moderno. Los pocos huesos poscraneales recuperados indican individuos de cuerpo pequeño, aunque un cúbito proximal tiene superficies articulares relativamente grandes. Algunos elementos de los ensamblajes de Klasies se ajustan claramente a la moderna H. sapiens patrón, pero otro material no se puede asignar tan fácilmente en las partes conservadas.

Cueva fronteriza, Sudáfrica, ha producido una serie de restos humanos fósiles o subfósiles de antigüedad real o posible MSA [50]. En la década de 1940, un húmero, un fragmento de cúbito y dos metatarsianos se recuperaron fuera de contexto en un montón de escombros, pero se ha argumentado por motivos de conservación que tenían la edad de MSA. Su tamaño y robustez sugieren que podrían representar al mismo individuo que el cráneo parcial de Border Cave 1 que también se encuentra en el despojo. Este & # x02018skull & # x02019 en realidad consta de solo una parte de la cara superior y la bóveda, pero se conserva lo suficiente para mostrar su gran tamaño, frontal abovedado, pequeño desarrollo supraorbitario y amplia amplitud interorbital. Aunque parece de aspecto moderno, su gran tamaño y forma facial frontal y superior lo discriminan de las poblaciones recientes, y el húmero y el cúbito posiblemente asociados muestran algunos rasgos arcaicos. Una mandíbula desdentada (BC2) recuperada aproximadamente al mismo tiempo es pequeña y de estructura más ligera y parece asignable a anatómicamente moderno H. sapiens sobre el tamaño y la morfología sinfisaria. El esqueleto infantil BC3 ciertamente parece representar H. sapiens, y tiene una asociación importante con perforaciones Conus conchas y pigmento rojo [51]. Al igual que BC2, la mandíbula parcial BC5 es pequeña y tiene una morfología sinfisaria moderna, y su importancia se ha reforzado mediante la datación directa de la VSG, lo que proporciona una edad estimada de aproximadamente 74 ka [50].

(c) África Oriental

los Eliye Springs (ES-11693) el cráneo fue descubierto por turistas después de cambios rápidos en los niveles del lago en West Turkana, Kenia [52]. El cráneo había sufrido erosión anterior, particularmente de la cara, pero se conserva lo suficiente para revelar una morfología arcaica. La bóveda es larga e inferiormente ancha, con una expansión parietal superior limitada, con lados paralelos en la vista posterior. Hay una ligera quilla frontal, pero el refuerzo craneal no se expresa con fuerza, aunque no es posible evaluar la extensión completa del desarrollo del toro supraorbitario debido a la erosión, que ha expuesto los senos frontales. El contorno occipital es bastante redondeado con un desarrollo mínimo de un toro occipital. Aunque muy erosionado, el rostro parece parecerse a algunos cráneos africanos del Pleistoceno medio tardío por ser relativamente corto, plano y ancho, y hay signos de un ligero desarrollo de una fosa canina. Aunque ES-11693 fue descubierto con restos de fauna, la falta de un contexto seguro o arqueología asociada significa que permanece sin fecha. Lo que se conserva del espécimen no sugiere particular H. sapiens afinidades, aunque existen características regionales en forma facial y forma de bóveda que pueden relacionarlo con otros cráneos africanos del Pleistoceno medio como Florisbad, Jebel Irhoud 1, Singa y Ngaloba. Sin embargo, al igual que Singa (ver más abajo, esta sección), su forma puede haber sido afectada por patología [53].

Se han recuperado siete fósiles craneales y mandibulares fragmentarios de los sedimentos que bordean el lago Eyasi en Tanzania desde la década de 1930. La posible asociación con artefactos achelenses había sugerido una edad del Pleistoceno medio más temprano que tardío, pero estimaciones limitadas de edad de la ESR y la serie U de la fauna asociada con el frontal 7 sugieren una edad aproximadamente entre 88 y 130 ka. Eyasi 1 tiene un toro supraorbitario saliente pero no masivo en su frontal, mientras que su occipital es más moderno en la formación del toro en comparación con un desarrollo mucho más fuerte en Eyasi 2, incluso mostrando una posible fosa suprainíaca. El frontal 7, como Eyasi 1, muestra un hueso frontal bastante bajo con un toro distinto pero no masivo. La condición fragmentaria del material y las dificultades de reconstrucción limitan la información disponible más allá de las indicaciones de que estos especímenes aparentemente no son asignables a anatómicamente modernos. H. sapiens [54,55], a pesar de la fecha posterior del Pleistoceno sugerida para algunos de ellos.

Ngaloba Laetoli Hominid 18 se recuperó de los lechos de Ngaloba en la región de Laetoli de Tanzania [56]. Este cráneo parcial puede datar de finales del Pleistoceno medio o principios de finales del Pleistoceno [57]. Es relativamente largo y bajo con un hueso frontal alargado y en retroceso. Es bastante redondeado en la parte posterior en las vistas posterior y lateral, con un desarrollo insignificante de un toro occipital, pero anteriormente hay un toro supraorbitario prominente pero delgado. La región occipitomastoidea es interesante por su parecido con la de los neandertales en la relación de eminencias mastoidea y yuxtamastoidea. La cara no puede articularse correctamente con la bóveda, pero evidentemente es bastante baja, ancha y plana en la mitad del rostro, con fosas caninas, dando paso a una región subnasal prognática. La reconstrucción de Cohen [58] confirma la relativa gracia del rostro, pero sugiere una altura mayor que en otras representaciones. Trabajadores como Rightmire [59] han clasificado LH18 como fundamentalmente moderno, pero no se ajusta a anatómicamente moderno H. sapiens en la morfología general, a pesar de una sugerente forma facial y parietal.

Tres Omo Kibish Los homínidos fósiles se descubrieron en 1967 en localidades y contextos separados. Omo 1 era un esqueleto parcial en el Miembro I de la Formación Kibish, Omo 2 un hallazgo superficial aislado de una calvaria y Omo 3 un fragmento frontal del miembro III [60]. Más recientemente, una expedición dirigida por Estados Unidos ha localizado los sitios originales de Omo 2 y Omo 1, recuperando más material humano, incluidas otras partes de Omo 1 y fósiles adicionales [61,62]. El cráneo fragmentado del conjunto Omo 1 ha sido objeto de varias reconstrucciones, pero todas coinciden en indicar una bóveda craneal alta, redondeada y voluminosa con una morfología occipital de sapiens configuración, aunque con un hueso frontal ancho y crestas de cejas fuertes pero divididas. La cara, la dentición y la mandíbula son mucho más fragmentadas pero evidencian una fosa canina y una eminencia mental [63]. Los restos postcraneales incluyen huesos de extremidades fragmentados que son en gran parte de aspecto moderno, aunque con algunos rasgos distintivos también observados en individuos neandertales, Skhul-Qafzeh y del Paleolítico superior [61], y con proporciones comparables a las de los africanos orientales recientes [64]. Omo 2 también tiene una caja cerebral muy grande, con una capacidad endocraneal de aproximadamente 1435 cm 3, pero es más estrecha, con parietales de lados paralelos en lugar de expandirse superiormente, y un hueso occipital fuertemente angulado con un toro occipital alto pero no especialmente saliente. También muestra un aplanamiento parasagital a ambos lados de la quilla de la línea media. En contraste con estas características arcaicas, el toro supraorbitario es una prominencia débilmente expresada en el extremo anterior de un hueso frontal plano, ancho y en retroceso. Las edades de Omo 1 y 2 han sido fuente de mucha controversia, pero ahora parecen bien establecidas en aproximadamente 195 ka [17,65]. Clasificar el material Omo es difícil. Es evidente que Omo 1 se puede asignar a los H. sapiens de las partes conservadas, pero Omo 2 sólo puede colocarse tentativamente en el clado a través de la apomorfia de reducción supraorbitaria.

Los dos fósiles humanos separados encontrados en el Guomde La formación de East Turkana en 1971 y 1976 consta de un fragmento de fémur proximal KNM-ER 999 y un cráneo parcial KNM-ER 3884 [66]. El fémur es de construcción fuerte pero aparentemente de aspecto moderno en forma de eje y sección transversal [67], mientras que el cráneo parcial parece combinar características encontradas en Omo Kibish 1 y 2. Es igualmente grande y alto, con una región occipital redondeada de aspecto moderno. como Omo 1, pero luciendo mucho más como Omo 2 en perfil trasero, alto, con paredes verticales. El toro supraorbitario, reconstruido, es uniformemente grueso y sobresaliente. La datación directa del material en series de uranio sugiere una edad de más de 180 ka [68].

Se recuperaron varios fósiles humanos craneales y dentales de un sitio abierto en Ella en Etiopía en 1997 [69]. Las más significativas consisten en un cráneo adulto casi completo, una calvaria inmadura y partes de otra bóveda craneal, probablemente adulta. Todos son de tamaño muy grande, el cráneo adulto tiene una capacidad de aproximadamente 1450 cm 3. La longitud del cráneo está fuera del rango de más de 5000 cráneos modernos, pero su forma alta y relativamente globular (excepto el occipital) se ajusta a la H. sapiens patrón. El toro supraorbitario es fuerte y saliente, aunque dividido en partes laterales y centrales, pero el occipital en ángulo con su toro central fuerte recuerda al de Broken Hill 1 y Jebel Irhoud 2. La parte posterior de los fragmentos craneales separados indica un tamaño aún mayor y robustez que el cráneo más completo. Los análisis univariados y multivariados mostraron que la combinación de características del cráneo adulto lo diferencia de los humanos recientes, pero en términos de forma craneal, ángulos craneales y globularidad neurocraneal, se puede clasificar como H. sapiens, quizás de un grado comparable al material de Qafzeh & # x00026 Skhul [70]. Su modernidad fue reafirmada en los estudios métricos de Lubsen & # x00026 Corruccini [71] y McCarthy & # x00026 Lucas [72]. Sin embargo, la adición del nomen subespecífico idaltu [69] no parece justificado.

los Singa Calvaria fue descubierto en un bloque de calcrete en el lecho estacionalmente seco del Nilo Azul en Sudán en 1924. Se destaca por sus fuertes jefes parietales, que algunos trabajadores argumentaron para vincularlo a los orígenes de Khoisan, a pesar de su gran distancia desde el sur África [73]. Tiene un toro supraorbitario bien marcado pero dividido centralmente, cara superior plana y amplio espacio interorbitario, mientras que el frontal es bastante alto. Sin embargo, los parietales son muy cortos y el occipital también es corto y protuberante, sin mostrar un toro transversal. La rotura natural permitió la remoción de calcreta que llenaba el endocráneo, revelando que los salientes parietales estaban anormalmente engrosados ​​por el hueso diploico. Un molde endocraneal indicó una capacidad craneal de aproximadamente 1400 cm 3, mientras que su asimetría sugirió un individuo zurdo [74]. La tomografía computarizada reveló más evidencia de patología en la ausencia unilateral del oído interno en el lado derecho, y Spoor et al. [75] sugirió que se había producido una osificación laberíntica, después de una infección de la membrana laberíntica. Esto puede deberse a una infección de transmisión sanguínea (como la septicemia) o un trastorno de la sangre como la anemia, que encaja con algunas explicaciones de la patología parietal. Debido a su patología, no está claro qué tan anormal es la forma de la calota. En general, la morfología craneal anterior parece bastante moderna, pero los parietales son anormales, lo que impide una evaluación taxonómica adecuada. El fósil está fechado en una edad mínima de 131 & # x02013135 ka mediante series U que datan de sedimentos del interior del calvaria y análisis de ESR en restos de fauna asociados [76].

(d) Asia occidental (Skhul y Qafzeh)

Aunque no está en África, el Levante adyacente ha sido claramente un conducto para el movimiento de la población antigua entre África y Eurasia. Material como el fragmento fronto-facial de Zuttiyeh, probablemente del Pleistoceno medio, sigue siendo difícil de clasificar, pero en mi opinión no muestra afinidades neandertales o humanas modernas claras, como también se puede argumentar para la muestra dental de aproximadamente 400 ka de Qesem. [77]. El material posterior y más claramente diagnosticable generalmente asignado a MIS5 también proviene de Israel, en la forma del esqueleto neandertal Tabun 1, y el material que discutiré con más detalle de las cuevas de Skhul y Qafzeh.

El sitio de Mugharet es-Skhul comprende una pequeña cueva y un refugio rocoso externo más grande y una terraza, y la mayoría de los restos arqueológicos y de homínidos provienen de este último. Los fósiles de Skhul, que comprenden 10 individuos, fueron descubiertos por Ted McCown en 1931 & # x020131932 como parte de una excavación de rescate más grande en el área del Monte Carmelo dirigida por Dorothy Garrod [78]. Existe evidencia de que al menos algunos de los individuos skhul fueron enterrados intencionalmente [79], lo que puede explicar su relativamente buena conservación. Skhul 4 y 5 conservan porciones importantes de material craneal y poscraneal, mientras que Skhul 9 consiste en una calvaria y una cara más fragmentadas con fragmentos de la pelvis y un fémur. En un momento, se creía que Skhul tenía solo alrededor de 40 ka de edad, basado en similitudes faunísticas y líticas con Tabun, cuyos niveles del Paleolítico Medio supuestamente se habían fechado en alrededor de 40 ka usando radiocarbono. Sin embargo, el material Skhul (Skhul 2, 5 y 9) se ha fechado ahora entre aproximadamente 100 y 130 ka utilizando ESR, series U y análisis de luminiscencia [80]. Sin embargo, sigue siendo posible que Skhul 9 sea más antiguo que los otros fósiles, como sugiere su morfología y posición estratigráfica inferior [48,80].

Los primeros descubrimientos de la cueva Qafzeh y su terraza (incluido Qafzeh 6) se hicieron en la década de 1930, pero el estudio completo y la publicación de los especímenes de Qafzeh solo comenzaron realmente en la década de 1970, momento en el que las nuevas excavaciones estaban ampliando enormemente el Paleolítico Medio asociado. muestra a 16 individuos. El trabajo monográfico de Vandermeersch sobre la serie todavía en crecimiento [81] demostró que las muestras de Skhul y Qafzeh compartían asociaciones del Paleolítico Medio, la aparente presencia de entierros simbólicos y similitudes esqueléticas significativas. En términos de morfología, Vandermeersch destacó la H. sapiens (en sentido estricto) afinidades de ambos grupos de homínidos desde su forma craneal y mandibular hasta sus pelvis y huesos de las extremidades. Los análisis no métricos, métricos y morfométricos han apoyado regularmente la opinión de que la anatomía craneal, dental y poscraneal de la muestra combinada de Skhul-Qafzeh representa una forma temprana de H. sapiens sensu stricto, aunque con características robustas o primitivas (por ejemplo, [82 & # x0201388]). Al igual que con Skhul, la aplicación de luminiscencia, ESR y datación en serie U también ha colocado el material del Paleolítico Medio en MIS5, con estimaciones de edad que oscilan aproximadamente entre 90 y 120 ka [89].

