Información

24.4: Relaciones con la comunidad - Biología


Payasadas

Si vieras la pelicula Buscando a Nemo, entonces probablemente reconozca el pez de colores en la Figura ( PageIndex {1} ). Comúnmente conocido como pez payaso, se muestra aquí nadando alrededor de los tentáculos ondulantes de animales llamados anémonas de mar. Las anémonas de mar son depredadores que matan a cualquier presa que se acerque demasiado inyectando veneno con sus tentáculos. Las anémonas no dañan al pez payaso, quizás porque están cubiertas de moco. Pero, ¿por qué los peces payaso “se juntan” con las anémonas? Una razón es la comida. El pez payaso se come los restos de la presa de las anémonas después de que terminan de alimentarse. Otra razón es la seguridad. Los peces payaso están seguros cerca de las anémonas porque los tentáculos venenosos asustan a los depredadores potenciales. Las anémonas también se benefician de tener peces payaso cerca. El pez payaso ayuda a las anémonas a atrapar la comida atrayendo a sus presas con sus colores brillantes, y las heces del pez payaso proporcionan nutrientes a las anémonas. La relación entre el pez payaso y las anémonas es un ejemplo de relación comunitaria.

Una comunidad es la parte biótica de un ecosistema. Está formado por todas las poblaciones de todas las especies que viven e interactúan en el ecosistema. También incluye sus relaciones entre ellos. Todos los organismos de un ecosistema están conectados de una forma u otra. De hecho, las poblaciones de diferentes especies generalmente interactúan en una compleja red de relaciones. Las relaciones entre las especies en las comunidades son factores importantes en la selección natural y ayudan a dar forma a la evolución de las especies que interactúan. Hay tres tipos principales de relaciones comunitarias: simbiosis, depredación y competencia.

Simbiosis

La simbiosis es una relación cercana entre dos organismos de diferentes especies en la que al menos uno de los organismos se beneficia. Para el otro organismo, la relación puede ser beneficiosa o dañina, o puede no tener ningún efecto. Hay tres tipos básicos de simbiosis: mutualismo, comensalismo y parasitismo.

Mutualismo

El mutualismo es una relación simbiótica en la que se benefician los individuos de ambas especies. La relación entre el pez payaso y las anémonas descrita anteriormente es un ejemplo de mutualismo. La polinización de plantas por polinizadores como las abejas es otro ejemplo, como se muestra en la Figura ( PageIndex {2} ). Los polinizadores recogen el polen de las flores para alimentarse. En el proceso de recolección del polen, dispersan parte del polen a otras flores y las polinizan. Los seres humanos tienen una relación mutualista con muchas especies de bacterias intestinales. Las bacterias obtienen un hogar seguro con muchos nutrientes disponibles. A cambio, las bacterias proporcionan a su huésped humano vitaminas, ayudan con la digestión, protegen de bacterias dañinas u otros bienes o servicios.

Comensalismo

El comensalismo es una relación simbiótica en la que un individuo de una de las especies se beneficia mientras que un individuo de la otra especie no se ve afectado. Por ejemplo, algunos tipos de insectos diminutos llamados ácaros se adhieren a insectos voladores más grandes para su transporte. Los ácaros se benefician del viaje gratis y los insectos más grandes no se ven afectados. Varios piojos y pulgas que pican se alimentan inofensivamente de las plumas de las aves y de las escamas desprendidas de la piel de los mamíferos. Numerosas aves (como la garcilla bueyera en la Figura ( PageIndex {3} )) se alimentan de insectos y pequeños mamíferos que son perturbados por grandes mamíferos que pastan o por el arado de un granjero. Los protistas de Plasmodium que causan la malaria humana y los mosquitos que los transmiten tienen una relación comensal. Los protistas necesitan que los mosquitos pasen de un huésped humano a otro, pero los protistas no afectan a los mosquitos.

Parasitismo

El parasitismo es una relación simbiótica en la que un organismo de una especie, llamado parásito, se beneficia, mientras que un organismo de la otra especie, llamado huésped, resulta dañado. Muchas especies de animales son parásitos, al menos durante alguna etapa de su ciclo de vida. La mayoría de las especies también albergan uno o más parásitos. Algunos parásitos viven en la superficie de su anfitrión. Otros viven dentro de su anfitrión. Pueden ingresar al huésped a través de una ruptura en la piel o en los alimentos o el agua. Por ejemplo, los gusanos redondos son parásitos de mamíferos, incluidos humanos, gatos y perros. La figura ( PageIndex {4} ) muestra gusanos redondos adultos obstruyendo parte de un intestino delgado humano. Los gusanos producen una gran cantidad de huevos, que se transmiten al medio ambiente en las heces del huésped. Otras personas pueden infectarse al tragar los huevos en alimentos o agua contaminados.

Algunos parásitos matan a su anfitrión. Los gusanos redondos en el intestino humano en la Figura ( PageIndex {4} ) probablemente hubieran matado a su huésped si no fuera por una intervención quirúrgica. Sin embargo, la mayoría de los parásitos no matan a su anfitrión. Es fácil entender por qué. Si un parásito mata a su huésped, es probable que el parásito también muera. En cambio, la mayoría de los parásitos causan daños relativamente menores a su anfitrión.

Depredacion

La depredación es una relación comunitaria en la que los organismos de una especie, denominada depredador, consumen tejidos de organismos de otra especie, denominada presa. A menudo, esto significa matar a la presa y comerse todo o la mayor parte del organismo de la presa. Puede ver un ejemplo gráfico de esto en la Figura ( PageIndex {5} ). En este ejemplo, una serpiente es un depredador y la presa es un lagarto grande. La serpiente se está tragando el lagarto vivo entero. Las especies de presa no siempre mueren a manos de sus depredadores. Por ejemplo, muchos animales como los ciervos y el ganado pastan en las plantas sin matarlas normalmente. Otro ejemplo de este tipo de depredación es un mosquito que se alimenta de la sangre de un organismo humano.

