Información

¿Por qué la protección que brindan algunas vacunas dura más que otras?


Después de leer una respuesta a la pregunta ¿Cómo aprenden los glóbulos blancos? ¿O lo hacen ellos ?, llegué a preguntarme algo. Específicamente,

El efecto de esto es que cada nueva célula B y T que produce su médula ósea reconocerá una secuencia de proteínas única y aleatoria, y tendrá miles de millones de estas células flotando en su circulación sanguínea en un momento dado. Sin embargo, estas células solo flotarán en circulación durante un corto período de tiempo antes de morir y ser reemplazadas por otras células con nuevos receptores de secuencia aleatoria.

Suposición: Lo que deduzco de esto (y del resto de la respuesta) es que, básicamente, una vacuna "enseña" la existente glóbulos blancos en su cuerpo; eventualmente, estas células se purgarán, por lo que ya no será inmune.

Sin embargo, muchas vacunas parecen ser solo una vez en la vida, o al menos requieren una vacuna solo una vez por década (o menos).

Algunos ejemplos serían la vacuna contra la varicela, que puede durar hasta 20 años, la vacuna contra el tétanos, que recomienda un refuerzo cada 10 años, y la vacuna contra el VPH, que dura entre 5 y 6 años. Las duraciones también varían con la hepatitis, la influenza, la poliomielitis y muchas otras vacunas comunes.

Asumiría que, independientemente de lo que una célula haya "aprendido", se purga con la misma probabilidad que cualquier otra célula; sin embargo, parece que algunas defensas "aprendidas" pueden conservarse más tiempo que otras. En esencia, mi pregunta es: ¿Por qué algunas vacunas tardan más en "desaparecer" que otras?

(Nota: esta pregunta es no un duplicado de ¿Por qué necesito una vacuna contra la gripe todos los años, mientras que muchas otras vacunas duran años o incluso toda la vida ?; Entiendo que algunos patógenos pueden mutar, por lo que las células inmunes no sirven contra cepas mutadas ya que no fueron vacunadas contra la mutación.)


Lo primero que quiero aclarar es que, los B y T que "solo flotarán en circulación durante un corto período de tiempo antes de morir y ser reemplazados", son no las que ya han aprendido a reconocer una determinada enfermedad (o vacuna), sino las células ingenuas que aún no lo han hecho. Esto también se aclara más adelante en la misma respuesta que citó:

A medida que estas secuencias de proteínas inyectadas circulan por su sangre, eventualmente chocarán con una célula B o T que tiene un receptor que las reconoce. Cuando esto sucede, las células B o T comenzarán a dividirse y darán lugar a células de memoria duraderas que expresan exactamente el mismo receptor y, por lo tanto, reconocerán exactamente la misma secuencia de proteínas nuevamente en el futuro. Estas células flotarán en su sangre durante la mayor parte de su vida y lo harán "inmune" al patógeno reconocido.

Para comprender por qué algunas vacunas se mantienen durante toda su vida, mientras que otras necesitan un refuerzo cada pocos años, debemos analizar el tiempo de vida o el reciclaje de esas celdas de memoria, que permanecen en su cuerpo por mucho más tiempo que las células inmunes ingenuas.

Ahora llegamos a la (s) respuesta (s) real (es) a su pregunta y existen múltiples factores que (pueden) influir en esto:

  • Fuerza inicial de la respuesta inmune: cada vacuna (y / o enfermedad) evoca una respuesta inmune con una fuerza diferente. En general, cuanto más fuerte sea la primera respuesta, más células de memoria se crearán inicialmente (aquellas en realidad tampoco corresponden a la misma memoria molecular, podrían reconocer diferentes aspectos de la vacuna / enfermedad) y con más células disponibles se necesitarán más tiempo hasta que no quede ninguno

  • Exposición natural: las células de memoria comienzan a proliferar cuando se encuentran con la molécula (proteína / virus / bacteria) que han 'memorizado', si hay una infección aguda lo harán mucho para producir muchos anticuerpos contra ella. Sin embargo, incluso una cantidad muy pequeña de virus / bacterias, que en realidad no lo enfermarían, permitirá inducirlos a proliferar y preservar su número. Por lo tanto, las células de memoria contra una enfermedad más común o prevalente deberían ser más estables en su cuerpo que las contra una muy rara.

  • Es muy probable que haya más factores que ni yo ni toda la comunidad científica conocemos. Los sistemas celulares y el sistema inmunológico en general son bastante complicados ...


Este problema es profundo, pero una respuesta es la variabilidad genética de bacterias / virus. Algunos organismos tienen la capacidad de cambiar su ADN en solo unas pocas generaciones (por ejemplo, el virus de la influenza que requiere una nueva vacuna cada año). Cuando toma una vacuna para el virus de la influenza, espera que lo proteja en un corto período de tiempo (temporada de invierno) porque este virus es desagradable, es decir, tiene la capacidad de presentar variabilidad antigénica debido a la mutación / constitución de su ADN y El antígeno es la fuente de poder de la vacuna (una vacuna supone que el organismo tiene un antígeno que podría ser una proteína u otra biomolécula que está relativamente fijada entre generaciones y es específica de ese organismo) por lo que la vacuna pierde su efecto porque los organismos ya no son susceptible, lo que hace que la respuesta inmune sea débil (ya no reconoce el organismo como lo reconoció) y usted se enferma. Si el organismo tiene una mutación / variabilidad lenta, la vacuna durará más porque los antígenos están presentes durante un período de tiempo más largo, pero eventualmente necesitará recibir otra vacuna años después (por ejemplo, el tétanos).


Retrasar la segunda dosis de AstraZeneca realmente aumenta la protección, sugieren nuevos datos

La vacuna Oxford / AstraZeneca es eficaz para prevenir que las personas desarrollen COVID-19 y podría reducir la transmisión viral, según un nuevo artículo científico del equipo detrás de la vacuna.

El documento también sugiere que retrasar la segunda dosis hasta 12 semanas después de la primera funciona especialmente bien. El efecto protector de la primera dosis no parece disminuir durante estas 12 semanas, y dejar un intervalo más largo entre las dosis parece, en última instancia, hacer que la segunda sea más protectora.