Si bien las series de Skhul y Qafzeh muestran claros rasgos derivados en la anatomía craneal y poscraneal compartidos con el Paleolítico superior y los humanos recientes, también muestran una variación considerable y difieren en aspectos de forma y morfología craneal, tanto dentro como entre las muestras (p. Ej., [3, 48]). Dados los amplios rangos de error en la datación física disponible de los sitios y el material esquelético y arqueológico [57], actualmente es imposible determinar si los especímenes de Skhul y Qafzeh representan muestras diferentes de esencialmente la misma población variable MIS5, como a menudo se supone en estudios paleoantropológicos, dos poblaciones distintas, quizás separadas por muchos milenios, o incluso una muestra de homínidos que cubren un largo período de tiempo en ambos sitios.


Cortando el arbol

La complejidad de nuestra imagen evolutiva ha llevado a muchos investigadores a alejarse recientemente de la idea de que surgimos de un solo lugar que se ramificó hacia afuera en un árbol genealógico global. En cambio, sugieren que nuestra especie evolucionó desde muchos puntos de África, como una red o un arroyo trenzado con muchas entradas, divergencias y algunos riachuelos que se juntan y conducen a la poderosa mezcla que fluye por nuestras venas.

"No veo ninguna razón, en realidad, para casarme con un lugar en particular", dice Thomas, coautor de un artículo reciente que cuestionó el origen único de nuestra especie.

Los autores del nuevo estudio reconocen que nuestra especie podría haber surgido de múltiples orígenes. Pero todavía no hay suficientes datos para demostrar definitivamente que ese es el caso, dice la coautora del estudio Eva Chan, genetista estadística del Instituto Garvan de Investigación Médica. Y el último trabajo fue un intento interdisciplinario de llenar algunos espacios en blanco en la imagen de nuestra historia evolutiva.

"Eso no quiere decir que tengamos los imagen en este momento ”, dice ella. "Con más datos, la imagen seguirá cambiando".

Todo este trabajo también rodea la definición cada vez más confusa de una especie. Si bien a los humanos les gusta poner todo en cajas, la naturaleza no encaja en categorías ordenadas, dice Schlebusch. No hay líneas distintas entre una especie y la siguiente, todo funciona en tonos de gris.

Seguramente continuará la controversia sobre nuestros orígenes.A diferencia de muchos campos de estudio, la evolución humana no es algo para lo que se puedan diseñar experimentos para probar, agrega Akey. Pero, de nuevo, quizás los científicos deban repensar el debate por completo.

“Quizás la pregunta que nos estamos haciendo no sea la correcta”, agrega. "Tal vez necesitemos una pregunta más matizada".


Competencia extrema y canibalismo

La competencia intraespecífica a menudo funciona con el adagio "los tiempos desesperados exigen medidas desesperadas". Los tiburones son un buen ejemplo de este fenómeno, porque en épocas de recursos alimenticios especialmente escasos, los tiburones recurren a la última forma de competencia: el canibalismo. En lugar de competir con otras especies por nuevos recursos alimenticios, los tiburones simplemente comienzan a comerse unos a otros. Otros animales, como los roedores, exhiben este comportamiento con mayor regularidad, y las madres suelen comerse a sus crías. Esto sucede porque prevén una escasez de recursos alimentarios y saben que no pueden proporcionar adecuadamente la comida a sus crías. Si bien la mayoría de los animales intentan evitar el canibalismo, los tiempos extremos a menudo los reducen al acto, y esto a veces incluso incluye a los humanos.


Se publica & quotOrigin of Species & quot

Sobre el origen de las especies mediante la selección natural, Se publica en Inglaterra una obra científica pionera del naturalista británico Charles Darwin. La teoría de Darwin argumentó que los organismos evolucionan gradualmente a través de un proceso que él llamó & # x201C selección natural & # x201D En la selección natural, los organismos con variaciones genéticas que se adaptan a su entorno tienden a propagar más descendientes que los organismos de la misma especie que carecen de la variación, influyendo así en la composición genética general de la especie.

Darwin, quien fue influenciado por el trabajo del naturalista francés Jean-Baptiste de Lamarck y el economista inglés Thomas Malthus, adquirió la mayor parte de la evidencia de su teoría durante una expedición topográfica de cinco años a bordo del HMS. Beagle en la década de 1830. Al visitar lugares tan diversos como las Islas Galápagos y Nueva Zelanda, Darwin adquirió un conocimiento íntimo de la flora, la fauna y la geología de muchas tierras. Esta información, junto con sus estudios sobre variación y mestizaje después de regresar a Inglaterra, resultó invaluable en el desarrollo de su teoría de la evolución orgánica.

La idea de la evolución orgánica no era nueva. Lo habían sugerido anteriormente, entre otros, el abuelo de Darwin & # x2019, Erasmus Darwin, un distinguido científico inglés, y Lamarck, quien a principios del siglo XIX dibujó el primer diagrama evolutivo & # x2014 una escalera que conduce desde los organismos unicelulares hasta el hombre. Sin embargo, no fue hasta Darwin que la ciencia presentó una explicación práctica para el fenómeno de la evolución.

Darwin había formulado su teoría de la selección natural en 1844, pero se mostró cauteloso a la hora de revelar su tesis al público porque contradecía obviamente el relato bíblico de la creación. En 1858, mientras Darwin aún guardaba silencio sobre sus hallazgos, el naturalista británico Alfred Russel Wallace publicó de forma independiente un artículo que esencialmente resumía su teoría. Darwin y Wallace dieron una conferencia conjunta sobre la evolución ante la Linnean Society de Londres en julio de 1858, y Darwin preparó Sobre el origen de las especies mediante la selección natural para publicación.


La raza no tiene una base científica: es una etiqueta inventada

Se ha utilizado para definir y separar a las personas durante milenios. Pero el concepto de raza no se basa en la genética.

En la primera mitad del siglo XIX, uno de los científicos más destacados de Estados Unidos fue un médico llamado Samuel Morton. Morton vivía en Filadelfia y coleccionaba cráneos.

No era exigente con sus proveedores. Aceptó cráneos rescatados de los campos de batalla y arrebatados de las catacumbas. Uno de sus cráneos más famosos pertenecía a un irlandés que había sido enviado como preso a Tasmania (y finalmente ahorcado por matar y comerse a otros presos). Con cada cráneo, Morton realizó el mismo procedimiento: lo rellenó con semillas de pimiento (luego cambió a perdigones de plomo) que luego decantó para determinar el volumen de la caja del cerebro.

Morton creía que las personas podían dividirse en cinco razas y que estas representaban actos de creación separados. Las razas tenían caracteres distintos, que correspondían a su lugar en una jerarquía divinamente determinada. La "craneometría" de Morton mostró, afirmó, que los blancos, o "caucásicos", eran las más inteligentes de las razas. Los asiáticos orientales — Morton usó el término “mongol” —aunque “ingeniosos” y “susceptibles de cultivo”, estaban un paso por debajo. Luego vinieron los asiáticos del sudeste, seguidos por los nativos americanos. Los negros, o "etíopes", estaban en la parte inferior. En las décadas anteriores a la Guerra Civil, los defensores de la esclavitud adoptaron rápidamente las ideas de Morton.

“Tuvo mucha influencia, particularmente en el sur”, dice Paul Wolff Mitchell, un antropólogo de la Universidad de Pensilvania que me muestra la colección de cráneos, que ahora se encuentra en el Museo Penn. Estamos ante el cerebro de un holandés particularmente cabezota que ayudó a inflar la estimación de Morton sobre las capacidades caucásicas. Cuando Morton murió, en 1851, el Revista médica de Charleston en Carolina del Sur lo elogió por "dar al negro su verdadera posición como una raza inferior".

Hoy Morton es conocido como el padre del racismo científico. Tantos de los horrores de los últimos siglos pueden atribuirse a la idea de que una raza es inferior a otra que un recorrido por su colección es una experiencia inquietante. En un grado incómodo, todavía vivimos con el legado de Morton: las distinciones raciales continúan dando forma a nuestra política, nuestros vecindarios y nuestro sentido de identidad.

Este es el caso a pesar de que lo que la ciencia realmente tiene que decirnos sobre la raza es todo lo contrario de lo que sostenía Morton.

La sorprendente forma en que la saliva unió a estos seis extraños

Morton pensó que había identificado diferencias inmutables y heredadas entre las personas, pero en ese momento estaba trabajando, poco antes de que Charles Darwin presentara su teoría de la evolución y mucho antes del descubrimiento del ADN, los científicos no tenían idea de cómo se transmitían los rasgos. Los investigadores que desde entonces han examinado a las personas a nivel genético ahora dicen que toda la categoría de raza está mal concebida. De hecho, cuando los científicos se propusieron ensamblar el primer genoma humano completo, que era un compuesto de varios individuos, deliberadamente recolectaron muestras de personas que se identificaron a sí mismas como miembros de diferentes razas. En junio de 2000, cuando se anunciaron los resultados en una ceremonia en la Casa Blanca, Craig Venter, un pionero de la secuenciación del ADN, observó: "El concepto de raza no tiene base genética o científica".

Durante las ultimas décadas, La investigación genética ha revelado dos verdades profundas sobre las personas. La primera es que todos los humanos están estrechamente relacionados, más estrechamente relacionados que todos los chimpancés, aunque hoy en día hay muchos más humanos. Todos tenemos la misma colección de genes, pero con la excepción de los gemelos idénticos, todos tenemos versiones ligeramente diferentes de algunos de ellos. Los estudios de esta diversidad genética han permitido a los científicos reconstruir una especie de árbol genealógico de poblaciones humanas. Eso ha revelado la segunda verdad profunda: en un sentido muy real, todas las personas que viven hoy son africanas.

Nuestra especie, Homo sapiens, evolucionó en África; nadie está seguro de la hora o el lugar exactos. El hallazgo fósil más reciente, de Marruecos, sugiere que las características humanas anatómicamente modernas comenzaron a aparecer hace 300.000 años. Durante los siguientes 200.000 años más o menos, permanecimos en África, pero ya durante ese período, los grupos comenzaron a trasladarse a diferentes partes del continente ya aislarse unos de otros, fundando de hecho nuevas poblaciones.

En los seres humanos, como en todas las especies, los cambios genéticos son el resultado de mutaciones aleatorias: pequeños ajustes al ADN, el código de la vida. Las mutaciones ocurren a un ritmo más o menos constante, por lo que cuanto más tiempo persista un grupo, transmitiendo sus genes generación tras generación, más ajustes acumularán estos genes. Mientras tanto, cuanto más tiempo estén separados dos grupos, más ajustes distintivos adquirirán.

Al analizar los genes de los africanos actuales, los investigadores han concluido que los Khoe-San, que ahora viven en el sur de África, representan una de las ramas más antiguas del árbol genealógico humano. Los pigmeos de África central también tienen una historia muy larga como grupo distinto. Lo que esto significa es que las divisiones más profundas en la familia humana no se dan entre las que generalmente se consideran razas diferentes: blancos, digamos, negros, asiáticos o nativos americanos. Están entre poblaciones africanas como los khoe-san y los pigmeos, que pasaron decenas de miles de años separados unos de otros incluso antes de que los humanos abandonaran África.

Todos los no africanos de hoy, la genética nos dice que descienden de unos pocos miles de humanos que abandonaron África hace tal vez 60.000 años. Estos migrantes estaban más estrechamente relacionados con los grupos que hoy viven en el este de África, incluidos los hadza de Tanzania. Debido a que eran solo un pequeño subconjunto de la población de África, los migrantes se llevaron consigo solo una fracción de su diversidad genética.

En algún lugar del camino, quizás en el Medio Oriente, los viajeros conocieron y tuvieron relaciones sexuales con otra especie humana, los neandertales más al este se encontraron con otra más, los denisovanos. Se cree que ambas especies evolucionaron en Eurasia a partir de un homínido que había emigrado de África mucho antes. Algunos científicos también creen que el éxodo de hace 60.000 años fue en realidad la segunda ola de humanos modernos que abandonó África. Si es así, a juzgar por nuestros genomas de hoy, la segunda ola invadió a la primera.

En lo que fue, relativamente hablando, una gran avalancha, la descendencia de todos estos migrantes se dispersó por todo el mundo. Hace 50.000 años habían llegado a Australia. Hace 45.000 años se habían establecido en Siberia y hace 15.000 años habían llegado a América del Sur. A medida que se trasladaron a diferentes partes del mundo, formaron nuevos grupos que se aislaron geográficamente unos de otros y, en el proceso, adquirieron su propio conjunto distintivo de mutaciones genéticas.

La mayoría de estos ajustes no fueron útiles ni perjudiciales. Pero de vez en cuando surgía una mutación que resultaba ventajosa en un entorno nuevo. Bajo la presión de la selección natural, se extendió rápidamente por la población local. En altitudes elevadas, por ejemplo, los niveles de oxígeno son bajos, por lo que para las personas que se trasladan a las tierras altas de Etiopía, el Tíbet o el Altiplano andino, las mutaciones valoraban mucho las que les ayudaban a sobrellevar el aire enrarecido. Del mismo modo, los inuit, que adoptaron una dieta de origen marino con alto contenido de ácidos grasos, tienen modificaciones genéticas que les ayudaron a adaptarse.

A veces está claro que la selección natural ha favorecido una mutación, pero no está claro por qué. Tal es el caso de una variante de un gen llamado EDAR (pronunciado ee-dar). La mayoría de las personas de ascendencia de Asia oriental y nativos americanos poseen al menos una copia de la variante, conocida como 370A, y muchos poseen dos. Pero es raro entre las personas de ascendencia africana y europea.


Ascendencia común y selección natural en el origen de Darwin

Este es un resumen de un argumento que desarrollé en un artículo llamado "¿Darwin escribió el origen al revés?" El artículo se publicó en 2009 y se puede encontrar en mi sitio web en http://philosophy.wisc.edu/sober/recent.html. Una versión ampliada del argumento es el primer capítulo de un libro que voy a publicar a finales de 2010 con Prometheus Books. El libro tiene el mismo título que el artículo de 2009.