Los depredadores a menudo son presas por sí mismos. Por ejemplo, los arrendajos azules se alimentan de insectos y, a su vez, pueden ser atacados por serpientes. Las serpientes también pueden tener depredadores, como halcones. Ejemplos de los pocos depredadores que no son también presas incluyen cachalotes, tigres y cocodrilos.

Dinámica de la población depredador-presa

Una relación depredador-presa tiende a mantener en equilibrio las poblaciones de ambas especies. Cada población es un factor limitante sobre la otra población. Esto se muestra en el gráfico de la Figura ( PageIndex {6} ). A medida que aumenta la población de presas, hay más comida para los depredadores. Por lo tanto, después de un ligero retraso, la población de depredadores también aumenta. A medida que aumenta el número de depredadores, se capturan más presas. Como resultado, la población de presas comienza a disminuir. Luego, a medida que hay menos presas disponibles, la población de depredadores también disminuye. Este tipo de interacción puede continuar indefinidamente.

Adaptaciones a la depredación

Es probable que tanto los depredadores como las presas tengan adaptaciones a la depredación que evolucionan a través de la selección natural. Las adaptaciones de los depredadores les ayudan a capturar presas, mientras que las adaptaciones a las presas les ayudan a evitar a los depredadores. Una adaptación común tanto en depredadores como en presas es el camuflaje. En la Figura ( PageIndex {7} ) se muestran varios ejemplos. El camuflaje en la presa les ayuda a esconderse de sus depredadores. El camuflaje de los depredadores les ayuda a acercarse sigilosamente o atrapar a sus presas.

Competencia interespecífica

La competencia interespecífica es una relación comunitaria en la que los organismos de diferentes especies dependen del mismo recurso limitante en su ecosistema. El recurso puede ser comida, agua, luz solar o espacio, entre otros.

Resultados de la competencia interespecífica

La competencia interespecífica es la base del principio de exclusión competitiva, que establece que dos especies diferentes no pueden ocupar el mismo nicho en el mismo lugar durante mucho tiempo. Es probable que la competencia interespecífica tenga uno de dos posibles resultados evolutivos: la extinción de una especie o la evolución de una mayor especialización en ambas especies.

La competencia interespecífica a menudo conduce a la extinción. Las especies que están menos adaptadas pueden obtener menos del recurso limitante que necesitan ambas especies. Como resultado, los miembros de esa especie tienen menos probabilidades de sobrevivir y la especie puede extinguirse.

En lugar de la extinción, la competencia interespecífica a veces conduce a una mayor especialización en ambas especies. La especialización ocurre cuando las especies competidoras desarrollan diferentes adaptaciones. Por ejemplo, pueden desarrollar adaptaciones que les permitan utilizar diferentes fuentes de alimentos u obtener alimentos en diferentes momentos del día. La figura ( PageIndex {8} ) ilustra un ejemplo de este resultado de competencia interespecífica.

Artículo: Biología humana en las noticias

La esquistosomiasis es una enfermedad tropical desatendida que afecta a millones de personas en todo el mundo y causa miles de muertes cada año. Es causada por gusanos planos parásitos llamados esquistosomas. La enfermedad se transmite por contacto con agua dulce que está contaminada con la etapa larvaria de los parásitos. Las larvas del parásito son liberadas al agua por caracoles de agua dulce infectados, que también son huéspedes de los parásitos. La infección ocurre cuando las diminutas larvas penetran en la piel humana.

Después de que las larvas de esquistosoma ingresan al cuerpo humano, se convierten en gusanos adultos en las venas de su anfitrión. Las hembras adultas liberan huevos dentro del huésped humano. Algunos de los huevos pueden quedar atrapados en los tejidos del cuerpo, provocando una reacción inmunitaria y daños importantes en los órganos internos. Otros huevos salen del huésped humano a través de la orina o las heces. Si los huevos entran en un cuerpo de agua e infectan a los caracoles de agua dulce, es probable que se repita el ciclo de transmisión e infección humana. La esquistosomiasis es especialmente común entre los niños de los países en desarrollo (como el niño de la Figura ( PageIndex {9} )) porque es más probable que jueguen en agua contaminada. Otros grupos de alto riesgo incluyen agricultores, pescadores y personas que deben usar agua contaminada para fines domésticos.

Aunque se dispone de medicamentos para curar la esquistosomiasis, es probable que la mayoría de las personas que han sido infectadas y curadas se vuelvan a infectar debido al contacto continuo e inevitable con agua contaminada. Los investigadores están intentando desarrollar una vacuna para prevenir la transmisión de los parásitos, pero hasta ahora sin éxito. Ahí es donde entra en juego un bioingeniero de la Universidad de Stanford. El profesor Manu Prakash ha estado estudiando los parásitos esquistosomas con enfoques novedosos para comprender cómo los parásitos se mueven a través del agua para infectar a los huéspedes humanos.

A finales de 2016, el profesor Prakash publicó los resultados preliminares de su investigación. Descubrió que las larvas de esquistosomas tienen una forma completamente única de nadar. Las larvas tienen una cola bifurcada que sostienen perpendicularmente a su cuerpo mientras nadan contra la gravedad para alcanzar el agua cerca de la superficie. Utilizando modelos matemáticos y robótica, el profesor Prakash pudo demostrar que esta técnica de natación en particular es la forma óptima para que las larvas lleguen rápidamente a la superficie del agua, donde es más probable que encuentren a un ser humano para infectar. Las larvas de esquistosoma no tienen órganos de alimentación, por lo que deben encontrar un huésped humano en unas 12 horas o morirán. El profesor Prakash espera que la comprensión detallada de cómo nadan los parásitos pueda conducir a una forma de ralentizarlos para que no puedan alcanzar e infectar a un huésped humano dentro de esta ventana de 12 horas.