Estos nuevos y prometedores hallazgos provienen de un análisis de datos de ensayos clínicos, que actualiza un artículo anterior sobre los resultados del ensayo de la vacuna publicado a principios de diciembre. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el documento es una preimpresión, lo que significa que sus resultados aún no han sido examinados formalmente por otros científicos.

La principal diferencia entre este artículo y el último es que se han incluido más casos de COVID-19. En el artículo de diciembre, se incluyeron 192 casos de enfermedad en el análisis, lo suficiente para dar una estimación general de la cantidad en la que la vacuna reduce el riesgo de desarrollar COVID-19 sintomático, por lo demás conocida su eficacia. Este nuevo artículo analiza 332 casos.

La aparición de más casos entre los participantes del ensayo no significa que la vacuna no esté funcionando tan bien. Como antes, la mayoría ocurrió en aquellos que no recibieron la vacuna, lo que significa que su eficacia general es básicamente la misma: 67 por ciento (aún más bajo que otras vacunas COVID-19 autorizadas, pero sin embargo ofrece una protección importante).

Más bien, tener más casos para analizar significa que los autores ahora pueden hacer estimaciones más sólidas de la eficacia de la vacuna. También les permite abordar el régimen de dosificación, si la vacuna previene la infección asintomática y qué tan protectora es realmente una dosis única.


¿Cuándo comienza a funcionar?

Después de recibir una vacuna COVID-19, su inmunidad demora semanas en desarrollarse. Según los CDC, la protección total se produce dos semanas después de la segunda dosis de las vacunas Pfizer-BioNTech o Moderna COVID-19, o dos semanas después de la vacuna Johnson & amp Johnson de dosis única.

Aunque se necesita una segunda dosis para alcanzar la protección completa para las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna, los datos sugieren que se produce una respuesta inmune significativa aproximadamente dos semanas después de la primera dosis. Por ejemplo, un documento informativo de la FDA para la solicitud de autorización de uso de emergencia de Moderna enumeró una eficacia general del 50,8% entre los días uno a 14 y una eficacia del 92,1% después de 14 días para una dosis.

Un informe de los CDC que rastreó a casi 4,000 personal de atención médica, personal de primeros auxilios y otros trabajadores de primera línea en condiciones del mundo real encontró que las vacunas de ARNm (Pfizer-BioNTech y Moderna) tenían un 80% de efectividad al menos 14 días después de la primera dosis y un 90% de efectividad. al menos dos semanas después de la segunda dosis.


Los médicos piden una vacunación acelerada contra Covid antes de que las variantes se generalicen en EE. UU.

El Dr. Jonathan Temte, un experto en vacunas de la Facultad de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Wisconsin que no participó en el estudio israelí, dijo que cualquier cambio radical en las recomendaciones de inmunización requeriría más datos, pero que los resultados del nuevo estudio son alentadores. .

"Proporciona la tranquilidad de saber que los retrasos por cualquier motivo, ya sea por el clima o problemas en la cadena de suministro, brinda cierta tranquilidad al saber que las personas que han recibido la dosis única logran un buen nivel de protección", dijo.

Las guías oficiales de la Administración de Alimentos y Medicamentos y Pfizer-BioNTech establecen que las dos dosis deben administrarse con 21 días de diferencia según los resultados de los ensayos clínicos. Para la vacuna Moderna, la única otra vacuna actualmente autorizada para su uso en los EE. UU., El intervalo prescrito entre las dos inyecciones es de 28 días.

Pero los suministros de vacunas son limitados y diferentes cepas del virus están circulando por todo el país, lo que ejerce presión sobre los estados para que vacunen rápidamente a la mayor cantidad de personas posible. Algunos han cuestionado si existe flexibilidad en el momento de la segunda dosis.

El mes pasado, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades actualizaron su guía para decir que la segunda inyección debe administrarse dentro de los plazos prescritos siempre que sea posible, pero que la segunda dosis de las vacunas Moderna y Pfizer-BioNTech podría retrasarse hasta seis semanas, si es necesario.

Pfizer ha dicho que aún no ha estudiado los cambios en el tiempo entre dosis, y el fabricante de medicamentos ha sostenido que cualquier desviación del horario de dosificación depende de las autoridades sanitarias.

En el nuevo estudio israelí, los investigadores informaron 170 infecciones por Covid-19 entre los trabajadores de la salud en el Centro Médico Sheba entre el 19 de diciembre y el 24 de enero. De esas, 78 personas dieron positivo después de recibir la primera dosis y tres individuos dieron positivo después de recibir la segunda dosis. Dado que las vacunas no son 100 por ciento efectivas, se espera que una pequeña cantidad de personas puedan contraer el virus incluso después de estar completamente vacunadas.

El estudio también encontró una reducción del 75 por ciento en las infecciones sintomáticas y asintomáticas después de la primera inyección. Los científicos dijeron que estas reducciones sugieren que una dosis proporciona una respuesta inmune lo suficientemente robusta como para justificar retrasar la segunda inyección.

"Las reducciones tempranas de las tasas de Covid-19 brindan apoyo para retrasar la segunda dosis en países que enfrentan escasez de vacunas y recursos escasos, a fin de permitir una mayor cobertura de población con una sola dosis", escribieron los investigadores en el estudio.

Sin embargo, reconocieron que las limitaciones de las pruebas pueden haber resultado en casos asintomáticos subestimados y que se necesita investigación de seguimiento para evaluar la efectividad a largo plazo de una dosis única.

Los hallazgos proporcionan algunos de los primeros datos del mundo real sobre la efectividad de una sola dosis de vacuna. El programa de vacunación de Israel ha superado con creces a cualquier otro país, y más del 30 por ciento de los 9 millones de residentes del país ya han recibido ambas dosis.

Temte dijo que si bien los primeros resultados del programa de vacunas de Israel son positivos, todavía hay demasiadas incógnitas sobre la eficacia de una sola dosis más allá de las tres a seis semanas.