Aunque la teoría de Darwin se describe a menudo como la teoría de la evolución por selección natural, la mayoría de los comentaristas reconocen que la ascendencia común (la idea de que todos los organismos ahora vivos en la tierra y todos los fósiles actuales se remontan a uno o unos pocos "progenitores originales") es una parte importante del cuadro darwiniano. Lo que se ha explorado menos en los estudios de Darwin es cómo estas dos partes de la teoría de Darwin - ancestro común y selección natural & # 8212 están relacionadas entre sí. Ernst Mayr y otros han notado que son lógicamente independientes. Pero esto deja abierto cómo las dos ideas están evidentemente relacionadas. ¿Cómo afecta la ascendencia común la forma en que debe evaluarse la evidencia relativa a la selección natural? ¿Y cómo afecta la selección natural a la forma en que debe evaluarse la evidencia sobre el ancestro común?

Darwin aborda una de estas dos preguntas de manera muy sucinta en un pasaje del Origen:

… Los personajes adaptativos, aunque de suma importancia para el bienestar del ser, son casi inútiles para el sistematizador. Porque los animales que pertenecen a dos líneas de descendencia más distintas, pueden adaptarse fácilmente a condiciones similares y, por lo tanto, asumir un parecido externo cercano, pero tales semejanzas no revelarán, sino que tenderán a ocultar su relación de sangre con sus propias líneas de descendencia.

El hecho de que los seres humanos y los monos tengan huesos de la cola es evidencia de un ancestro común precisamente porque los huesos de la cola son inútiles en los humanos. Contrasta esto con la forma de torpedo que comparten los tiburones y los delfines, esta similitud es útil en ambos grupos. Uno podría esperar que la selección natural haga que la forma de torpedo evolucione en grandes depredadores acuáticos, tengan o no un ancestro común. Ésta es la razón por la que la similitud adaptativa es casi inútil para el sistematizador que está tratando de reconstruir patrones de ascendencia común.

En este pasaje, Darwin dice que para determinar si un rasgo compartido por dos especies es una fuerte evidencia de que tienen un ancestro común, uno debe poder juzgar si hubo selección para el rasgo en los linajes que conducen a cada una. En este sentido, el conocimiento de la selección natural es un requisito previo para interpretar la evidencia sobre el ancestro común. Sin embargo, hay una pregunta sutilmente diferente que tiene una respuesta muy diferente. ¿Debe la selección natural haber tenido una influencia importante en la evolución de los rasgos para que exista una fuerte evidencia de un ancestro común? La respuesta de Darwin a esta pregunta es no. Un mundo en el que los organismos están saturados de similitudes neutrales y deletéreas, mientras que las similitudes adaptativas son raras o inexistentes, sería un paraíso epistemológico en lo que respecta a la hipótesis de la ascendencia común. Ese es el punto que Darwin está haciendo en el pasaje que acabo de citar. Inferir un ancestro común no requiere que haya ocurrido la selección natural.

¿Qué pasa con la pregunta inversa: cómo afecta el hecho de la ascendencia común la interpretación de la evidencia de la selección natural? Uno de los argumentos más famosos de Darwin sobre la selección natural no depende ni un ápice de la ascendencia común. Este es el argumento maltusiano de Darwin. Si la reproducción en una población supera el suministro de alimentos, la población se verá reducida por el hambre. Si los organismos de la población varían con respecto a las características que afectan su capacidad para sobrevivir, y si la descendencia hereda de sus padres estos rasgos que afectan la aptitud, la población evolucionará. El proceso de selección natural es una consecuencia de estas condiciones y puede ocurrir y ocurrirá incluso si no hay dos especies que tengan un ancestro común.

Todo esto es correcto, pero hay más en la imagen darwiniana de la selección natural que esto. El argumento maltusiano establece que se ha producido la selección, que algunos rasgos cambiaron de frecuencia debido a su influencia en la viabilidad de los organismos. Pero, ¿qué rasgos evolucionaron por selección natural? Darwin no cree que todos los rasgos que observamos evolucionaron porque hubo selección para ellos. Recuerde su comentario en el Origen de que la selección es "la causa principal pero no exclusiva" de la evolución. Y si un rasgo evolucionó bajo la influencia de la selección natural, ¿por qué fue favorecido por la selección natural? Son estas preguntas, que conciernen a la aplicación detallada de la hipótesis de la selección natural a los ejemplos, las que el ancestro común ayuda a responder.

Una ilustración interesante de cómo Darwin usa la suposición de un ancestro común para pensar sobre la selección natural se puede encontrar en su discusión sobre por qué los mamíferos en el útero tienen suturas en el cráneo que les permiten pasar a través del canal de parto:

Las suturas en los cráneos de los mamíferos jóvenes se han propuesto como una hermosa adaptación para ayudar al parto [nacidos vivos], y sin duda facilitan, o pueden ser indispensables para este acto, pero ya que las suturas ocurren en los cráneos de aves jóvenes y reptiles, que Con sólo escapar de un huevo roto, podemos inferir que esta estructura ha surgido de las leyes del crecimiento y se ha aprovechado en el parto de los animales superiores.

A primera vista, el razonamiento de Darwin aquí es extraño. Si quiere evaluar la hipótesis de que los mamíferos tienen suturas en el cráneo porque esto facilita el nacimiento vivo, ¿por qué considera el hecho de que los no mamíferos tienen las suturas pero no el nacimiento vivo? Esperemos que no esté pensando que si un rasgo T evolucionó porque el rasgo facilitó X en un linaje, que T no puede estar presente sin X en ningún organismo de la tierra. Los pingüinos no refutan la hipótesis de que las alas evolucionaron para facilitar el vuelo de las aves. Y la hipótesis de que una especie de lagarto desarrolló su coloración verde porque este color proporcionó camuflaje no requiere que todos los organismos verdes de la tierra obtengan una coloración protectora por ser verde.

Lo que Darwin está haciendo en este y en otros pasajes similares es explotar el hecho de la ascendencia común para probar hipótesis sobre la selección natural. La razón por la que las aves y los reptiles son relevantes para la pregunta de por qué los mamíferos tienen suturas en el cráneo es que todos estos organismos comparten un ancestro común. La ascendencia común permite a Darwin inferir lo que sucedió en el linaje que condujo a los mamíferos modernos. El hecho de que las aves y los reptiles actuales tengan suturas pero no hayan nacido vivos es evidencia de que las suturas estaban presentes en el linaje que condujo a los mamíferos modernos antes de que evolucionaran los nacimientos vivos. Si es así, las suturas no evolucionaron porque facilitaron los nacidos vivos. Por el contrario, los nacidos vivos evolucionaron después de que las suturas ya estaban colocadas.

Darwin no explica los detalles de esta inferencia, pero los biólogos evolucionistas modernos la reconocerán como una aplicación del principio de parsimonia. Considere el árbol filogenético que se muestra en la figura adjunta. Las puntas del árbol representan mamíferos, reptiles y aves modernos. Este no es el árbol que dibujaría un biólogo moderno, pero bien podría haber sido el que Darwin pensó que era cierto. A medida que avanza en la página, se mueve del presente al pasado. Las líneas representan linajes cuando dos de ellos se unen, se ha alcanzado un ancestro común. El árbol dice que los mamíferos y las aves están más estrechamente relacionados entre sí que con los reptiles. A2 es un antepasado de los dos primeros, pero no del tercero. Si se adentra lo suficiente en el pasado, encontrará un antepasado común (A1) que une a los tres grupos actuales.

La figura también indica los rasgos (± suturas del cráneo ± nacimiento vivo) que exhiben los mamíferos, aves y reptiles contemporáneos. Dado este árbol y las características que exhiben sus puntas,

¿Cuál es la inferencia más razonable sobre las características de los antepasados ​​A1 y A2? La inferencia más parsimoniosa es que tanto A1 como A2 tienen suturas en el cráneo pero no nacidos vivos. Esta es la reconstrucción más parsimoniosa en el sentido de que requiere menos cambios en los estados de carácter en los linajes que conducen al presente que cualquier otra reconstrucción. Si esta reconstrucción tan parsimoniosa es correcta, podemos deducir que las suturas del cráneo evolucionaron antes de que el nacimiento vivo hiciera su aparición en el linaje que conduce a los mamíferos modernos. El linaje de los mamíferos está representado en la figura por una línea discontinua. Este argumento de la parsimonia justifica la afirmación de Darwin de que las suturas ahora facilitan, o incluso pueden ser indispensables para el nacimiento vivo en mamíferos, pero no es por eso que las suturas evolucionaron.

El argumento que acabamos de describir plantea una pregunta filosófica interesante: ¿por qué deberíamos pensar que el principio de parsimonia es una buena regla inferencial? ¿Por qué deberíamos pensar que la hipótesis más parsimoniosa es cierta? No seguiré con esta tentadora pregunta aquí. Más bien, el punto de relevancia es que en la teoría de Darwin, y en la biología evolutiva del presente, la ascendencia común no es un complemento no relacionado que complementa la hipótesis de la selección natural. En cambio, la ascendencia común proporciona un marco dentro del cual se pueden probar las hipótesis sobre la selección natural. En la biología darwiniana, un linaje es como un pozo de mina que se extiende desde la superficie de la tierra hasta lo más profundo, con múltiples ojos de buey que conectan la superficie con el pozo a diferentes profundidades. Al mirar por un ojo de buey, obtenemos evidencia de lo que está sucediendo en el pozo. Cuantas más ojos de buey haya, más pruebas podremos obtener. Gracias a la ascendencia común, los hechos sobre la historia de la selección natural se vuelven cognoscibles.

Existe una asimetría en la forma en que el ancestro común y la selección natural se relacionan entre sí en la teoría de Darwin. Para obtener evidencia de un ancestro común, la selección natural no necesita haber causado ninguno de los rasgos que ahora observamos. Pero para obtener evidencia de la selección natural, Darwin necesita poder pensar en los organismos actuales como si se remontaran a ancestros comunes. La selección no hace adaptaciones de la nada, las adaptaciones son modificaciones de los rasgos de los antepasados. Para saber cómo eran esos antepasados, necesitamos poder inferir sus características a partir de lo que ahora observamos. Es la ascendencia común la que hace posibles esas inferencias.

Si esta es la imagen correcta de cómo el ancestro común y la selección natural están relacionados en la teoría de Darwin, se presenta un enigma: ¿por qué Darwin escribió el Origen mediante la selección natural de carga frontal? Darwin menciona algunas ideas sobre la ascendencia común al principio del libro, pero el panorama general de que hay un árbol de la vida para todo el mundo viviente surge solo gradualmente y más tarde. En general, lo primero es la selección natural. ¿Por qué el libro está estructurado así? ¿Por qué Darwin no comenzó defendiendo la idea de un ancestro común y luego introdujo gradualmente la selección natural como tema secundario?

13 comentarios sobre la ascendencia común y la selección natural en el origen de Darwin

Elliott tiene razón: desde un punto de vista probatorio, parece que Darwin escribió el Origen hacia atrás. Parece que Darwin primero debería haber argumentado que la evolución ha ocurrido de hecho y que la historia de la vida tiene una estructura de árbol. Entonces la selección natural podría subir al escenario para explicar algunos de los patrones en la historia de la vida. Esto no solo tiene sentido evidentemente, sino también retóricamente, ya que introduce el explanandum antes que el explanans: la selección natural es un mecanismo que explica los patrones de cambio evolutivo, pero antes de que sepamos que existen tales patrones, tenemos pocos incentivos para aceptar un mecanismo. que se supone que los explica.

Sin embargo, creo que hay muy buenas razones por las que Darwin comienza con la selección y solo entonces defiende el árbol de la vida. El tipo de argumento más convincente es a menudo el que comienza con una observación que es indiscutible y luego conduce, a través de pasos pequeños e inocuos, a la conclusión deseada. Es precisamente esta estrategia la que Darwin emplea en el Origen. Este enfoque fue particularmente importante en el contexto histórico en el que Darwin desarrolló sus ideas. El árbol de la vida fue una píldora difícil de tragar para los contemporáneos de Darwin: el registro geológico era irregular y los patrones de rasgos en los organismos existentes no convencerían fácilmente a muchos de que toda la vida evolucionó a partir de uno o unos pocos progenitores. Darwin sabía que muchos de sus lectores serían incapaces de aceptar la noción del árbol de la vida a menos que estuviera precedida por el concepto de selección natural.

Para preparar a sus contemporáneos para aceptar el árbol de la vida, Darwin necesitaba establecer tres premisas clave: (1) la evolución por selección natural ocurre y puede crear variedades, (2) estas variedades forman linajes, y (3) no hay una diferencia fundamental entre variedades y especies. Para establecer (1), comienza con la selección artificial y el hecho de que los humanos han precipitado cambios en los animales domesticados a través de generaciones de reproducción selectiva. Ésta es la evolución por selección con la que todos sus contemporáneos estarían familiarizados, aunque no la hubieran concebido como tal. La selección artificial a menudo se logra con un objetivo consciente de cambio en la mente, como en el caso del colombófilo, que podría desear un pico largo en una de sus variedades y, por lo tanto, permitir que solo los individuos con pico más largo de esa variedad se reproduzcan. Darwin llevó así a sus lectores a contemplar una paloma de la vida, formada a través de la evolución por selección artificial. Pero para establecer (1), tiene que reemplazar la selección artificial con la selección natural. Lo hace con un ingenioso uso de un paso intermedio, "selección inconsciente".

Aunque las palomas fueron seleccionadas conscientemente, Darwin señala que la evolución por selección artificial también puede ocurrir inconscientemente. Un agricultor podría simplemente querer que sus ovejas se mantengan como un buen ganado y seleccionar para criar lo que se considera individuos buenos y sanos. No hay nuevos rasgos que sean el resultado deseado, pero no obstante, las ovejas de diferentes granjas divergirán debido a este proceso de selección. Entonces, es un pequeño paso para Darwin llevar al lector a la idea de que la selección natural es como la selección inconsciente, excepto que el medio ambiente es el único selector, no, como en el caso de las ovejas, el medio ambiente más el granjero. Luego se establece la formación de variedades por selección natural, (1). Y no es un gran salto ver que así como las ovejas y las palomas forman linajes con los progenitores, también pueden hacerlo los animales salvajes.

Dados (1) y (2), Darwin habría podido argumentar que las variedades podrían formarse en la naturaleza a través de la selección natural. Pero aún no había demostrado cómo podían evolucionar las especies. Sabía que muchos de sus contemporáneos serían capaces de aceptar la formación de variedades, pero se resistirían a la idea de especies producidas naturalmente. Curiosamente, Darwin defendió las especies producidas naturalmente argumentando que una especie no es una categoría biológica objetivamente real; su objetivo era mostrar que una taxonomía dada es tanto el resultado de las inclinaciones de los taxonomistas como de las divisiones naturales en el mundo. . Los géneros no son diferentes en tipo de las especies y las especies no son diferentes en tipo de las variedades (3). Lo hizo citando las taxonomías divergentes: “se pueden nombrar pocas variedades bien marcadas y bien conocidas que no hayan sido clasificadas como especies por al menos algunos jueces competentes” (1859, pág. 47).

