Información

¿Alguna especie no humana tiene juveniles que no pueden comunicarse con los adultos?

¿Alguna especie no humana tiene juveniles que no pueden comunicarse con los adultos?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Los bebés humanos tardan más de 1 año en comenzar a aprender a hablar (aunque el lenguaje de señas se puede aprender un poco antes1).

Sé que los gritos, los gritos y otros sonidos no lingüísticos son una forma simple de comunicación, pero en realidad no llegan a un punto específico (p. Ej., qué está provocando un llanto).

Entiendo que ninguna otra especie usa el lenguaje, per se, y que el desarrollo lingüístico es complejo y, por lo tanto, requiere tiempo.

Sin embargo, me pregunto si otras especies tienen períodos similares en los que los adultos "no entienden" a los bebés / juveniles.

  • En otras palabras, ¿algún otro animal tiene un período de desarrollo de la comunicación temprano en la vida antes del cual el juvenil no puede comunicarse con los adultos?

Boughman y Moss (2003) mencionan el desarrollo de tipos de llamadas en algunas aves en función de la exposición a los padres o ciertos grupos sociales, pero no aborda cómo estos individuos se comunican antes del desarrollo de estas llamadas (si es que lo hacen). El artículo también analiza la individualización de sonidos y el reconocimiento de variaciones para identificar a los individuos, pero de nuevo, esto no capta del todo mi pregunta sobre un período de incompatibilidad de comunicación ontogenética.


1. Fitzpatrick, E.M., Thibert, J., Grandpierre, V. y Johnston, J.C., 2014. ¿Qué tan HANDy son los letreros para bebés? Una revisión sistemática del impacto de la comunicación gestual en bebés con desarrollo típico y audición menores de 36 meses. Primer idioma 34 (6): 486-509. pdf

2. Boughman, J.W. y Moss, C.F., 2003. Sonidos sociales: aprendizaje vocal y desarrollo de llamadas de mamíferos y aves. En Comunicación acústica (págs. 138-224). Springer, Nueva York, NY. pdf


Un análisis exhaustivo concluye que no hay trampas en la vejez

DURHAM, N.C. - Dietas especiales, programas de ejercicio, suplementos y vitaminas: dondequiera que miremos, se supone que hay algo que nos ayuda a vivir más tiempo. Tal vez esos funcionen: la esperanza de vida promedio humana ha pasado de unos escasos 40 años a la friolera de 70 y tantos desde 1850. ¿Significa esto que estamos desacelerando la muerte?

Un nuevo estudio que compara datos de nueve poblaciones humanas y 30 poblaciones de primates no humanos dice que probablemente no estemos engañando al segador. Los investigadores dicen que es más probable que el aumento en la esperanza de vida humana sea el resultado estadístico de una mejor supervivencia de los niños y adultos jóvenes, que no ralentiza el reloj del envejecimiento.

"Las poblaciones envejecen principalmente porque más personas superan esas primeras etapas de la vida", dijo Susan Alberts, profesora de Biología y Antropología Evolutiva en la Universidad de Duke y autora principal del artículo. "La vida temprana solía ser muy peligrosa para los humanos, mientras que ahora prevenimos la mayoría de las muertes prematuras".

El equipo de investigación, compuesto por científicos de 14 países diferentes, analizó los patrones de nacimientos y muertes en las 39 poblaciones, analizando la relación entre la esperanza de vida y la igualdad de la esperanza de vida.

La igualdad de la esperanza de vida nos dice cuánto varía la edad de muerte en una población. Si todos tienden a morir aproximadamente a la misma edad, por ejemplo, si casi todos pueden esperar vivir una vida larga y morir a los 70 u 80 años, la igualdad de la esperanza de vida es muy alta. Si la muerte pudiera ocurrir a cualquier edad, debido a una enfermedad, por ejemplo, la igualdad de vida es muy baja.

En los seres humanos, la igualdad de la esperanza de vida está estrechamente relacionada con la esperanza de vida: las personas de poblaciones que viven más tiempo también tienden a morir a una edad similar, mientras que las poblaciones con una esperanza de vida más corta tienden a morir en un rango de edades más amplio.

Para comprender si este patrón es exclusivamente humano, los investigadores recurrieron a nuestros primos más cercanos: los primates no humanos. Lo que encontraron es que la estrecha relación entre la esperanza de vida y la igualdad de la esperanza de vida está muy extendida entre los primates y los humanos. ¿Pero por qué?

En la mayoría de los mamíferos, el riesgo de muerte es alto a edades muy tempranas y relativamente bajo en la edad adulta, luego aumenta nuevamente después del inicio del envejecimiento. ¿Podría una mayor esperanza de vida deberse a que las personas envejecen más lentamente y viven más tiempo?

Las poblaciones de primates nos dicen que la respuesta probablemente sea no. Las principales fuentes de variación en la edad promedio de muerte en diferentes poblaciones de primates fueron las muertes de lactantes, jóvenes y adultos jóvenes. En otras palabras, la esperanza de vida y la igualdad de la esperanza de vida no dependen de la velocidad a la que las personas envejecen y envejecen, sino de la cantidad de niños y adultos jóvenes que mueren por razones no relacionadas con la vejez.

Usando modelos matemáticos, los investigadores también encontraron que pequeños cambios en la tasa de envejecimiento alterarían drásticamente la relación entre la esperanza de vida y la igualdad de la esperanza de vida. Los cambios en los parámetros que representan las muertes tempranas, en cambio, llevaron a variaciones muy similares a las observadas.

"Cuando cambiamos los parámetros que representan las muertes tempranas, podemos explicar casi toda la variación entre las poblaciones, para todas estas especies", dijo Alberts. "Los cambios en el inicio del envejecimiento y la tasa de envejecimiento no explican esta variación".

Estos resultados apoyan la hipótesis de la "tasa invariante de envejecimiento".

"La tasa de envejecimiento es relativamente fija para una especie", dijo Alberts. "Es por eso que la relación entre la esperanza de vida y la igualdad de la esperanza de vida es tan estrecha dentro de cada especie".

Los investigadores señalan que existe cierta variación individual dentro de las especies en la tasa de envejecimiento y en el inicio de la senescencia, pero que esta variación está contenida en un rango bastante estrecho, a diferencia de las tasas de muerte en edades más tempranas.

"No podemos reducir la velocidad a la que vamos a envejecer", dijo Alberts. "Lo que podemos hacer es evitar que esos bebés mueran".

Este trabajo fue apoyado por una subvención del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento (P01AG031719), con el apoyo adicional proporcionado por el Instituto Max Planck de Investigación Demográfica y el Instituto de Investigación de Población de la Universidad de Duke.

CITACIÓN: "La larga vida de los primates y la hipótesis de la 'tasa invariable de envejecimiento'", F. Colchero, J.M. Aburto, E.A. Archie, C. Boesch, T. Breuer, F.A. Campos, A. Collins, D.A. Conde, M. Cords, C. Crockford, M.E. Thompson, L.M. Fedigan, C. Fichtel, M. Groenenberg, C. Hobaiter, P.M. Kappeler, R.R. Lawler, R.J. Lewis, Z.P. Machanda, M.L. Manguette, M.N. Muller, C. Packer, R.J. Parnell, S. Perry, A.E. Pusey, M.M. Robbins, R.M. Seyfarth, J.B. Silk, J. Staerk, T.S. Stoinski, E.J. Stokes, K.B. Strier, S.C. Strum, J. Tung, F. Villavicencio, R.M. Wittig, R.W. Wrangham, K. Zuberb y # 252hler, J.W. Vaupel, S.C. Alberts. Comunicaciones de la naturaleza, 16 de junio de 2021. DOI: 10.1038 / s41467-021-23894-3

Descargo de responsabilidad: AAAS y EurekAlert! ¡no somos responsables de la precisión de los comunicados de prensa publicados en EurekAlert! por las instituciones contribuyentes o para el uso de cualquier información a través del sistema EurekAlert.