"Hasta que no haya buenos ensayos clínicos que demuestren que una sola dosis proporciona un nivel equivalente de protección, no sé si debamos abandonar nuestro enfoque o crear nuevas políticas", dijo.

Tampoco está claro cómo funcionará una dosis contra diferentes cepas de coronavirus que se están generalizando, incluidas cepas separadas que se informaron por primera vez en el Reino Unido, Sudáfrica y Brasil.

"Estamos entrando en un territorio desconocido", dijo Deepta Bhattacharya, profesor asociado de inmunobiología en la Universidad de Arizona, que no participó en el estudio. "La cuestión incierta es cuánto tiempo va a durar esa protección contra las variantes actuales, así como algunas de las que podrían ser seleccionadas si espera demasiado".

Bhattacharya dijo que retrasar la segunda dosis hasta seis semanas, de acuerdo con la guía de los CDC, parece razonable. Pero más allá de eso, puede que sea demasiado pronto para decirlo, lo que significa que los funcionarios de salud pueden enfrentarse a decisiones difíciles.

"Estamos ampliando los límites de lo que podemos ver", dijo. "Estamos en un punto en el que tenemos que tomar decisiones basadas en evidencia imperfecta".

Denise Chow es reportera de NBC News Science enfocada en ciencia general y cambio climático.


¿Es seguro retrasar una segunda dosis de vacuna COVID?

La escasez de vacunas y las demoras en la distribución están obstaculizando los esfuerzos para frenar la pandemia del SARS-CoV-2. Por eso, algunos científicos han sugerido posponer las segundas inyecciones de vacunas de dos dosis para que haya más personas disponibles para que reciban sus primeras dosis. El intervalo recomendado originalmente era de 21 días entre las dosis de la vacuna Pfizer y de 28 días para las inyecciones Moderna, las dos actualmente autorizadas en los EE. UU. Ahora, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. Han actualizado su guía para decir que las personas pueden esperar hasta 42 días entre dosis, aunque la agencia todavía aconseja a las personas que se ciñan al horario inicial. Y los desarrolladores de la vacuna AstraZeneca de la Universidad de Oxford, que está autorizada para su uso en el Reino Unido, sugieren que son posibles períodos aún más largos, diciendo que su inyección funciona mejor cuando sus dosis se espacian con 12 semanas de diferencia. Sus datos están en un nuevo documento preimpreso, publicado antes de la revisión por pares. Entonces, ¿qué pasa? ¿Cuánto tiempo puedes hacer una sola toma y aún así mantenerte a salvo? ¿Y qué sucede si su segunda inyección no está disponible a tiempo? Científico americano explora los posibles riesgos y beneficios de retrasar las dosis de la vacuna.

¿Por qué necesitas dos inyecciones?
Las vacunas están diseñadas para crear memoria inmunológica, lo que le da a nuestro sistema inmunológico la capacidad de reconocer y defenderse de los enemigos invasores, incluso si no los hemos encontrado antes. La mayoría de las vacunas COVID provocan esta respuesta al presentar al sistema inmunológico copias de las nuevas proteínas coronavirus y rsquos spike, que adornan su superficie como una corona.

Las vacunas de dos inyecciones apuntan a obtener el máximo beneficio: la primera dosis prepara la memoria inmunológica y la segunda dosis la solidifica, dice Thomas Denny, director de operaciones del Duke Human Vaccine Institute. & ldquoPuedes pensar en ello como un degradado & rdquo, agrega. Una dosis de la vacuna Pfizer puede reducir el riesgo promedio de una persona de contraer una infección sintomática en aproximadamente un 50 por ciento, y una dosis de la vacuna Moderna puede hacerlo en aproximadamente un 80 por ciento. Dos dosis de cualquiera de las vacunas reducen el riesgo en aproximadamente un 95 por ciento.

¿Por qué los CDC ahora permiten hasta 42 días entre las dosis de las vacunas Pfizer y Moderna?
La agencia actualizó su guía inicial después de recibir comentarios de que cierta flexibilidad podría ser útil para las personas, especialmente si existen desafíos para regresar en una fecha específica, dice la portavoz de los CDC, Kristen Nordlund. Si bien el Reino Unido recomienda el estiramiento de la dosis como una estrategia deliberada para obtener más primeros tiros en más brazos, los CDC lo sugieren como una opción para hacer que programar segundos tiros sea menos oneroso. En los EE. UU., El lanzamiento de la vacuna ha sido dolorosamente lento: dos meses después de que se administraron las primeras inyecciones al público, solo alrededor del 3 por ciento de la población ha recibido ambas dosis de una vacuna. Y mientras los productores de vacunas luchan por mantenerse al día con la demanda, los expertos creen que son necesarios algunos compromisos para garantizar que las personas estén completamente vacunadas. "Necesitamos tomar la mejor decisión con los recursos que tenemos", dice Katherine Poehling, pediatra de Wake Forest Baptist Health, que forma parte del Comité Asesor de Prácticas de Inmunización de los CDC & rsquos. & ldquoSi hay una gran cantidad de vacunas, es posible que se adopte un enfoque diferente que si la vacuna fuera limitada. Pero necesitas la segunda dosis. & Rdquo

¿Qué tipo de protección tienes hasta el día 42?
Según los datos de los ensayos de Pfizer y Moderna, la protección se activó aproximadamente 14 días después de la primera dosis, cuando la curva que mostraba el número de infecciones en el grupo no vacunado seguía oscilando hacia arriba mientras que la curva del grupo vacunado no. Para ambas vacunas, una sola inyección protegió a casi todo el mundo de enfermedades graves y, como se señaló, fue aproximadamente 50 por ciento (Pfizer) u 80 por ciento (Moderna) efectiva para prevenir la COVID por completo. Aunque la mayoría de los participantes del ensayo recibieron su segunda vacuna el día 21 o 28, algunos esperaron hasta el día 42, o incluso más. Sin embargo, el número de valores atípicos es demasiado pequeño para sacar conclusiones definitivas sobre el impacto de prolongar el régimen de dos disparos. Por ejemplo, de los 15.208 participantes del ensayo que recibieron la vacuna Moderna, solo 81 (0,5 por ciento) la recibieron fuera de la ventana recomendada.