Con (1) - (3) establecido, Darwin hace al menos concebible que los linajes de especies puedan formarse a través del proceso de selección natural. Es entonces cuando se prepara el escenario para su argumento a favor del árbol de la vida.

Hoy en día, con técnicas de datación radiométrica y fósiles como Tiktaalik, se pueden hacer argumentos sólidos a favor del árbol de la vida en ausencia de selección natural. Si Darwin hubiera tenido acceso a estos datos, tal vez habría seguido la sugerencia de Elliott de presentar primero el caso del árbol de la vida. Pero sin esa base probatoria, Darwin tuvo que preparar a sus lectores para lo que de otra manera parecería un acto de fe demasiado grande.

Como Grant Ramsey, estoy menos perplejo por la estructura del origen de Darwin que Elliot Sober. De hecho, sospecho que los enigmas de Sober sobre el orden en que se discuten la selección natural y el ancestro común son en parte un artefacto de un equívoco sobre la "selección natural". De todos modos, intentaré explicar cómo veo las cosas, y para ello necesito hacer un par de distinciones: los términos “teoría de la evolución” y “selección natural” requieren ambos desambiguación.
Primero, necesitamos exponer un equívoco común (uno que no se hizo en el ensayo de Sober) sobre la "teoría de la evolución". En El origen, Darwin planteó realmente dos cosas que se conocen comúnmente como teoría de la evolución. Por un lado, Darwin presenta la teoría de la evolución como una teoría que explica el origen de las especies. Esta teoría es una teoría de una sola cosa, un evento histórico complejo en el que una o unas pocas formas de vida originales se diversificaron y ramificaron para producir las múltiples especies diferentes que han surgido en la historia de la Tierra. Esta teoría es como la teoría de la deriva continental, que igualmente postula un proceso complejo, temporalmente atenuado con muchas partes móviles que eventualmente produce una distribución particular de masas en la superficie del planeta. La teoría del Big Bang del origen del universo es otro tipo de teoría similar. Llame a esta teoría de la evolución TOE1. El TOE1 no es la idea de Darwin que varios otros pensadores (Lamarck, Chalmers, el abuelo de Darwin) lo habían emprendido, aunque ninguno lo había defendido tan bien como lo hace Darwin en El origen.
La otra cosa comúnmente llamada "teoría evolutiva" que Darwin propone en El origen, algo que es idea de Darwin (aunque Wallace también lo pensó), es una teoría de la dinámica de un subconjunto de sistemas naturales. Esto es lo que se presenta en los primeros capítulos del Origen. Los sistemas que cumplen con ciertas especificaciones, sus miembros exhiben variaciones heredables y luchan por la existencia, se rigen por esta teoría, llamémosla TOE2. TOE2 nos permite sacar conclusiones sobre la dinámica de los sistemas que gobierna, típicamente que los individuos en el sistema con variaciones hereditarias más propicias para la supervivencia y la reproducción se propagarán a expensas de aquellos con variaciones menos adaptativas. A diferencia de TOE1, que se trata de un único proceso complejo, TOE2 es una teoría general, que se aplica a cualquier sistema con las características adecuadas. De hecho, como han afirmado los defensores del darwinismo universal, TOE2 podría incluso aplicarse a sistemas sobrenaturales; hoy en día se utiliza para explicar la dinámica de los sistemas de variaciones culturales y fragmentos de código informático. TOE2 es similar a otras teorías en las ciencias especiales, como la econometría, la ecología y la física fenomenal, es lo que se ha convertido en nuestra genética de poblaciones moderna. Es importante destacar que los individuos en un sistema gobernado por TOE2 no necesitan estar relacionados por un ancestro común.
TOE1 y TOE2, por supuesto, interactúan en Darwin's Origin. El principal objetivo de Darwin en ese trabajo es convencer al lector de que TOE1 es una mejor explicación del origen de las especies y sus adaptaciones que la creación especial. La última parte del Origen reúne evidencia de embriología, geología y la distribución de plantas y animales en todo el mundo al servicio de este objetivo. Pero antes de que TOE1 pueda ser enviado a la batalla contra la teoría de la creación especial, Darwin primero debe convencer al lector de que TOE1 es una explicación candidata para las adaptaciones y el origen de las especies, algo que podría explicar estas cosas. Darwin necesita poner TOE1 sobre la mesa y, para ello, necesita un mecanismo por el cual la adaptación y diversificación de la vida en la Tierra podría haber ocurrido. TOE2 proporciona una descripción de este tipo de proceso. Fundamentalmente, los defensores anteriores de TOE1 carecían de una buena explicación de cómo podría ocurrir el cambio evolutivo. Entonces, la respuesta a la pregunta de Sober, ¿Por qué Darwin escribió el Origen mediante la selección natural de carga frontal? Es que Darwin lo hizo porque tenía que proporcionar una explicación de cómo los episodios de evolución que conducen a la diversificación y la adaptación podrían ocurrir en la naturaleza antes de argumentar a favor de su postura de que la evidencia favorece su punto de vista, que la vida en la tierra sufrió repetidamente tales episodios de evolución, sobre la alternativa creacionista.
Darwin enfatiza la “selección natural” en el Origen en el sentido de que Darwin presenta el TOE2 y lo defiende como una teoría que puede explicar cómo evolucionan las poblaciones naturales antes de considerar en profundidad la evidencia del TOE1. Pero hay otro sentido de "selección natural" en el trabajo en el ensayo de Sober: la transición entre los dos ocurre cuando Sober escribe "hay más en la imagen darwiniana de la selección natural que [el argumento maltusiano]". A los biólogos a veces les preocupa la cuestión de si este o aquel rasgo en este o aquel linaje evolucionó como resultado de un proceso gobernado por TOE2, si se quiere, como resultado de un proceso de selección natural. Como analiza Sober, las características de los antepasados ​​y otros parientes a veces sirven como evidencia para tales afirmaciones. Pero, como señala Sober en su discusión del “argumento maltusiano” de Darwin, la “selección natural” como teoría general, lo que he estado llamando TOE2, no depende de la ascendencia común, aunque los hechos sobre la ascendencia común son relevantes para la evidencia de afirmaciones específicas de que rasgos específicos en linajes específicos evolucionaron mediante un proceso gobernado por TOE2.
En general, la evidencia relevante para la pregunta, fue el proceso A regido por la teoría B, es diferente de lo que nos hace aceptar la teoría B como una teoría general. Cuando Sober escribe que "en la teoría de Darwin, y en la biología evolutiva del presente, el ancestro común no es un complemento no relacionado que complementa la hipótesis de la selección natural", esto es cierto solo si uno quiere decir con la "teoría de Darwin" TOE1, y sólo si se entiende por “selección natural” que tal o cual rasgo específico en este o aquel linaje específico evolucionó por medio de un proceso regido por TOE2. Pero la ascendencia común es un complemento no relacionado con la teoría de la selección natural de Darwin, si se quiere decir con esa frase TOE2, por lo que la TOE2 se puede presentar antes de una discusión sobre la ascendencia común, como ocurre en el célebre trabajo de Darwin.

El punto central de Elliott es que la teoría de que diversas especies vivientes muestran descendencia de ancestros comunes no está respaldada por evidencia que demuestre que la selección natural es responsable del cambio evolutivo. Por el contrario, la teoría de la evolución por selección natural está respaldada por la evidencia de un ancestro común. Me gustaría explorar esta asimetría aclarando qué se entiende por "teoría de la evolución por selección natural".

Como señala Elliott, la idea de que la selección natural ocurre, aunque novedosa en la época de Darwin, también es bastante obvia. Se puede deducir lógicamente que la selección natural debe ocurrir dados solo tres postulados, todos elegantemente explorados en el Origen: la variación fenotípica hereditaria se encuentra en las poblaciones, algo de esa variación fenotípica influye en la probabilidad de que los organismos dejen descendientes, y hay recursos finitos. Si la "teoría de la selección natural" es simplemente que la selección "funciona", no hay necesidad de invocar la teoría de la ascendencia común. Después de todo, si solo hubiera un linaje de población en el planeta, el ancestro común no se mantendría, pero la selección natural seguiría siendo un proceso en curso.

La versión de la teoría de la selección natural que Elliott tiene en mente es más ambiciosa: las diferencias entre las especies vivientes, y específicamente aquellas diferencias que se correlacionan con las formas de vida de las especies, son el resultado de la selección natural que actúa durante largos períodos de tiempo. . ¿Depende esta afirmación del principio de ascendencia común? Supongamos que cada especie viviente se originó de forma independiente. ¿Sería posible que, después de su origen, cada especie hubiera evolucionado a través de la selección natural para adaptarse mejor a su forma de vida? Así, a primera vista, la teoría más ambiciosa de la selección natural también parece independiente de la verdad de la teoría del ancestro común. En teoría, alguien podría sostener que las adaptaciones complejas se deben a la selección natural, incluso si creyeran en orígenes separados para cada especie viviente. La ascendencia común y la evolución por selección natural son lógicamente independientes entre sí.

A pesar de esta independencia, Elliott, tiene razón en que la teoría más ambiciosa de la selección natural está respaldada por la evidencia de que la ascendencia común es verdadera y la ascendencia separada es falsa. Bajo una ascendencia separada, la selección natural no hace ningún trabajo explicativo. Dado que ni los modelos separados ni los de ascendencia común ofrecen una teoría de cómo se origina la vida, no hay nada que diga que la vida no podría originarse perfectamente adaptada. Bajo un modelo de ascendencia separado, una teoría, el origen en un estado de perfección adaptativa, es más parsimoniosa (o al menos no menos parsimoniosa) que la teoría de que hubo múltiples orígenes en un estado desadaptativo, seguido de la selección hacia una mayor adaptación. Bajo ascendencia separada, la evolución es superflua. Por el contrario, incluso si la primera forma de vida estuviera perfectamente adaptada, el antepasado común aún requeriría que expliquemos cómo una forma ancestral puede dar lugar a formas de vida diversamente adaptadas. Dado ascendencia común algunos Se necesita la teoría de la evolución adaptativa. La pregunta es si la selección natural es la mejor teoría de la evolución.

Por lo tanto, estoy de acuerdo con Elliott en que la ascendencia común apoya la (ambiciosa) teoría de la evolución por selección natural. Sin embargo, se puede usar una extensión del mismo argumento para mostrar que la ascendencia común también depende de la selección natural. Si la selección natural es la única teoría viable del cambio evolutivo, sin embargo, la selección no puede explicar cómo un ancestro común pudo dar lugar a descendientes tan diferentes como arañas y flamencos (para dar un ejemplo planteado por un estudiante esta semana en clase), entonces, por convincente que sea la evidencia podría apoyar la ascendencia común, no obstante, deberíamos tener que favorecer múltiples orígenes de vida separados. Darwin vio esto claramente. Sabía que la evidencia de un ancestro común, de la cual vio muchas, se vería socavada por la ausencia de una teoría suficiente de la evolución adaptativa, como se resume en la introducción al Origen de las especies:

Al considerar el origen de las especies, es bastante concebible que un naturalista, reflexionando sobre las afinidades mutuas de los seres orgánicos, sobre sus relaciones embriológicas, su distribución geográfica, sucesión geológica y otros hechos similares, pudiera llegar a la conclusión de que cada especie había no había sido creado de forma independiente, sino que había descendido, como variedades, de otras especies.Sin embargo, tal conclusión, aunque bien fundada, resultaría insatisfactoria, hasta que se pudiera demostrar cómo se han modificado las innumerables especies que habitan este mundo, para adquirir esa perfección de estructura y coadaptación que más justamente despierta nuestra admiración.

Esta cita muestra que Darwin sintió que la abundante evidencia que sugiere un ancestro común solo influiría en sus compañeros naturalistas si pudiera abrir sus mentes a la posibilidad de un mecanismo natural que explique la adaptación. Quizás por eso Darwin escribió el origen "al revés".

Estoy de acuerdo con Elliott Sober en que la ascendencia común se puede probar independientemente de cualquier conocimiento de selección natural. De hecho, creo que la mejor evidencia de un ancestro común no tiene nada que ver con la selección natural y creo que Darwin también lo hizo (ver Capítulo 13 de El origen donde habla de clasificación). Pero esto no significa que la teoría de la selección natural sea evidentemente irrelevante para la ascendencia común. La selección natural proporciona un mecanismo de cambio que se requiere para que haya alguna divergencia con el antepasado común. Es más fácil encontrar una ascendencia común más plausible en el caso de las palomas del capítulo 1 que en el caso de las plantas y los animales, precisamente porque nos resulta más fácil imaginar cómo las poblaciones podrían sufrir una pequeña cantidad de cambio en lugar de una gran cantidad de cambios. cambio. Esto no es un mero sesgo psicológico, representa un buen razonamiento científico. Sober no dice lo contrario en su ensayo, pero se centra en si la selección natural es necesaria para la evidencia de un ancestro común e ignora la cuestión de si puede proporcionar evidencia. Proporcionar un mecanismo que supuestamente puede conducir a cantidades arbitrariamente grandes de cambio, como Darwin pensó que podía hacerlo la selección natural (aunque debatiría que este es el caso), hace que sea mucho más plausible que grupos morfológicos muy distintos compartan una ascendencia común. En efecto, la teoría de la selección natural baja el listón de cuánta evidencia se necesita para argumentos específicos a favor de la ascendencia común.

Otro factor clave que creo que falta en esta discusión es que Darwin pensó en su teoría de manera diferente a como lo hace Sober, quien la trata como generalmente pensamos en la teoría de la evolución hoy en día. No es un accidente que el diagrama de árbol en El origen que se utiliza para ayudar a explicar la ascendencia común, en realidad aparece en el capítulo que presenta la selección natural (Capítulo 4). En la figura, el eje x representa la diferenciación morfológica y Darwin planteó la hipótesis de que la selección natural creará divergencia a través del tiempo a través de la selección contra estados intermedios. Se dan argumentos relacionados de que la selección natural está íntimamente ligada a la creación de nuevas variedades o formas y luego, en última instancia, a la creación de nuevas especies. El árbol ramificado es una descripción tanto del proceso como del producto y, por lo tanto, la selección natural y el ancestro común son parte de una sola historia de la historia natural de la vida de Darwin y no son hipótesis realmente separables sobre cómo va esa historia.