Web de diversidad animal

Las colonias de dólares de arena del Pacífico habitan cerca de la costa, fondos de arena fina en terreno llano. Pueden vivir en costas abiertas y en bahías, canales de marea y ensenadas protegidas con movimiento moderado del agua. Lechos de numerosos individuos corren paralelos a la costa en densas bandas, que se reforman si son interrumpidos por mares agitados. Los juveniles se encuentran más cerca de la costa, pero se moverán gradualmente hacia el mar con la edad. Las mayores densidades de población y los individuos más grandes, que miden hasta 9 cm de diámetro, viven en aguas de 4 a 12 de profundidad. A más profundidad de 10 a 15 metros, los individuos tienden a ser más pequeños y el tamaño continúa disminuyendo progresivamente a medida que aumenta la profundidad. Los dólares de arena del Pacífico se encuentran a una profundidad de hasta 90 metros. (Merrill y Hobson, 1970 Mooi, 1997 Tidwell, 2005)

  • Regiones de hábitat
  • templado
  • polar
  • agua salada o marina
  • Biomas Acuáticos
  • bentónico
  • costero
  • Otras características del hábitat
  • intermareal o litoral
  • Profundidad de alcance 1 a 90 m 3,28 a 295,28 pies
  • Profundidad promedio 8 m 26,25 pies

Descripción física

Los dólares de arena recibieron su nombre común debido a su parecido en forma a los dólares de plata. El exoesqueleto de un dólar de arena del Pacífico, o prueba, es un disco plano, simétrico bilateralmente con espinas móviles de color gris lavanda pálido a negro violáceo. Los especímenes del sur tienden a ser de color más claro que los de las áreas del norte. Cada columna está cubierta de diminutos cilios con forma de pelos, lo que hace que los dólares de arena vivos se vuelvan borrosos o aterciopelados al tacto. Un rasgo de diagnóstico es un diseño único en forma de pétalo superpuesto en la superficie de prueba aboral. Estos diseños, llamados ambulacra petaloide, reflejan la estructura interna. Estos animales tienen patas tubulares, las ubicadas a lo largo del petalidium se usan para la respiración, mientras que las de otros lugares se usan para alimentarse y locomoción. La boca se encuentra en la parte inferior de la prueba, también conocida como superficie oral. Contiene cinco estructuras comúnmente denominadas "palomas" que se pueden ver después de que se rompe la prueba. Las palomas están compuestas de dientes y mandíbulas, formando una estructura de alimentación exclusiva de los equinoides, conocida como linterna de Aristóteles. Los dólares de arena del Pacífico pueden crecer más de 100 mm de longitud de prueba, con diámetros de hasta 80 mm. El tamaño es muy variable. Además de las diferencias de tamaño, los dólares de arena del Pacífico adultos se distinguen de los juveniles por cuatro poros genitales (gonoporos), uno en el medio de cada ambulacro petaloide (Cowles , 2010 Merrill y Hobson, 1970 Tidwell, 2005)

  • Otras características físicas
  • ectotérmico
  • heterotermico
  • simetría radial
  • Dimorfismo sexual
  • sexos por igual
  • Longitud del rango 100 (alto) mm 3,94 (alto) pulg

Desarrollo

Los huevos son de color naranja claro y tienen una capa protectora que evita que los adultos se alimenten de ellos. Los huevos fertilizados se someten a varias divisiones. Después de alcanzar la primera etapa larvaria ("prisma"), desarrollan dos brazos, alcanzando la etapa planctónica principal, llamada equinopluteo. El equinopluteo sigue creciendo en brazos, ocho en total, primero postoral, luego antereolateral y posterodorsal, y finalmente preoral. Las larvas son transparentes y desarrollan esqueletos calcáreos mientras pierden sus capas protectoras de gelatina. Después de varias semanas como equinopluteo, la larva desarrolla un equino interno, que es una versión juvenil rudimentaria del cuerpo bentónico adulto. Cuando el equino es lo suficientemente grande como para impedirle nadar, el animal se instala en el fondo del océano, donde completa la metamorfosis en su forma adulta, lo que puede llevar de tres semanas a dos meses. Este largo período de desarrollo larvario significa que los juveniles pueden dispersarse ampliamente. Existe evidencia de que esta metamorfosis final es provocada por la liberación de una feromona por los adultos y puede retrasarse si no está presente, asegurando que los juveniles se asienten en un sustrato que sea adecuado para los dólares de arena adultos. (Burke, 1984 Durham, 1978 Emlet, 1986 Grzimek, 2003)

Reproducción

La temporada de desove de los dólares de arena del Pacífico ocurre de julio a agosto, extendiéndose ocasionalmente hasta fines del verano y principios del otoño. Las hembras y los machos liberan gametos en el agua, exhibiendo un desove al aire. Las densas agregaciones formadas por esta especie favorecen el éxito reproductivo. Esta especie es ocasionalmente (pero rara vez) hermafrodita. (Durham, 1978 Grzimek, 2003 Merrill y Hobson, 1970 Morris, et al., 1980)

Los dólares de arena del Pacífico son reproductores al aire y la temporada de reproducción ocurre durante el verano y principios del otoño. Se liberan y fertilizan cientos de miles de huevos a la vez. Las larvas nacen poco más de un día después de la fertilización, nadan libremente y se desarrollan independientemente de los adultos, aunque las sustancias químicas liberadas por los adultos desencadenan su metamorfosis final. En promedio, las personas alcanzan la madurez sexual a los 4 años de edad. (Burke, 1984 Morris, et al., 1980)

  • Características reproductivas clave
  • iteroparous
  • cría estacional
  • gonocórico / gonocorístico / dioico (sexos separados)
  • sexual
  • fertilización
    • externo
    • Intervalo de reproducción Los dólares de arena del Pacífico desovan una vez durante su temporada de reproducción.
    • Temporada de reproducción La temporada de reproducción suele ser de mayo a julio, a veces se extiende hasta principios del otoño, según la localidad.
    • Rango número de descendientes 356.000 a 379.000
    • Número medio de crías 367.500
    • Periodo medio de gestación 28 horas
    • Edad promedio de madurez sexual o reproductiva (mujeres) 4 años
    • Edad promedio de madurez sexual o reproductiva (hombres) 4 años

    Como reproductores al aire libre, ni los machos ni las hembras exhiben ninguna inversión parental. (Morris, et al., 1980)

    Vida útil / longevidad

    Se estima que la vida útil de los dólares de arena del Pacífico es de aproximadamente 10 años en promedio. (Durham, 1978 Grzimek, 2003)

    Comportamiento

    Los individuos se agrupan en grandes poblaciones en el lecho marino para aprovechar las corrientes cercanas al lecho de una manera que facilite la alimentación y el desove de todo el grupo. Los individuos se colocan en filas, enterrando los extremos anteriores de sus cuerpos en la arena. Esta postura erguida les permite atrapar presas a medida que pasan por las corrientes y aumenta el flujo de agua a todos los individuos en la cama. Se sabe que los juveniles tragan granos de arena para pesarse y evitar ser arrojados por las corrientes. Cuando están acostados, los individuos tienden a estar activos y gatear sobre el sustrato. (Cowles, 2010 Grzimek, 2003 Merrill y Hobson, 1970)

    Rango de casa

    Los individuos no defienden un territorio ni ocupan un área de distribución bien definida.

    Comunicación y percepción

    Los juveniles y los adultos maduros tienen células receptivas sensoriales en los bordes de su podio primario y en una proyección cónica en el centro de su ventosa podial. La punta de cada pie de tubo contiene un nervio que recibe estímulos táctiles. Las larvas pueden sentir las feromonas liberadas por los adultos, que desencadenan su metamorfosis final. (Burke, 1980 Burke, 1983 Burke, 1984)

    • Canales de comunicación
    • químico
    • Otros modos de comunicación
    • feromonas
    • Canales de percepción
    • táctil
    • químico

    Hábitos alimenticios

    La suspensión de dólares de arena del Pacífico se alimenta de algas, larvas de crustáceos, detritos, pequeños copépodos y diatomeas. Los individuos capturan y pasan alimentos más grandes a la boca usando sus pedicelarios (estructuras diminutas en forma de pinza), patas tubulares y espinas. Pueden comerse las larvas de su propia especie. Los alimentos más pequeños, como los detritos y las diatomeas, son transportados por los cilios que recubren numerosos surcos de alimentos en la superficie bucal hasta la boca. Los individuos pueden tomar hasta 15 minutos para tragar a sus presas y 48 horas adicionales para digerir completamente su comida. (Cowles, 2010 "Sand Dollar", 2012)

    • Dieta primaria
    • carnívoro
      • come artrópodos que no son insectos
      • come otros invertebrados marinos
      • algívoro
      • Alimentos de origen animal
      • equinodermos
      • otros invertebrados marinos
      • zooplancton
      • Alimentos vegetales
      • algas
      • fitoplancton
      • Otras comidas
      • detrito

