Información

Coactivación alfa-gamma


Tengo problemas para visualizar / comprender la necesidad de la coactivación alfa-gamma. Mi entendimiento es el siguiente:

Cuando una carga externa provoca el estiramiento de los husos de los músculos sensoriales, las fibras aferentes 1a viajan a través del DRG y hacen sinapsis en las motoneuronas alfa y gamma en el cuerno anterior de la médula espinal. La motoneurona alfa luego transmite una señal eferente a las fibras musculares extrafusales e induce una contracción. Casi simultáneamente, la motoneurona gamma transmite una señal eferente a los husos musculares, provocando la contracción de las fibras musculares intrafusales en sus regiones polares y el estiramiento en sus regiones ecuatoriales. El estiramiento de las regiones ecuatoriales es lo que hace que las fibras aferentes sensoriales 1a transmitan señales a la médula espinal.

Aquí radica mi problema. Si los husos musculares solo pueden transmitir sus señales aferentes a la médula espinal DESPUÉS de la activación gamma, pero la activación gamma requiere señales aferentes del huso muscular, ¿no sería una trampa 22? Además, leí de algunas fuentes que la activación gamma, aunque casi simultánea, ocurre después de la activación alfa. ¿No tendría más sentido lo contrario, ya que la activación gamma desencadenaría una frecuencia de disparo alfa más alta?

Espero que mi pregunta tenga sentido. Esta es la primera vez que hago una publicación en este foro, así que me disculpo si la sintaxis de mi pregunta no está de acuerdo con el formato de pregunta adecuado.


Forzar la codificación en los husos musculares durante el estiramiento del músculo pasivo

Conceptualización de roles, Curación de datos, Análisis formal, Adquisición de fondos, Investigación, Metodología, Administración de proyectos, Recursos, Software, Supervisión, Validación, Redacción - borrador original, Redacción - revisión y edición

Afiliaciones Wallace H. Coulter Departamento de Ingeniería Biomédica, Emory University e Instituto de Tecnología de Georgia, Atlanta, Georgia, Estados Unidos de América, Departamento de Medicina de Rehabilitación, División de Terapia Física, Emory University, Atlanta, Georgia, Estados Unidos de América


Abstracto

Ha surgido un gran debate a partir de la investigación sobre las sinergias musculares con respecto al control de la impedancia de las extremidades y al consumo de energía. Los estudios sobre el control de la impedancia de las extremidades en el contexto de los movimientos de alcance y las tareas posturales han producido hallazgos divergentes, y este estudio explora si el uso de sinergias por parte del sistema nervioso central (SNC) puede resolver estos hallazgos y también proporcionar información sobre los mecanismos de consumo de energía. En este estudio, expresamos estos debates en el nivel conceptual de las interacciones entre los grados de libertad neuronal y las limitaciones de las tareas. Esto nos permite examinar la capacidad de las sinergias observadas experimentalmente (activaciones musculares correlacionadas) para controlar tanto el consumo de energía como el componente de rigidez de la impedancia del punto final de las extremidades. En nuestro modelo nominal de brazo plano de 6 músculos, las sinergias musculares y el tamaño, la forma y la orientación deseados de las elipses de rigidez del punto final se expresan como restricciones lineales que definen el conjunto de patrones de activación muscular factibles. La programación cuadrática nos permite predecir si y cómo se puede minimizar el consumo de energía en todo el espacio de trabajo de la extremidad dadas esas restricciones lineales. Demostramos que la presencia de sinergias disminuye drásticamente la capacidad del SNC para variar las propiedades de la rigidez del punto final e incluso puede impedir la capacidad de minimizar la energía. Además, la capacidad de minimizar el consumo de energía, cuando está disponible, puede verse muy afectada por la postura del brazo. Nuestro enfoque computacional ayuda a conciliar hallazgos y conclusiones divergentes sobre la regulación específica de la tarea de la rigidez del punto final y el consumo de energía en el contexto de sinergias. Pero de manera más general, estos resultados proporcionan evidencia adicional de que los beneficios y las desventajas de las sinergias musculares van de la mano con la estructura de patrones de activación muscular factibles proporcionados por la mecánica de las limitaciones de las tareas y las extremidades. Estos conocimientos ayudarán a diseñar experimentos para dilucidar la interacción entre las sinergias y los mecanismos de aprendizaje, plasticidad, versatilidad y patología en los sistemas neuromusculares.


El sagital divide el cuerpo en mitades izquierda y derecha y el axial divide el cuerpo en mitades superior e inferior. Se utilizan técnicas modernas.

El mesencéfalo actúa como una estación de retransmisión de información auditiva y visual (Kumar, 2012). El mesencéfalo no solo controla los sistemas auditivo y visual, sino que también.

Dentro de la perspectiva biológica, hay tres áreas prominentes en las que se enfocan los psicólogos biológicos. El primero se concentra en la relación entre.

La división aferente es una vía sensorial, los nervios envían impulsos hacia el sistema nervioso central desde los receptores sensoriales dentro del cuerpo. El divi eferente.