En cuanto a la verdadera razón por la que Darwin puso la selección natural en primer lugar El origen, Sólo podía especular sobre una serie de posibles razones, ninguna de las cuales tendría pruebas. Pero si simplemente se preocupara por presentar un argumento lógico y estructurado preocupándose solo por probar varias partes de su teoría y asegurarse de argumentar primero por las premisas necesarias para cualquier argumento antes de usarlos, aún podría ser el caso de que discutiera la selección natural antes de discutir la ascendencia común. Si bien sería esencial discutir la ascendencia común antes de probar cualquier afirmación sobre rasgos particulares, como que se seleccionaron suturas de cráneo de mamíferos para facilitar el nacimiento vivo, al defender la ascendencia común, Darwin utiliza el hecho de que las especies cambian con el tiempo y que multiplicar primero desarrollando nuevas variedades y luego & # 8211 a través del principio de divergencia & # 8211 se desarrollan en nuevas especies. Estas ideas se derivan de las discusiones anteriores de Darwin sobre la teoría general de la selección natural, que obviamente no dependen de argumentos previos a favor de la ascendencia común.

El título del libro de Darwin es Sobre el origen de las especies por medio de la selección natural o la preservación de razas favorecidas en la lucha por la vida. El título fue bien elegido. La hipótesis de las conexiones evolutivas entre organismos fue ampliamente discutida en ese momento, pero el origen de las adaptaciones obvias y omnipresentes de los organismos no tenía mejor explicación que la providencia divina. Si esta explicación fuera correcta, entonces la intervención divina debe haber sido extremadamente común. Y si fuera tan común, la creación especial de cada especie, o quizás en algunos casos antepasados ​​de pequeños grupos de especies, sería solo un pequeño paso adicional.

La divergencia evolutiva de las especies tiene dos componentes, aislamiento reproductivo y cambios en el fenotipo y la ecología. Prácticamente todo el trabajo actual sobre especiación se limita al primer componente. Como resultado, ahora existe una opinión común de que Darwin en realidad no explicó el origen de las especies. Esta vista es incorrecta. Lo que mostró es que las razas geográficas pueden divergir de manera indefinida, formando así lo que entonces se consideraba especies. Tal divergencia hasta un grado indefinido es precisamente lo que también explicó Wallace, catalizando así la escritura del Origen.

Darwin había comenzado sus cuadernos específicamente para tratar “la cuestión de las especies”. Trabajó en percebes para familiarizarse con las especies en un grupo real. Los caracteres divergentes de las especies comúnmente reflejan la adaptación, y explicar tal adaptación era el quid de la cuestión de las especies.

Tanto Wallace como Darwin descubrieron la selección natural completando un argumento deductivo (Van Valen, 1976). Wallace se dio cuenta de esto más tarde. Este argumento deductivo es el único lugar donde entra una perspectiva maltusiana, y ambos autores dijeron que su lectura de Malthus condujo al descubrimiento.

La adaptación, y por lo tanto la divergencia de especies, fue la brecha evidente en la comprensión antes de Wallace y Darwin. Darwin llenó este hueco en la primera parte del Origen. No lo escribió al revés.

Van Valen, L. 1976. Dominios, deducción, método predictivo y Darwin. Teoría evolutiva 1: 231-245.

La independencia lógica entre el ancestro común y la selección natural en la teoría de la evolución es muy interesante. El árbol de la vida permite (y no dice prácticamente nada sobre) una serie de mecanismos candidatos y también & # 8211 añadiría & # 8211 tasas de cambio. Veo esa independencia lógica como a menudo se refleja en algunas & # 8220 divisiones del trabajo & # 8221 en las ciencias biológicas, y también en la filosofía de la biología & # 8211, generalmente en detrimento, me parece, de las cuestiones filogenéticas.
Unir ancestros comunes y mecanismos de cambio aparece como un terreno fértil de reflexión, y creo que la idea de Elliot de & # 8220evidencialmente parentesco & # 8221 es muy útil. Y, si el ancestro común y la selección natural se necesitan mutuamente para dar forma a su propia evidencia, ¿quién vino primero?
Quiero argumentar que la ascendencia común fue lo primero. La selección natural no era necesaria para ello, porque había otra noción mucho más antigua sobre la mesa: adaptación, o adaptabilidad si queremos.
La adaptación estaba profundamente arraigada en una cosmovisión filosófica que veía a las especies perfectamente diseñadas, armoniosamente adaptadas entre sí y a su entorno. Como todos sabemos, esa fue la opinión de William Paley y la teología natural. Darwin tenía el libro de Paley en su camarote del Beagle, y el Capitán Fitzroy escribió en su diario sobre los pinzones de Galápagos:
Todos los pájaros pequeños que viven en estas islas cubiertas de lava tienen picos cortos, muy gruesos en la base, como el de un camachuelo. Esta parece ser una de esas admirables disposiciones de la Sabiduría Infinita mediante las cuales cada cosa creada se adapta al lugar para el que fue destinada (ver este gran sitio web).
A veces, las apelaciones a la cosmovisión generalizada del diseño adaptativo aparecen en el Origen, así como. Considere el siguiente extracto:
Vemos estas hermosas co-adaptaciones más claramente en el pájaro carpintero y el muérdago y sólo un poco menos claramente en el parásito más humilde que se adhiere a los pelos de un cuadrúpedo o plumas de un pájaro en la estructura del escarabajo que se zambulle en el agua en el semilla emplumada que es llevada por la brisa más suave en resumen, vemos hermosas adaptaciones en todas partes y en cada parte del mundo orgánico (I edición, págs. 60-61).
En resumen, la adaptación (como estado, no como proceso) era algo que todos podían ver.
Al leer los escritos de Darwin & # 8217s & # 8211 no sólo el Origen, sino también sus Cuadernos y El viaje del Beagle & # 8211 Tuve la idea de que el árbol de la vida (o el coral de la vida, pero esta es otra historia) resultó eventualmente como una respuesta a al menos cinco acertijos que Darwin tenía, y que persiguió obstinadamente. Escribí & # 8220eventually & # 8221 aunque, por supuesto, debido a cómo funciona la mente, es probable que alguna idea de ascendencia común haya impulsado las observaciones y reflexiones de Darwin & # 8217 desde mucho antes de su imagen & # 8220 creo & # 8221 (Cuaderno B, pág.37, 1837).
Los cinco acertijos pueden verse, creo, como resultado del conflicto entre una masa creciente de observaciones empíricas y los supuestos de una cosmovisión que veía a las especies como perfectamente adaptadas y creadas especialmente para su función y lugar. Tales acertijos para mí eran:
1. Incertidumbre de los límites de las especies debido a una gran variación individual. Continuando con el ejemplo de los pinzones, señalaría que Darwin escribió en el Origen: «Hace muchos años, al comparar, y ver a otros comparar, las aves de las islas separadas del Archipiélago de Galápagos, tanto unas con otras como con las del continente americano, me llamó mucho la atención lo vaga y arbitraria que es la distinción. entre especies y variedades »(I ed., p. 48). Darwin estaba igualmente desconcertado por los botánicos, sobre quienes escribió: «Compare las diversas flores de Gran Bretaña, Francia o los Estados Unidos, elaboradas por diferentes botánicos, y observe el sorprendente número de formas que un botánico ha clasificado como buenas especies, y por otra como meras variedades »(Ibidem). ¿En qué medida la ubicuidad de los intermedios y la arbitrariedad de los límites eran coherentes con la visión de especies discretas creadas por separado?
2. Relaciones biogeográficas. Darwin notó relaciones de similitud muy especiales entre especies que son geográficamente contiguas. Narró en El viaje que, en Galápagos, «lo más llamativo era estar rodeado de nuevas aves, nuevos reptiles, nuevas conchas, nuevos insectos, nuevas plantas y, sin embargo, innumerables detalles triviales de estructura, e incluso los tonos de voz y plumaje de las aves , tener las llanuras templadas de la Patagonia, o los desiertos cálidos y secos del norte de Chile, vívidamente presentados ante mis ojos »(II ed., p. 393). ¿Por qué las especies que se crean para entornos similares pero que viven lejos difieren más profundamente que las que viven cerca y se adaptan de manera diferente?
3. Relaciones entre especies existentes y fósiles. Aquí hay otro extracto deliberadamente críptico del libro de Darwin. Viaje: «La relación, aunque distante, entre el Macrauchenia y el Guanaco, entre el Toxodon y el Carpincho, —la relación más estrecha entre los muchos Edentata extintos y los perezosos, hormigueros y armadillos vivos […] son ​​hechos muy interesantes [ …]. Esta maravillosa relación en el mismo continente entre los muertos y los vivos, no dudo, en lo sucesivo arrojará más luz sobre la aparición de seres orgánicos en nuestra tierra, y su desaparición de ella, que cualquier otra clase de hechos »(II ed., pág.173). Darwin estaba notando que el reemplazo en el tiempo conserva una similitud profunda tanto como lo hace en el espacio, y se preguntó cómo la continuidad en la variación en enjambre podría ser consistente con actos de creación individuales y especiales.
4. Adaptación imperfecta. Darwin abordará ampliamente este tema en su trabajo sobre las orquídeas (1877). En el Origen Solo quisiera señalar un fenómeno relacionado y desconcertante: «De la manera extraordinaria en que las producciones europeas se han extendido recientemente por Nueva Zelanda y se han apoderado de lugares que debían haber estado ocupados anteriormente, podemos creer, si todos los animales y plantas de Gran Bretaña fue puesta en libertad en Nueva Zelanda, que con el transcurso del tiempo una multitud de formas británicas se naturalizarían completamente allí y exterminarían a muchos de los nativos »(p. 337). Si la adaptación al medio ambiente local es perfecta, ¿cómo pueden pocas especies exóticas (como las llamamos hoy) competir y suplantar a las nativas?
5. Órganos rudimentarios. Darwin encontró la explicación actual de ellos profundamente insatisfactoria: «En los trabajos sobre historia natural se dice generalmente que los órganos rudimentarios se crearon & # 8220 por motivos de simetría & # 8221, o para & # 8220 completar el esquema de la naturaleza & # 8221, pero esto no me parece una explicación, simplemente una reafirmación del hecho […]. Al reflexionar sobre ellos, todo el mundo debe quedar asombrado: porque el mismo poder de razonamiento que nos dice claramente que la mayoría de las partes y órganos están exquisitamente adaptados para ciertos propósitos, nos dice con igual claridad que estos órganos rudimentarios o atrofiados son imperfectos e inútiles. »(Origen I ed., P. 453). Sí: «Nada puede ser más sencillo que las alas que se forman para el vuelo, sin embargo, ¡en cuántos insectos vemos alas tan reducidas de tamaño que son completamente incapaces de volar, y no pocas veces se encuentran debajo de las cajas de las alas, firmemente soldadas entre sí!». (Ivi, pág. 451). ¿Por qué esto?
El árbol de la vida fue una respuesta capaz de enmarcar todos estos enigmas, convirtiéndolos además en evidencia de su propia realidad: los intermedios fueron vistos como formas de transición, las dificultades taxonómicas como marcas de la arbitrariedad de los cortes operativos en un proceso continuo, sucesión biogeográfica y temporal. las relaciones como sustitutos del parentesco, la adaptación imperfecta y los órganos rudimentarios como rastros resistentes del pasado.
Hoy vinculamos estrechamente la adaptación a la selección natural y, sin duda, esta última está relacionada de manera explicativa con la ascendencia común. Pero la idea de la adaptación ha existido durante miles de años, y yo diría que la ascendencia común se estableció contra ese antiguo trasfondo adaptacionista. Realmente me gusta la declaración esclarecedora de Elliot # 8217:
Un mundo en el que los organismos están saturados de similitudes neutrales y deletéreas, mientras que las similitudes adaptativas son raras o inexistentes, sería un paraíso epistemológico en lo que respecta a la hipótesis de la ascendencia común.
El paraíso descrito, sin embargo, ha estado lejos de existir en las reflexiones de los humanos sobre el mundo orgánico, incluso en ausencia de selección natural. Otro tipo de paraíso, en el que los organismos están perfectamente adaptados, fue el escenario cuyas grietas desencadenaron el descubrimiento de un ancestro común.

PD En cuanto a la estrategia retórica del Origen, Supongo que podría explicarse por una mezcla de, al menos, (1) la reescritura (y remodelación) de Darwin & # 8217 de su investigación después de la acumulación de evidencia de múltiples fuentes (por ejemplo, criadores de animales y plantas) que pudo hacer desde su regreso a Inglaterra, todo lo relacionado con su mecanismo de cambio, es decir, la selección natural (2) La atracción de Darwin por la explicación mecanicista, que podríamos ver como una función del Zeitgeist, y definir de diversas maneras como victoriana, positivista o informada por la mecánica clásica. (3) la fuerza retórica que Darwin podría confiar, por las mismas razones expuestas en (2), al mecanismo de selección natural hacia su audiencia.

Al pensar en la asimetría evidencial que Elliott describe de manera tan fascinante, creo que es útil recordar la fidelidad de Darwin a la tradición vera causa, o "causa verdadera", del argumento científico. Resumiré brevemente esa tradición y luego sugeriré una forma en la que parece influir en el análisis de Elliott.

Ser un pensador vera causa era valorar el razonamiento científico basado en causas cuya existencia no era meramente hipotética. Antes de explotar el poder de una causa putativa para explicar fenómenos de interés, uno tenía que demostrar, sobre bases independientes, que había evidencia impresionante tanto de la existencia de la causa como de que era adecuada o competente para provocar fenómenos de la magnitud correcta. La mejor prueba de todas fue la observacional: se había presenciado la operación de la causa. La siguiente mejor opción fue la inferencia por analogía de lo que se había observado.

Con esta tradición en vista, creo que podemos ser un poco más discriminatorios sobre el papel de la evidencia en los argumentos de Darwin a favor de la selección natural y la ascendencia común en el Origen. Elliott escribe: “Existe una asimetría en cómo el ancestro común y la selección natural se relacionan entre sí en la teoría de Darwin. Para obtener evidencia de un ancestro común, la selección natural no necesita haber causado ninguno de los rasgos que ahora observamos. Pero para obtener evidencia de la selección natural, Darwin necesita poder pensar en los organismos actuales como si se remontaran a ancestros comunes ”.

Seguramente esa última frase es demasiado rápida. Sí, sin duda, y como Elliott destaca tan bien en su ensayo más largo, parte del caso de Darwin a favor de la selección natural presupone un ancestro común, como cuando muestra cómo la selección natural pudo haber llevado el ojo a una perfección tan complicada. Pero los capítulos relevantes pertenecen, como señaló Jonathan Hodge en un artículo clásico de 1977, a la parte de "adecuación" del caso vera causa de Darwin para la selección natural, es decir, a los capítulos que muestran que la selección natural es lo suficientemente poderosa para realizar el trabajo causal. que Darwin quiere atribuirle.