      Depredacion

      Los dólares de arena del Pacífico se enterrarán en la arena para evitar la depredación de peces e invertebrados. En respuesta a la presencia de peces depredadores, las larvas pueden reproducirse asexualmente a través de la gemación y la fisión, creando individuos más pequeños y reduciendo así las posibilidades de ser consumidos por depredadores debido a su insignificancia. (Cowles, 2010 Merrill y Hobson, 1970 "Sand Dollar", 2012 Vaughn y Strathmann, 2008)

      • Depredadores conocidos
          (Orden Paxillosida, Phylum Echinodermata)
      • Estrella de mar rosa (Pisaster brevispinus)
      • Estrella de arena espinosa (Piaster miniata)
      • Estrella de mar púrpura (Piaster ochraceus)
      • Lenguado estrellado (Platichthys stellatus)
      • Perca de surf barrada (Amphistichus argenteus)
      • Perca de pila (Rhacochilus vacca)
      • Cabeza de oveja de California (Semicossyphus pulcher)
      • Roles del ecosistema

        Los dólares de arena del Pacífico consumen las larvas planctónicas de otros invertebrados bentónicos, lo que influye en la composición de especies y la diversidad del área que rodea sus lechos. Estos animales son hospedadores de gusanos planos parásitos y pueden verse afectados por el crecimiento de percebes en sus pruebas (lo que hace que sean más propensos a ser arrastrados a la orilla). Se ha observado que las lubinas algas usan los bordes afilados de los dólares de arena del Pacífico para raspar sus propios ectoparásitos. (Merrill y Hobson, 1970 Smith, 1973)

        • Syndesmis dendrastorum (Orden Rhabdocoela, Phylum Platyhelminthes) (Orden Sessilia, Phylum Arthropoda)
        • Balanus tintinnabulum californicus (Orden Sessilia, Phylum Arthropoda) (Orden Sorbeoconcha, Phylum Mollusca)
        • Kelp bass (Paralabrax clathratus)

        Importancia económica para los seres humanos: positiva

        Aunque las pruebas del dólar de arena del Pacífico se valoran estéticamente, no tienen una importancia económica significativa para los humanos. Existe una extensa literatura sobre la biología molecular de los gametos de dólar de arena y las vías químicas involucradas en la fertilización y la división celular. Estas áreas han sido investigadas para descubrir procesos fundamentales involucrados en la diferenciación celular, embriología y etapas tempranas del desarrollo del deuterostoma. Esto ha contribuido en gran medida a los avances en la investigación médica. (Grzimek, 2003)

        • Impactos positivos
        • las partes del cuerpo son una fuente de material valioso
        • investigación y educación

        Importancia económica para los seres humanos: negativa

        Esta especie no tiene efectos económicos negativos en los humanos.

        Estado de conservación

        Esta especie es abundante y no hay esfuerzos de conservación actuales en su nombre. ("Dendraster excentricus", 2012 Grzimek, 2003)

        • Lista Roja de la UICN no evaluada
        • Lista federal de EE. UU. Sin estatus especial
        • CITES Sin estatus especial
        • Lista del estado de Michigan Sin estatus especial

        Colaboradores

        Skye Allman (autora), San Diego Mesa College, Sina Rubio (autora), San Diego Mesa College, Paul Detwiler (editor), San Diego Mesa College, Jeremy Wright (editor), Universidad de Michigan-Ann Arbor.

        Glosario

        viviendo en la provincia biogeográfica Neártica, la parte norte del Nuevo Mundo. Esto incluye Groenlandia, las islas árticas canadienses y todas las de América del Norte hasta las tierras altas del centro de México.

        cuerpo de agua entre el océano austral (por encima de los 60 grados de latitud sur), Australia, Asia y el hemisferio occidental. Este es el océano más grande del mundo y cubre aproximadamente el 28% de la superficie del mundo.

        Se refiere a un animal que vive en o cerca del fondo de un cuerpo de agua. También un bioma acuático que consiste en el fondo del océano debajo de las zonas pelágicas y costeras. Los hábitats del fondo en los océanos más profundos (por debajo de los 9000 m) a veces se denominan zona abisal. ver también respiradero oceánico.

        un animal que come principalmente carne

        usa olores u otros químicos para comunicarse

        los hábitats acuáticos cercanos a la costa cerca de una costa o litoral.

        se utiliza vagamente para describir cualquier grupo de organismos que viven juntos o muy cerca unos de otros, por ejemplo, aves playeras que anidan y viven en grandes colonias. Más específicamente se refiere a un grupo de organismos en los que los miembros actúan como subunidades especializadas (una sociedad modular continua), como en los organismos clonales.

        un animal que come principalmente plantas y / o animales descompuestos

        partículas de materia orgánica de organismos muertos y en descomposición. Los detritos son el resultado de la actividad de los descomponedores (organismos que descomponen material orgánico).

        animales que deben utilizar el calor adquirido del medio ambiente y adaptaciones de comportamiento para regular la temperatura corporal

        la fertilización tiene lugar fuera del cuerpo de la hembra

        unión de óvulo y espermatozoide

        Se refiere a un estilo de vida o comportamiento de excavación, especializado en excavar o excavar.

        Animal que se alimenta principalmente de plantas o partes de plantas.

        tener una temperatura corporal que fluctúa con la del entorno inmediato que no tiene mecanismo o un mecanismo poco desarrollado para regular la temperatura corporal interna.

        el área de la costa influenciada principalmente por las mareas, entre los tramos más altos y más bajos de la marea. Un hábitat acuático.

        La descendencia se produce en más de un grupo (camadas, nidadas, etc.) y en múltiples estaciones (u otros períodos propicios para la reproducción). Los animales heteroparos deben, por definición, sobrevivir durante múltiples estaciones (o cambios de condición periódicos).

        Un gran cambio en la forma o estructura de un animal que ocurre a medida que el animal crece. En los insectos, la "metamorfosis incompleta" es cuando los animales jóvenes son similares a los adultos y cambian gradualmente a la forma adulta, y la "metamorfosis completa" es cuando hay un cambio profundo entre las formas larvaria y adulta. Las mariposas tienen una metamorfosis completa, los saltamontes tienen una metamorfosis incompleta.

        tener la capacidad de moverse de un lugar a otro.

        el área en la que el animal se encuentra naturalmente, la región en la que es endémico.

        un animal que come principalmente todo tipo de cosas, incluidas plantas y animales

        sustancias químicas liberadas al aire o al agua que son detectadas y respondidas por otros animales de la misma especie

        constituyente fotosintético o vegetal del plancton principalmente algas unicelulares. (Compare con el zooplancton).

        un animal que se alimenta principalmente de plancton

        las regiones de la tierra que rodean los polos norte y sur, desde el polo norte hasta los 60 grados norte y desde el polo sur hasta los 60 grados sur.

        el tipo de poligamia en el que una hembra se empareja con varios machos, cada uno de los cuales también se empareja con varias hembras diferentes.

        una forma de simetría corporal en la que las partes de un animal están dispuestas concéntricamente alrededor de un eje central oral / aboral y más de un plano imaginario a través de este eje da como resultado mitades que son imágenes especulares entre sí. Algunos ejemplos son los cnidarios (Phylum Cnidaria, medusas, anémonas y corales).

        Vive principalmente en océanos, mares u otros cuerpos de agua salada.

        la cría se limita a una temporada en particular

        reproducción que incluye combinar la contribución genética de dos individuos, un macho y una hembra

        usa el tacto para comunicarse

        esa región de la Tierra entre 23,5 grados Norte y 60 grados Norte (entre el Trópico de Cáncer y el Círculo Polar Ártico) y entre 23,5 grados Sur y 60 grados Sur (entre el Trópico de Capricornio y el Círculo Antártico).

        constituyente animal del plancton, principalmente pequeños crustáceos y larvas de peces. (Compare con el fitoplancton).

        Referencias

        2012. "Dendraster excentricus" (En línea). La Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN. Consultado el 21 de febrero de 2013 en http://www.iucnredlist.org/search.

        Burke, R. 1983. Neural Control of Metamporphosis in Dendraster excentricus. Boletín de biología, 164: 176-188.

        Burke, R. 1980. Receptores sensoriales podiales y la inducción de metamorfosis en equinoides. Revista de Biología y Ecología Marina Experimental, 47/3: 223-234.

        Durham, J. 1978. Polimorfismo en el Plioceno Sand Dollar Merriamaster (Echinoidea). Revista de Paleontología, 52 (2): 275-286.

        Emlet, R. 1986. Producción, dispersión y crecimiento de larvas en un fiordo: un estudio de caso sobre larvas del dólar de arena Dendraster excentricus. Ecología marina: Serie Progreso, 31: 245-254. Consultado el 21 de febrero de 2013 en http://www.int-res.com/articles/meps/31/m031p245.pdf.

        Grzimek, B. 2003. Western Sand Dollar. Páginas. 412 en M Hutchins, D Thoney, N Schlager, eds. Dendraster excentricus, vol. 1, 2da edición. Farmington Hills, MI: Gale Group.

        Merrill, R., E. Hobson. 1970. Field Observations of Dendraster excentricus, un dólar de arena del oeste de América del Norte. American Midland Naturalist, 83 (2): 595–624.

        Mooi, R. 1997. Dólares de arena del género Dendraster (Echinoidea: Clypeasteroida): Sistemática filogenética, heterocronía y distribución de especies existentes. Boletín de Ciencias Marinas, 61/2: 343-375. Consultado el 21 de febrero de 2013 en http://www.ingentaconnect.com/content/umrsmas/bullmar/1997/00000061/00000002/art00009?crawler=true.

        Morris, R., D. Abbott, E. Haderlie. 1980. Invertebrados intermareales de California. Stanford, California: Prensa de la Universidad de Stanford.

        Pilkey, O., J. Hower. 1960. El efecto del medio ambiente sobre la concentración de magnesio y estroncio esqueléticos en Dendraster excentricus. The Journal of Geology, 68 (2): 203–214.

        Smith, N. 1973. Una nueva descripción de Syndesmis dendrastrorum (Platyhelminthes, Turbellaria), un Rhabdocoel intestinal que habita el dólar de arena Dendraster excentricus. Boletín biológico, 145/3: 598-606.

        Tidwell, M. 2005. Más allá de la manta de playa: una guía de campo para la vida silvestre costera del sur de California. Missoula, MT: Mountain Press Publishing Company.

        Vaughn, D., R. Strathmann. 2008. Los depredadores inducen la clonación en larvas de equinodermos. Ciencia, 319 (5869): 1503.


        Diferencias en la morfología de las alas entre las tórtolas europeas juveniles y adultas Streptopelia turtur: implicaciones para la migración y el escape de depredadores

        El comportamiento tiene vínculos directos con la morfología de las alas en las especies de aves. Muchos estudios han postulado que la migración es una de las fuerzas de selección más importantes que actúan sobre la morfología de las alas, en particular en relación con la punta de las alas. Los estudios en paseriformes han encontrado que los adultos tienen alas más largas y puntiagudas que los juveniles, especialmente en las especies migratorias. Analizamos las diferencias en la morfología de las alas entre grupos de edad de la tórtola europea, una especie migratoria no paseriforme que se beneficia de alas redondeadas durante su actividad diaria, debido a su comportamiento de alimentación terrestre y estilo de vuelo acrobático. Nuestros resultados muestran que los adultos de esta especie tienen alas más largas pero más redondeadas que los juveniles. Esto sugiere que en esta especie la morfología de las alas en los juveniles se selecciona para facilitar la primera migración, mientras que otras fuerzas de selección (por ejemplo, la maniobrabilidad de vuelo) son más importantes después de la primera muda. Estos datos también explican por qué los jóvenes no son tan hábiles como adultos para escapar de los depredadores o cazadores.

        Nombre del archivo Descripción
        ibi12564-sup-0001-FigS1.epsimagen / eps, 2,5 MB Figura S1. Número de muestras utilizadas en el estudio en relación con la provincia de recogida. También se especifica el número de adultos (A) y juveniles (J) muestreados en cada provincia.
        ibi12564-sup-0002-FigS2.epsimage / eps, 555 KB Figura S2. La relación entre la longitud del ala, el tamaño del antebrazo y la redondez del ala, y la fecha de recolección (Fecha: 0 = 21 de agosto de 32 = 21 de septiembre). Los adultos están representados por puntos negros (línea continua) y los juveniles por puntos blancos (línea discontinua).
        ibi12564-sup-0003-TableS1.epsimagen / eps, 1,9 MB Cuadro S1. Resultados de SCCA de las plumas primarias.

        Tenga en cuenta: El editor no es responsable del contenido o la funcionalidad de la información de apoyo proporcionada por los autores. Cualquier consulta (que no sea contenido faltante) debe dirigirse al autor correspondiente del artículo.


        Interacciones entre humanos y mantarrayas

        Uno de nuestros objetivos al estudiar las rayas redondas es compartir conocimientos con el público para mejorar la seguridad en la playa.

        Existe una creciente preocupación pública ya que el número de lesiones relacionadas con la mantarraya reportadas a nivel nacional cada año ha aumentado con miles de casos reportados cada año.

        Fig. 3: Aunque hay varias especies de mantarrayas que se encuentran en el sur de California, se sospecha que las mantarrayas redondas son las culpables de la mayoría de las lesiones relacionadas con las mantarrayas.

        El agotamiento histórico de los grandes depredadores de mantarrayas redondas (tiburones, lubina gigante, leones marinos) ha provocado que la población no se controle en gran medida, lo que ha provocado un aumento de la población en los últimos 50 años. Además, la pérdida del hábitat estuarino utilizado por las rayas redondas ha llevado a las poblaciones a buscar un hábitat adecuado a lo largo de las playas costeras más cercanas a las personas.

        Debido a la alta densidad de población de mantarrayas redondas y al creciente número de personas que visitan las playas cada año, es probable que haya más interacciones entre las mantarrayas y las personas.

        Figura 4: Seal Beach, CA en una tarde ajetreada durante el verano.

        Figura 5: La mayoría de las lesiones de mantarrayas ocurren durante los meses de verano de junio a agosto, cuando más personas visitan las playas.

        Muchos de nuestros estudios sobre mantarrayas redondas se han realizado en Seal Beach, CA, donde las mantarrayas redondas son notoriamente abundantes, lo que le valió el sobrenombre de “Ray Bay”.

        Figura 6: Solo en Seal Beach se informan cientos de lesiones relacionadas con las mantarrayas cada verano y se informan miles de casos más en el sur de California.

        Los amantes de la playa se sienten atraídos por Seal Beach por una variedad de actividades acuáticas que incluyen surf, vadeo, natación y bodysurf.

        Figura 7: Las personas comparten las olas mientras participan en una variedad de actividades acuáticas en Seal Beach.

        Hay miles de visitantes en las playas del sur de California cada verano. Las playas están especialmente concurridas el fin de semana del Día del Trabajo.

        Figura 8: El fin de semana del Día del Trabajo es un momento especialmente ocupado para las agencias de salvavidas, ya que responden a cientos de llamadas por lesiones de mantarrayas en el sur de California.

        A medida que se realicen más investigaciones sobre las rayas redondas, podremos tomar decisiones mejor informadas sobre cómo compartir el medio marino.

        Figura 9: Un investigador que manipula una mantarraya redonda como parte de un estudio científico.

        3 RESULTADOS

        3.1 Distribuciones y magnitudes de esfuerzos 3D

        Los tiranosaurios juveniles pequeños y subadultos más grandes experimentaron mayores tensiones en la mandíbula cuando se igualan las longitudes de la mandíbula ajustando sus tamaños en Avizo y Strand7. A iguales longitudes de mandíbula, el tiranosaurio juvenil más grande BMRP 2002.4.1 experimentó 3,29 veces las tensiones de flexión por compresión y tracción en relación con el tiranosaurio adulto FMNH PR2081 (Figura 5). El pequeño juvenil Raptorex experimentó 6,05 veces las tensiones de flexión en relación con FMNH PR2081 y 1,84 veces las tensiones de BMRP 2002.4.1. Sin embargo, en el tamaño real, los juveniles experimentaron tensiones absolutas más bajas en comparación con el adulto, lo que contradice la Hipótesis 1. Con las fuerzas musculares calculadas y la simulación en el tamaño real, Raptorex experimentó el pico más bajo de estrés de von Mises de todos los tiranosaurios (Figuras 5, 6, 5, 6). Cuando los ligamentos posdentarios se incorporan al juvenil Tirano saurio Rex mandíbula, la tensión en los ligamentos posdentarios disminuye la tensión y la tensión en la porción posterior del dentario y donde los dientes impactan su alimento (Figura 7). La incorporación de ligamentos reduce las tensiones generales en los dientes y en la mandíbula en aproximadamente 10 MPa, creando un escenario más realista cuando el animal estaba mordiendo (Figura 8).

        A pesar de un mayor estrés que en los juveniles, la mandíbula adulta mantiene factores de seguridad, o expresiones de cuánto más fuerte es el sistema de lo que necesita para una carga prevista, de 3-4 en relación con el estrés máximo en el hueso. El adulto Tirano saurio Rex con el objeto alimenticio simulado experimentó tensiones en la punta de los dientes de 300 MPa, y con valores mayores de más de 1000 MPa cuando los puntos de contacto sirvieron como restricciones (Figura 9). Estos valores son consistentes con las altas presiones calculadas por Gignac y Erickson (2017), con la restricción del punto similar al contacto inicial con la punta del diente.

        La tensión de la inserción lateral del músculo pterigoideo ventral en bucle está relacionada con el aumento de las tensiones de compresión en el ángulo, un hueso grande cerca del extremo posterior de la mandíbula, pero sirve para disminuir las tensiones de flexión anterior en la mandíbula (Figura 10). Las tensiones de flexión inferiores en la mandíbula media serían ventajosas con los dientes cónicos y muy robustos en el extremo anterior de la mandíbula del tiranosaurio, donde, por lo general, pueden haber aplicado sus fuerzas de mordida de impacto más altas. Los cocodrílidos experimentan la situación inversa: poseen dientes robustos cerca del extremo posterior de la mandíbula, donde aplican sus fuerzas de mordida más altas (Erickson et al., 2012). Las tensiones también son notables en el músculo pseudotemporalis profundus (mamep) ubicado cerca de los dientes posteriores, alcanzando entre 25 y 30 MPa en el adulto. Tirano saurio Rex (Figuras 5, 9, 5, 9 y 10).

        3.2 Las comparaciones 3D validan los resultados de la tensión en 2D

        Tanto para el Tirano saurio Rex y Carnotaurus En las comparaciones, el patrón de distribución de la tensión en los modelos de perfil fue casi idéntico entre los modelos 3D en vista lateral (Figura 11). Las magnitudes de estrés fueron similares en la mayoría de las regiones de los respectivos modelos, pero fueron menores en los modelos 2D en la articulación dentario-surangular dorsal en Carnotaurus, y lateral a la posición de la fosa mandibular en Tirano saurio Rex. Las tensiones más altas en el Tirano saurio Rex dentarios están más adelante en el modelo 2D (Figura 11b) que en la simulación 3D (Figura 11a).

        3.3 Distribuciones y magnitudes de esfuerzos 2D

        Las distribuciones del estrés mandibular son similares entre los tiranosáuridos juveniles y los adultos de otras especies (Figura 12). Los patrones de estrés en los tiranosáuridos juveniles se parecen más a los del alosauroide Sinraptor dongi. Las magnitudes del estrés de von Mises son menores en los tiranosáuridos adultos que en los juveniles, cuyas magnitudes son más cercanas a las de los adultos de otros taxones. (Figura 12). Ramas mandibulares escamosas de Ceratosaurus nasicornis y Suchomimus tenerensis experimentan notablemente altas magnitudes de tensiones de von Mises, lo que es consistente con regiones posdentarias poco profundas.


        6 El patrón humano de crecimiento y desarrollo y la capacidad de cultura

        Desde Darwin (Gould, 1977b) sabemos que la selección natural es uno de los mecanismos que dan forma a la biología. El patrón de crecimiento humano tiene sentido cuando lo ilumina la evolución, especialmente los motores gemelos de la selección natural: la fertilidad diferencial y la mortalidad. Otros mecanismos de evolución, mutación, migración, deriva genética, asimilación epigenética (Bogin, 2013 Fuentes, 2010 Hallgrimsson, Willmore y Hall, 2002 Waddington, 1957) y selección sexual (Gray, 2013), también juegan su papel. Hoy estudiamos el crecimiento humano en el contexto de la teoría de la historia de la vida: la evolución y función de las etapas de la vida y de los comportamientos relacionados con estas etapas (Bogin y Smith, 1996, 2012 Kaplan, Hill, Lancaster y Hurtado, 2000 Varea y Bernis, 2013 ). Definimos la teoría de la historia de vida anteriormente y aquí enfatizamos que los patrones de historia de vida de las especies y de un organismo individual son a menudo una serie de compensaciones entre crecimiento versus reproducción, cantidad versus calidad de la descendencia, muerte tarde o temprano después de la reproducción y otras posibilidades biológicas dado el tiempo y los recursos limitados disponibles para todos los seres vivos (Charnov y Berrigan, 1993 Stearns, 1992).

        Los seres humanos comparten algunas características de la historia de la vida con otros mamíferos relativamente grandes y longevos. Otras especies similares, que pesan & gt30 kg y que se sabe que han vivido 50 años o más en la naturaleza o en cautiverio, son elefantes, ballenas, focas del Baikal y del Caspio, dugongos, orangutanes, gorilas y chimpancés, bonobos y la excepción de peso ligero (& lt4 kg ), el mono capuchino de garganta blanca (http://www.earthlife.net/mammals/age.html). Las características notables de las especies con un potencial de longevidad de más de 50 años es que viven en grupos sociales, se sabe que la mayoría usa herramientas (no reportadas para focas, murciélagos o dugongos) y tienen cerebros relativamente grandes. También tienen historias de vida lentas, y tardan un tiempo relativamente largo (años frente a meses) en crecer desde el nacimiento hasta la madurez reproductiva. Estas características y los rasgos de la historia de vida son el resultado de la selección biológica de compensaciones relacionadas con la edad y específicas del sexo en las adaptaciones a los hábitats y nichos ecológicos (Tabla 1).

        Adaptación extrauterina de los sistemas cardiovascular, pulmonar, digestivo, excretor de la dependencia materna.

        Habilidades motoras caracterizadas por comportamientos innatos automáticos (reflejos) y actividad motora gruesa.

        Preferencia por seguir visualmente rostros humanos más que otros objetos.

        La agudeza visual es mejor a una distancia de unos 19 cm, aproximadamente la distancia entre las caras cuando se amamanta.

        Todos los sentidos operativos, preferencia por el sabor dulce, capaz de distinguir el olor de la leche materna.

        Los reflejos orientan la atención del recién nacido hacia el sonido y la luz.

        Velocidad de crecimiento rápida con una fuerte desaceleración en la velocidad con el tiempo.

        Muchos hitos del desarrollo en fisiología.

        La alimentación mediante lactancia total o parcial en las sociedades tradicionales, o mediante fórmulas similares a la leche materna en las sociedades industriales, se añaden alimentos complementarios a los 6-12 meses.

        Erupción de algunos dientes temporales.

        Fin: marcha bípeda típica al final de la etapa (alrededor de los 12 meses).

        Alimentación por lactancia con adición de alimentos complementarios a partir de los 6 meses de edad.

        Aprendizaje de las primeras habilidades motoras, entrenamiento de los sistemas sensoriales, relación social.

        Desarrollo de habilidades verbales asociadas a un desarrollo social y cognitivo más intenso.

        Uso de intencionalidad compartida y teoría de la mente.

        Maduración de la marcha bípeda.

        Tasa relativamente rápida de crecimiento cerebral y sinaptogénesis, cerca de la finalización del crecimiento del volumen cerebral al final de la etapa.

        Fin: erupción completa del primer molar e incisivo permanente, brote de crecimiento medio en muchos niños, adrenarquia.

        Mejoras del lenguaje en fonología, vocabulario y longitud de oraciones.

        Mayor independencia en la alimentación, el autocuidado y el cuidado de los demás.

        Fin del kindchenschema en apariencia física y comportamientos.

        Eficiencia energética similar a la de un adulto en la marcha bípeda.

        Transición cognitiva que conduce al aprendizaje y la práctica de habilidades económicas y sociales (aprendizaje en sociedades tradicionales, escolarización formal en muchas sociedades).

        Cambio neuroendocrino en el sistema reproductivo: 9 a 10 años

        Somatic signs: girls, 11.0 years, boys 11.6 years

        Evento in the regulation of the HPG axis from negative feedback to positive feedback of the sex steroid hormones.

        Pequeño duration (1-2 months) reactivation of the hypothalamic GnRH pulse generator leading to a massive increase in sex hormone secretion.

        First appearance of secondary sexual characters (darkening and increased density of pubic or axillary hair, development of the breast bud in girls, genital changes in boys).

        beginning of the adolescent growth spurt, 10-11 years girls 12-14 years boys.

        In traditional societies, and many industrial societies, pubertals contribute increasing amounts of time and labor toward food production, food processing, infant and child care, and wage earning activities in post-industrial nation's most juveniles attend formal school, intensify friendships and social activities and are protected from physical labor.

        Brain growth rate declines in volume, but cognitive organization continues.

        Additional syntactic advances in language use, an increase in speech-breathing capacity and further increases in speech fluency.

        Greater socially relevant use of language from gossip to storytelling and greater use of language and cognitive skills in social competition.

        Adolescent growth spurt in height and weight.

        Further development of secondary sexual characteristics.

        Increasing velocity of growth in height and weight until PHV.

        Decreasing velocity in height, weight velocity is variable.

        Low fecundity in girls due to 1–3 years of irregular ovulations (phase of “adolescent sub-fecundity”), sex-specific fat/muscle changes.

        Fin: permanent tooth eruption complete (Molar 3 eruption at ∼18 years, if present).

        Fin: epiphyseal fusion of long bones, adult target height achieved.

        Improvements in physical and cognitive levels of work capacity.

        Post-fertile adolescents may be self-sufficient in physical terms but become more socially-emotionally dependent on peers.

        Linguistic content, including vocabulary, becomes more nuanced, grammatical operations and idiomatic phrases (slang) become commonplace.

        More refined logical expression of thought as well as joking, deceiving, mollifying, negotiating, persuading, and the use of sarcasm.

        Men: 20–23 years to about age 30–35 years in both sexes

        Commences with completion of skeletal growth.

        Optimal reproductive performance and resilience to insults from injury and illness.

        Cognitive, physical, social and economic skills achieve maximum performance.

        Linguistic abilities in all aspects of spoken language are fully mature, written language (when present) may improve throughout the adult stage.

        All physical, social, economic, linguistic and cognitive abilities are applied to success in mating, reproduction and care of offspring.

        First signs of physical degeneration are clinically detectable.

        Decrease of reproductive performance, fertility cessation.

        End for women: menopause by age 50

        Decline of sperm quality for men.

        Decline in the function and repair ability of many body tissues or systems.

        Decrease of body muscle and bone.

        Increase of relative or absolute percentage of body fat.

        Decline in cognitive functions.

        Women may adopt a strategy of investment in younger generations to enhance reproductive success and human capital, “grandmother effect”.

        Men may also do this or continue with their own reproduction, but risk of unhealthy offspring increases.

        Decline in the function and repair ability of many body tissues or systems.

        Decrease of body muscle and bone.

        Decrease of relative or absolute percentage of body fat.

        • a This is an update of Bogin, 1999 incorporating elements of the scheme of Grimm ( 1966 , see Supporting Information Tables S1 and S2), additional research by all of the present authors and pediatric clinical experience by co-author MH. Ages given in the table are approximate, representing the average or modal ages for the onset of a stage or its range of duration. Names of stages in parentheses are those originally proposed by Hans Grimm. The essential biological, socio-cultural, and cognitive signs of each stage or period are given in the table.
        • B Anthropologists define traditional societies as hunter-gatherer (forager), horticultural and pre-industrial agricultural, and pastoral societies.

        Humans have one additional adaptive trait—culture. Anthropologists have many definitions of human culture. Some contemporary theorists focus their definitions on ideology, that is, the justification of behavior. The ideology of a social group encompasses their beliefs, norms, and values, which are transmitted across generations by means of informal and formal teaching and learning (Boyd & Richerson, 1985 ). A good deal of recent attention in the literature treats the relationship of culture and ideology to human cooperation (Boyd & Richerson, 2009 Henrich & Henrich, 2007 ). Jonathan Marks shifts the emphasis away from cooperation and towards morality in his humorous and insightful chapter, “Human Evolution as Biocultural Evolution” (Marks, 2015 ). Morality is, for Marks, that part of ideology that is, “…the knowledge of right from wrong, and the injunction to do what's right” (p. 129). “Doing what is right”, of course, encompasses some of the worst examples of human behavior, as well as cooperation. In Marks’ view, human moral ideology serves as the basis for the most uniquely human behaviors, such as symbolic language, religion, marriage and formal kinship systems, with kin terminology and its associated behavioral obligations. We agree with Marks that these human traits are derived from human biocultural evolution and we return to discuss that evolution in more detail below.

        Like Marks, we accept evidence that the human capacity for ideology, morality, and culture evolved, possibly by the evolution of the a specific capacity for “proactive prosociality” (Burkart et al., 2014 Tomasello et al., 2005 ). We do not debate when and where human culture appeared in the 6–7 million years of evolutionary history since hominins diverged from other primate lineages. Rather, our purpose is to present some of the evidence that human culture and life course biology evolved in concert, and that they are inextricably linked with the human pattern of growth, development, and maturation.

        We also wish to emphasize that the inseparable biological and cultural nature of the human species is its primary evolutionary engine. Dobzhansky, once again, stated this most clearly, “…it is precisely because we know that [humankind] changes so greatly culturally that we can be so confident that it changes to some extent also genetically… The potentialities for rapid evolution of the human species have not been depleted, since the environment continues to change and the genetic variance remains plentiful. [Humankind] assuredly continues to evolve, both culturally and biologically” (Dobzhansky, 1963 , p. 147, “humankind” substituted for the original “mankind”). We know today that humans have not only plentiful genetic variance, but also epigenetic, physiological, cognitive, behavioral, and emotional variance on which to build.


        Cougar Cache Site by Toni Ruth

        Cougars are obligate carnivores, meaning they must eat meat to survive.

        Cougars are excellent short-distance sprinters but not long-distance runners like gray wolves. No need to be a long-distance runner when cougars can rely on finely-honed stealth and surprise to hunt and subdue their prey. They may conceal themselves for hours waiting for an opportune moment to pounce. Cougars typically kill prey by using their powerful jaws to drive their large canine teeth into the back of the neck of the prey animal. Their canine teeth are very sensitive. Cougars are able to take advantage of the strength and sensitivity of their jumbo canines to probe very rapidly for the spaces between the neck vertebrae as they quickly bite down and wedge the vertebrae apart. In this manner, the prey animal’s neck is immediately broken without the need for the cougar to crunch through heavy neck bones. The result is a quick and efficient kill.

        Cougars also kill prey by biting the throat from the front while clinging tenaciously to their prey using the power and strong claws of their front legs to keep a secure biting grip. The prey animal will quickly suffocate from the bite.

        After making a kill, cougars will drag their prey to a more secluded area where they can feed undisturbed.

        Once they have eaten their fill, they will cover their prey with grass, leaves and other material to protect it from spoiling and from being eaten other animals. Typically the cougar will remain in the area near this cache for several days and occasionally return to feed on the carcass.

        In North America, deer constitute about 60% of the cougar’s diet, though in Washington this percentage is much higher. Adult cougars also prey on elk, mountain goats, moose and bighorn sheep.

        Adult cougars, as well as younger animals, also opportunistically prey on smaller species such as coyotes, rabbits, rodents and raccoons, as well as pets and livestock on occasion.

        According to the Washington Department of Fish and Wildlife, a large male cougar living in the Cascade Mountains will kill one deer or elk every 9 to 12 days, eating up to 20 pounds at a time and caching the rest for later. These caches provide food benefits for many other species.


        Population Dynamics of Northern Krill (Meganyctiphanes norvegica Sars)

        Geraint A. Tarling , in Advances in Marine Biology , 2010

        3.2 Larval developmental stages

        Once hatched, the larvae develop through a series of stages, punctuated by moults, starting with the nauplius, which is the first stage after hatching and swims freely by means of its antennae and mandibles ( Fig. 3.1 Mauchline and Fisher, 1969 ). It does not feed but obtains nourishment from the remaining yolk. There is a first and second stage generally separated according to size ( Table 3.2 ). The metanauplius has two pairs of limbs, uniramous antennules and biramous antennae. It is also a non-feeding stage. The metanauplius moults to the first calyptopis, the first of the three larvae in the next phase of development, during which the abdomen and the eyes develop. The first calyptopis has functional mouthparts and filter-feeds. It swims by means of biramous segmented antennae. The different calyptopis stages differ according to size and degree of abdominal segmentation. The first calyptopis has an unsegmented abdomen and eyes that are just beginning to differentiate. By the second stage, the abdomen has five segments and the uropods can be seen developing under the cuticle. The eyes are better defined with the first traces of pigment. In the third stage, the abdomen has six segments and exceeds the carapace in length. The carapace still covers the eyes, which are becoming globular in form, pigmented and with visual elements discernable.

        Figure 3.1 . Larval stages of Meganyctiphanes norvegica. A, nauplius—ventral view B, metanauplius—lateral view C, calyptopis I—lateral view D, calyptopis I—dorsal view E, calyptopis II—lateral view F, furcilia I G, furcilia V. Scales given apart from calyptopis II where average total body length is 1.6 mm. A, D and E are redrawn from Heegard (1948) , all others redrawn from Einarsson (1945) .

        Table 3.2 . Stages in the sequence of larval development in Meganyctiphanes norvegica from the point of hatching to the last stage before adolescence, based on a combination of Mauchline (1959) and Mauchline (1977)

        Developmental stagePleopodsTelson spinesTotal length (mm)
        NI 0.48
        NII 0.48
        Minnesota 0.51
        CI0 1.03
        CII0 1.59
        CIII0 2.40
        FI
        FI
        FI
        FI
        0
        2N
        3N
        4N
        2.76
        para
        3.35
        FII
        FII
        FII
        FII
        2S 3N
        3S 2N
        4S 1N
        5S
        73.65
        para
        4.50
        FIII5S74.60
        para
        5.70
        FIV
        FIV
        FIV
        5S
        5S
        5S
        6
        5
        4
        5.56
        para
        7.70
        FV5S36.64
        para
        7.50
        FVI5S17.84
        para
        9.16

        N, nauplius MN, metanauplius C, calyptopes F, furcilia S, setose N, non-setose. The main developmental sequence is indicated in bold, with non-bold representing observed variants to these forms.

        The next developmental stages are the furcilia in which there are a number of stages generally signified by the incremental increase in setose pleopods and decrease in the number of telson spines ( Table 3.2 ). Although there is a dominant pathway through these stages, a number of variants have been reported. For this reason, one of the most useful schemes was that described by Mauchline (1959) in which this stage of development was split into four main phases. During the first two, the abdominal pleopods become functional while, in the latter two, development of the thoracic limbs, abdominal photophores and telson takes place. Phase I (furcilia I): The third calyptopis stage moults to a furcilia which either has or acquires at the moult non-setose pleopods. There are either one or two moults depending on whether there is an instar without pleopods. Phase II (furcilia II): In the next moult, some pleopods become setose. There may be several moults in this phase until all pleopods eventually become setose. Phase III (furcilia III): The furcilia all have five pairs of setose pleopods and the terminal spines on the telson are not reduced in number from the original number of seven. The number of moults within this stage varies from one to four. Phase IV (furcilia IV–VI): The terminal spines on the telson are reduced in number, normally in the sequence 5 (FIV), 3 (FV), and 1 (FVI).

        The reason for the variation in development during these stages is unclear. MacDonald (1927) reported that shortening of the larval period in the Clyde which involved a reduction in the number of instars and an accelerated development of the appendages was promoted by ‘favourable conditions’. Suh et al. (1993) proposed that both temperature and the quantity and quality of food affect larval developmental times and dominant pathways. The fact that the breeding season can be so extended means that different cohorts may experience very different environmental conditions, a fact noted by both Zelickman (1968) and Makarov (1971, 1974) . More mechanistic studies of the factors affecting early development are still warranted.

        A larva is usually designated ‘adolescent’ once it has five pairs of setose pleopods and all luminescent organs, and the numbers of lateral and terminal spines on the telson are reduced to adult numbers ( Mauchline and Fisher, 1969 ). By that stage, the thoracic appendages are very nearly, if not already, adult in form, but the maxillules and maxillae may still be more similar to those of larvae. Most of the development in adolescent animals involves the reproductive organs and secondary sexual characteristics.


        ¿Es el género exclusivo de los seres humanos?

        This summer, in the introductory course I teach on the evolution and biology of human and animal behavior, I showed my students a website that demonstrates how to identify frog "genders." I explained that this was a misuse of the term "gender" what the author meant was how to identify frog sexes. El género, les dije a los estudiantes, va mucho más allá de las meras diferencias sexuales en apariencia o comportamiento. It refers to something complex and abstract that may well be unique to Homo sapiens. Esta idea no es nada que los nuevos académicos hayan estado diciendo durante décadas que solo los humanos tienen género. But later that day I began to wonder: Is it really true that gender identity is totally absent among non-human species𠅎ven our closest evolutionary relatives, chimpanzees and bonobos?

        Before tackling this question, it is necessary to define" sex" and "gender." Sex refers to biological traits associated with male and female bodies. Sex isn&apost a perfect binary, but it is relatively simple compared to gender.

        Gender is multifaceted, complex, and a little abstract, and not everyone agrees on exactly what it means. Dicho esto, hay un par de aspectos de género que la mayoría de los expertos dicen que son esenciales. El primero es la existencia de roles socialmente determinados. Gender roles refer to the range of behaviors that society deems normal or appropriate for people of a particular gender based on their designated sex—the norms that (at least in many Western cultures) cause us to expect men to be assertive and brave, and women to be caring and accommodating, for instance.

        It&aposs common for people to believe that gender roles are natural or innate, ranging from religious claims that they are God-given to the argument made by evolutionary psychologists that they are the biological result of natural selection. On the contrary, while some aspects of gender-correlated behaviors are probably largely genetic in origin (researchers don&apost have a great sense of which are and aren&apost), most experts agree that many gender-related expectations, such as that girls play princess and boys pretend to be soldiers, are socially determined—that is, we learn them from our culture, often without even being aware of it. Este aspecto socialmente aprendido es tan fundamental para el género como los roles mismos.

        Another fundamental aspect of gender is an internal sense of gender identity. Most people don&apost just act in accordance with the roles associated with their gender identity, they also feel something inside of themselves that tells them what their gender is. For many, this sense of identity aligns with their biological sex (cisgender), but that&aposs not true for everyone. Muchas personas son biológicamente masculinas, pero se identifican como mujeres o viceversa (transgénero). Some individuals have a gender identity that is somewhere in between masculine and feminine, or it&aposs a mix of both or neither (androgyny). Otros son intersexuales, y tienen rasgos biológicos masculinos y femeninos, al igual que aquellos que encajan en ambos lados del espectro sexual, las personas intersexuales caen en una variedad de identidades de género.

        So, two criteria substantiate gender: socially determined roles and an internal sense of identity. Ninguno de estos por sí solo es suficiente para abarcar completamente qué es el género, pero la mayoría de los expertos parecen estar de acuerdo en que cada uno es un aspecto necesario del género. Por lo tanto, para evaluar la afirmación común de que el género es exclusivo de los humanos, debemos analizar cómo les va a otras especies con respecto a estos dos criterios.

        This is a tough endeavor—most of what we know about human gender originated from talking to people, and we usually don&apost have the ability to ask other species what they think. Nonetheless (as I&aposve written about before on the topic of primate vocal communication), we do have some access to animals&apos minds through observing their social behavior. La evidencia acumulada de numerosos estudios, aunque no es decisiva, muestra que el género podría, de hecho, existir en otras especies.

        First, let&aposs look at the question of socially determined roles. Plenty of non-human species show sex-based differences in behavior. Desde escarabajos hasta gorilas, los machos de muchas especies son más agresivos que las hembras y luchan entre sí por el acceso a los recursos y las oportunidades de apareamiento. Males are also often the more flamboyant sex, using showy body parts and behaviors to attract females𠅏or example, take the peacock&aposs tail, the mockingbird&aposs elaborate song, or the colorful face of the mandrill (think Rafiki from El rey León). Females, on the other hand, are in many cases more nurturing of offspring than males after all, by the time an infant is born the female will have already devoted significant time and energy toward forming, laying, and subsequently protecting and incubating her eggs—or, in the case of us mammals, she has gone through an intense process of gestation. The costly nature of reproduction for females limits the number of infants they can have that&aposs why it generally behooves females to be conservative, expending their time and energy on mating with only the highest-quality males. Ser exigente de esta manera, a lo largo del tiempo evolutivo, generalmente ha producido una descendencia más en forma. Como resultado, las hembras de muchas especies han evolucionado para ser el sexo más selecto, y sus elecciones de pareja pueden dirigir el curso de la evolución (una idea que escandalizó a la Inglaterra victoriana cuando Charles Darwin la propuso por primera vez).