La transmisión de la señal da como resultado una liberación elevada de noradrenalina de las neuronas del locus coeruleus que se proyectan al tálamo. Este a su vez rel.

1. La maniobra de Jendrassik jugó un papel importante en el reflejo rotuliano. Una de las hipótesis predominantes tiene que ver con la teoría de la coactivación alfa-gamma.

Interpretan la información sensorial entrante. En la división sensorial, las fibras nerviosas transmiten impulsos al Sistema Nervioso Central mientras que la división motora los transporta.

(El sistema nervioso Louisa Idzal) El sistema nervioso está conectado porque es una red de células y fibras nerviosas que envían impulsos nerviosos a través de un.

Los nervios eferentes son los nervios motores que transportan información desde el cerebro y la médula espinal a otras partes del cuerpo. Los nervios aferentes absorben información.

Nervios: que se crean a partir de células especiales denominadas neuronas. Las neuronas están compuestas por una fibra nerviosa, un cuerpo celular y un axono. Los impulsos viajan al n.


INTRODUCCIÓN

Los polluelos son caminantes precoces. A las pocas horas de la eclosión, se les puede entrenar para caminar por pasillos oscuros (Sindhurakar y Bradley, 2010) y para negociar desafíos posturales dinámicos (Rácz et al., 2011). Las crías también modifican la actividad de los músculos de las piernas con cambios en las condiciones de paso (Johnston y Bekoff, 1996 Muir y Gowri, 2005). Estas habilidades locomotoras precoces son evidencia de que las aferencias propioceptivas pueden codificar con precisión el estado de la pierna para controlar el centro de masa durante la postura y la locomoción al nacer. Durante la última semana en ovo antes de la eclosión, los polluelos comienzan a producir movimientos repetitivos de las extremidades (RLM) con patrones musculares comparables a los pasos durante las conductas locomotoras posteriores a la eclosión (Bradley et al., 2008 Ryu y Bradley, 2009). Por lo tanto, es plausible que la codificación propioceptiva de la postura y el movimiento de las extremidades se establezca antes de la eclosión, y que la propiocepción pueda influir tanto en el comportamiento embrionario como en la preparación para la locomoción posnatal precoz, una noción propuesta por primera vez hace varias décadas (Narayanan y Malloy, 1974). No obstante, los estudios comúnmente han enfatizado el control central de la motilidad embrionaria (Bekoff, 2001 Muir, 2000), mientras que el estado funcional de la propiocepción en el embrión en desarrollo normal y su papel en el establecimiento de la habilidad locomotora posnatal precoz aún no se conocen por completo.

Varios estudios han trazado el desarrollo anatómico de los órganos terminales propioceptores y sus circuitos espinales, pero se sabe poco sobre la función fisiológica o conductual del sistema propioceptivo durante la embriogénesis en el polluelo. La sinapsis aferente primaria con las neuronas motoras se establece temprano en la embriogénesis y precede al desarrollo periférico. La porción proximal de las fibras sensoriales primarias llega a las neuronas motoras por E7-E8 (Davis et al., 1989), momento en el cual se pueden evocar potenciales excitadores monosinápticos (Lee et al., 1988) y las colaterales axónicas pueden extenderse dentro del funículo dorsal. , ramificándose en muchos segmentos espinales por E10 antes de retraerse en distribuciones similares a las de los adultos por E17 (Eide y Glover, 1995). El segmento periférico de los axones sensoriales contacta con fibras intrafusales indiferenciadas por E13, forma placas terminales por E14 e induce la diferenciación de 5-6 fibras intrafusales por E15, mientras que las fibras aferentes aún no están mielinizadas (Maier, 1992 Maier, 1993). En E17, el recuento de fibras intrafusales parece estar completo en los músculos de las piernas, las estructuras capsulares están claramente definidas y las terminaciones anuloespirales están bien diferenciadas. Hacia E18, la expresión relativa de las proteínas de cadena pesada de miosina fetal y neonatal ha comenzado a disminuir (Maier, 1992 Maier, 1993). Por lo tanto, la evidencia anatómica sugiere que los receptores del huso pueden ser funcionales por E17-E18, aunque la diferenciación continúa más allá de la eclosión (Maier, 1992). Las vías motoras descendentes también se establecen dentro de este marco de tiempo, alcanzando niveles lumbares por E5-E7, y están bien establecidas por E14 (Okado y Oppenheim, 1985), pero su impacto sobre las neuronas motoras gamma aún no se ha dilucidado. Además, el desarrollo de la función sensorial cutánea comienza muy temprano y puede cumplir una función propioceptiva antes que las aferencias musculares (Scott, 1982). Las aferencias cutáneas responden al contacto con la piel y desencadenan el movimiento de las extremidades por E6-E7 (Scott, 1982), y muestran propiedades de adaptación gradual o lenta por E17 (Koltzenburg y Lewin, 1997). Sin embargo, aún no se ha establecido cuándo y en qué medida las aferentes propioceptivas pueden codificar cambios en la posición de la articulación o en la longitud de los músculos durante la embriogénesis.