Pero Darwin puede abordar la adecuación donde lo hace solo porque, en capítulos anteriores, ha abordado la cuestión más básica de la existencia. Y lo hace, como indica Elliott, sin presuponer un antepasado común. El argumento se basa en una analogía con la selección artificial. La lucha maltusiana por la existencia es un selector acumulativo de variación en gran medida, sugiere Darwin, en que lo es el criador en la granja. Pero dado que la lucha malthusiana es mucho más poderosa, sus efectos serán comparativamente mayores, lo que dará como resultado nuevas especies, en lugar de meras variedades.

De manera incidental y presagiada, Darwin en estos capítulos anteriores se refiere a la ascendencia común. Pero la ascendencia común no entra en la lógica del argumento. Y en esa medida, la asimetría evidencial, a pesar de todo su interés, parece menos pronunciada de lo que Elliott cree.

Puede ser útil distinguir dos preguntas diferentes aquí: (1) ¿por qué Darwin arregló El origen la forma en que lo hizo y (2) cómo recomienda Darwin priorizar la apelación a la descendencia común y la selección natural con respecto a la explicación de la evidencia y la explicación. En cuanto a la primera de estas preguntas, me inclino a estar de acuerdo con Grant, en el sentido de que podría ser útil para responder apelando a la estrategia retórica o la historia. Para una respuesta a la segunda, podría ser más útil observar cómo el propio Darwin emplea explicaciones en El origen. Específicamente, creo que los capítulos seis y siete son especialmente esclarecedores aquí, ya que se refieren a respuestas a posibles desafíos a su teoría.

Un ejemplo de lo que creo que pregunta Elliott se puede encontrar en el Capítulo 6: Dificultades en la teoría, pag. 187 (de la 1.ª edición, cuyos facsímiles están disponibles gratuitamente en Google Books):

& # 8220 Al buscar las gradaciones por las que se ha perfeccionado un órgano en cualquier especie, debemos mirar exclusivamente a sus ancestros lineales, pero esto casi nunca es posible, y nos vemos obligados en cada caso a buscar especies del mismo grupo, es decir, a los descendientes colaterales de la misma forma parental original, con el fin de ver qué gradaciones son posibles y de la posibilidad de que algunas gradaciones se hayan transmitido desde las primeras etapas de la descendencia, en una condición inalterada o poco alterada. 8221

Este pasaje puede presentar algunas pistas sobre cómo responder a la pregunta de Elliott. En primer lugar, podríamos considerar el capítulo seis como un ejemplo de cómo considerar la evidencia en el contexto de la teoría de Darwin. Después de todo, (junto con el capítulo siete) está dedicado a abordar las posibles dificultades con su teoría, donde él considera evidencia posiblemente confusa (o la falta de ella). Este pasaje sugiere que el mejor punto de partida para abordar muchas de estas preguntas es, como sugiere Elliott, la ascendencia común. (¡Un punto en el que la mayoría de los sistemáticos contemporáneos seguramente estarían de acuerdo!)

Si uno continúa del pasaje que cité anteriormente, hay una oración que creo que respalda aún más la premisa general de Elliott:

& # 8220 Aquel que llegue tan lejos, si al terminar este tratado descubre que grandes cantidades de hechos, de otra manera inexplicables, pueden ser explicados por la teoría de la descendencia, no debe dudar en ir más allá y admitir que una estructura incluso como perfecto como el ojo de un águila podría estar formado por selección natural, aunque en este caso no conoce ninguno de los grados de transición. & # 8221

Nótese aquí que se da prioridad a la teoría de la descendencia, como explicación del hecho de que la estructura del ojo de un águila es producto de la selección natural.

Por tanto, en los capítulos seis y siete, Darwin se basa en las dos características principales de su teoría, la selección natural y la descendencia común, para responder a los desafíos de su crítico imaginario y demostrar la mayor utilidad de su teoría frente a un argumento de diseño. Y Darwin hace esto de una manera que recuerda en gran medida a lo que Elliott describe aquí. Pero observe algo más también, cuáles son las anomalías para el argumento del diseño se toman como evidencia para la teoría de Darwin, es decir, lo que necesita ser explicado de una manera ad hoc para los teóricos del diseño, se predice y espera bajo la teoría de Darwin. Entonces, aunque Elliott tiene toda la razón cuando afirma que:

& # 8220 Más bien, el punto de relevancia es que en la teoría de Darwin, y en la biología evolutiva del presente, la ascendencia común no es un complemento no relacionado que complementa la hipótesis de la selección natural. En cambio, la ascendencia común proporciona un marco dentro del cual se pueden probar las hipótesis sobre la selección natural. & # 8221

Quizás Elliott no llega lo suficientemente lejos. No es solo una cuestión de cómo las dos características informan el apoyo probatorio de la otra, lo que está en juego es qué cuenta como evidencia y datos en biología.

Por tanto, estoy de acuerdo en gran medida con las observaciones de Elliott sobre la relación de los dos aspectos de la teoría de Darwin y cómo pueden proporcionar apoyo probatorio el uno al otro. Pero creo que Darwin también reconoció esto y proporciona un modelo de esto en sus respuestas a los posibles desafíos que puede enfrentar su teoría.

Para no ir demasiado lejos, pero como Elliott, es difícil no considerar lo que cuenta como un buen modo de inferencia una vez que comenzamos por este camino. Elliott pregunta si la parsimonia debería contar como un buen modo de inferencia, y creo que el capítulo seis nuevamente nos ofrece una idea de la visión de Darwin sobre la cuestión general de qué cuenta como una buena explicación. ... Lo más notable aquí es el método contrastivo (como Elliott ha discutido en muchos lugares, más recientemente en su libro Evidencia y Evolución) —Darwin considera las dificultades que podrían surgir contra su teoría y considera cómo otras posibles teorías podrían explicarlas. Hay varias cosas a tener en cuenta acerca de él: (1) no se le da mucha importancia al simple hecho de poder dar cuenta de la evidencia dentro del alcance de una teoría. Eso se toma como un criterio mínimo de la viabilidad de una teoría (2) Para ser convincente, la capacidad de una teoría para dar cuenta de la evidencia debe contrastarse con otras teorías posibles & # 8217 contabilizar esa evidencia.

¿Qué nos dice esto acerca de cualquier regla de inferencia como una buena regla de inferencia en biología? Contrastar la capacidad de dos (o más) teorías para dar cuenta de la evidencia es en sí misma una regla de evidencia, y cómo cada una de estas teorías explica esa evidencia también requiere cierto compromiso con una regla de inferencia como buena. Entonces, en el capítulo 6 obtenemos un enfoque de múltiples capas para considerar el apoyo probatorio a la teoría de Darwin. No profundizaré en esto, pero nuevamente haré referencia al trabajo de Elliott y la consideración de este modo de inferencia en términos de análisis de verosimilitud.

Generalmente estoy animando a Elliott en su discusión sobre cómo NS y CA están relacionados en Darwin & # 8217s ORIGIN. Expreso mi apoyo así porque no tengo el conocimiento especializado requerido para contribuir a su (E & # 8217s no D & # 8217s) tratamientos de las teorías verosimistas de la evidencia o la filogenética post-Hennigiana.

1. Toda la cuestión de cómo esos últimos capítulos de ORIGIN (X-XIII en la primera edición) se relacionan con los capítulos anteriores exige una aclaración. A veces se hace un punto como sigue: En esos capítulos, D cita todo tipo de generalizaciones fácticas & # 8212 paleontológicas, biogeográficas, embriológicas, etc. y argumenta que estos hechos generales evidencian su tesis de CD (ascendencia común) por medio de NS, porque CD + NS los explica tan bien, mucho mejor que las explicaciones rivales. Sin embargo, ¿realmente muestra que CD + X no se podría hacer que se vea tan bien evidentemente, donde X es cualquier otra causalidad que produzca una divergencia gradual, adaptativa y diferenciadora de los antepasados ​​comunes: por ejemplo, & # 8216 Lamarckian & # 8217 herencia de caracteres adquiridos? En otras palabras, D muestra alguna vez que las características peculiares de NS & # 8211 las características que distinguen a NS de todas las demás causas candidatas para tales divergencias adaptativas & # 8211 & # 8211 que esas características especiales pueden obtener un apoyo probatorio único de estos diversos hechos al ser el único o Mi punto de vista es que Darwin pensó que estaba cumpliendo implícitamente con este desafío en esos capítulos, pero no lo veo explícita y sostenidamente enfrentando ese desafío en ninguna parte. No me sorprende entonces cuando algunos comentaristas lean esos Los capítulos a menudo no involucran a CA + NS en absoluto, solo a CA por sí solo. Eliott alude a este tema de vez en cuando; sería bueno ver una discusión más sostenida.

2. En Elliott sobre NS como tal en el ORIGEN, estoy muy de acuerdo, especialmente en su desacuerdo con Bob Richards y la lectura animista plotiniana-esquelética. Sin embargo, creo que Elliott necesita hacer algunas distinciones. Él, E, tiende a hablar indiscriminadamente sobre & # 8216 evidnce for NS & # 8216. Pero eso es demasiado indiscriminado por un largo camino. E parece aceptar un punto de vista compartido ahora por muchas, si no todas, las exégesis de la argumentación de D & # 8217 en el ORIGEN, a saber, que D presenta tres casos probatorios independientes para NS en este orden: un caso para su existencia, un caso para su competencia para causar indefinidamente, divergencias adaptativas ramificadas prolongadas y extendidas, y un caso de que haya sido responsable de la mayor parte del descenso adaptativo divergente en la vida y el curso pasado en la tierra, como lo demuestra la biogeografía, la morfología, etc. Ahora, E pregunta si NS es evidentemente independiente de CA Bueno, como Greg Radick indica en su presentación, cómo se responde esa consulta depende de cuál de los tres casos de evidencia de los que estamos hablando. Estoy de acuerdo con Greg en pensar que el caso de existencia es evidentemente independiente de CA, pero que la adecuación o el caso de competencia no lo es, ni por lo tanto el caso de responsabilidad.

Demasiado para mi sugerencia principal sobre E sobre D sobre NS. Siguiente: E sobre D sobre CA. Aquí no estoy seguro en qué medida difiero de E. Entonces, para agudizar los problemas, permítanme indicar cuán amplia podría ser la brecha entre nosotros.
La articulación de E & # 8217 de lo que él llama el principio de Darwin (DP) es, creo, una forma de reducir su enfoque en los rasgos útiles. Claro, como él muestra, D invocó tales rasgos como evidencia de CA, pero con mucha más frecuencia el argumento de D & # 8217 no se trataba de rasgos como tales, sino de similitudes u otros puntos en común. ¿Por qué todos los mamíferos placentarios tienen una ausencia común (hasta que el hombre tomó algunos allí) de Australia, cuando pueden prosperar allí si los toma el hombre? No podemos explicar esta ausencia común como debida a una adaptación común a condiciones que solo se encuentran fuera de Australia y así que no dentro de esa área, porque solo vea lo bien que les va una vez transportados allí. Así que una explicación de adaptación común para esta ausencia común no ganó & # 8217. Pero una explicación de CA funciona muy bien: todas las especies de mamíferos placentarios descienden de una CA que vivió fuera de Australia y ningún descendiente ha podido llegar a la tierra del canguro sin ayuda humana.

Ahora observe el paralelo con d en la estructura de las extremidades anteriores de pentadactyl común a los murciélagos, monos, ballenas et al. Esta estructura común no se explica de manera creíble como debida a la adaptación de las comunicaciones a una forma de vida común con usos comunes, porque las formas de vida y los usos & # 8211vuelo, natación, agarre & # 8212 no son comunes. explicación de la adaptación, ¿qué hace D? Bueno, señala, podríamos decir que la estructura común se debe a una idea común en la mente Divina, pero D dice que ni siquiera está mal. No es un ex científico en absoluto. Entonces, ¿qué dice D? Él dice que CA & # 8211 piensa en hermanos y primos & # 8212 es una causa conocida (a vera causa) de similitudes en organismos: entonces CA es la mejor explicación para estas similitudes entre murciélagos, monos y ballenas en su estructura de la extremidad delantera. todas esas semejanzas estructurales & # 8211 inexplicables como adaptaciones comunes & # 8211 entre plantas y animales son tantos apoyos particulares para CA.

Ahora, tenga en cuenta, D sostiene que las estructuras de pentadactyl se produjeron por primera vez en los antepasados ​​más remotos como una adaptación debido a NS. La estructura era entonces una adaptación y todavía lo es, estas extremidades anteriores siguen siendo útiles y lo son gracias a esa estructura. No hay una explicación de adaptación común que se pueda dar por ser común a estas diversas especies & # 8211 murciélagos, ballenas, monos, porque no satisface las mismas necesidades de adaptación y usos entre ellos. Por lo tanto CA (ancestro común) no CA (adaptación común) es lo que evidencian. para semejanzas no adaptativas, entonces, invoque CA, pero para las diferencias adaptativas, por ejemplo, entre la mano de mono y # 8217 y el ala de murciélago, invoque NS. De modo que el contraste decisivo no está entre dos tipos de rasgos, sino entre algunas semejanzas y algunas diferencias.

Si todo esto es pertinente, entonces el relato de E & # 8217 sobre el principio de D & # 8217, no hace justicia a la posición de D & # 8217 sobre estos temas, y eso es crucial porque fueron estos temas los que llevaron a D a CA originalmente y antes de que surgiera. con NS, cuando de hecho su paquete no era CA + NS, pero como todos los lectores cercanos de los cuadernos pre-NS ahora están de acuerdo, su paquete era CA + herencia de caracteres adquiridos al estilo Lamarck que causaba en la ejecución del registro divergencias graduales y adaptativas .
(Una conjetura de por qué E se ha descarriado aquí: leyendo demasiado Steve Gould, antiguo estudiante de Leeds, a altas horas de la noche. ¿Cómo es eso? SG a menudo dice que la historia se evidencia más por imperfecciones que por perfecciones (NS es quizás la alternativa) .CA Se trata de historia, por lo que CA se evidencia por imperfecciones. lugares.