        There are exceptions to every rule, of course. Los caballitos de mar machos quedan embarazadas. Female spotted hyenas dominate males and sport a pseudo-penis (enlarged clitoris) that is capable of erection and can be as much as 90 percent the size of a male&aposs penis. As matriarchal as spotted hyena society is, it doesn&apost quite reach the level of the northern jacana, a wading bird species whose common territory ranges from Panama to Mexico. Female northern jacanas patrol a territory full of males and fight off intruding females the smaller males engage in less territorial behavior than females, instead spending that time caring for a nest full of the resident female&aposs eggs.

        Volviendo a nuestros parientes más cercanos, los chimpancés y los bonobos, vemos ejemplos ilustrativos adicionales de la variación natural que existe en el comportamiento correlacionado con el sexo. Although the two species are 99.6 percent genetically identical (and equidistant from humans), they are quite different. En general, los chimpancés machos adultos, como los machos de muchas especies, son agresivos, dominantes y buscadores de estatus. Pasan gran parte de su tiempo patrullando los límites territoriales para disuadir o incluso matar a miembros de otras comunidades, o compitiendo por el poder social dentro de su propio grupo. Adult females are generally less political and less violent—they have other priorities, like caring for offspring𠅋ut they can still influence the state of social affairs by breaking up male fights or leading rival males to reconcile. Después de todo, como es el caso de muchas especies, mucho de lo que los machos pueden ganar con un estatus elevado es el acceso a oportunidades de apareamiento con las hembras.

        It&aposs been said that if chimpanzees are from Mars, then bonobos are from Venus. Bonobo society is generally female-dominated. A diferencia de las hembras chimpancés que en su mayoría, aunque no siempre, mantienen sus narices fuera de la política, las hembras bonobos reinan formando coaliciones dominantes por los machos. Se unen en parte a través del frotamiento genito-genital (así es como suena), formando relaciones más fuertes que las que las chimpancés suelen tener entre sí. En cuanto a los bonobos machos, en promedio son mucho menos violentos que los chimpancés machos. Unlike with chimpanzees, lethal aggression has never formally been observed in bonobos (though there has been one suspected instance) bonobos are more likely to share food (and maybe sex) with a stranger than to fight.

        Some scholars look at the sex differences in behavior described in the above paragraphs as clear examples of non-human gender. But none of the evidence I have covered so far proves that behavioral differences between male and female chimpanzees, bonobos, or other non-human species are socially determined. Una vez más, el género implica necesariamente roles socialmente determinados. ¿Tenemos alguna evidencia de que los comportamientos de los chimpancés y los bonobos estén determinados socialmente en lugar de biológicamente?

        That is the question Michelle Rodrigues, a postdoctoral researcher at the University of Illinois, and Emily Boeving, a doctoral candidate in psychology at Florida International University, set out to answer. They found that there is flexibility in some of the sex roles previously observed in chimpanzees and bonobos—specifically, in grooming. Tanto en los chimpancés como en los bonobos (así como en muchos otros primates), el acicalamiento sirve como una forma de fortalecer los lazos sociales. En la naturaleza, la mayor parte del aseo en ambas especies es de macho a hembra o viceversa. Where the species differ is that, among wild chimpanzees, male-male grooming is generally more common than female-female grooming𠅊n imbalance not seen in bonobos.

        Rodrigues and Boeving wondered whether chimps and bonobos living at zoos would show the same grooming patterns. Para investigar esto, observaron chimpancés y bonobos en el zoológico de Carolina del Norte y el zoológico de Columbus, respectivamente, prestando especial atención a las redes de aseo. In contrast to data from the wild, zoo-living apes&apos grooming seemed to be more related to individuals&apos histories and personalities than their sex: Neither species showed the sex-typical grooming patterns displayed by their wild counterparts.

        This is solid evidence that certain sex roles are at least partly environmentally determined in these species. Pero, ¿es la determinación ambiental lo mismo que la determinación social o cultural? No exactamente. Social learning could be responsible for the flexibility we see in chimpanzee and bonobo sex roles. In this hypothetical scenario, wild female chimpanzees groom less than males because, growing up, they receive less grooming from other females, and they witness little, if any, female-female grooming. Se socializan de esta manera para que no pasen tanto tiempo acicalándose. In the zoo, then, the "culture" around grooming is atypical, and females are socialized differently. Sin embargo, una posibilidad igualmente plausible (pero no mutuamente excluyente) es que las diferencias de comportamiento basadas en el sexo en la naturaleza son simplemente el resultado de que los individuos encuentran formas de lidiar con su entorno: las hembras en la naturaleza tienen la responsabilidad del cuidado infantil. Como resultado, están demasiado ocupados buscando comida para pasar mucho tiempo socializando. At the zoo, with humans providing food, females groom more simply because they have the extra time—no social learning of sex roles is required.

        Again, these two explanations are not mutually exclusive. Ambos podrían desempeñar un papel. Hablé con Rodrigues sobre qué pruebas serían necesarias para concluir que los roles sexuales de los chimpancés o bonobos estaban determinados socialmente.

        "We would need to see evidence that adults are actively treating male and female infants and juveniles differently, and actively [socializing] them differently," she said. Rodrigues pointed out that some chimpanzee behavior is suggestive of different treatment of male and female offspring: For example, she noted, "data on young chimpanzees indicates that female chimpanzees spend more time observing their mothers termite-fishingਊnd, in turn, are able to master termite-fishing using their mother&aposs technique at a younger age." Researchers aren&apost certain whether this is due to active socialization by mothers or an innate preference among female offspring to observe their mothers&apos techniques. Aun así, esta observación es consistente con la idea de determinación social de al menos algunos, pero probablemente no todos, los roles sexuales en los chimpancés.

        Flexibility in chimpanzee sex roles is not limited to the grooming patterns discussed earlier. Females occasionally participate in males&apos political coalitions or go ranging with a mostly male group. Del mismo modo, algunos machos parecen preferir ir con grupos más pequeños, en su mayoría hembras, o pasan más tiempo interactuando con los bebés de lo que es típico para los machos. But scientists generally don&apost consider this evidence of chimpanzee gender-bending. Rodrigues told me female-like behavior by male chimps is usually interpreted as a result of low rank—it&aposs not that the males prefer these feminine roles, it&aposs that they are relegated to these positions by dominant males.

        "But," Rodrigues said, "it may be that our existing frameworks for interpreting behavior are too focused on paternity and rank. I think one of the challenges in interpreting behavior is that our own social constructions color how we theorize and interpret data."

        (Now, you may be thinking, "What about bonobos?" Most of the evidence bearing on these questions comes from chimpanzees, who have been studied much more extensively than bonobos. That said, despite their many differences in behavior, chimpanzees and bonobos are still very closely related, and their cognitive capacities are likely very similar. If one species has something like gender, the other probably does too.)

        So far, it&aposs not inconceivable that chimpanzees and bonobos might have something akin to human gender. But we haven&apost yet touched on the other crucial criterion for gender: an internal, mental construct. How, if at all, do non-human animals think about sex and social roles? Scientists get at this question using cognitive testing—specifically, by testing animals&apos conceptos.

        In psychology, "concepts" refer to mental categories. Round shapes vs. sharp shapes, light colors vs. dark colors, males vs. females—these are all concepts. Scientists have tried-and-true methods for getting at animals&apos concepts, the most common being the match-to-sample testing paradigm: An animal is presented with a "sample" image, and then they must select the "matching" image among other options in order to receive a reward. Por ejemplo, un animal puede ver una imagen de muestra de una hembra y luego ser recompensado por elegir una imagen de una hembra presentada posteriormente junto a una imagen de un macho. If the animal can learn to succeed at this task, it suggests that they possess a concept of "female." This concept is, again, a mental category that allows the animal to recognize that some images depict a female and others don&apost. En algunos estudios (como este, este y este) que utilizan esta técnica, los monos han mostrado conceptos de macho y hembra. In a similar study, where chimpanzees learned to match faces of individuals they knew to generic images of male and female behinds, the authors went so far as to call their findings evidence of a "gender construct."


        Ver el vídeo: Qué ESPECIE DOMINARÁ el MUNDO si se EXTINGUIERAN los HUMANOS? (Agosto 2022).