Revisar

  1. En el contexto del ecosistema, ¿qué es una comunidad?
  2. Identifique los tres tipos principales de relaciones comunitarias.
  3. ¿Qué es la simbiosis?
  4. Nombra tres tipos diferentes de simbiosis.
  5. Defina el mutualismo y describa un ejemplo.
  6. ¿Por qué la relación entre la garcilla bueyera y los mamíferos en pastoreo es un ejemplo de comensalismo?
  7. Defina el parasitismo y dé un ejemplo.
  8. ¿Qué es la depredación y cuál es un ejemplo de depredación?
  9. Explique la relación entre las poblaciones de depredadores y presas.
  10. ¿Cómo pueden los depredadores y las presas influir mutuamente en la evolución?
  11. ¿Qué es una competencia interespecífica?
  12. ¿Cuáles son dos posibles resultados de la competencia interespecífica?
  13. Verdadero o falso. En una relación simbiótica, las dos especies deben tocarse físicamente.
  14. Verdadero o falso. La relación entre los protistas que causan la malaria humana y los humanos es un ejemplo de comensalismo.

Explora más

Mire este video para aprender sobre la biodiversidad

Atribuciones

  1. Amphiprion ocellaris de Michael arvedlund, dominio público a través de Wikimedia Commons
  2. Polinización de Louise Docker, con licencia CC BY 2.0 a través de Wikimedia Commons
  3. Garcetas ganaderas de Jorge Láscar, con licencia CC BY 2.0 a través de Wikimedia Commons
  4. Intestino bloqueado por gusanos por la Secretaría de SuSanA, con licencia CC BY 2.0 a través de Wikimedia Commons
  5. Dolichophis jugularis de yigal gini, con licencia CC BY 2.5 a través de Wikimedia Commons
  6. Gráfico de depredador-presa de Hana Zavadska a través de CK-12 con licencia CC BY-NC 3.0
  7. Camuflaje de Thomas Hubauer, con licencia CC BY 2.0 a través de Flickr
    • Mantis hoja muerta por Adrian Pingstone, dominio público a través de Wikimedia Commons
    • Zebra Botswana por Paul Maritz, CC BY-SA 3.0 a través de Wikimedia Common
  8. Brown Anole por pondhawk, CC BY 2.0 a través de Flickr
    • Anole, con licencia CC0 a través de phxhere
  9. Esquistosomiasis en un niño por la Secretaría de SuSanA, con licencia CC BY 2.0 a través de Wikimedia Commons
  10. Texto adaptado de Human Biology por CK-12 con licencia CC BY-NC 3.0

Estudio de comunidades: significado y composición de la comunidad

Ninguna planta o animal vive como individuo aislado. Las plantas y los animales generalmente prefieren vivir en grupos o colonias.

Las diferentes plantas y animales que viven en un hábitat constituyen una comunidad biótica. Cuando solo se considera el conjunto de plantas en un hábitat, se trata de una comunidad de plantas.

De manera similar, el ensamblaje de animales en un hábitat se llama comunidad animal. En cualquier organización biológica, las plantas y los animales están estrechamente relacionados y son interdependientes y, en un lugar particular, las plantas y los animales comparten el mismo conjunto de condiciones y el mismo entorno.

En vista de estos hechos, los biólogos modernos prefieren el uso de la comunidad biótica a la comunidad vegetal o animal. El estudio de las relaciones de plantas y animales que componen una comunidad natural se denomina ecología comunitaria o sinecología. La unidad básica de vegetación se llama comunidad vegetal o asociación vegetal. Las comunidades no son mezclas aleatorias de especies. Las especies que viven juntas en grupos exhiben varios grados de adaptación entre ellas y también con sus hábitats físicos.

Cada comunidad consta de un conjunto de muchas especies diferentes que persisten año tras año. En una comunidad, cada especie vegetal está representada por innumerables individuos. Un grupo de individuos de la misma especie se conoce comúnmente como población.

Por lo tanto, una población es parte de una comunidad y las poblaciones de diferentes especies pueden estar entremezcladas en una comunidad. El cálculo de costos define la comunidad como & # 8220 una agregación de organismos vivos que tienen una relación mutua entre ellos y con el medio ambiente & # 8221. En los libros modernos de ecología, la comunidad vegetal se define como una composición flonstica uniforme. Anteriormente, Gleason (1939), en su concepto individualista de asociación de plantas, sugirió que una asociación es un complejo de ligeras irregularidades, todas las cuales se mezclan en una totalidad de aparente homogeneidad. Es uniforme en el espacio o en el tiempo y posee límites definidos de área solo en una extensión razonable.

Pondeyar (1960, 1961) ha discutido este tema y ha sugerido que una asociación es un fenómeno temporal que es continuo en el espacio y con ligeras irregularidades, todo lo cual se confunde en una totalidad de aparente homogeneidad abstracta.

Según él, la asociación no es una vegetación final, sino un conjunto de plantas de cualquier estado. Misra y Pun (1954) opinan que Clements & # 8217 concepto original que definía & # 8220comunidad como cualquier unidad de vegetación, ya sea en estado de desarrollo o clímax & # 8221, debería aceptarse como tal y utilizaron el término asociación para clímax climático. Según ellos, la comunidad climática climática se encuentra en completo equilibrio no solo con el clima sino también con todo el complejo del medio ambiente.

Composición de la comunidad:

Los siguientes puntos caracterizan a la comunidad:

(1) Diversidad de especies:

La comunidad biótica es un conjunto natural de una gran cantidad de especies de plantas y animales en un área. En realidad, es parte de un ecosistema más amplio en el que los componentes vivos y no vivos interactúan y provocan la circulación, transformación y acumulación de energía y materia. Varias especies de plantas y animales que viven en una comunidad exhiben diversidad de especies. Del número total de especies en una comunidad biótica, algunas especies son abundantes, mientras que un gran porcentaje es raro.

Las especies abundantes comunes se denominan dominantes, mientras que las especies raras determinan la diversidad de especies. Las proporciones entre el número de especies, su biomasa y su productividad proporcionan información valiosa sobre la comunidad y se denominan índices de diversidad de especies.