"No tenemos la mejor ciencia, en este momento, para decir que estamos 100 por ciento cómodos haciendo un refuerzo 35, 40 días fuera", dice Denny. & ldquoEstamos cediendo a las preocupaciones de salud pública y la creencia de que cualquier cosa que podamos hacer ahora es mejor que nada. & rdquo

Si las personas solo están parcialmente inmunizadas con una dosis, ¿podría eso impulsar variantes de coronavirus más peligrosas?
Esa es una preocupación real, según Paul Bieniasz, retrovirólogo de la Universidad Rockefeller. Al principio de la pandemia, hubo poca presión sobre el nuevo coronavirus para que evolucionara porque el sistema inmunológico de nadie estaba preparado contra la infección, y el microbio tenía opciones fáciles. Pero ahora millones de personas se han infectado y han desarrollado anticuerpos, por lo que las mutaciones que le dan al virus una forma de evadir esas defensas están cobrando protagonismo. "El virus evolucionará en respuesta a los anticuerpos, independientemente de cómo administremos las vacunas", dice Bieniasz. & ldquoLa pregunta es: ¿Aceleraremos esa evolución creando poblaciones de individuos con inmunidad parcial del tamaño de un país? & rdquo

Así como no terminar su ciclo completo de antibióticos podría ayudar a alimentar las bacterias resistentes a los antibióticos, no vacunarse por completo podría convertir su cuerpo en un caldo de cultivo para los virus resistentes a los anticuerpos. Pero Trevor Bedford, un biólogo computacional del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson que rastrea las mutaciones virales, ha tuiteado que el ritmo de la evolución no solo está determinado por la debilidad o la fuerza del sistema inmunológico. También se ve afectado por la gran cantidad de virus que circulan en la población, escribió. Sin inmunizaciones generalizadas, la última cantidad y el número de variantes que podrían engendrar un virus más formidable continuarán creciendo.

¿Podría un intervalo más largo entre la primera y la segunda dosis hacer que una vacuna COVID sea más efectiva?
Ese resultado es posible. No todas las vacunas COVID son iguales y el esquema de dosificación óptimo depende del diseño específico. Algunas vacunas se basan en tiras frágiles de material genético conocidas como ARNm, algunas dependen de ADN más resistente y otras usan fragmentos de proteínas. Estos núcleos se pueden llevar a una célula envuelta en una pequeña gota de lípido o en un virus de chimpancé inofensivo.

Dadas estas diferencias, Denny no se sorprende de que la vacuna Oxford-AstraZeneca basada en ADN se haya probado y se haya encontrado eficaz con un espacio de 12 semanas entre inyecciones. Eso es aproximadamente de tres a cuatro veces más largo que los intervalos recomendados de las vacunas Moderna y Pfizer basadas en ARNm. Con el tiempo, los investigadores pueden encontrar que los esquemas de dosificación que son levemente diferentes de los probados en los primeros ensayos clínicos son más efectivos. "Podrías haber realizado estudios de dosificación durante dos años, pero eso no sería lo más responsable en un mundo como este", dice Denny. & ldquoDon & rsquot deja que lo perfecto sea enemigo de lo bueno. & rdquo

El autor desea agradecer a Rachel Lance por sugerir una fuente de información que se incluyó en la historia.

Lea más sobre el brote de coronavirus en Científico americano aquí. Y lea la cobertura de nuestra red internacional de revistas aquí.


Por qué algunas vacunas requieren más de una dosis

A pesar de haber sido declarado golpeado en 2000, el sarampión ha regresado, debido en gran parte a la disminución de las tasas de vacunación en algunas partes de los Estados Unidos.

"No deberíamos estar en este barco", dijo a The Huffington Post el Dr. Pritish Tosh, médico e investigador de enfermedades infecciosas de la Clínica Mayo. "Esta es una enfermedad completamente prevenible".

Eso se debe a la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola, que Tosh calificó de "fenomenal" en su capacidad para proteger a un gran porcentaje de la población en general.

Sin embargo, la vacuna es una de varias vacunas diferentes que se administran en múltiples dosis. Los niños reciben la primera dosis de la vacuna MMR entre los 12 y los 15 meses y la segunda antes de ir a la escuela, alrededor de los 4 a los 6 años.

Cada vacuna que se haya creado debe tener en cuenta muchas variables, explicó, incluido el patógeno individual o el insecto, cómo responde nuestro sistema inmunológico, qué partes del insecto se pueden usar para generar una respuesta inmunitaria de naturaleza protectora y también durante cuánto tiempo. esa respuesta durará. Debido a que esa ecuación es notablemente compleja, a veces una segunda (o tercera) dosis es una buena idea.

"A veces, si se toma a un grupo grande de personas con una vacuna, se puede esperar que el 90 por ciento [esté protegido]", dijo. "Pero si administra una segunda dosis, puede obtener hasta el 98 por ciento". En lugar de evaluar a la población para encontrar el 10 por ciento que no está protegido por la primera dosis, "lo que probablemente sea una estrategia más sencilla es simplemente administrar dos dosis para asegurarse de tener ese alto nivel de protección", dijo.

Es posible que el sistema inmunológico de los niños no esté lo suficientemente desarrollado para producir el tipo de respuesta inmunitaria duradera que necesitan para una protección de por vida, dijo Tosh. Por lo tanto, algunos de los tiempos precisos requeridos para varias vacunas toman en consideración "cuándo se esperaría que un niño pudiera generar inmunidad protectora", dijo.

Pero a cualquier edad, una segunda dosis puede ayudar a afinar la protección de una persona. "La primera vez que se le presenta un patógeno, genera una respuesta inmune", dijo. "Pero luego, si se le presenta el mismo patógeno nuevamente unos años más tarde, su sistema inmunológico es capaz de producir una respuesta más específica y duradera en general".