4. ¿Por qué D escribió ORIGIN como lo hizo? Sabemos por qué. (¡Ese es el inglés académico, por supuesto, porque creo que mostré por qué hace años! Lo hizo porque su primera versión de lo que se convertiría en ORIGIN fue lo que ? El bosquejo de un sistema zoonómico integral en las primeras dos docenas de páginas del Cuaderno B, escrito en julio de 1837 meses después de que D era un hombre CA, pero cuando su teoría de la divergencia adaptativa era lamrckiana y no NS porque NS todavía tenía un año y medio ¿Y por qué ese boceto tiene la estructura que tiene, tan similar a la estructura que luego se le dio el ORIGEN? Porque D, a sabiendas, le dio la estructura que le dio Lyell a su exposición del sistema de Lamarck & # 8217 (una estructura muy diferente de la de Lamark & ​​# 8217 .) ¿Por qué Lyell le dio ese orden estructural? Porque su interés primordial era si existen causas conocidas para los orígenes de las especies en las transmutaciones ramificadas. Decide que no, por supuesto. Su protegido, D, quiere reabrir el caso. El boceto comienza con causas conocidas de transmutación de especies. tations, no con CA. Entonces, como ORIGIN más tarde (y como Lyell & # 8217s & # 8217s versión de Lamarck antes) ese boceto solo llega al árbol de ramificación irregular después de que el caso de las verdaderas causas de las formaciones de especies esté en su lugar.

Retroceda y observe los PRINCIPIOS de Newton & # 8217 y los PRINCIPIOS de Lyell & # 8217 y el ORIGEN de D & # 8217.¿Qué estructuración siguen todas ?: Haga primero la evidencia no explicativa de su causalidad, y la evidencia explicativa por último. , primero, la evidencia de hechos que NO son los que luego usará su caso para explicar, haga esta evidencia explicativa-independiente, esta evidencia no explicativa ENTONCES pase a la evidencia explicativa dependiente del uso del poder. Darwin hizo lo que hizo porque Lyell y Newton habían hecho lo que habían hecho & # 8230 Herschel ayudó a Darwin a apreciar este doble precedente. Así que, debido a N, L y H, ORIGIN no se escribió al revés, sino en el orden correcto para un libro que venga después de N y L.Obtenga el orden de D & # 8217s en la sucesión histórica correcta y verá por qué sólo puede haber un orden correcto para que él lo siga para evidenciar NS sin CA y luego NS + CA.

Plantearía tres cuestiones relacionadas con Elliot & # 8217s Puzzle.

Elliot distingue dos preguntas:

(1) ¿Debe uno poder juzgar si hubo selección para un rasgo a fin de determinar si un rasgo compartido por dos especies es una fuerte evidencia de que tienen un ancestro común?

(2) ¿Debe la selección natural haber tenido una influencia importante en la evolución de los rasgos para que exista una fuerte evidencia de un ancestro común?

Dice que Darwin responde & # 8220Sí & # 8221 a (1). Me sorprende, entonces, que la respuesta a la pregunta & # 8220 ¿Por qué Darwin escribió el Origen por selección natural de carga frontal? & # 8221 es simplemente que Darwin pensó que la respuesta a (1) era & # 8220Sí & # 8221 - es decir , pensó que uno debe poder juzgar si hubo selección para un rasgo a fin de determinar si un rasgo compartido por dos especies es una fuerte evidencia de que tienen un ancestro común. El verdadero enigma, entonces, parece ser por qué Darwin pensó (si lo hizo) que la respuesta a (1) era & # 8220Sí. & # 8221

Surgen dos problemas relacionados para motivar a Elliot & # 8217s Puzzle. Primero, además de (1) y (2), también señalaría que la respuesta a

(3) ¿Debe haber similitudes inútiles o deletéreas entre especies para que exista una fuerte evidencia de ascendencia común?

es también & # 8220No. & # 8221 La similitud inútil entre especies es solo un tipo de evidencia presentada en el Origen a favor de la ascendencia común. Otros tipos de evidencia juegan un papel igualmente importante en el establecimiento de una ascendencia común. Algunos de ellos (como ciertas progresiones en el registro fósil) invocan la modificación adaptativa de un linaje. Otros (como la ramificación) requieren explícitamente la selección natural.

En segundo lugar, Elliot escribe como si la ascendencia común fuera la única explicación razonable de las similitudes neutrales o deletéreas. Estoy de acuerdo, pero había una serie de explicaciones competitivas para este fenómeno en el momento en que se escribió el Origen (como el arquetipo de Owen & # 8217). Un mundo saturado de similitudes neutrales y deletéreas puede ser nuestra idea de paraíso epistemológico en lo que respecta a la hipótesis de la ascendencia común, pero me pregunto qué habrían inferido los biólogos de mediados del siglo XIX de tal mundo. Una pregunta importante que el proyecto de Elliot & # 8217 debe abordar, por lo que parece, es si la probabilidad de ascendencia común como explicación de similitudes neutrales o deletéreas se planteó (en relación con otras explicaciones disponibles) si se asumía la selección natural como la causa. de adaptación. Y si es así, ¿por qué? Como señala Elliot después de la cita del Origen, Darwin parece haberlo pensado así.

[Una cosa que quise incluir al final del penúltimo párrafo]

Podría ser útil pensar en general acerca de cuán fuerte habría sido el caso de la ascendencia común si Darwin no hubiera intentado explicar la adaptación. Un punto histórico que parece motivar el acertijo de Elliot es el hecho de que el ancestro común fue más aceptado después de la publicación del Origen que la selección natural.

Agradezco a los comentaristas sus ideas. En mi publicación, al final de lo que escribí, discutí principalmente la relación evidencial de la ascendencia común y la selección natural en la teoría de Darwin, planteé una pregunta sin intentar responderla: ¿por qué Darwin escribió el origen con la selección natural desarrollada primero y la ¿El panorama general de la ascendencia común se introdujo solo más tarde? Esta es una pregunta sobre la retórica de Darwin. Hablaré de lo que dicen mis comentaristas sobre esta cuestión después de abordar algunas de sus otras ideas.
Jon Hodge y Greg Radick señalan, como hice yo, que Darwin tiene un argumento a favor de la existencia de la selección natural que no depende de un ancestro común. Este es su argumento maltusiano. También señalan que el argumento de Darwin de la selección artificial a la natural no depende del hecho de la ascendencia común. Esto, por supuesto, es correcto. Observe que estos dos argumentos dejan abiertos qué rasgos evolucionaron por selección natural y por qué lo hicieron. Es aquí donde Darwin usa el hecho de la ascendencia común para pensar en la selección natural. Cuando dije en mi publicación que "para obtener evidencia de la selección natural, Darwin necesita poder pensar en los organismos actuales como si se remontaran a ancestros comunes", no estaba siendo lo suficientemente cuidadoso.
Matt Haber enfatiza la importancia de pensar en el argumento de Darwin de manera contrastante. Al defender el ancestro común + la selección natural, ¿contra qué teorías argumentaba Darwin? Uno de ellos fue una creación especial. Otro es una especie de "hiperadaptacionismo", según el cual todo organismo está perfectamente adaptado a su entorno. Está claro cómo los datos biogeográficos, la adaptación imperfecta y similares son evidencia en contra de esta última.Está menos claro cómo Darwin puede tener evidencia contra el primero, especialmente dadas sus observaciones de que el creacionismo no hace predicciones sobre lo que deberíamos observar. Darwin parece alternar entre pensar que el creacionismo especial es una teoría comprobable y pensar que no lo es.
Jon Hodge pregunta si Darwin alguna vez argumentó que su propia teoría de CD + NS es mejor que una teoría alternativa CD + X. Aquí CD es descendencia común, NS es selección natural y X es alguna alternativa a la selección natural, como la idea lamarckiana de la herencia de caracteres adquiridos. Conozco un lugar donde Darwin hace esto. Está en su discusión en El origen de la evolución de la esterilidad del trabajador en insectos sociales. Discuto el razonamiento de Darwin aquí en el capítulo 2 de mi libro. ¿Darwin escribió el origen al revés? El capítulo trata sobre las opiniones de Darwin sobre la selección de grupos.
Jon Hodge dice que Darwin tiene otra evidencia de ascendencia común además de similitudes no adaptativas. No estoy en desacuerdo. No tenía la intención de que mi discusión sobre el Principio de Darwin fuera un relato completo de la imagen de Darwin de la evidencia. En el capítulo 1 de ¿Darwin escribió el origen al revés? Describo algunas excepciones al principio de Darwin: hay casos en los que las similitudes adaptativas proporcionan una fuerte evidencia de un ancestro común y otros casos en los que las similitudes no adaptativas no brindan evidencia sólida de un ancestro común. Hodge dice que la extremidad anterior de pentadactyl es una adaptación que todavía es útil, pero no obstante proporciona (¿fuerte?) Evidencia de ascendencia común. Estoy de acuerdo. Hodge también menciona un hecho de biogeografía, el hecho de que no existían mamíferos en Australia hasta que los seres humanos llegaron y trajeron algunos mamíferos no humanos con ellos, y dice que esto es evidencia de que los mamíferos tienen un ancestro común. Hablo de la evidencia biogeográfica de la ascendencia común en el capítulo 3 de mi libro Evidencia y evolución. Es interesante considerar si y por qué la morfología compartida y la ubicación geográfica compartida son diferentes tipos de evidencia en relación con el problema de probar la ascendencia común.
Chris Haufe dice que no se necesitan similitudes neutrales o deletéreas para obtener evidencia de un ancestro común. Estoy de acuerdo. Chris da el ejemplo de una secuencia fósil que muestra una modificación adaptativa. Discuto el significado probatorio de "fósiles intermedios" en el Capítulo 3 de Evidencia y Evolución.
Entonces, ¿por qué Darwin otorgó a la selección natural el primer lugar en el Origen? Grant Ramsey dice que Darwin quería comenzar con una observación que es indiscutible. Estoy de acuerdo, pero es indiscutible que algunos organismos tienen ancestros comunes. Sabemos esto por los árboles genealógicos humanos y por los registros que llevan los criadores de plantas y animales. ¿Por qué Darwin no comenzó el libro construyendo un caso de ascendencia común en el mismo estilo vera causa que usó para construir el caso de la selección natural? Grant también dice que la ascendencia común habría sido una píldora amarga de tragar para los contemporáneos de Darwin. Grant tiene razón, lo que amarga la píldora es la idea de que los seres humanos comparten ancestros con los monos. Sabemos que Darwin quería evitar discutir la evolución humana en El origen. Quizás esta fue parte de su razón para no comenzar el Origen con su gran imagen de ascendencia común. Grant también sugiere que Darwin tenía un caso más fuerte para la selección natural que para el ancestro común, tal vez Darwin lideró con la selección natural porque este era su palo más fuerte. Es difícil comparar qué tan bien el ancestro común y la selección natural fueron respaldados por los datos de Darwin, pero sabemos que la audiencia de Darwin se unió al ancestro común mucho más fácilmente que a la selección natural. ¿Estaban malinterpretando la evidencia?
Peter Gildenhuys y David Baum señalan que Darwin necesita un mecanismo para explicar cómo pudieron surgir la adaptación y la diversificación. Estoy de acuerdo, pero esto no explica por qué la selección natural es lo primero en el Origen. Leigh Van Valen señala que la adaptación era el "agujero flagrante" en los relatos naturalistas de la diversidad de la vida: ¿cómo podría explicarse esto sin la providencia divina? Por supuesto, existía la influyente idea lamarckiana de la herencia de las características adquiridas, que la mayoría de nosotros ahora miramos con recelo. La mayoría de los contemporáneos de Darwin no lo hicieron. Pero incluso si el origen de la adaptación fue el enorme agujero que Leigh dice que es, ¿cómo explica esto por qué la selección precede a la ascendencia común en el Origen?
Joel Velasco dice que "la selección natural baja el listón de cuánta evidencia se necesita para argumentos específicos a favor de la ascendencia común". La idea de Joel es que la selección natural es lo primero porque ayuda a Darwin a defender su ascendencia común. Como también señala David Baum, la incredulidad que los lectores podrían experimentar al escuchar que las arañas y los flamencos tienen un ancestro común podría disminuir si se describiera un mecanismo que pueda llevar a los descendientes a divergir indefinidamente de sus ancestros. Esto también tiene que ver con la pregunta de Chris Haufe de si la ascendencia común como explicación de similiarites no adaptativos se hace más plausible por el hecho de que la selección natural es una causa de similitudes adaptativas.
Emanuele Serrelli sugiere que Darwin puso la selección en primer lugar en el Origen porque quería comenzar con el mecanismo del cambio. Jon Hodge nos recuerda los importantes argumentos que ha desarrollado en publicaciones anteriores de que Darwin siguió la codificación de Herschel sobre cómo argumentaban Lyell y Newton. El objetivo de la ciencia es establecer la "causa verdadera" y uno comienza un argumento científico describiendo casos en los que se ha observado realmente la existencia de una causa putativa. Pero, ¿cuáles fueron los efectos cuyas causas trató de identificar Darwin? Hodge, como Van Valen, toma el título del libro de Darwin en su palabra: el misterio de los misterios es el origen de las especies. Para ellos, el problema de Darwin es identificar la causa de la existencia de diferentes especies: ¿qué da lugar a la diversidad que observamos? La respuesta a esta pregunta es la selección natural. La selección causa diversidad, el ancestro común no. Estoy de acuerdo en que si el objetivo principal del Origen es explicar la diversidad de especies, o la adaptación, entonces tiene sentido dar a la selección natural la máxima prioridad. Pero si el objetivo de Darwin es defender su teoría, que es la teoría de la selección natural más el ancestro común, ¿por qué debería ir primero la selección natural? Aquí me acuerdo de una carta de 1863 a Asa Gray en la que Darwin escribió que "personalmente, por supuesto, me importa mucho la selección natural, pero eso me parece absolutamente sin importancia, en comparación con la cuestión de la creación o la modificación".
Dado que la teoría de Darwin tiene dos partes, y asumiendo que el objetivo de Darwin es defender a ambas, ¿por qué Darwin puso la selección natural por delante de la ascendencia común, tanto en el Origen como en manuscritos anteriores? La respuesta la desarrollo en el capítulo 1 de ¿Darwin escribió el origen al revés? es que Darwin pensó que la selección provoca la extinción y la ramificación. El resultado de la extinción y la ramificación es el árbol de la vida: el hecho de que los organismos existentes se remontan a uno o unos pocos ancestros comunes. La selección precede a la ascendencia común en el origen porque la selección tiene prioridad causal.


¿Por qué no puede haber múltiples fuentes para orígenes de la misma especie? - biología

Selección natural: Charles Darwin y Alfred Russel Wallace

Una visita a las Islas Galápagos en 1835 ayudó a Darwin a formular sus ideas sobre la selección natural. Encontró varias especies de pinzones adaptadas a diferentes nichos ambientales. Los pinzones también diferían en la forma del pico, la fuente de alimento y la forma en que se capturaba.