La diversidad de especies es alta en la comunidad natural y baja en los ecosistemas gestionados, como las tierras de cultivo. Debido a que en cualquier hábitat en particular no existe una variación considerable en las condiciones ambientales, las plantas que crecen juntas en una comunidad muestran una uniformidad única en su comportamiento. Por lo tanto, la vegetación es el reflejo de un clima y, en general, las áreas muy separadas que tienen un clima similar tienen aspectos similares de paisaje.

Algunas áreas de la comunidad tienen límites, pero con mayor frecuencia los límites de la comunidad son difíciles de definir. Un área claramente distinguida o un tipo de área con condiciones de hábitat uniformes y un tipo de vegetación característica de apoyo se denomina & # 8220biotopo & # 8221.

Cada especie de comunidad tiene un rango definido de tolerancia hacia las condiciones ambientales físicas y biológicas del hábitat. La variedad de ambientes que una especie puede tolerar se llama amplitud ecológica. La naturaleza de la comunidad de un hábitat particular está determinada por el contenido de las especies, las amplitudes ecológicas de las especies y las influencias físicas y bióticas que prevalecen en el lugar de la comunidad.

(2) Convivencia:

Las especies que se encuentran en el hábitat particular no viven en completo aislamiento como culturas puras, sino que coexisten en un ajuste mutuo. Las poblaciones coexistentes están interrelacionadas y muestran algún tipo de interacción. Las relaciones entre especies coexistentes pueden ser obligatorias en una dirección o en ambas. Los árboles en una comunidad forestal pueden vivir tan bien como sin los arbustos y las hierbas que crecen debajo de ellos. Esta relación es obligatoria en una sola dirección. La relación entre plantas y animales que las polinizan es obligatoria en ambas direcciones.

La naturaleza de la interacción entre dos especies coexistentes puede caer en uno de los siguientes tipos:

En esto, una especie vive a expensas de otra.

En esto, dos o más poblaciones coexistentes se benefician de la relación pero ninguna sufre.

En esto, dos poblaciones pueden competir por los mismos recursos del hábitat.

En esto, dos poblaciones pueden ser bastante independientes y ninguna afecta a la otra.

(3) Interdependencia:

Todos los miembros de una comunidad tienen la capacidad de vivir en las condiciones del hábitat y son interdependientes unos de otros hasta cierto punto. Se llama dependencia. Las talofitas, musgos, helechos y muchas hierbas amantes de la sombra que se encuentran en el suelo del bosque dependen de los árboles del bosque porque los árboles proporcionan sombra y condiciones de humedad. Si se eliminan los árboles del bosque, la vegetación del suelo puede desaparecer.

De manera similar, los hongos y saprófitos que se encuentran en el bosque dependen de las raíces de las plantas y del rico humus y algunos hongos forman asociaciones de micorrizas con las raíces de las plantas. También existe algún tipo de relación entre las plantas y los insectos y otros animales que las polinizan.

(4) Dominio de especies:

No todas las especies de una comunidad se encuentran en abundancia. Solo unas pocas especies se encuentran en abundancia, ya sea en número o en biomasa (peso vivo), mientras que la mayoría son raras. Las especies comunes que son abundantes y contienen la máxima biomasa se consideran dominantes. Los individuos dominantes influyen en los individuos asociados.

En el bosque, los árboles más altos, por ejemplo, influyen en las plantas del sotobosque y la vegetación del suelo no solo disminuyendo la intensidad de la luz que llega al suelo del bosque y aumentando el contenido de humedad del aire, sino también cambiando la estructura del suelo y su composición química. El dominio en la comunidad puede ser el resultado de la cooperación entre dos o más especies. Las diferentes comunidades generalmente se reconocen y nombran sobre la base de las especies dominantes que se encuentran en ellas.

(5) Estratificación:

En una comunidad vegetal, las plantas, que tienen algún tipo de relación entre sí, pueden ser árboles, arbustos, hierbas, musgos, líquenes y talofitas. Estas plantas forman, más o menos, estratos o capas o pisos diferenciados tanto en planos verticales como horizontales. Esto se conoce característicamente como estratificación. Los individuos de diferentes capas representan diferentes & # 8221 formas de vida & # 8220.

Cada capa de la comunidad puede incluir a veces individuos de diferentes clases morfológicas, como por ejemplo, la capa superior o el dosel del bosque puede estar formado por árboles más altos y lianes (trepadoras leñosas). Para superar esta objeción, las plantas que pertenecen a diferentes clases morfológicas se colocan en & # 8216sinusiae & # 8217 (singular — sinusia), como por ejemplo, los árboles se colocan en sinusia de árboles, las epífitas se colocan en sinusia de epífitas, etc. .

En los pastizales, hay esencialmente tres estratos:

(1) La capa de raíz y rizoma,

En la vegetación forestal, la estratificación alcanza su mayor complejidad. Como se muestra en la Fig. 6.1, pueden estar presentes cinco subdivisiones verticales (unidades de formas de vida homogéneas y relaciones ecológicas):

(3) Vegetación del suelo que se extiende casi hasta un metro más o menos,

(4) Estrato de árboles y arbustos del sotobosque que se extiende hasta una altura de uno a cinco metros y

(5) Capa de árboles o piso superior que se extiende hasta una extensión de 5 a 15 metros en la mayoría de los bosques, pero a veces puede extenderse hasta 25-30 m en los bosques de coníferas y hasta unos 40 o 50 m en los bosques tropicales.

En el bosque de Sequoia, el dosel superior puede superar los 100 m. Los diferentes estratos de la comunidad vegetal están determinados por la penetración de la luz, la luz máxima está disponible para las plantas del último piso y la luz mínima llega a la vegetación del suelo. Es evidente en la figura 6.2.

Los factores que causan la estratificación de las comunidades bióticas son los siguientes:

1. Tolerancia y adaptaciones específicas.

2. Reacciones químicas entre los productos laicos y la estratificación física.

3. Cambios en la estructura de las especies con el tiempo. Nuevos organismos toman posición temporal o permanente como respuesta directa a la presencia de población inicial o preexistente en la zona.

(6) Sucesión:

Las poblaciones de la comunidad que interactúan se caracterizan por la muerte y el reemplazo continuos y, por lo general, por la inmigración y la emigración (movimiento en un sentido desde el área de origen a otro hábitat) de sus individuos. De esta manera, la composición y la forma de la comunidad permanece en un estado cambiante.

Los cambios en la comunidad continúan ocurriendo hasta que se establece un equilibrio completo entre la comunidad y el medio ambiente. A esto se le llama sucesión. En el estado de equilibrio completo se establece una comunidad estable que se llama comunidad clímax. En la comunidad del clímax, se puede anticipar muy poco o ningún cambio en la forma durante un largo período de tiempo.

Una mezcla de especies que viven en un hábitat y se mantienen unidas por tolerancias ecológicas comunes forman una comunidad. Como se indicó anteriormente, algunas comunidades tienen límites claramente definidos y se caracterizan por un contenido de especies, más o menos definido, como por ejemplo, la comunidad de un estanque o una pequeña isla o un campo antiguo. Por lo tanto, muestran patrones de vegetación discontinuos.

Sin embargo, hay varios casos de tipos de comunidad que no tienen límites bien definidos y una comunidad generalmente se fusiona con otra comunidad. Las especies que se encuentran en una comunidad no están unidas en un grupo de asociados y responden de forma independiente a los factores físicos y bióticos del medio ambiente.

Así, con el cambio en el medio ambiente, la composición de la comunidad también tiende a cambiar. La secuencia de comunidades que muestran un cambio gradual de composición se denomina continuo (Curtis 1959). La comunidad en tal gradiente puede reconocerse como un punto discreto con una composición florística uniforme en el continuo.

En cuanto a la composición de la comunidad, hay dos filosofías opuestas:

El punto de vista organísmico fue propuesto por Clements (1916) y todavía es apoyado por su escuela de ecología. Según este punto de vista, la comunidad es una especie de & # 8220superorganismo & # 8221, la etapa más alta en la organización del mundo viviente, que se eleva de célula a tejido, órganos, sistemas de órganos, especies, poblaciones y comunidades. La comunidad es considerada como un superorganismo porque crece, se adapta en algunas circunstancias, se reproduce y representa funcionalmente un nivel de integración más alto que las plantas y animales individuales que la componen. La comunidad actúa como unidad en la sucesión.

El concepto individualista fue propuesto por primera vez por H.A. Gleason (1926) y con el apoyo adicional de Whittaker (1951, 1952 y 1956), Curtis (1958), McIntosh (1959) y varios otros ecologistas. Este enfoque enfatiza que ninguna comunidad alcanza necesariamente una composición prescrita o un estado estable. En esto, la especie ha sido reconocida como unidad esencial porque es solo la especie, y no la comunidad, la que está directamente involucrada en las interrelaciones y la distribución.

Las especies responden directamente a las condiciones ambientales de forma independiente. No están unidos en asociados. Las plantas y los animales exhiben un gradiente o un continuo desde un extremo de las condiciones ambientales al otro. En este enfoque de composición de la comunidad, la comunidad se considera una variable continua.

En la naturaleza, no hay una línea marcada que indique el final de una comunidad y el comienzo de otra comunidad. Cuando dos comunidades son adyacentes, existe una zona de transición entre ellas donde se entremezclan las especies de las dos comunidades. La transición o zona marginal entre dos comunidades importantes que presentan una situación de especial interés ecológico se denomina eco-tono o zona de tensión.

La zona de transición entre pastizales y bosques o la zona intermedia entre dos grandes comunidades terrestres o acuáticas son ejemplos de eco-tono. Estrictamente hablando, una zona de transición es un tono ecológico solo si existe tensión entre las comunidades limítrofes. El eco-tono está colonizado por las especies que se encuentran comúnmente en las comunidades de ambos lados, así como por algunas especies versátiles de plantas y animales. Como regla general, el tono ecológico contiene más especies y, a menudo, poblaciones más densas que las comunidades limítrofes. Esto se conoce como & # 8216principio de aristas & # 8217 (Fig. 6.3). Este efecto de borde se debe principalmente a una gama más amplia de condiciones ambientales adecuadas.


Mutualismo: todos ganan

El mutualismo describe una interacción que beneficia a ambas especies. Existe un ejemplo bien conocido en la relación mutualista entre algas y hongos que forman líquenes. El alga fotintetizadora proporciona nutrientes al hongo y, a cambio, obtiene protección. La relación también permite que los líquenes colonicen hábitats inhóspitos para cualquiera de los organismos por sí solos. En raras ocasiones, los socios mutualistas hacen trampa. Algunas abejas y aves reciben recompensas alimenticias sin proporcionar servicios de polinización a cambio. Estos "ladrones de néctar" hacen un agujero en la base de la flor y pierden el contacto con las estructuras reproductivas.


¿Los vínculos sociales afectan nuestra salud?

Abrazos, besos y conversaciones cariñosas. Estos son ingredientes clave de nuestras estrechas relaciones. Los científicos están descubriendo que nuestros vínculos con otros pueden tener efectos poderosos en nuestra salud. Ya sea con parejas románticas, familiares, amigos, vecinos u otros, las conexiones sociales pueden influir en nuestra biología y bienestar.

Una amplia investigación sugiere que los fuertes lazos sociales están vinculados a una vida más larga. Por el contrario, la soledad y el aislamiento social están relacionados con una peor salud, depresión y un mayor riesgo de muerte prematura.

Los estudios han encontrado que tener una variedad de relaciones sociales puede ayudar a reducir el estrés y los riesgos relacionados con el corazón. Estas conexiones pueden mejorar su capacidad para combatir los gérmenes o brindarle una perspectiva más positiva de la vida. El contacto físico, desde tomarse de la mano hasta tener relaciones sexuales, puede desencadenar la liberación de hormonas. Sustancias producidas en una parte del cuerpo para indicar a otra parte que reaccione de cierta manera. y sustancias químicas cerebrales que no solo nos hacen sentir bien, sino que también tienen otros beneficios biológicos.

El matrimonio es uno de los vínculos sociales más estudiados. “Para muchas personas, el matrimonio es su relación más importante. Y la evidencia es muy fuerte de que el matrimonio es generalmente bueno para la salud ”, dice la Dra. Janice Kiecolt-Glaser, experta en salud y relaciones en la Universidad Estatal de Ohio. "Pero si una relación no va bien, podría tener importantes consecuencias relacionadas con la salud".

Las parejas casadas tienden a vivir más tiempo y a tener mejor salud cardíaca que las parejas no casadas. Los estudios han encontrado que cuando uno de los cónyuges mejora sus conductas de salud, como al hacer ejercicio, beber o fumar menos o vacunarse contra la gripe, es probable que el otro cónyuge también lo haga.

Sin embargo, cuando los matrimonios están llenos de conflictos, esos beneficios para la salud pueden reducirse. En estudios financiados por los NIH, Kiecolt-Glaser y sus colegas encontraron que el comportamiento de las parejas durante los conflictos puede afectar la cicatrización de heridas y los niveles sanguíneos de hormonas del estrés. En un estudio de más de 40 parejas casadas, los investigadores midieron los cambios en la química corporal durante un período de 24 horas antes y después de que los cónyuges discutieran un conflicto. Los temas problemáticos incluyeron dinero, suegros y comunicación.

“Descubrimos que la calidad de la discusión realmente importaba”, dice Kiecolt-Glaser. Las parejas que eran más hostiles entre sí mostraron cambios negativos mucho más grandes, incluidos grandes picos en las hormonas del estrés y las moléculas relacionadas con la inflamación. “En los matrimonios que funcionan mejor, las parejas pueden reconocer que no están de acuerdo o encontrar humor en la situación, pero no se ponen sarcásticos ni ponen los ojos en blanco cuando el otro habla”, dice Kiecolt-Glaser. En un estudio relacionado, las heridas por ampollas cicatrizaron sustancialmente más lentamente en parejas que eran más desagradables entre sí que en aquellas que eran más amables y gentiles durante las discusiones difíciles.

Las parejas con el "doble golpe" de los matrimonios hostiles y la depresión también pueden correr el riesgo de tener problemas de peso. Después de comer una comida rica en grasas y discutir un tema difícil, estas parejas con problemas tendían a quemar menos calorías que sus contrapartes menos hostiles. "El metabolismo en estas parejas era más lento en formas que podrían explicar el aumento de peso a lo largo del tiempo", dice Kiecolt-Glaser. En comparación con las parejas más amables, los cónyuges angustiados tenían signos de más almacenamiento de grasa y otros riesgos de enfermedad cardíaca.

La calidad de un matrimonio, ya sea de apoyo u hostil, puede ser especialmente importante para la salud de las parejas mayores. La Dra. Hui Liu, de la Universidad Estatal de Michigan, estudió datos sobre la salud y la sexualidad de más de 2200 personas mayores, de entre 57 y 85 años. La buena calidad del matrimonio, descubrió, está relacionada con un menor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, mientras que la mala calidad del matrimonio está relacionada a un mayor riesgo, especialmente en las mujeres. “La asociación entre la calidad del matrimonio y la salud del corazón se vuelve cada vez más fuerte a edades más avanzadas”, dice Liu.

Liu and colleagues are also looking at the links between late-life sexuality and health, including whether sex among the very old is beneficial or risky to heart health. “Some people assume that sex isn’t important in older ages, so those ages are often overlooked in research studies related to sex,” Liu says. “But our studies suggest that for many older people, sex quality and sex life are important to overall quality of life.”

In one recent analysis, Liu and co-workers found that older women who reported having a satisfying sex life were at reduced risk for high blood pressure 5 years later. But the researchers also found that some older men, ages 57 to 85, were at increased risk for certain heart-related problems after 5 years if they reported having frequent (at least once a week) or extremely enjoyable sex. The reasons for these increased risks aren’t clear and are still under study. Experts suggest that older men and women talk with their doctors about concerns related to sexual issues or potential health risks. Learn more about sexuality in later life at www.nia.nih.gov/health/publication/sexuality-later-life.

Other types of relationships are important, too. These can include friends, family, neighbors, co-workers, clubs, and religious groups. Studies have found that people who have larger and more diverse types of social ties tend to live longer. They also tend to have better physical and mental health than people with fewer such relationships. Social support may be especially protective during difficult times.

Dr. Sheldon Cohen, a psychologist at Carnegie Mellon University in Pittsburgh, has been exploring the links between relationships and health for more than 3 decades. In one study, his team exposed more than 200 healthy volunteers to the common cold virus and observed them for a week in a controlled setting. “We found that the more diverse people’s social networks—the more types of connections they had—the less likely they were to develop a cold after exposure to the virus,” Cohen says. He and his team have since found evidence that people with more types of connections also tend to have better health behaviors (such as not smoking or drinking) and more positive emotions.

The scientists have also been exploring whether simply believing you have strong social support may help protect against the harms of stress. “Long-term conflicts with others are a potent stressor that can affect health. But we’ve found that its effects are buffered by perceived social support,” Cohen says. “People who have high levels of conflict and low levels of social support are much more likely to get sick when exposed to a virus. But those with high conflict and high levels of social support seem protected.” In addition, hugging seemed to shield against stress. People who reported having more frequent hugs were less likely to develop an infection after viral exposure.

Social ties can have mixed effects on our health. But overall, research suggests that the benefits of interactions with others can outweigh any risks. “It’s generally healthy for people to try to belong to different groups, to volunteer in different ways, and be involved with a church or involved in their neighborhood,” Cohen says. “Involvement with other people across diverse situations clearly can have a very potent, very positive effect on health.”


Types of Competition and Examples

Competition in biology is tied to supply and demand. Individuals of a species will fiercely compete for whatever they need from the environment to survive and enjoy reproductive success.

Plants compete with each other for light exposure, temperature, humidity, pollinators, soil nutrients and growing space. Microbes compete for chemical substrates. Animals fight over territory, water, food, shelter and prospective mates.

Intraspecific competition involves direct competition between members of the same species. Competition can be keen within a species that shares an ecological niche because they demand identical resources. Competition is less of an issue when organisms live in different niches and use slightly different resources.

A common competition in biology example is the vocal and territorial male Northern cardinal that chases away other male cardinals interloping on its breeding grounds.

Interspecific competition occurs between members of different species that desire the same things, such as food, shelter and water. Direct competition is a type of struggle that involves species or organisms directly interacting with one another. Vultures and wolves both go after a fresh moose carcass, for instance.

Indirect competition does not involve direct confrontation for example, non-migratory sparrows may build nests in bluebird houses before the migratory bluebirds return to their home from the previous season.

Exploitation competition is a common dominance strategy found in many different areas. Stronger competitors monopolize resources and deny access to competitors. For example, whitetail deer herds can eat all the vegetation in the understory. Loss of forest food and habitat threaten the survival of small birds like indigo buntings, robins and warblers, as well as large birds like wild turkeys that nest in ferns.

Interference competition happens when one organism devises a way of interfering with another organism’s access to mutually desired resources. For example, walnut trees produce deadly toxins in the soil, and pine trees change the natural pH of the soil to keep competitors at bay. In the animal kingdom, a hungry coyote frightens away buzzards and crows feasting on carrion.


The Core of Biology

We believe in four core emphases that affirm a positive and rewarding life for our students:

  1. A Values Orientation. The Biology Department affirms a philosophy of life actively supporting peace and the appreciation and stewardship of our diverse environment. We encourage students to reflect on personal, professional, and societal values in the light of this affirmation.
  2. Community and Diversity. The Biology Department promotes community within the context of diversity. Students should understand and appreciate the diversity of cultures that exist locally, nationally, and internationally. We also seek to promote appreciation and preservation of biodiversity by helping students and colleagues understand the impact and interdependence of human beings on our environment.
  3. Lifelong Learning. The Biology Department commits itself to an approach to education that is lifelong in nature. We teach students how to learn, how to think critically, how to conduct and interpret responsible research, and how to access and integrate information for optimal preparation for both career growth and also for flexibility in a changing world.
  4. Community Service. The Biology Department believes service should be a primary goal of the educated person. We drive our students to experience the responsibilities and rewards of humankind and the larger ecological community.

Presents the fundamental structure of the human body and the physiological mechanisms involved in normal functioning are presented through lecture and student participation in laboratory activities. Prerequisite: (Reading, English and Mathematics assessment exam scores above the KCTCS developmental placement level) or (Successful completion of the prescribed learning community to assist the student in determined areas of weakness) or (Consent of Instructor).

The interrelationship of structure and function of each body system will be presented in two semesters (BIO 137 and BIO 139). The first semester will include basic chemistry, cell structure, cell physiology, metabolism, tissues, and integumentary, skeletal, muscular, and nervous systems. Lecture 3 hours, Laboratory 2 hours.

  • Prerequisites: Reading, English, and Math assessment exam scores above the KCTCS developmental placement level or successful completion of the prescribed developmental course(s) or consent of the instructor.
  • Click here for the BIO 137 Virtual Lab

AAAS (American Association for the Advancement of Science) (2011). Vision and change in undergraduate biology education: a call to action. Washington, DC: AAAS. http://visionandchange.org/files/2011/03/Revised-Vision-and-Change-Final-Report.pdf.

Åkerlind, G. S. (2005). Phenomenographic methods: A case illustration. In J. A. Bowden & P. Green (Eds.), Doing developmental phenomenography (pp. 103–127). Melbourne: RMIT University Press.

Åkerlind, G. S. (2012). Variation and commonality in phenomenographic research methods. Higher Education Research and Development, 31(1), 115–127. https://doi.org/10.1080/07294360.2011.642845.

Barnett, R. (2000). Realizing the university in an age of supercomplexity. Buckingham: The Society for Research into Higher Education and Open University Press.

BC (Boyer Commission on Educating Undergraduates in the Research University) (1998). Reinventing undergraduate education: a blueprint for America’s research universities. State University of New York - Stony Brook. http://www.niu.edu/engagedlearning/research/pdfs/Boyer_Report.pdf.

Becher, T. (1994). The significance of disciplinary differences. Studies in Higher Education, 19(2), 151–161. https://doi.org/10.1080/03075079412331382007.

Brew, A. (2006). Research and teaching: beyond the divide. London: Palgrave Macmillan.

Buckley, C. A. (2011). Student and staff perceptions of the research-teaching nexus. Innovations in Education and Teaching International, 48(3), 313–322. https://doi.org/10.1080/14703297.2011.593707.

Coate, K., Barnett, R., & Williams, G. (2001). Relationships between teaching and research in higher education. Higher Education Quarterly, 55(2), 158–174. https://doi.org/10.1111/1468-2273.00180.

Feldman, K. A. (1987). Research productivity and scholarly accomplishment of college teachers as related to their instructional effectiveness: A review and exploration. Research in Higher Education, 26(3), 227–298. https://doi.org/10.1007/BF00992241.

Galbraith, C. S., & Merrill, G. B. (2012). Faculty research productivity and standardized student learning outcomes in a university teaching environment: a bayesian analysis of relationships. Studies in Higher Education, 37(4), 469–480. https://doi.org/10.1080/03075079.2010.523782.

GMC (General Medical Council) (2009). Tomorrows doctors. Outcomes and standards for undergraduate medical education. London: General Medical Council. http://www.gmc-uk.org/Tomorrow_s_Doctors_1214.pdf_48905759.pdf.

Griffiths, R. (2004). Knowledge production and the research–teaching nexus: the case of the built environment disciplines. Studies in Higher Education, 29(6), 709–726. https://doi.org/10.1080/0307507042000287212.

Hajdarpasic, A., Brew, A., & Popenici, S. (2015). The contribution of academics’ engagement in research to undergraduate education. Studies in Higher Education, 40(4), 644–657. https://doi.org/10.1080/03075079.2013.842215.

Hattie, J., & Marsh, H. W. (1996). The relationship between research and teaching: a meta-analysis. Review of Educational Research, 66, 507–542. https://doi.org/10.3102/00346543066004507.

Healey, M. (2005). Linking research and teaching exploring disciplinary spaces and the role of inquiry-based learning. In R. Barnett (Ed.), Reshaping the university: new relationships between research, scholarship and teaching (pp. 30–42). Maidenhead: Open University Press.

Horta, H., Daurtel, V., & Veloso, F. M. (2012). An output perspective on the teaching-research nexus: an analysis focusing on the United States higher education system. Studies in Higher Education, 37(2), 171–187. https://doi.org/10.1080/03075079.2010.503268.

Jenkins, A., Blackman, T., Lindsay, R., & Paton-Saltzberg, R. (1998). Teaching and research: student perspectives and policy implications. Studies in Higher Education, 23(2), 127–141. https://doi.org/10.1080/03075079812331380344.

Levy, P., & Petrulis, R. (2012). How do first-year university students experience inquiry and research, and what are the implications for the practice of inquiry-based learning? Studies in Higher Education, 37(1), 85–101. https://doi.org/10.1080/03075079.2010.499166.

Lindsay, R., Breen, R., & Jenkins, A. (2002). Academic research and teaching quality: the views of undergraduate and postgraduate students. Studies in Higher Education, 27(3), 309–327. https://doi.org/10.1080/03075070220000699.

Marton, F. (1986). Phenomenography: a research approach to investigating different understandings of reality. Journal of Thought, 21(3), 28–49.

Marton, F., & Booth, S. (1997). Learning and awareness. Mahwah: Lawrence Erlbaum.

Marton, F., & Pang, M. F. (2006). On some necessary conditions of learning. Journal of the Learning Sciences, 15(2), 193–220. https://doi.org/10.1207/s15327809jls1502_2.

Marton, F., & Pong, W. Y. (2005). On the unit of description in phenomenography. Higher Education Research and Development, 24(4), 335–348. https://doi.org/10.1080/07294360500284706.

NRC (National Research Council) (2003). BIO2010: Transforming undergraduate education for future research biologists. Washington, DC: Prensa de las Academias Nacionales. Retrieved from http://download.nap.edu/cart/download.cgi?andrecord_id=10497.

Onyura, B., Baker, L., Cameron, B., Friesen, F., & Leslie, K. (2016). Evidence for curricular and instructional design approaches in undergraduate medical education: an umbrella review. Medical Teacher, 38(2), 150–161. https://doi.org/10.3109/0142159X.2015.1009019.

Pontificia Universidad Católica de Chile (2013). Investigación en la UC. Santiago: Pontificia Universidad Católica de Chile.

Robertson, J., & Blackler, G. (2006). Students’ experiences of learning in a research environment. Higher Education Research and Development, 25(3), 215–229. https://doi.org/10.1080/07294360600792889.

Savery, J. R. (2006). Overview of problem-based learning: definitions and distinctions. Interdisciplinary Journal of Problem-Based Learning, 1(1), 9–20. https://doi.org/10.7771/1541-5015.1002.

Schouteden, W., Verburgh, A., & Elen, J. (2016). Teachers’ general and contextualised research conceptions. Studies in Higher Education, 41(1), 79–94. https://doi.org/10.1080/03075079.2014.914915.

Trigwell, K. (2000). A phenomenographic interview on phenomenography. In J. Bowden & E. Walsh (Eds.), Phenomenography (pp. 34–46). Melbourne: RMIT University Press.

Trigwell, K., & Prosser, M. (2009). Using phenomenography to understand the research-teaching nexus. Education as Change, 13(2), 325–338. https://doi.org/10.1080/16823200903234877.

Turner, N., Wuetherick, B., & Healey, M. (2008). International perspectives on student awareness, experiences and perceptions of research: implications for academic developers in implementing research-based teaching and learning. International Journal for Academic Development, 13(3), 199–211. https://doi.org/10.1080/13601440802242333.

Zamorski, B. (2002). Research-led teaching and learning in higher education: a case. Teaching in Higher Education, 7(4), 411–427. https://doi.org/10.1080/135625102760553919.


Increased control over biology with tools such as CRISPR genome editing and synthetic biology

Reliable automation of complex laboratory research at unprecedented scale using advanced robotics

Iterative analysis of, and inference from, large, complex in-house datasets using neural network architectures

Creciente elasticity of high performance computation using cloud solutions


Expresiones de gratitud

We thank MR4 for providing mosquito eggs (contributed by Sandra Allan, Nora Besansky, Mustafa Dakeen, William Collins, Maureen Coetzee, William Reisen, William Brogdon, and MR4 Vector Activity). We would like to especially recognize the substantial efforts made by Michael Felder and Janet Crossland for evaluating the stock lines and collecting fecal samples from the Peromyscus Genetic Stock Center at the University of South Carolina, Dr. Sanford H. Feldman of the Center for Comparative Medicine at the University of Virginia for providing the pinworm DNA, and Theresa Bark for screening the Peromyscus stool for pinworm DNA. We thank Dr. M. Denise Dearing for supplying equipment and facilities to conduct the Peromyscus functional experiments and Dr. Hopi Hoekstra for help with the Peromyscus host phylogeny. We would like to thank Ran Blekhman and Michael Burns for support in processing preliminary data and Sarah Bordenstein, Bojana Jovanovic, and Lisa Funkhouser for providing feedback on an earlier version of the manuscript.


Ver el vídeo: Relaciones entre especies (Enero 2022).