Varios estudios iniciales parecieron indicar que la información sensorial tuvo un impacto mínimo o nulo en los movimientos embrionarios, excepto posiblemente la eclosión (Bekoff, 2001 Muir, 2000). La evidencia disponible también sugirió que la experiencia del movimiento durante el desarrollo embrionario no contribuyó a la referencia a comportamientos adaptativos posteriores (Haverkamp y Oppenheim, 1986). Ni la desaferenciación ni la inmovilización parecieron alterar el desarrollo de la motilidad (Hamburger et al., 1966 Narayanan y Malloy, 1974), y en Xenopus o Ambistoma embriones, la inmovilización sólo tuvo un impacto transitorio en el desarrollo locomotor (Haverkamp, ​​1986 Haverkamp y Oppenheim, 1986). Los estudios de perturbación en la segunda semana embrionaria en pollitos encontraron indicadores modestos de impacto sensorial, pero estos estudios no pudieron clasificar los efectos mecánicos versus los neuronales (Bradley, 1997 Bradley, 1999 Bradley y Sebelski, 2000 Sharp et al., 1999). No obstante, los pollos desaferentes como embriones no nacieron o no caminaron después de la eclosión asistida (Narayanan y Malloy, 1974), mientras que los pollos desaferentes después de la eclosión produjeron la mayoría de las características del paso rítmico bilateral (Bekoff et al., 1987). Estos hallazgos nos sugirieron que el desarrollo embrionario y posnatal tardío puede estar determinado por la actividad sensoriomotora embrionaria. En nuestro primer intento de probar la función propioceptiva, propusimos que la pared del caparazón imponía restricciones mecánicas que minimizaban la variabilidad del movimiento, enmascarando así la posible modulación propioceptiva. Así que redujimos la restricción mecánica de una pierna al eliminar la pared de la carcasa adyacente. Los embriones E20 al menos ocasionalmente extendieron la pierna más allá del huevo, pero no encontramos ningún cambio fundamental en el patrón RLM EMG (Ryu y Bradley, 2009). Sin embargo, después de la extracción del caparazón, la EMG del extensor de rodilla durante los RLM pareció ser más variable y los ciclos de RLM de alta frecuencia parecieron ser más comunes, lo que nos sugiere que la función propioceptiva podría ser impulsada al menos de manera intermitente por movimientos desestabilizados de las extremidades.

Condiciones posturales de las piernas y métodos de detección de ráfagas EMG. (A) Se quitó parte de la cáscara para preparar la pierna para la grabación de video y EMG, mientras que también se retuvo la pierna dentro del huevo durante la fase de control del experimento. Durante la postura de control, el tobillo se mantuvo en dorsiflexión marcada y el movimiento estaba potencialmente restringido por la pared del caparazón. Sin embargo, no parecía que el movimiento de la pierna estuviera restringido activamente por la pared del caparazón porque el pie rara vez parecía entrar en contacto con la pared durante el reposo o el movimiento. (B) Al final de la fase de control, se sacó la pierna del huevo y se aplicó una férula liviana. Durante la fase experimental, la férula constreñía el tobillo en extensión extrema. La férula también extendió la cadera y la rodilla en diversos grados (Tabla 1). Los marcadores blancos, indicados por las flechas (A), se aproximaron a la ubicación de las articulaciones de las piernas, así como una referencia de carcasa (origen de referencia) para la digitalización fuera de línea y el procesamiento de datos cinemáticos. (C) La detección de ráfagas de EMG se automatizó por computadora para capturar secuencias de actividad muscular repetitiva. La detección de ráfagas se implementó utilizando tres parámetros: umbral de ráfaga (2–3 × señal durante la inactividad EMG, no se muestra), duración de la ráfaga (20–1000 ms) e interrupción entre ráfagas (≥20 ms). La duración del ciclo midió el intervalo entre los inicios de ráfagas consecutivas. El área integrada entre el inicio de la ráfaga (a) y compensación (B) amplitud de ráfaga estimada. FT, femorotibialis TA, tibial anterior LG, gastrocnemio lateral.

Condiciones posturales de las piernas y métodos de detección de ráfagas EMG. (A) Se retiró parte de la cáscara para preparar la pierna para la grabación de video y EMG, mientras que también se retuvo la pierna dentro del huevo durante la fase de control del experimento. Durante la postura de control, el tobillo se mantuvo en dorsiflexión marcada y el movimiento estaba potencialmente restringido por la pared del caparazón. Sin embargo, no parecía que el movimiento de las piernas estuviera restringido activamente por la pared del caparazón porque el pie rara vez parecía entrar en contacto con la pared durante el reposo o el movimiento. (B) Al final de la fase de control, se sacó la pierna del huevo y se aplicó una férula liviana. Durante la fase experimental, la férula constreñía el tobillo en extensión extrema. La férula también extendió la cadera y la rodilla en diversos grados (Tabla 1). Los marcadores blancos, indicados por las flechas (A), se aproximaron a la ubicación de las articulaciones de las piernas, así como una referencia de carcasa (origen de referencia) para la digitalización fuera de línea y el procesamiento de datos cinemáticos. (C) La detección de ráfagas de EMG se automatizó por computadora para capturar secuencias de actividad muscular repetitiva. La detección de ráfagas se implementó utilizando tres parámetros: umbral de ráfaga (2–3 × señal durante la inactividad EMG, no se muestra), duración de la ráfaga (20–1000 ms) e interrupción entre ráfagas (≥20 ms). La duración del ciclo midió el intervalo entre los inicios de ráfagas consecutivas. El área integrada entre el inicio de la ráfaga (a) y compensación (B) amplitud de ráfaga estimada. FT, femorotibialis TA, tibial anterior LG, gastrocnemio lateral.

La cuestión de la función propioceptora antes del inicio de la marcha es importante porque si los circuitos propioceptivos pueden codificar los movimientos en ovo, entonces pueden proporcionar información dependiente de la actividad a los circuitos locomotores reflejos y espinales y ayudar al refinamiento de los comandos motores importantes para la habilidad motora precoz. Este papel se ha demostrado para el refinamiento de los circuitos motores descendentes y la habilidad de alcanzar las extremidades anteriores en el gatito (Martin et al., 2004 Martin et al., 2005). En este estudio buscamos impulsar y revelar de manera más efectiva la función propioceptora en Gallus gallus (Linnaeus 1758) durante los movimientos espontáneos normales al restringir la pierna en una postura significativamente diferente de la postura de control. en ovo. Un objetivo de nuestro estudio fue establecer claramente cuándo los circuitos propioceptivos codifican cambios en la postura de las extremidades o en la longitud de los músculos. Basándonos en nuestro trabajo anterior, planteamos la hipótesis de que los circuitos propioceptivos codifican cambios en la longitud y / o tensión de los músculos durante el movimiento autogenerado antes de la eclosión. El segundo objetivo fue determinar si una restricción postural atípica induciría patrones musculares RLM significativamente diferentes. Planteamos la hipótesis de que los circuitos relacionados con el aparato locomotor que producen RLM en embriones intactos en etapa tardía están modulados por entradas propioceptivas antes del inicio de la locomoción adaptativa en la eclosión.


Contenido

Las neuronas motoras alfa (α-MN) que inervan la cabeza y el cuello se encuentran en el tronco del encéfalo, mientras que las α-MN restantes inervan el resto del cuerpo y se encuentran en la médula espinal. Hay más α-MN en la médula espinal que en el tronco del encéfalo, ya que el número de α-MN es directamente proporcional a la cantidad de control motor fino en ese músculo. Por ejemplo, los músculos de un solo dedo tienen más α-MN por fibra, y más α-MN en total, que los músculos del cuádriceps, lo que permite un control más preciso de la fuerza que aplica un dedo.

En general, los α-MN de un lado del tronco encefálico o de la médula espinal inervan los músculos de ese mismo lado del cuerpo. Una excepción es el núcleo troclear en el tronco del encéfalo, que inerva el músculo oblicuo superior del ojo en el lado opuesto de la cara.

Tronco cerebral editar

En el tronco encefálico, las α-MN y otras neuronas residen dentro de grupos de células llamados núcleos, algunos de los cuales contienen los cuerpos celulares de las neuronas que pertenecen a los nervios craneales. No todos los núcleos de los pares craneales contienen α-MN, los que lo hacen son núcleos motores, mientras que otros son núcleos sensoriales. Los núcleos motores se encuentran en todo el tronco encefálico (médula, protuberancia y mesencéfalo) y, por razones de desarrollo, se encuentran cerca de la línea media del tallo cerebral.

Generalmente, los núcleos motores que se encuentran más arriba en el tronco del encéfalo (es decir, más rostral) inervan los músculos que están más arriba en la cara. Por ejemplo, el núcleo oculomotor contiene α-MN que inervan los músculos del ojo y se encuentra en el mesencéfalo, el componente del tronco encefálico más rostral. Por el contrario, el núcleo hipogloso, que contiene α-MN que inervan la lengua, se encuentra en la médula, la más caudal (es decir, hacia la parte inferior) de las estructuras del tronco encefálico.

Médula espinal Editar

En la médula espinal, los α-MN se encuentran dentro de la sustancia gris que forma el cuerno ventral. Estos α-MN proporcionan el componente motor de los nervios espinales que inervan los músculos del cuerpo.

Al igual que en el tronco del encéfalo, los segmentos superiores de la médula espinal contienen α-MN que inervan los músculos superiores del cuerpo. Por ejemplo, el músculo bíceps braquial, un músculo del brazo, está inervado por α-MN en los segmentos de médula espinal C5, C6 y C7, que se encuentran rostralmente en la médula espinal. Por otro lado, el músculo gastrocnemio, uno de los músculos de la pierna, está inervado por α-MN dentro de los segmentos S1 y S2, que se encuentran caudalmente en la médula espinal.

Las neuronas motoras alfa están ubicadas en una región específica de la materia gris de la médula espinal. Esta región se denomina lámina IX en el sistema de láminas de Rexed, que clasifica las regiones de materia gris en función de su citoarquitectura. La lámina IX se localiza predominantemente en la cara medial del asta ventral, aunque existe alguna contribución a la lámina IX de una colección de neuronas motoras ubicadas más lateralmente. Al igual que otras regiones de la médula espinal, las células de esta lámina están organizadas somatotópicamente, lo que significa que la posición de las neuronas dentro de la médula espinal está asociada con los músculos que inervan. En particular, los α-MN en la zona medial de la lámina IX tienden a inervar los músculos proximales del cuerpo, mientras que los de la zona lateral tienden a inervar más músculos distales. Existe una somatotopía similar asociada con los α-MN que inervan los músculos flexores y extensores: los α-MN que inervan los flexores tienden a ubicarse en la porción dorsal de la lámina IX, los que inervan los extensores tienden a ubicarse más ventralmente.

Las motoneuronas alfa se originan en la placa basal, la porción ventral del tubo neural en el embrión en desarrollo. El erizo sónico (Shh) es secretado por la notocorda cercana y otras estructuras ventrales (p. Ej., La placa del piso), lo que establece un gradiente de Shh altamente concentrado en la placa basal y de Shh menos concentrado en la placa alar. Bajo la influencia de Shh y otros factores, algunas neuronas de la placa basal se diferencian en α-MN.

Al igual que otras neuronas, las α-MN envían proyecciones axonales para llegar a sus fibras musculares extrafusales diana a través de la guía de axones, un proceso regulado en parte por factores neurotróficos liberados por las fibras musculares diana. Los factores neurotróficos también aseguran que cada fibra muscular esté inervada por el número apropiado de α-MN. Como ocurre con la mayoría de los tipos de neuronas del sistema nervioso, los α-MN son más numerosos en el desarrollo temprano que en la edad adulta. Las fibras musculares secretan una cantidad limitada de factores neurotróficos capaces de sostener solo una fracción de los α-MN que inicialmente se proyectan a la fibra muscular. Aquellos α-MN que no reciben suficientes factores neurotróficos sufrirán apoptosis, una forma de muerte celular programada.

Debido a que inervan muchos músculos, algunos grupos de α-MN reciben altas concentraciones de factores neurotróficos y sobreviven a esta etapa de poda neuronal. Esto es cierto para los α-MN que inervan las extremidades superiores e inferiores: estos α-MN forman grandes columnas de células que contribuyen al agrandamiento cervical y lumbar de la médula espinal. Además de recibir factores neurotróficos de los músculos, los α-MN también secretan varios factores tróficos para apoyar las fibras musculares que inervan. Los niveles reducidos de factores tróficos contribuyen a la atrofia muscular que sigue a una lesión de α-MN.

Al igual que otras neuronas, las neuronas motoras inferiores tienen conexiones aferentes (entrantes) y eferentes (salientes). Las motoneuronas alfa reciben información de varias fuentes, incluidas las motoneuronas superiores, las neuronas sensoriales y las interneuronas. La salida principal de α-MN es a las fibras musculares extrafusales. Esta conectividad aferente y eferente es necesaria para lograr una actividad muscular coordinada.

Entrada aferente Editar

Vías seleccionadas entre las motoneuronas superiores y las motoneuronas alfa
Origen UMN Objetivo α-MN Nombre del tracto
Corteza cerebral Tronco encefálico Tracto corticonuclear
Corteza cerebral Médula espinal Tracto corticoespinal
Núcleo rojo Médula espinal Tracto rubroespinal
Núcleos vestibulares Médula espinal Tracto vestibuloespinal
Tectum del mesencéfalo Médula espinal Tracto tectoespinal
Formación reticular Médula espinal Tracto reticuloespinal

Las neuronas motoras superiores (UMN) envían información a los α-MN a través de varias vías, que incluyen (pero no se limitan a) los tractos corticonuclear, corticoespinal y rubroespinal. Los tractos corticonuclear y corticoespinal se encuentran comúnmente en estudios de conectividad de neuronas motoras superiores e inferiores en el control de movimientos voluntarios.

El tracto corticonuclear se llama así porque conecta la corteza cerebral con los núcleos de los nervios craneales. (El tracto corticonuclear también se llama tracto corticobulbar, ya que el objetivo en el tronco del encéfalo, que es la médula, se denomina arcaicamente el "bulbo"). Es a través de esta vía que las neuronas motoras superiores descienden de la corteza y hacen sinapsis con los α-MN del tronco del encéfalo. De manera similar, las UMN de la corteza cerebral tienen el control directo de las α-MN de la médula espinal a través de los tractos corticoespinales lateral y ventral.

La información sensorial a los α-MN es extensa y tiene su origen en los órganos tendinosos de Golgi, los husos musculares, los mecanorreceptores, los termorreceptores y otras neuronas sensoriales de la periferia. Estas conexiones proporcionan la estructura para los circuitos neuronales que subyacen a los reflejos. Hay varios tipos de circuitos reflejos, el más simple de los cuales consiste en una única sinapsis entre una neurona sensorial y un α-MN. El reflejo instintivo es un ejemplo de tal reflejo monosináptico.

La entrada más extensa a los α-MN proviene de las interneuronas locales, que son el tipo más numeroso de neuronas en la médula espinal. Entre sus muchas funciones, las interneuronas hacen sinapsis en α-MN para crear circuitos reflejos más complejos. Un tipo de interneurona es la célula de Renshaw.

Salida eferente Editar

Las neuronas motoras alfa envían fibras que principalmente hacen sinapsis con fibras musculares extrafusales. Otras fibras de α-MNs hacen sinapsis en células de Renshaw, es decir, interneuronas inhibidoras que hacen sinapsis en α-MN y limitan su actividad para prevenir daño muscular.

Al igual que otras neuronas, las α-MN transmiten señales como potenciales de acción, cambios rápidos en la actividad eléctrica que se propagan desde el cuerpo celular hasta el final del axón. Para aumentar la velocidad a la que viajan los potenciales de acción, los axones α-MN tienen diámetros grandes y están muy mielinizados tanto por oligodendrocitos como por células de Schwann. Los oligodendrocitos mielinizan la parte del axón α-MN que se encuentra en el sistema nervioso central (SNC), mientras que las células de Schwann mielinizan la parte que se encuentra en el sistema nervioso periférico (SNP). La transición entre el SNC y el SNP se produce a nivel de la piamadre, la capa más interna y delicada de tejido meníngeo que rodea a los componentes del SNC.

El axón de un α-MN se conecta con su fibra muscular extrafusal a través de una unión neuromuscular, un tipo especializado de sinapsis química que difiere tanto en estructura como en función de las sinapsis químicas que conectan las neuronas entre sí. Ambos tipos de sinapsis se basan en neurotransmisores para transducir la señal eléctrica en una señal química y viceversa. Una de sus diferencias es que las sinapsis entre neuronas suelen utilizar glutamato o GABA como neurotransmisores, mientras que la unión neuromuscular utiliza exclusivamente acetilcolina. La acetilcolina es detectada por los receptores nicotínicos de acetilcolina en las fibras musculares extrafusales, lo que provoca su contracción.

Al igual que otras neuronas motoras, las α-MN reciben el nombre de las propiedades de sus axones. Las motoneuronas alfa tienen axones Aα, que son fibras muy mielinizadas de gran calibre que conducen los potenciales de acción rápidamente. Por el contrario, las motoneuronas gamma tienen axones Aγ, que son fibras delgadas y ligeramente mielinizadas que conducen con menor rapidez.

La lesión de α-MN es el tipo más común de lesión de la neurona motora inferior. El daño puede ser causado por trauma, isquemia e infección, entre otros. Además, ciertas enfermedades están asociadas con la pérdida selectiva de α-MN. Por ejemplo, la poliomielitis es causada por un virus que ataca específicamente a las neuronas motoras del cuerno ventral de la médula espinal y las destruye. La esclerosis lateral amiotrópica también se asocia con la pérdida selectiva de neuronas motoras.

La parálisis es uno de los efectos más pronunciados del daño a los α-MN. Debido a que los α-MN proporcionan la única inervación a las fibras musculares extrafusales, la pérdida de α-MN corta de manera efectiva la conexión entre el tronco del encéfalo y la médula espinal y los músculos que inervan. Sin esta conexión, el control muscular voluntario e involuntario (reflejo) es imposible. El control muscular voluntario se pierde porque los α-MN transmiten señales voluntarias de las neuronas motoras superiores a las fibras musculares. La pérdida de control involuntario se debe a la interrupción de los circuitos reflejos, como el reflejo de estiramiento tónico. Una consecuencia de la interrupción del reflejo es que se reduce el tono muscular, lo que da lugar a una paresia flácida. Otra consecuencia es la depresión de los reflejos tendinosos profundos, lo que provoca hiporreflexia.

La debilidad y atrofia muscular también son consecuencias inevitables de las lesiones de α-MN. Debido a que el tamaño y la fuerza de los músculos están relacionados con la extensión de su uso, los músculos denervados son propensos a la atrofia. Una causa secundaria de atrofia muscular es que los músculos denervados ya no reciben factores tróficos de los α-MN que los inervan. Las lesiones de la motoneurona alfa también dan lugar a potenciales EMG anormales (p. Ej., Potenciales de fibrilación) y fasciculaciones, siendo estas últimas contracciones musculares involuntarias y espontáneas.

Las enfermedades que alteran la señalización entre los α-MN y las fibras musculares extrafusales, a saber, las enfermedades de la unión neuromuscular, tienen signos similares a los que ocurren con la enfermedad de α-MN. Por ejemplo, la miastenia gravis es una enfermedad autoinmune que impide la señalización a través de la unión neuromuscular, lo que resulta en una denervación funcional del músculo.


Un análisis de la teoría de sistemas del control motor humano de bajo nivel: aplicación a un modelo de brazo de una sola articulación

El control continuo mediante modelos internos parece ser bastante sencillo para explicar el control motor humano. Sin embargo, exige tanto un gran esfuerzo computacional como una alta precisión del modelo, ya que es necesario convertir toda la trayectoria. El control intermitente se muestra muy prometedor para evitar estos inconvenientes del control continuo, al menos hasta cierto punto. En esta contribución, estudiamos la intermitencia a nivel de neuronas motoras. Preguntamos: ¿cuántas series de estimulación muscular diferentes pero constantes son necesarias para generar un movimiento estable para una tarea motora específica? El control intermitente, en nuestra perspectiva, puede asumirse solo si el número de transiciones es relativamente pequeño. Como caso de aplicación, se considera un movimiento de brazo de una sola articulación. La dinámica de la contracción muscular se describe mediante un modelo muscular tipo Hill, para la dinámica de activación muscular se consideran tanto el enfoque de Hatze como el de Zajac. Para accionar la parte inferior del brazo, se implementan hasta cuatro grupos de músculos. Se utiliza un enfoque de teoría de sistemas para encontrar el menor número de transiciones entre conjuntos de estimulación constante. Se presenta un método para un análisis de estabilidad del movimiento humano. Se especifica un candidato a función de Lyapunov. Gracias a los métodos de suma de cuadrados, el procedimiento presentado es generalmente aplicable y computacionalmente factible. Se estiman la región de atracción de un punto de transición y el número de transiciones necesarias para realizar movimientos estables del brazo. Los resultados apoyan la teoría del control intermitente en este nivel de control motor, porque solo son necesarias muy pocas transiciones.

Esta es una vista previa del contenido de la suscripción, acceda a través de su institución.


6 - El sentido del tacto en el control de la ingestión

Este capítulo analiza las funciones de los mecanorreceptores en el control de los movimientos de la mandíbula y la lengua durante la masticación, como un trasfondo neurofisiológico conocido de la percepción táctil de los alimentos. La textura de los alimentos se puede percibir durante la masticación mediante la excitación de los mecanorreceptores en los ligamentos periodontales. En el hombre, estos incluyen terminaciones nerviosas libres y cuatro tipos de terminaciones especiales, a saber, corpúsculos de Ruffini, terminaciones en espiral, terminaciones en huso y terminaciones en masa. Cuando un diente se desplaza ligeramente durante la masticación, los ligamentos periodontales se estiran, deformando y excitando los receptores. Las neuronas sensoriales de este tipo de mecanorreceptor ascienden al tallo cerebral a través del nervio trigémino. Hay dos vías aferentes. Uno pasa a las motoneuronas del trigémino a través del núcleo mesencefálico del trigémino, al igual que el sentido del músculo de la mandíbula, mientras que el otro pasa a las motoneuronas del trigémino a través de los núcleos sensoriales del tronco encefálico del trigémino. Estos aferentes periodontales pueden ser monosinápticos o polisinápticos. Además, se ha confirmado que las neuronas sensoriales para estos dos tipos de aferentes provienen de los respectivos receptores.


Afiliaciones

Departamento de Biología y Anatomía Organismal, Universidad de Chicago, Chicago, IL, EE. UU.

Brendan Prendergast, Jack Brooks, Maria Boyarinova, Jeremy E. Winberry y Sliman J. Bensmaia

Comité de Neurociencia Computacional, Universidad de Chicago, Chicago, IL, EE. UU.

James M. Goodman y el amplificador Sliman J. Bensmaia

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

Contribuciones

B.P., J.M.G. y S.J.B. concibió los experimentos. B.P., J.M.G., J.E.W. y S.J.B. diseñó y probó el aparato experimental. B.P., J.B. y M.B. informacion recolectada. B.P. y J.B preparó las figuras para el manuscrito. B.P., J.B., J.M.G. y S.J.B. preparó el texto del manuscrito.

Autor correspondiente


Lesiones de rodilla

TABLA DE CUENTAS - Página principal de Auditoría Legislativa
Además de las fuentes de ingresos que podría obtener una LEA, se siguieron ciertos principios en la organización de las actividades diseñadas para contribuir al crecimiento profesional u ocupacional y la competencia de los miembros del personal docente durante el tiempo de. Devolver documento

Www.rguhs.ac.in
To take part in and contribute to the process of continuing professional development which also includes further upgradation of training Injuries to brain &spinal She/he shall practice absolute discretion regarding personal matters or knowledge about patients he/she might acquire in her . Fetch This Document

Www.researchgate.net
In addition [p. 101] the wealthy were expected to contribute financially to the with observations gained from gladiators sustaining injuries in and about the kneecap, as well as a &nu&epsilon&upsilon&rho&omicron&tau&rhoώ&tau&omicron&sigmaf, however confusing it might be, usually is "wound in the tendons." who . View This Document

Florida Community College At Jacksonville - Fccj.org
And flexibility contribute to physical fitness. 18.06 Describe the problems that a paramedic might encounter in a hostile situation and the techniques used to manage the situation. 41.12 Explain the importance of manipulating a knee dislocation/fracture with an absent distal pulse. . Fetch Content

036-038 Fht Jan2012 V01 - Humankinetics.com
Their anatomical arrangement and how well they do or do not fit together. whether it might be due to something else. fibres of the trapezius may contribute to one shoulder appearing higher than the other. If . Access Document

LESSONS FROM WOODY: - Equine Studies
&ldquoLessons from Woody&rdquo was first published in an edition farriery, massage, conformation study, &ldquoriding theory&rdquo) are linked to physiotherapeutics (rehabilitation of injuries to the musculo-skeletal system The sling or hammock-like arrangement of these fibers is mimicked in Woody . View This Document

TITLE 8
Except that it shall not include participation in a ridesharing arrangement, as defined in section 39-22-509 (1 upon grounds that the employee has undergone an anatomical change since the previous device was furnished or for except amputation between the knee and the hip . Get Document

Www.health.gov.au
What factors do you think are likely to contribute to each? 3. How might these factors be Some rural EDs have an arrangement with the local doctor whereby patients with non The Triage Nurse needs to be aware of the normal physiological and anatomical adaptations of pregnancy because . Content Retrieval

Lecture Notes - University Of Idaho
Read through the lecture while watching the PowerPoint slide you have a better understanding of how the skeletal system and its associated structures contribute to the movement and stability These injuries occur when the joint is subjected to very large forces such as . View Doc

Stretch Reflex - Wikipedia, The Free Encyclopedia
The stretch reflex (myotatic reflex) For example, alpha-gamma co-activation might keep the spindles taut when a muscle is contracted, Patellar reflex L2-L4 (knee-jerk) Ankle jerk reflex S1/S2 . Read Article

Syllabus For Degree Course On Prosthetics And Orthotics
SYLLABUS FOR DEGREE COURSE IN PROSTHETICS AND ORTHOTICS. BACHELOR To take part in and contribute to the process of continuing professional development which also includes further upgradation of training programs and continuous upgradation of Sports injuries: introduction to . Visit Document

Vestibular System - Wikipedia, The Free Encyclopedia
The vestibular system, in most mammals, is the sensory system that provides the leading contribution about the sense of balance and spatial orientation for the purpose of coordinating movement with balance. . Read Article

Muscles Of The Rotator Cuff - About.com Salud
What are the muscles of the rotator cuff and how do the rotator cuff muscles support your shoulder? About.com. Food Health Human Anatomy and Anatomical Terms The Rotator Cuff. Advertisement. Possible injuries and problems around your rotator cuff may include: . Read Article

Gcit.enschool.org
This type of fiber arrangement allows for speed of While other members of the allied healthcare continuum might also give patients or clients guidelines for Ankle pronation forces internal rotation at the knee and places additional stresses on some knee ligaments and the integrity . Retrieve Content

Chapter 6 The Foot, Ankle, And Lower Leg - SchoolFusion
Understand the anatomy of the foot, ankle, and lower leg. The talus allows forward and downward movement of the ankle. The ankle joint, because of its arrangement of bones attaching ligaments, is structurally very strong knee flexion, medial rotation of tibia . Plantaris: ankle plantar . Get Content Here

CHAPTER 1
CLINIC HANDBOOK CHAPTER 1. anatomical/physiological, acoustic, psychological, developmental, and linguistic and &ldquoResearch&rdquo is any systematic investigation designed to develop or contribute to generalizable knowledge.37 The Privacy Rule permits a covered entity to use and . Retrieve Content

Journal Of Osteoarthritis [email protected]
Although injuries due to the practice of high impact might provide clinically relevant information required for the FDA Gwynn IA, Notzli HP (1998) Collagen fibre arrangement in the tibial plateau articular cartilage of man and other mammalian species. J Anat 193: 23-34. 20. . Access Full Source

LAKE ERIE
The physician understands how reflex changes may contribute to the prolonged The resident designs treatment plans that address the diseases of the elderly as well as accommodate for their unique anatomical and Refers to the columnar arrangement of the articular portions . View Full Source

Muscle Spindle - Wikipedia, The Free Encyclopedia
Muscle spindle Details Latin: fusus neuromuscularis: Identifiers Code: TH H3.11.06.0.00018: Anatomical terminology [edit on Wikidata] Muscle spindles are sensory receptors within the belly of a muscle that primarily detect changes in the length of this muscle. . Read Article

INTERCALATED BSc
Intercalated BSc in Sports and Exercise Medicine (course code B190) Course Handbook . arrangement of tendons, will contribute towards half of your intercalated BSc and you will therefore spend a significant amount of the year preparing it. . Fetch This Document

Traditional Posters: Musculoskeletal - ISMRM
Anterior cruciate ligament (ACL) tear is a common knee injury, and is a risk factor of post-traumatic osteoarthritis (OA). and quantification of relaxation times might provide valuable information related to disc Low grade tendon and ligament injuries are challenging to delineate on . View This Document


Ver el vídeo: ABSOLUTE ALPHA CLIPPER FIRST IMPRESSIONS (Enero 2022).