Tomemos, por ejemplo, la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), que se administra en tres dosis. La segunda inyección se administra uno o dos meses después de la dosis inicial y la tercera se administra seis meses después de la primera. Se recomienda su uso en niñas y niños alrededor de los 11 o 12 años y hasta los 26 años en mujeres y 21 en hombres, porque es menos probable que generemos el tipo de inmunidad protectora que necesitamos después de esas edades, dijo Tosh.

Eso no significa que un niño que ha recibido una sola dosis de, digamos, la vacuna contra el sarampión, esté desprotegido. "Algunas personas pueden generar una respuesta inmunitaria muy específica y duradera con una dosis. Algunas personas pueden necesitar dos dosis", dijo Tosh. "Es difícil determinar quiénes serán esas personas". Por eso, enfatizó, "recomendaría que las personas que no hayan recibido su complemento inicial completo de vacunas reciban sus dosis de recuperación".


Preguntas de evaluación

__________ se refiere a la protección ofrecida a todos en una comunidad por las altas tasas de vacunación.

  • Infección
  • La inmunidad de grupo
  • Inmunidad comunitaria
  • Tanto a como B
  • Ambos byc

Las vacunas contra la polio desarrolladas por Jonas Salk y Albert Sabin a mediados del siglo XX se fabricaron utilizando células __________.

¿Verdadero o falso? Exponer a un niño a la varicela salvaje lo pone en riesgo de sufrir un caso grave de la enfermedad.


Vacuna Q & # 038A: seguridad, escepticismo y cuánto durará la protección

En esta publicación, nos enfocamos en la seguridad de las vacunas, algunas de las razones por las cuales las personas dudan en vacunarse, la diferencia entre prevenir infecciones y prevenir enfermedades y cuánto tiempo una vacuna puede proteger contra COVID-19.

Para abordar esas preguntas, hablamos con Matt Koci, un virólogo e inmunólogo cuyo trabajo se centra en las interacciones huésped-microbio en las aves. Koci es profesor en el Departamento de Ciencias Avícolas de Prestage de NC & # 160State.

Esta publicación es parte de una serie de preguntas y respuestas en las que los expertos de NC & # 160State abordan preguntas sobre las vacunas sobre cuestiones que van desde la seguridad hasta la fabricación y la forma en que se distribuirán las vacunas.

El abstracto: Dada la rapidez con que se desarrollaron y probaron las vacunas, ¿le preocupa la seguridad?

Matt Koci: No me preocupa nada de lo que he visto hasta ahora. Al observar los datos que la FDA ha publicado (no solo los comunicados de prensa de la empresa), sí, estas vacunas pasaron de cero a inyectarse en los brazos de las personas en menos de un año. Sí, la mayoría de las vacunas tardan 10 años o más en llegar al mercado. Pero nadie cortó las esquinas. Estas vacunas se han probado con el mayor rigor posible en el tiempo permitido. En muchos aspectos, estas vacunas serán las más examinadas en la historia de la humanidad, ya que todos los científicos del mundo están revisando los datos.

Por ejemplo, cuando Oxford / AstraZeneca publicó datos sobre su vacuna, aunque los resultados parecían buenos, la comunidad científica dijo: "Espera, esos números no tienen mucho sentido". En respuesta, Oxford / AstraZeneca dijo: "¿Sabes qué? Lo haremos una vez más para asegurarnos".

Necesitamos estas vacunas, pero los científicos de enfermedades infecciosas del mundo también saben que necesitamos vacunas, punto. Lo último que necesitamos es hacer esto mal y dar más munición a los grupos anti-ciencia / anti-vacunas. Ese podría ser el final de uno de los mayores inventos humanos.

Sitio de prueba COVID. Crédito de la foto: Jakayla Toney.

También debemos tener claro qué es un efecto secundario negativo. Mucha gente se queja de tener síntomas "parecidos a los de la gripe" a causa de la vacuna contra la gripe. Esa es una de las razones más comunes que dan las personas para no vacunarse contra la gripe todos los años. Sentirse un poco agotado durante uno o dos días no es una reacción grave. Ese es en realidad nuestro sistema inmunológico funcionando. Sentirse un poco cansado y dolorido en el brazo durante 24 a 48 horas es un pequeño precio a pagar para prevenir de 7 a 21 días de fiebre, tos, posible hospitalización o algo peor.

Hasta el momento no hay signos de reacciones adversas importantes. Pero las personas deben tener en cuenta que existe la posibilidad de que algunas de las vacunas terminen causando algunos problemas para algunas personas. Hasta ahora, 30.000 personas han tomado cada una de las vacunas que se encuentran en los ensayos de fase 3 y no ha habido reacciones adversas importantes que puedan estar relacionadas con la vacuna. Pero vamos a vacunar a miles de millones de personas.

Por un lado, COVID-19 puede matar del 1 al 4% de las personas que infecta. Por otro lado, ahora mismo & # 8217 estamos viendo cero muertes [por las vacunas COVID-19] & # 8230. Desde una perspectiva de salud pública, desde una perspectiva general, aceptaré esa compensación en cualquier momento.

Cuantas más personas vacunemos, mayores serán las posibilidades de que algunas personas tengan reacciones negativas. Eso no significa que las vacunas no sean seguras o que se hayan cortado las esquinas. Es una compensación de riesgo / recompensa. Por un lado, COVID-19 es una enfermedad que puede matar del 1 al 4% de las personas a las que infecta y probablemente infectará del 75 al 100% de la población mundial. Por lo tanto, estamos hablando de 50 a 280 millones de muertes en todo el mundo, sin mencionar los impactos como los efectos a largo plazo en la salud o la deuda médica que enfrentan los sobrevivientes en los EE. UU. Por otro lado, en este momento estamos viendo cero de 30,000 vacunas que provocan la muerte o cualquier efecto secundario tan grave como el síndrome del transportista de larga distancia. Desde una perspectiva de salud pública, desde una perspectiva general, aceptaré esa compensación cualquier día.

Entonces, si / cuando comienzan a publicarse informes de reacciones negativas, los medios de comunicación deben mantenerlos en perspectiva. Ya hemos visto algo de esto con informes del Reino Unido de algunas personas que tuvieron lo que parecen ser reacciones alérgicas al virus. Según los informes, es difícil determinar cuántos realmente tuvieron una reacción negativa de la cantidad de disparos administrados, pero este tipo de reacciones son raras y no inesperadas. Al observar los datos de los ensayos clínicos, el 0,63% de las personas que recibieron la vacuna de ARNm informaron haber tenido algún tipo de reacción alérgica, que es solo un poco más alta que el 0,51% de las personas que informaron reacciones similares después de recibir el placebo.

También señalaré que la inversión de Operation Warp Speed ​​en diferentes tipos de vacunas explica estos problemas. Sabemos que es posible que algunas personas no puedan recibir algunas vacunas según la forma en que se fabrican. Si alguien corre el riesgo de sufrir una reacción alérgica a un tipo de vacuna, debería poder vacunarse de forma segura con una de las otras vacunas que se lanzarán en 2021.

Crédito de la foto: RF._.studio.

EJÉRCITO DE RESERVA: ¿Por qué tantas personas ya están diciendo que no se vacunarán?

Koci: Diferentes personas tienen diferentes razones. Algunos tienen creencias religiosas que les prohíben usar la medicina moderna. Para algunos, como los afroamericanos, no se trata tanto de una desconfianza hacia las vacunas como de una desconfianza general histórica (y justificable) hacia el establecimiento médico que la biomedicina no ha hecho lo suficiente para abordar. Para otros, tiene sus raíces en un informe desacreditado desde hace mucho tiempo sobre un vínculo entre las vacunas y el autismo.

La verdad es que durante los últimos 20 años hemos visto cómo el número de personas que expresan preocupación y desconfianza por las vacunas ha aumentado a niveles peligrosos. Una de las razones es un grupo de personas que han ganado mucho dinero convenciendo al público de que las vacunas no son seguras, así como campañas activas de desinformación por parte de estados extranjeros. Desafortunadamente, la mayoría de los científicos no nos tomamos estas amenazas tan en serio como deberíamos, seguimos haciendo nuestro trabajo en silencio y no participamos en este debate.

Así que déjame ser claro. Las vacunas son seguras. No existe ningún vínculo con el autismo. Esta ha sido una de las hipótesis más estudiadas en la ciencia moderna y no hay evidencia que apoye la idea. Algunas personas pueden tener efectos secundarios negativos. Nadie quiere minimizar esos efectos, pero ocurren a tasas de una entre cientos de miles o millones de dosis administradas. Eso es similar a las probabilidades de ser alcanzado por un rayo en un año determinado (que es de 1 en 500.000).

Déjame ser claro. Las vacunas son seguras.

Dicho esto, muchos padres que no estaban seguros de qué creer utilizaron la idea de riesgo / recompensa para decidir que no valía la pena el riesgo. Se dijeron a sí mismos: "No tuve sarampión cuando era niño, no conozco a nadie que haya tenido sarampión". Así que concluyen que el riesgo de contraer sarampión es menor que el riesgo percibido de una reacción negativa a la vacuna, basándose en todo el ruido en las redes sociales. Entonces concluyen que lo mejor para su hijo es no vacunarse.

Sin embargo, la razón por la que no contrajeron el sarampión ni conocieron a nadie que lo contrajera es por la vacuna. Si suficientes personas en una comunidad son inmunes a una enfermedad, puede terminar protegiendo a aquellos en la comunidad que no son inmunes. That’s what you’ve heard on the news as “herd immunity.” Herd immunity is what protects infants too young to get vaccinated, as well as others who may have allergies or other medical conditions that prevent them from taking the vaccine. The idea is that the herd protects the most vulnerable in the group.

If one or two people in a community make the decision not to take the vaccine it’s probably okay. But as the percentage of people in the community who refuse vaccination increases, eventually herd immunity breaks down. When that happens everyone who isn’t immune will get sick. We’ve seen this happen multiple times all across the globe over the past 20 years. Diseases that we thought were eradicated from some countries have returned because some communities have stopped using vaccines. Think of it like a crowded community pool. You might decide it’s no big deal to pee in the pool. With all that water to dilute it out, no one will notice. But you don’t need that many people to make the same decision before we’re all swimming in pee.

Photo credit: Chris Barbalis.

TA: A lot of the people who say they aren’t going to get the vaccine say we’ll get herd immunity naturally, are they wrong?

Koci: ¡Sí! They couldn’t be more wrong. Nature doesn’t work like that.

Smallpox, chickenpox, influenza, measles, polio – all these diseases existed for hundreds if not thousands of years in humans, but they never went away because of herd immunity until we had vaccines. If herd immunity worked the way some of these people suggest, once a disease burned through a population it would be gone forever. Viruses don’t do that. Not everyone a sick person comes in contact with will get the virus. It literally might be as simple as which way the wind was blowing that day as to why one person got it and others didn’t. But that means next week, next month, or next year those people are still susceptible, so the virus can return and infect them. Year after year after year.

Most estimates suggest we need between 70% and 80% of the population to have immunity to see the effects of herd immunity.

Vaccines make it so that everyone (or as close as we can get) in the population is protected at the same time. So there are no people for the virus to survive in. When that happens the virus goes away.

TA: So what percentage of people do we need to get the vaccine to get herd immunity against COVID-19?

Koci: The honest answer is we don’t know. But based on other viruses that spread like SARS-CoV-2, most estimates suggest we need between 70% and 80% of the population to have immunity to see the effects of herd immunity. However, that depends on how effective the vaccines are, and whether they protect against infection or if they only protect people from getting sick.

TA: What do you mean by protect against infection versus protecting people from getting sick? Aren’t those the same thing?

Koci: We hope so, and that’s the ultimate goal, but the primary goal is to save lives and keep people out of the hospital. So initially any good vaccine will do at least that. But that could mean that the virus still gets inside you and replicates, it just doesn’t make you sick. If this is what happens you might not know you’re infected and you may still be able to spread the virus to other people.

Some vaccines drive an immune response that won’t even let the virus get started. If this is the case then those who are vaccinated will be protected from disease AND they won’t be able to spread the virus either.

Photo credit: Artem Podrez.

We don’t know yet if the COVID-19 vaccines just protect against disease (meaning they keep you from having the symptoms of COVID-19), or if they help prevent spread too. Given what data we’ve seen so far, I would guess they will help with spread, but we need more time and more data to have a better sense of this.

TA: You also said depending on how effective they are. What do you mean by that?

Koci: What percentage of people who got the vaccine are actually protected? This is biology, nothing works 100% of the time. In fact, most vaccines are only between 50 to 80% effective. That means only 50 to 80% of the people who get vaccinated actually end up with protection. The lower the percent effectiveness is, the more people you need to vaccinate to actually get herd immunity. If you need immunity in 70% of the population to get herd immunity, and a vaccine is only 75% effective you need to vaccinate over 934,000 out of 1 million people.

Reports from the phase 3 trials of the Moderna and Pfizer vaccines suggest 90 to 95% effectiveness. That’s fantastic. That’s way better than anyone would have thought nine months ago.

The next pandemic might not be so easy to vaccinate our way out of.

We really don’t know for sure all the factors that determine a vaccine’s effectiveness, but we got really lucky with this virus. There are lots of diseases that we’ve been trying to make vaccines against for decades and either they aren’t effective, or they come with too many side effects.

I’m glad this has worked out so well, but people really need to appreciate the fact that this was luck. The next pandemic might not be so easy to vaccinate our way out of.

TA: You said not everyone who gets the vaccine will be protected. But what about those who do end up with protection. How long will that last? On the news they say people who have recovered from the virus only have immunity for a few months. Will it be the same with the vaccine? How often will we need to get vaccinated?

Koci: First, it’s important to remember we first recognized this virus was in the U.S. in late January of 2020. It was completely unknown to science before December 2019. So we are still learning. Right now, it still isn’t clear how long immunity lasts following infection. It seems like most people have antibodies for a few months after they recover. Other people have them for longer. Regardless, while there have been a handful of reports of reinfections, we aren’t seeing a lot of reinfections. This means that even without antibodies other parts of your immune system may still be providing protection.

I don’t expect we’ll need to get revaccinated every three months, but only time will tell.

It’s also pretty clear that this virus makes some people’s immune systems behave in weird ways. In fact, the cases that require longer hospital stays seem to be because of an overly aggressive immune response. This may be why the protection you get after an infection is short-lived.

While we don’t know for sure, the vaccine probably won’t have that same issue. During the infection, all the things the virus is doing to the body seems to exhaust the immune system. The vaccine doesn’t cause this immune exhaustion. It is just some of the viral proteins presented to the immune system in a way that ensures the immune system can do its job. I expect that immunity from the vaccine will end up being better than immunity from infection. I don’t expect we’ll need to get revaccinated every three months, but only time will tell.

However, if the vaccine only protects against disease, and not against infection, we could end up with a situation where one of two things might happen. Tal vez ambos. First, if we can still be infected but not get sick, this allows the virus to replicate in people undetected and eventually it could evolve in a way that the vaccine no longer works against it. If that happens, we’ll need a new vaccine. This would be similar to how we need a new flu vaccine every year, but not exactly the same process.

The other thing that could happen is like what happens with the tetanus vaccine. When you get the tetanus vaccine it’s good for 10 years, unless you’ve had a puncture wound that likely exposed you to the bacteria that makes the tetanus toxin. The vaccine drives your immune system to make antibodies against the tetanus toxin. But the bacteria makes a lot more proteins than just the toxin. When exposed to bacteria, your immune system then starts to make other antibodies besides the ones that protect you from the toxin. So you need to get another booster to remind your immune system what to focus on.

We might find out that the vaccine produces good, long-lasting protective antibodies against COVID-19. But that if you get infected a few times, the protective response may get diluted and a boost every so often might be helpful. Realmente no lo sabemos.

TA: So there are several vaccines being talked about. Which one will you take?

Koci: The first one with emergency use authorization that is made available to me.


This New Vaccine Has a Secret Benefit

For older adults, who are often the most vulnerable to severe and occasionally fatal infections, this kind of immune-boosting strategy will be a godsend.

Paul Offit

Credit Photo Illustration by Sarah Rogers/The Daily Beast

Last Wednesday, elderly immune systems got a huge boost from an unlikely source. The Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP), which advises the Centers for Disease Control and Prevention (CDC), recommended moving forward with Shingrix, a shingles vaccine.

What’s remarkable about Shingrix is that it dramatically eases the pain and nervous system damage associated with shingles but seems to enhance the immune systems of the elderly.

Shingles occurs when chickenpox virus, which thrives silently in the nervous system after the initial infection, reawakens after hibernation and travels down a nerve root. The result is a rash that appears as a long, thin strip along the side of the body. Sometimes shingles causes a rash on the face when it involves the eye, shingles can cause blindness. Every year in the United States about 1 million people develop shingles. During their lifetimes, 1 of every 3 people will suffer this disease, most after they are 60 years old.

In addition to weakened muscles, graying hair, and thinning skin, the human immune system also gets weaker and more vulnerable with age. That makes shingles especially painful and terrible for the elderly. The trademark rash, which usually resolves in about two weeks, isn’t even the worst symptom of shingles. About 90% of the time, the rash is preceded by a sharp, unrelenting, burning pain. Sometimes the pain lasts well after the rash has disappeared, for weeks and even months. This particular type of pain is called post-herpetic neuralgia, or PHN. Between 15% and 20% of people with shingles suffer PHN. Along with corneal abrasions, lower back pain, kidney stones, and labor and delivery, PHN is ranked the worst pains in medicine—so bad that it can lead to suicide.

In 2006, the Food and Drug Administration (FDA) licensed the first vaccine to prevent shingles. Called Zostavax, it contains a live, highly attenuated form of the chickenpox virus. At the time of licensure, Zostavax was recommended for all adults older than 60.

Zostavax is good but not great. It’s 51% effective at preventing the shingles rash and 67% effective at preventing PHN. Vaccine effectiveness is progressively worse in older people, the ones who need it the most. For people 60 to 69 years of age, 64% are protected against the rash for those 70 to 79 years of age, the rate falls to 41% and for those 80 years of age and older, Zostavax’s efficacy decreases to just 18%. Vaccine effectiveness wanes dramatically over time four years after immunization, Zostavax’s protection against the rash drops from 64% to just 20%.

Which makes Shingrix all the more powerful in its promise. Only the second shingles vaccine to be licensed by the FDA after Zostavax, it’s much improved in efficacy and duration for the elderly. Shingrix is made using only one of the proteins contained in the chickenpox virus. Called glycoprotein E, it sits on the surface of the virus.

Shingrix’s protection rates are unprecedented in the world of immunizations—especially among the elderly. For those 50 to 59 years of age, 96.8% are protected for those 60 to 69 years of age, it’s 97.4%, for those older than 70 to 79 years of age, it’s 97.9% and for those older than 80 years of age, it’s 97.6%. From a medical perspective, it’s hard to find a medical product that works this well in people this age.

Typically, the best way to induce an immune response against a particular virus is to be naturally infected. Assuming that you survive the infection—and that you can tolerate the occasional severe, permanent aftereffects—immunity is often complete and long lasting. The second best way is to be immunized with a live, weakened form of the virus (like Zostavax). The third best way is to use just one part of the virus (called subunit vaccines, this was the strategy employed by Shingrix). Because they aren’t as good as live, weakened viral vaccines, subunit vaccines invariably require adjuvants to help boost immunity. So why was Shingrix better than Zostavax? The answer lies in an adjuvant that has never been used in the United States until now.

It’s called QS-21. The “QS” stands for Quillaja saponaria . Otherwise known as the soap bark tree, Quillaja saponaria is native to the country of Chile. Using a highly purified product derived from the tree’s bark (the 21 st chromatographic peak in the purification process), researchers have now been able to do something that had once been considered impossible dramatically boost a senescent (and therefore less robust) immune system. QS-21 is currently being studied for its capacity to enhance immune responses against influenza, malaria, hepatitis B virus, human papillomavirus, HIV, and tuberculosis vaccines as well as immunological strategies against lung cancer and malignant melanoma (10.4172/2329-6836.1000e113).

With the licensure of QS-21, an important door has been opened. For older adults, who are often the most vulnerable to severe and occasionally fatal infections, this kind of immune-boosting strategy will be a godsend.

Las estadísticas hablan por sí mismas. Shingrix is phenomenal in its ability to protect against PHN. For those 50 to 59 years of age, 91.2% are protected for those 60 to 69 years of age, it’s 89.4% for those 70 to 79 years of age, it’s 93% and for those older than 80, the rate is an impressive 71.2%. Protection afforded by Shingrix also lasts longer. Overall protection against shingles rash was 97.6% after one year, 92% after 2 years, 87.9% after 3 years, and 84.7% after 4 years.

That doesn’t mean Shingrix is a perfect vaccine. It comes with a host of side effects: local pain, redness, achiness, fatigue, fever, and swelling occur in the two days after the vaccine shot. Ninety-five percent of people who experienced these side effects, though, reported it didn't interfere with their quality of life.

What does Shingrix show us? For one thing, the future of vaccines might lie in adjuvants. There’s also the added benefit of the seemingly impossible: improving the immune system against this virus as a person ages. Whether or not that fundamentally affects the treatment and experience of the elderly in other diseases remains to be seen, but it’s a huge first step.


You can keep up to date with the latest news about HIV vaccine research via the following organizations:

  • International AIDS Vaccine Initiative (iavi.org)
  • U.S. Military HIV Vaccine Research Program (USMHRP)
  • HIV Vaccine Trials Network (HVTN)

Last update 10 January 2018

    Organización Mundial de la Salud. HIV/AIDS Fact Sheet. Accessed 01/10/2018. AVERT. Symptoms and stages of HIV infection. Accessed 01/10/2018. Callahan, G.N. Infection: The uninvited universe. New York: Macmillan, 2006. Cohen J. Shots in the dark: The wayward search for an AIDS vaccine. New York: Macmillan, 2001. US National Institutes of Health. Safety of and immune response to an HIV-1 vaccine in Infants born to HIV infected mothers. ClinicalTrials.gov NCT00098163. Accessed 01/10/2018. US National Institutes of Health. HIV vaccine trial in Thai adults. ClinicalTrials.gov Identifier NCT00223080. Accessed 01/10/2018. Department of Diseases Control, Ministry of Public Health, and Thai AIDS Vaccine Evaluation Group. The prime-boost phase III HIV vaccine trial. “Frequently asked questions regarding the RV144 Phase III HIV Vaccine Trial.” Distributed by U.S. Military HIV Research Program (MHRP). Formerly available at hivresearch.org. Haynes, B.F., et al. Immune-correlates analysis of an HIV-1 vaccine efficacy trial. NEJM. 2012366(14)1275:1286. National Institute of Allergy and Infectious Diseases. Questions and answers: The HVTN 505 HIV Vaccine Regimen Study. Accessed 01/10/2018. Hansen, S.G., Ford, J.C., Lewis, M.S. et al. Profound early control of highly pathogenic SIV by an effector memory T-cell vaccine. Nature. 473:523-527. Accessed 01/10/2018. US National Institutes of Health. Therapeutic vaccine for HIV. ClinicalTrials.gov Identifier NCT01859325. Accessed 01/10/2018. Pollard, R.B., et al. Safety and efficacy of the peptide-based therapeutic vaccine for HIV-1, Vacc-4x: a phase 2 randomised, double-blind, placebo-controlled trial. Lancet Inf Dis. 201414(4)291:200. Accessed 01/10/2018. U.S. National Institutes of Health. Safety and efficacy of the histone deacetylase inhibitor romidepsin and the therapeutic vaccine Vacc-4x for the reduction of the latent HIV-1 reservoir (REDUC). ClinicalTrials.gov Identifier NCT02092116. Accessed 01/10/2018. Bionor Pharma. First evidence that romidepsin "kicks" HIV out of reservoirs. Accessed 01/10/2018.

To read PDFs, download and install Adobe Reader.


Ver el vídeo: Y para ti Qué es Protección? (Enero 2022).