El genio de Darwin (izquierda), la forma en que repentinamente puso patas arriba toda la biología en 1859 con la publicación de la Origen de las especiesEn ocasiones, puede dar la impresión engañosa de que la teoría de la evolución surgió de su frente plenamente formada sin ningún precedente en la historia científica. Pero como han demostrado capítulos anteriores de esta historia, la materia prima de la teoría de Darwin se conocía desde hacía décadas. Los geólogos y paleontólogos habían presentado un caso convincente de que la vida había estado en la Tierra durante mucho tiempo, que había cambiado durante ese tiempo y que muchas especies se habían extinguido. Al mismo tiempo, los embriólogos y otros naturalistas que estudiaban animales vivos a principios del siglo XIX habían descubierto, a veces sin saberlo, gran parte de la mejor evidencia de la teoría de Darwin.

Ideas predarwinianas sobre la evolución
La genialidad de Darwin fue mostrar cómo toda esta evidencia favoreció la evolución de las especies a partir de un ancestro común y ofrecer un mecanismo plausible por el cual la vida podría evolucionar. Lamarck y otros habían promovido teorías evolutivas, pero para explicar cómo cambió la vida, dependían de la especulación. Por lo general, afirmaron que la evolución estuvo guiada por alguna tendencia a largo plazo. Lamarck, por ejemplo, pensó que la vida se esforzó con el tiempo para pasar de formas unicelulares simples a formas complejas. Muchos biólogos alemanes concibieron la vida evolucionando de acuerdo con reglas predeterminadas, de la misma manera que un embrión se desarrolla en el útero. Pero a mediados del siglo XIX, Darwin y el biólogo británico Alfred Russel Wallace concibieron independientemente una forma natural, incluso observable, de cambiar la vida: un proceso que Darwin llamó selección natural.

La presión del crecimiento demográfico
Curiosamente, Darwin y Wallace encontraron su inspiración en la economía. Un párroco inglés llamado Thomas Malthus publicó un libro en 1797 llamado Ensayo sobre el principio de población en el que advirtió a sus compatriotas ingleses que la mayoría de las políticas diseñadas para ayudar a los pobres estaban condenadas al fracaso debido a la implacable presión del crecimiento de la población. Una nación podría fácilmente duplicar su población en unas pocas décadas, provocando hambrunas y miseria para todos.

Cuando Darwin y Wallace leyeron Malthus, se les ocurrió a ambos que los animales y las plantas también deberían estar experimentando la misma presión demográfica. Debería tomar muy poco tiempo para que el mundo esté hasta las rodillas con escarabajos o lombrices de tierra. Pero el mundo no está invadido por ellos, ni por ninguna otra especie, porque no pueden reproducirse en todo su potencial. Muchos mueren antes de convertirse en adultos. Son vulnerables a las sequías, los inviernos fríos y otros ataques ambientales. Y su suministro de alimentos, como el de una nación, no es infinito. Los individuos deben competir, aunque de manera inconsciente, por la poca comida que hay.

La paloma mensajera (abajo a la izquierda) y el pouter Brunner (abajo a la derecha) se derivaron de la paloma salvaje (arriba).
Selección de rasgos
En esta lucha por la existencia, la supervivencia y la reproducción no se reducen al azar. Tanto Darwin como Wallace se dieron cuenta de que si un animal tiene algún rasgo que lo ayude a resistir los elementos o a reproducirse con más éxito, puede dejar más descendencia que otros. En promedio, el rasgo se volverá más común en la siguiente generación y en la generación siguiente.

Mientras Darwin luchaba con la selección natural, pasó mucho tiempo con los criadores de palomas, aprendiendo sus métodos. Descubrió que su trabajo era una analogía de la evolución. Un criador de palomas seleccionó aves individuales para reproducirlas con el fin de producir un volante en el cuello. De manera similar, la naturaleza "selecciona" inconscientemente a los individuos más aptos para sobrevivir a las condiciones locales. Con el tiempo suficiente, argumentaron Darwin y Wallace, la selección natural podría producir nuevos tipos de partes del cuerpo, desde las alas hasta los ojos.

Darwin y Wallace desarrollan una teoría similar
Darwin comenzó a formular su teoría de la selección natural a fines de la década de 1830, pero siguió trabajando tranquilamente en ella durante veinte años. Quería acumular una gran cantidad de pruebas antes de presentar públicamente su idea. Durante esos años mantuvo una breve correspondencia con Wallace (derecha), quien estaba explorando la vida silvestre de América del Sur y Asia. Wallace proporcionó a Darwin pájaros para sus estudios y decidió buscar la ayuda de Darwin para publicar sus propias ideas sobre la evolución. Envió a Darwin su teoría en 1858, que, para sorpresa de Darwin, casi replicaba la propia de Darwin.


Charles Lyell y Joseph Dalton Hooker organizaron la presentación de las teorías de Darwin y Wallace en una reunión de la Linnaean Society en 1858. Darwin había estado trabajando en un libro importante sobre la evolución y lo utilizó para desarrollar On the Origins of Species, que se publicó en 1859. Wallace, en cambio, continuó sus viajes y centró su estudio en la importancia de la biogeografía.

El libro no solo fue un éxito de ventas, sino también uno de los libros científicos más influyentes de todos los tiempos. Sin embargo, tomó tiempo para que su argumento completo se afianzara. En unas pocas décadas, la mayoría de los científicos aceptaron que la evolución y el descenso de especies de ancestros comunes eran reales. Pero la selección natural tuvo más dificultades para encontrar aceptación. A finales del siglo XIX, muchos científicos que se llamaban a sí mismos darwinistas en realidad preferían una explicación lamarckiana de la forma en que la vida cambiaba con el tiempo. Se necesitaría el descubrimiento de genes y mutaciones en el siglo XX para hacer que la selección natural no solo sea atractiva como explicación, sino inevitable.


El cráneo humano que desafía la teoría de fuera de África

Este es el relato del descubrimiento de un cráneo que tiene el potencial de cambiar lo que sabemos sobre la evolución humana, y la supresión y el encubrimiento que siguió.

En 1959, en un área llamada Chalkidiki en Petralona, ​​en el norte de Grecia, un pastor se encontró con una pequeña abertura a una cueva, que se hizo visible cuando una gruesa capa de nieve finalmente se derritió. Reunió a un grupo de aldeanos para ayudarlo a despejar la entrada para que pudieran entrar y explorar. Encontraron una cueva rica en estalactitas y estalagmitas. Pero también encontraron algo sorprendente: un cráneo humano incrustado en la pared (una investigación posterior también descubrió una gran cantidad de fósiles, incluidas especies prehumanas, pelo de animales, madera fosilizada y herramientas de piedra y hueso).

El cráneo fue entregado a la Universidad de Tesalónica en Grecia por el presidente de la Comunidad Petralona. El acuerdo fue que una vez realizada la investigación, se abriría un museo con los hallazgos de la cueva de Petralona, ​​y se devolvería el cráneo para exhibirlo en el museo, algo que nunca sucedió.

El Dr. Aris Poulianos, miembro de la IUAES (Unión Internacional de Ciencias Antropológicas y Etnológicas) de la UNESCO, luego fundador de la Asociación Antropológica de Grecia y antropólogo experto que trabajaba en la Universidad de Moscú en ese momento, fue invitado por el Primer Ministro. de Grecia para regresar a Grecia para ocupar un puesto de cátedra universitaria en Atenas. Esto se debió a la publicación de su libro, "Los orígenes de los griegos", que proporciona una excelente investigación que muestra que los griegos no se originaron en las naciones eslavas, sino que eran autóctonos de Grecia. A su regreso a Grecia, el Dr. Poulianos se enteró del descubrimiento del cráneo en Petralona e inmediatamente comenzó a estudiar la cueva y el cráneo de Petralona.

Se descubrió que el 'hombre de Petralona', o Archanthropus de Petralona, ​​como se le ha llamado desde entonces, tenía 700.000 años, lo que lo convierte en el europeoide humano más antiguo (que presenta rasgos europeos) de esa época jamás descubierto en Europa. La investigación del Dr. Poulianos mostró que el hombre Petralona evolucionó por separado en Europa y no era un antepasado de una especie que salió de África.

En 1964, investigadores alemanes independientes, Breitinger y Sickenberg, intentaron desestimar los hallazgos del Dr. Poulianos, argumentando que el cráneo tenía solo 50.000 años y que de hecho era un antepasado que venía de África. Sin embargo, una investigación publicada en Estados Unidos en 1971 en la prestigiosa revista Archeology, respaldó los hallazgos de que el cráneo tenía 700.000 años de antigüedad. Esto se basó en un análisis de la estratigrafía de la cueva y el sedimento en el que estaba incrustado el cráneo. Investigaciones adicionales en la cueva descubrieron dientes aislados y dos esqueletos prehumanos que datan de hace 800.000 años, así como otros fósiles de varias especies.

Hoy en día, la mayoría de los académicos que han analizado los restos de Petralona dicen que el cráneo del Archanthropus de Petralona pertenece a un homínido arcaico distinguido del Homo erectus, y tanto de los neandertales clásicos como de los humanos anatómicamente modernos, pero mostrando características de todas esas especies y presentando fuertes Rasgos europeos. Un cráneo que data de 700.000 y que es Homo sapien o parte Homo sapien está en conflicto directo con la teoría de la evolución humana fuera de África.

Continuaron las excavaciones en la cueva de Petralona con la participación de investigadores internacionales (46 especialistas de 12 países distintos), que proporcionaron una prueba más de las afirmaciones del Dr. Poulianos, incluidos hallazgos notables como piezas de madera fosilizadas, una hoja de roble, pelo de animales y coprolitos. , que permitió una datación precisa, así como la presencia casi continua de herramientas de piedra y hueso de la etapa evolutiva de Archanthropus, desde las capas inferiores (750.000 años) a las superiores (550.000 años) de sedimento dentro de la cueva.

La investigación, luego de una interrupción debido a la dictadura en Grecia, continuó hasta 1983. Luego, el gobierno ordenó que todas las excavaciones en el sitio fueran prohibidas a cualquier persona, incluido el equipo arqueológico original, y durante 15 años nadie tuvo acceso a el sitio o los hallazgos, el gobierno no proporcionó ninguna razón. ¿Fue esta denegación de acceso para evitar la extracción de las nuevas conclusiones científicas que permanecieron ocultas dentro de los increíbles fósiles incrustados dentro de las capas de las paredes de las cuevas?

Después de que la Sociedad Antropológica de Grecia llevó el caso a los tribunales, 15 años después se les permitió nuevamente el acceso a la cueva. Desde entonces, el Ministerio de Cultura está tratando de alguna manera de superar la decisión de los tribunales y continúan los juicios.

Los hallazgos del Dr. Poulianos contradecían los puntos de vista convencionales sobre la evolución humana y su investigación fue suprimida. El Dr. Poulianos y su esposa fueron agredidos físicamente y heridos en su casa en 2012 y nunca se encontró a los culpables. A él y a su equipo se les ha negado más acceso a la cueva para completar su investigación y estudio, y ahora se desconoce el paradero del cráneo.

Hoy hay un letrero afuera de la cueva de Petralona que indica que el cráneo encontrado en la cueva tenía 300,000 años, y en Wikipedia hoy verá referencias que desestiman la evidencia e intentan fechar el cráneo de Petralona dentro de parámetros aceptables, entre 160,000 y 240,000 años. .

Recientemente, el profesor C.G. Nicholas Mascie-Taylor de la Universidad de Cambridge envió una carta al Ministerio de Cultura de Grecia diciendo que la fecha correcta del cráneo es de 700.000 años y no de 300.000. También ha desafiado la supresión de información por parte del gobierno sobre este increíble descubrimiento.

El Ministerio de Educación, Religiones, Cultura y Deportes de Grecia,

Le escribo en nombre de la Asociación Antropológica Europea, que es la asociación profesional y académica que une a todas las sociedades nacionales europeas de antropología biológica y biología humana, para expresar nuestras preocupaciones sobre la conservación de la cueva y el cráneo de Petralona, ​​la desinformación de la datación del cráneo, así como el tratamiento del personal asociado a la conservación de la Cueva.

La base de nuestras preocupaciones es que el cráneo ha sido dañado por muchos rasguños y la corona de un diente (primer molar) se ha cortado. Según lo solicitado por la Asociación Antropológica de Grecia, lo que se requiere es una descripción detallada del estado actual del cráneo, para que nadie en el futuro pueda dañarlo más arbitrariamente. También existe el problema de la datación, que se ha fechado científicamente hace unos 700.000 años, no 300.000 como se da en el mostrador de información. Existe un registro muy detallado de las excavaciones y hallazgos que necesitan recibir una mayor presentación pública pero que nunca han sido catalogados para evitar la desaparición de especímenes.

Es muy lamentable que el Departamento Arqueológico Griego impidiera al Dr. Aris Poulianos seguir trabajando en la Cueva sin ninguna explicación. También es muy preocupante que el Dr. Poulianos y su esposa hayan sido agredidos físicamente y heridos en su casa a principios de este año y no se haya encontrado a los culpables. También fue abusado verbalmente cuando intentaba dar una presentación invitada a maestros y escolares.

A los antropólogos y geólogos de alto nivel también se les ha negado el acceso a la Cueva y los especímenes para su estudio adicional en varias ocasiones sin razones sustanciales. A principios de este año, también se ha proporcionado información errónea al Parlamento griego sobre los aspectos financieros de la Cueva.

Espero recibir respuestas a estas preguntas.

Profesor C G N Mascie-Taylor MA, PhD, ScD (todo Cambridge), FSB, FNAS (Hungría)

Catedrático de Biología y Salud de la Población Humana y presidente de la Asociación Antropológica Europea

La conclusión más importante de la investigación del Dr. Poulianos se refiere a la coexistencia de todos los tipos antropológicos principales (africanos - kobi, asiáticos - Beijing y europeos - Petralona) en el mismo período (700.000, 500.000 y 750.000 respectivamente). Eso significa: la aparición de las principales poblaciones humanas de hoy (razas o incluso mejores phyllae - del idioma griego y por eso polifilético, etc.) tiende a casi 1.000.000 m.a. y no a solo 10,000 o 30,000 años como se considera actualmente en todo el mundo.

Sin embargo, independientemente de que exista una disputa científica sobre lo anterior, sólo es triste darse cuenta de que la investigación no está permitida a quienes no están coordinados con el conocimiento “estándar”, arriesgando incluso sus vidas frente a tiradores.

¿Es esto un encubrimiento de un descubrimiento increíble al que los poderes fácticos no quieren que tengamos acceso? Tú eres el juez.

Actualización del editor el 31 de diciembre de 2018: el Dr. Poulianos escribió a Ancient Origins para indicar que, lamentablemente, la supresión de información sobre el cráneo de Petralona ha continuado: