Información

¿Existe una explicación evolutiva para las manchas negras alrededor de los ojos de un panda?

¿Existe una explicación evolutiva para las manchas negras alrededor de los ojos de un panda?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Parece que no pude encontrar uno en otro lugar, al menos no con una fuente científica.

Parecería que como es una característica bastante llamativa, habría una ventaja que inferiría.


Como han sugerido sus comentaristas, no.

Para que una explicación sea un bien explicación evolutiva, necesita tener una hipótesis comprobable y un mecanismo para probarla.

El mecanismo más común para probar la hipótesis de la cripsis (camuflaje) es tomar una gran cantidad de especies estrechamente relacionadas y ver si sus diferencias de coloración están correlacionadas con un hábitat en particular. Dado que los pandas tienen pocos parientes en blanco y negro, no hay poder estadístico en este análisis.

Otra opción es tomar una gran cantidad de pandas, crear un grupo de tratamiento y control y blanquear el grupo de tratamiento (o sus manchas oculares) de blanco y comparar la supervivencia o la agudeza visual. Como era de esperar, esto no se ha hecho.

Aquí hay un buen artículo sobre coloración animal para aquellos que tienen acceso:

Caro, T. I. M. (2005). El significado adaptativo de la coloración en mamíferos. Biociencia, 55 (2), 125-136.


Me gusta bastante la explicación que encontré en el sitio web de "Explorando el BioEdge". Robin y Honeybadger explican la coloración en blanco y negro de la siguiente manera: para minimizar el riesgo de ser atacado por el tigre, la coloración del panda gigante es aposemática, advirtiendo a los posibles depredadores de su abrazo y mordedura similares a los de un vicio. Esta señal de advertencia, visible incluso con poca luz, consiste en un contraste en blanco y negro en la cara (oídos y ojos), así como en el cuerpo en general ".

http://explorebioedge.com/bio-bullets/item/43-warning-colouration-in-the-giant-panda.html


Los pandas usan sus cabezas como una especie de extremidad extra para escalar.

Las proporciones corporales regordetas de un panda requieren una solución inusual para trepar a los árboles.

Hung_Chung_Chih / iStock / Getty Images Plus

Compartir este:

Austin, Texas - Los pandas realmente usan la cabeza para trepar.

A medida que el oso regordete y de patas cortas trepa, presiona su cabeza brevemente contra el tronco del árbol una y otra vez. La cabeza sirve como una pata extra. Un panda presiona su cabeza primero contra un lado del árbol y luego contra el otro. Este contacto adicional ayuda al oso a sostenerse mientras suelta y levanta una verdadera pata. Andrew Schulz describió este comportamiento en una reunión el 4 de enero. Schulz es físico en Georgia Tech en Atlanta. Habló en la reunión anual de la Sociedad de Biología Integrativa y Comparativa.

Schulz conoce un comportamiento similar solo en canguros recién nacidos. Usan sus cabezas para ayudar a arrastrarse a la bolsa de su madre por primera vez.

Los movimientos de la cabeza tienen sentido para las proporciones de los pandas, dijo Schulz. Habló en nombre de una colaboración de investigación. Fue entre su universidad y la base de investigación de cría de pandas gigantes de Chengdu en China. Los pandas tienen la relación pierna-cuerpo más corta entre las ocho especies de osos vivos del mundo. "Me gusta llamarlos osos Corgi", dice. (Los Pembroke Welsh Corgis son una raza de perros con patas muy cortas).

Educadores y padres, inscríbase en la hoja de trucos

Actualizaciones semanales para ayudarlo a usar Noticias científicas para estudiantes en el ambiente de aprendizaje

Los científicos a menudo han estudiado las formas en que los animales pequeños, como las ardillas, trepan. Pero los pandas y otros grandes mamíferos no han recibido la misma atención, dijo Schulz. La escalada de árboles es importante para los pandas. Correr por un árbol puede salvar a un panda salvaje de los ataques de perros salvajes.

El investigador de Chengdu, James Ayala, tuvo la idea del estudio. Dice que estas son las primeras medidas de qué tan bien trepan los pandas jóvenes. Estos datos ayudan a los investigadores a ver si los pandas jóvenes están listos para la vida en la naturaleza. Algunos pandas criados en las instalaciones de Chengdu eventualmente serán liberados en la naturaleza.

Para este estudio, el personal de Chengdu construyó un gimnasio para escalar pandas. Tenía cuatro troncos de árboles sin corteza. Cada uno tenía un diámetro diferente y sostenía una plataforma alta. Los investigadores grabaron en video ocho pandas jóvenes, todos de al menos un año de edad. Los animales habían crecido más allá de la etapa de bola de pelusa. Eran adolescentes jóvenes con un poco de crecimiento por hacer y, a veces, mucho aprendizaje.

Algunos jóvenes simplemente no entendieron lo del árbol. “Sin ascenso o descenso controlado. Fue una especie de locura cada vez ”, dijo Schulz sobre un oso joven.

Otros se dieron cuenta. Uno alcanzó la cima de la pole en nueve de 11 intentos. Los escaladores más exitosos movieron la cabeza aproximadamente cuatro veces más que los que voltearon los postes, dijo Schulz. Incluso una hembra nacida sin garras logró subir al poste. La prensa de cabeza mejora el agarre del panda. También mantiene el peso de un panda equilibrado de forma segura cerca del árbol.

Escalar la cabeza le resulta familiar a Nicole MacCorkle. Es una criadora de pandas gigantes en el Zoológico Nacional Smithsonian en Washington, D.C. No estuvo en la reunión, pero ha visto un video de las pruebas de escalada en Chengdu. Los pandas del zoológico también abordan los árboles de esta manera, dice ella.

Para los cachorros, encabezar a veces es la parte fácil. "Se trepan bastante rápido a un árbol", dice MacCorkle. Luego, agrega, "parece que no pueden averiguar cómo volver a bajar". Si los cachorros se quedan atrapados demasiado tiempo, un cuidador acudirá al rescate. Sin embargo, señala, "Por lo general, lo resuelven por sí mismos".

Palabras de poder

anual: Adjetivo para algo que sucede todos los años. (en botánica) Planta que vive solo durante un año.

comportamiento: La forma en que algo, a menudo una persona u otro organismo, actúa hacia los demás o se comporta.

biología: El estudio de los seres vivos. Los científicos que los estudian se conocen como biólogos.

raza: (sustantivo) Animales dentro de la misma especie que son tan genéticamente similares que producen rasgos fiables y característicos. Los pastores alemanes y los perros salchicha, por ejemplo, son ejemplos de razas de perros. (verbo) Producir descendencia mediante la reproducción.

datos: Hechos y / o estadísticas recopilados para su análisis, pero no necesariamente organizados de una manera que les dé significado. Para la información digital (el tipo almacenado por las computadoras), esos datos generalmente son números almacenados en un código binario, representados como cadenas de ceros y unos.

diámetro: La longitud de una línea recta que atraviesa el centro de un círculo u objeto esférico, comenzando en el borde de un lado y terminando en el borde del lado lejano.

mamífero: Un animal de sangre caliente que se distingue por la posesión de pelo o pelaje, la secreción de leche de las hembras para alimentar a sus crías y (típicamente) la procreación de crías vivas.

panda: (o panda gigante) Una especie en peligro de extinción de la familia de los osos, que se encuentra en estado salvaje solo en China. Tiene un cuerpo blanco distintivo con extremidades cubiertas de negro y manchas oscuras alrededor de los ojos.

físico: Un científico que estudia la naturaleza y las propiedades de la materia y la energía.

proporción: La cantidad de un determinado componente de una mezcla en relación con otros componentes. Por ejemplo, si una bolsa contiene 2 manzanas y 3 naranjas, la proporción de manzanas y naranjas en la bolsa es de 2 a 3.

proporción: La relación entre dos números o cantidades. Cuando se escriben, los números suelen estar separados por dos puntos, como 50:50. Eso significaría que por cada 50 unidades de una cosa (a la izquierda) también habría 50 unidades de otra cosa (representada por el número de la derecha).

sociedad: Un grupo integrado de personas o animales que generalmente cooperan y se apoyan entre sí para el bien de todos.

especies: Grupo de organismos similares capaces de producir descendencia que pueda sobrevivir y reproducirse.

Citas

Encuentro: A.K. Schulz y col. Cachorro de panda trepando para su conservación. Reunión anual de la Society for Integrative and Comparative Biology, Austin, Texas, 4 de enero de 2020.

Sobre Susan Milius

Susan Milius es escritora de ciencias de la vida, que cubre la biología y la evolución de los organismos, y tiene una pasión especial por las plantas, los hongos y los invertebrados. Estudió biología y literatura inglesa.

Recursos para el salón de clases para este artículo Más información

Hay recursos gratuitos para educadores disponibles para este artículo. Regístrese para acceder:


Los enormes ojos de los calamares gigantes ven la luz de las ballenas embestidas

El calamar gigante ve el mundo con ojos del tamaño de balones de fútbol. Miden al menos 25 centímetros (10 pulgadas) de ancho, lo que los convierte en los ojos más grandes del planeta.

A modo de comparación, el ojo de pez más grande es el orbe de 9 centímetros del pez espada. Cabría dentro del calamar gigante alumno! Incluso la ballena azul, el animal más grande que alguna vez ha existido - tiene unos ojos miserables de 11 centímetros de ancho.

Entonces, ¿por qué el gran salto de tamaño? ¿Por qué el calamar gigante tiene un ojo de campeón que es al menos el doble del tamaño del subcampeón?

Dan-Eric Nilsson y Eric Warrant de la Universidad de Lund, Suecia, piensan que el calamar debe haber desarrollado su ojo para hacer frente a un desafío único que otros animales no enfrentan: detectar uno de los depredadores más grandes del mundo, el cachalote.

En general, es cierto que los ojos más grandes pueden ver más luz. Es de esperar que un calamar de ojos grandes pueda ver más lejos que uno de ojos pequeños, lo que sería útil para encontrar parejas o presas. Pero Nilsson y Warrant demostraron que esta explicación intuitiva no puede explicar el ojo extremo del calamar.

Usando un modelo matemático, encontraron que en las profundidades del océano, los ojos sufren de una ley de rendimientos decrecientes. Los ojos pequeños pueden ver mucho más lejos si crecen un poco más. Pero una vez que la pupila pasa de 2,5 centímetros, estas mejoras se vuelven cada vez más pequeñas. Una vez que la pupila alcanza los 3,5 centímetros y el ojo mismo alcanza los 9 centímetros, no tiene mucho sentido agrandarlo. Y ahí es exactamente donde se han detenido los peces. Aunque la cabeza del pez espada es capaz de sostener un ojo mucho más grande, no es así.

El calamar gigante pesa aproximadamente lo mismo que un pez espada, pero su ojo es aproximadamente tres veces más grande. ¿Por qué? Usando su modelo, Nilsson y Warrant encontraron que los ojos enormes tienen ventajas sobre los ojos que son simplemente grandes. Específicamente, son mucho mejores para detectar otros objetos grandes que emiten su propia luz en aguas a más de 500 metros de profundidad. Hay un animal que se ajusta a esos criterios, y es uno que los calamares gigantes realmente necesitan ver: el cachalote.

Sabemos que los cachalotes comen el calamar gigante y su primo aún más grande, el calamar colosal. Los picos afilados de ambas especies se han encontrado en los estómagos de los cachalotes, y las ballenas a menudo tienen las marcas de sus batallas en la piel: cicatrices en forma de anillo causadas por los "dientes" dentados en las ventosas de los calamares.

Espera, las ballenas no brillan. En los océanos oscuros, ¿cómo podrían verlos los calamares? Nilsson y Warrant señalan que, si bien los cachalotes no producen su propia luz, con frecuencia molestan a los animales que sí lo hacen. Cuando se sumergen, golpean a pequeños animales como medusas y crustáceos que parpadean en respuesta.

Estos contornos relucientes serían demasiado tenues para que los vieran la mayoría de los animales, pero no el calamar gigante. Nilsson y Warrant demostraron que sus enormes ojos pueden captar esta luz desde 120 metros de distancia, y pueden escanear una enorme esfera de agua en busca de esos destellos reveladores.

Los cachalotes también tienen un detector de largo alcance: el sonar. Producen clics extremadamente fuertes y cronometran los ecos de rebote para mapear el agua a su alrededor. Su sonar tiene un alcance de unos pocos cientos de metros, por lo que siempre debe detectar un calamar gigante antes de que el calamar lo vea venir.

Aun así, el ojo del calamar le advertiría lo suficiente como para permitirle huir. Nilsson dice, "Los calamares son generalmente buenos en ráfagas rápidas, y las pocas observaciones que se han hecho en calamares gigantes vivos muestran que son animales poderosos." También tienen cuerpos grandes, lo que podría ayudarlos a escapar a gran velocidad. Quizás la amenaza de los cachalotes impulsó la evolución tanto de los ojos del calamar gigante como de su cuerpo.

Esta carrera armamentista entre depredadores gigantes y presas de ojos gigantes puede haberse desarrollado una vez antes. Durante el reinado de los dinosaurios, los reptiles llamados ictiosaurios nadaban en los mares. Se parecían un poco a los delfines, pero también tenían ojos enormes, similares en tamaño a los del calamar gigante. No había cachalotes en esos días, pero había otros depredadores masivos como Kronosaurus y Rhomaleosaurus. Quizás los ictiosaurios usaron sus grandes ojos para evitar a estos cazadores gigantes, al igual que los calamares gigantes usan los suyos para evitar a los cachalotes.

Por ahora, Nilsson y Warrant presentan su idea como una hipótesis, aunque con una base sólida. “Para confirmar o refutar nuestra teoría sería necesario hacer observaciones directas sobre cómo los calamares gigantes y colosales evaden la caza de los cachalotes”, dice Nilsson. "Pero debido a que esto tiene lugar en la oscuridad a profundidades de 600-1000 metros en el mar, tales observaciones son extremadamente difíciles".


Pandas Don & # x2019t Hibernate

A diferencia de la mayoría de los otros osos, los pandas no hibernan. Aunque duermen 12 horas al día, no pueden utilizar la hibernación para escapar de los fríos inviernos como lo hacen otros osos. Las dietas de los pandas & # x2019 no contienen suficiente grasa para permitirles hibernar durante el invierno. Debido a sus dietas bajas en grasas, los pandas tienen relativamente poca grasa corporal, a pesar de su apariencia agradablemente regordeta. En lugar de excavar en cuevas o madrigueras como lo hacen la mayoría de los osos a la primera señal de que se acerca el invierno, los pandas simplemente encuentran un lugar cómodo para relajarse y hacen lo que mejor saben hacer: comer bambú.

Debido a que los pandas viven en regiones montañosas, simplemente pueden migrar a las elevaciones que tienen las temperaturas más agradables para ellos durante todo el año. Durante los calurosos meses de verano, los pandas se trasladan a elevaciones más altas donde las temperaturas permanecen más frescas. Durante los meses más fríos del invierno, regresan a elevaciones más bajas y cálidas y continúan buscando bambú.

A los pandas les encanta el bambú, a pesar de que sus sistemas digestivos están mal diseñados para procesar una dieta vegetariana.


DISCUSIÓN

Usamos un enfoque comparativo para tratar de comprender el significado adaptativo de la coloración única del pelaje del panda gigante porque los experimentos de campo son difíciles de realizar en especies grandes en peligro de extinción (Caro y Melville 2012). Como muy pocas especies de carnívoros tienen un pelaje como el panda gigante, dividimos el cuerpo en diferentes regiones. Usamos 2 métodos independientes para marcar la coloración del pelaje en carnívoros y ursidos para hacer nuestros hallazgos más robustos. Una fortaleza de estos enfoques es que podemos afirmar con certeza que las regiones oscuras o claras del pelaje carnívoro están asociadas con variables ecológicas o sociales particulares. Una debilidad es que no podemos decir definitivamente que el panda gigante tenga un área de pelaje por alguna razón en particular, siempre es posible que un parche de pelaje haya evolucionado para un propósito diferente al de otros carnívoros. Un problema adicional es que nuestros datos se basan en la percepción humana (tricromática) de imágenes fotográficas y no en imágenes vistas por carnívoros dicromáticos en el campo, aunque nuestro enfoque en la oscuridad y la claridad del pelaje elude el problema de la cromacidad hasta cierto punto. Con estas advertencias en mente, ahora discutimos nuestros hallazgos.

Temperatura

Entre los carnívoros, encontramos pocas asociaciones entre la coloración del pelaje y la temperatura media anual, excepto que las regiones de los hombros y la espalda son consistentemente más oscuras en las áreas más cálidas, pero solo si se usan abrigos de invierno en los análisis (Tabla 1). Dependiendo del método de puntuación (M1 o M2), existe un hallazgo similar para la cara y efectos marginales para las marcas de los ojos, las áreas de las orejas y las piernas también (Tabla 1). Estas asociaciones probablemente representan un ejemplo de la regla de Gloger que establece que las especies que viven en condiciones cálidas y húmedas tienen pelajes más oscuros (Gloger 1833). De manera similar, en un estudio anterior sobre carnívoros que utilizó diferentes métodos, se encontraron asociaciones entre el pelaje oscuro y vivir en bosques tropicales en cánidos, y en menor grado en ursidos y herpéstidos (Ortolani y Caro 1996). Sin embargo, los impulsores de la regla de Gloger son opacos y es probable que varíen entre los taxones. Con respecto a la regulación del calor, existe un debate sobre si el color del cabello de los mamíferos tiene mucha influencia en la temperatura de un individuo debido a la estructura del pelaje, incluida su densidad, longitud, el diámetro de los pelos, así como las propiedades ópticas de los pelos. que determinan si la radiación es absorbida, transmitida o dispersa, están todos involucrados en la modulación de la temperatura junto con la relectancia de la superficie (Walsberg 1991). Para caracterizar este debate, algunos argumentan que el color del pelaje no tiene ningún efecto sobre la temperatura central de un mamífero (p. Ej., Oritsland y Ronald 1978 Walsberg 1983 Dawson et al. 2014), mientras que otros creen que es importante (p. Ej., Burtt 1981 Tributsch et al. 1990 ).

Prácticamente no encontramos relación entre la longitud del pelaje o la profundidad del pelaje y la temperatura o el color del pelaje en las especies de ursidos (Tabla complementaria S4), lo que sugiere que el color del pelaje no está relacionado con la estructura del pelaje. El hecho de que el color del cabello no esté relacionado con el control de la temperatura está respaldado por la ausencia de diferencias en la longitud o profundidad del cabello en las áreas blancas y negras del cuerpo del panda gigante (Tabla complementaria S5), aunque cuando se dejan caer regiones muy largas de pelaje, los pelos negros son más largos que los blancos. como podría esperarse dado que la melanina protege las estructuras de la abrasión. El examen de los datos brutos de la Tabla complementaria S3 muestra que muchas áreas del pelaje del panda gigante son más cortas que las del oso perezoso (Melursus ursinus), oso café (Ursus arctos) y oso negro (Ursus americanus) incluso en las partes del cuerpo donde el pelaje del panda gigante es negro, lo que sugiere fuertemente que la oscuridad del cabello en el panda gigante no está relacionada con la captura y retención del calor. Aunque nuestros análisis comparativos entre carnívoros aportan más evidencia en apoyo de la regla de Gloger, y pueden explicar en parte los hombros oscuros del panda gigante porque ocupa hábitats de bosques subtropicales, parece dudoso que el pelaje negro sirva para mantener calientes las extremidades ya que no hay diferencias estructurales sustanciales. entre áreas de pelaje blanco y negro en el panda gigante o asociaciones de temperatura del pelaje entre los ursidos.

Destello

Los análisis previos sobre las marcas de ojos oscuros en carnívoros y el entorno de iluminación son mixtos. Ortolani (1999) encontró que el cabello oscuro alrededor de los ojos estaba asociado con ser crepuscular, pero no pudimos replicar este resultado. En cambio, encontramos solo una asociación marginal entre las marcas de ojos oscuros y el aumento de la diurnaidad en los carnívoros y usando solo una medida de puntuación. Teniendo en cuenta solo los ursidos, Ortolani y Caro (1996) no encontraron evidencia de un contorno de ojos oscuros y diurna. Aquí, no encontramos asociación entre el contorno de ojos más oscuro y la capa de nieve donde la luz reflejada podría ser una molestia, de hecho, sucedió lo contrario (Tabla 2). Tomando estos hallazgos en conjunto, la evidencia empírica sobre el deslumbramiento que reduce el entorno del ojo oscuro es débil o equívoca. El hecho de que los pandas gigantes sean catemerales y estén activos durante el día y la noche no ayuda a demostrar de manera convincente que las marcas de ojos oscuros en esta especie se utilizan para reducir el deslumbramiento.

Coincidencia de fondo

Para la coincidencia de fondo (y coloración disruptiva), usamos la claridad del fondo contra el cual un carnívoro podría verse como derivado de la capa de nieve y el grado en que el ambiente es oscuro debido a la sombra. Elegimos estas variables en lugar del tono de fondo para mantener un enfoque en el pelaje blanco y negro. Con respecto a la nieve, nuestros análisis relacionan las pieles más ligeras con la capa de nieve en todo el orden. Ortolani y Caro (1996) encontraron asociaciones entre las batas blancas y vivir en el Ártico en los mustélidos, una asociación marginal en los cánidos y ninguna asociación en los ursidos. Al juntar a las 3 familias, encontraron una asociación significativa entre ser blanco y vivir en el Ártico. Nuestros análisis de subespecies de ursid, más sensibles, muestran fuertes asociaciones entre el color del pelaje más claro en todas las regiones del cuerpo y la presencia de nieve. Estos análisis comparativos hacen muy probable que las áreas blancas del pelaje del panda gigante (cara, cuello, espalda, flanco, vientre y rabadilla) sean blancas para ser crípticas contra un fondo nevado. Esto está respaldado por las fuertes asociaciones en aquellas subespecies que no entran en letargo (usando M1), un hallazgo interesante porque dichas poblaciones encontrarán nieve con regularidad, mientras que las poblaciones que exhiben letargo estarán descansando y escondidas durante los meses fríos. Por ejemplo, los osos polares no hibernan y son blancos, mientras que los osos pardos y negros que viven en latitudes altas hibernan pero no son generalmente blancos (por ejemplo, Goodrich y Berger 1994). Los pandas gigantes no hibernan y debido a que tienen torsos blancos y cabezas blancas, parece probable que estas áreas sirvan para camuflar al animal en las épocas del año en que se acumula la nieve.

Sin embargo, también hay una fuerte firma de sombra. En los carnívoros, los hombros, la espalda y las piernas son más oscuros en las especies que habitan en hábitats más sombreados, lo que sugiere que el pelaje más oscuro sirve como cripsis. En todas las subespecies de ursid, sin embargo, no hay evidencia de que el color del pelaje en cualquier región del cuerpo esté relacionado con la sombra (pero ver Rounds 1987). Los pandas gigantes tienen hombros, patas delanteras y patas traseras oscuros, por lo que existe el argumento de que estas áreas sirven para mantener al animal camuflado en hábitats boscosos con sombra. Cualquier coloración críptica en los pandas gigantes debe servir para reducir la detección por parte de los grandes carnívoros porque su dieta de bambú significa que no necesitan permanecer ocultos de sus presas, como se describe para los osos negros (Klinka y Reimchen 2009). Por el contrario, hay una ausencia de asociaciones entre la coloración oscura del pelaje en las regiones proximales de los carnívoros y la sombra que sugiere que el pelaje más oscuro tiene una función diferente en la cabeza.

Coloración disruptiva

La idea de que los pandas gigantes se camuflan de manera disruptiva no está respaldada por los datos de carnívoros. Los elementos adyacentes contrastantes en el cuerpo no están asociados con ambientes nevados o sombreados usando ninguna de las 10 pruebas diferentes (Tabla complementaria S7). El pelaje del panda gigante tiene algunas características de coloración disruptiva (Cott 1940 Stevens y Merilaita 2009) en el sentido de que las manchas blancas y negras adyacentes contrastan mucho (aunque no tanto en la subespecie del panda Quinling marrón y blanco). Además, es casi seguro que los parches se mezclan con fondos oscuros o blancos y algunos patrones tocan el contorno del cuerpo, aunque no todos (por ejemplo, las marcas de los ojos). Los argumentos en contra de la coloración disruptiva (aunque no fatal) incluyen marcas que generalmente no se colocan lejos de la superficie del cuerpo para crear bordes internos falsos, y ninguna coloración disruptiva coincidente que disfrace rasgos memorables como los ojos. En cambio, los ojos y los oídos son muy exagerados en el panda gigante. Todavía no se han demostrado ejemplos de coloración disruptiva en mamíferos, y nuestros datos sistemáticos argumentan en contra de que esto ocurra en carnívoros, por lo que en la actualidad es muy parsimonioso argumentar que el panda gigante no tiene colores disruptivos.

Comunicación interespecífica

Es de destacar que entre los carnívoros existe una virtual ausencia de asociación entre la coloración de las regiones proximales del cuerpo y los ambientes sombreados que habitan, lo que sugiere que estas regiones faciales oscuras no están involucradas en la coincidencia de fondo y por inferencia que es poco probable que las marcas negras en la cabeza del panda gigante sean preocupado por la cripsis. En cambio, encontramos que las marcas de los ojos son algo más oscuras en los carnívoros más diurnos, lo que sugiere, quizás, que las regiones más oscuras de la cara podrían estar involucradas en la comunicación. En el caso del panda gigante, no está claro si esto podría estar relacionado con la comunicación interespecífica o intraespecífica. Hay poco apoyo (una asociación marginal) para que el contraste ocular se asocie con la agresividad en los carnívoros, lo que sugiere que la comunicación interespecífica es poco probable. Aunque se encuentran caras llamativas en carnívoros de tamaño mediano con defensas nocivas (Newman et al. 2005 Stankowich et al. 2011), los pandas gigantes no tienen estas defensas, por lo que es improbable señalar defensas fisiológicas.

Hubo vínculos entre las orejas contrastantes y la pugnacidad utilizando uno de nuestros métodos de puntuación (M2) que indica que los rasgos faciales contrastantes pueden indicar ferocidad, y se informa que los pandas gigantes son truculentos (Morris y Morris 1966). Es posible que las orejas negras estén involucradas en la señalización a los depredadores.

Comunicación intraespecífica

Con respecto a la comunicación intraespecífica, encontramos evidencia débil de un contorno de ojos más oscuro y rostros más oscuros en carnívoros más diurnos. Esto sugiere que quizás las áreas faciales más oscuras podrían usarse para señalizar a los congéneres. En consonancia con esto, existe una variación considerable en la forma y el área de las máscaras para los ojos de los pandas gigantes, incluidas las diferencias de sexo en el ángulo entre los parches oculares (Dungl 2007). Además, la evidencia experimental muestra que los pandas gigantes pueden discriminar patrones de máscara de ojos similares a los de un panda y recordar estos 6 a 12 meses después, lo que sugiere que las marcas de los ojos pueden estar involucradas en el reconocimiento individual (Dungl et al. 2008). Schaller (1993) señaló que una mirada fija representa una amenaza en los pandas gigantes, y los parches agrandan diez veces el ojo del panda gigante, lo que hace que la mirada sea más potente. Para mostrar falta de intención agresiva, un panda gigante aparta la cabeza, cubre los parches de los ojos con sus patas o esconde su rostro. En la actualidad, no podemos separar si los pandas gigantes tienen marcas oculares exageradas para indicar una intención agresiva a otros pandas gigantes y posiblemente depredadores, o si están involucrados en el reconocimiento intraespecífico, o ambos. Pero sí sabemos que la señalización intraespecífica es importante en esta especie (Nie et al. 2012 Owen et al. 2016).

Como las marcas de orejas oscuras están estrechamente asociadas con las marcas de ojos oscuros en los carnívoros, no se puede descartar la posibilidad de que las orejas oscuras sean una forma de automimetismo ocular. Schaller (1993, p. 97) informa que “un panda que mira fijamente a menudo mantiene el cuello bajo, una posición que no solo presenta los parches en los ojos a un oponente sino que también delinea las orejas negras contra el cuello blanco, presentando en efecto 2 pares de ojos amenazantes . "


¿Por qué los guepardos tienen manchas? Y otros hechos del guepardo

Lo has adivinado: ¡el guepardo! Con la capacidad de acelerar de cero a 45 en solo 2,5 segundos, estos gatos están hechos para la velocidad. Son los mamíferos terrestres más rápidos del mundo, alcanzando velocidades de entre 60 y 70 mph.

¿Dónde viven los guepardos?

En los últimos 50 años, los guepardos se han extinguido en al menos 13 países y hoy son más frecuentes en Kenia y Tanzania en el este de África, y Namibia y Botswana en el sur de África. En Namibia, viven en áreas con pastizales, sabanas, vegetación densa y terreno montañoso.

¿Rugen los guepardos?

Los guepardos no rugen, pero hacen otros ruidos. ¡Ronronean, ladran, tartamudean, gruñen, silban y gorjean!

¿Por qué gorjean los guepardos?

El chirrido de un guepardo tiene muchos significados. Las hembras en celo suelen gorjear para atraer parejas. Tanto los guepardos machos como las hembras también pian cuando están angustiados.

Los hombres pueden chirriar cuando se separan de los miembros de su coalición y cuando se reúnen. Las mamás y los cachorros harán lo mismo. Los guepardos incluso pueden identificarse entre sí por el sonido de sus chirridos.

¿Se retraen las garras de un guepardo?

Los guepardos tienen garras desafiladas y semi-retráctiles. Las huellas de sus patas tienen puntas de garras visibles, ¡pareciéndose más a un perro que a un gato!

¿Cómo cazan los guepardos?

A diferencia de la mayoría de los gatos, que son depredadores nocturnos, los guepardos cazan principalmente temprano en la mañana y al final de la tarde. Dependen en gran medida de la vista, escaneando el campo desde lo alto de montículos de termitas o kopjes, pequeñas colinas rocosas.

Una vez que un guepardo ve a su presa, se arrastra más cerca antes de su carrera final. Si un guepardo atrapa con éxito a su presa, asfixia al animal apretando su tráquea, la mandíbula del guepardo crea un agarre fuerte, parecido a un tornillo de banco.

¿Qué comen los guepardos?

Estos carnívoros comen pequeños antílopes, incluidos springbok, steenbok, duikers, impala y gazelles, así como las crías de animales más grandes, como warthogs, kudu, hartebeest, oryx, roan y sable. Los guepardos también cazan aves y conejos.

Un guepardo debe comerse su presa rápidamente, ya que los leones, hienas o incluso grupos de buitres pueden alejarlo de su presa.

¿Por qué los guepardos tienen manchas?

Las manchas de un guepardo cubren casi todo su cuerpo y pueden servir como camuflaje al compensar las sombras en los pastos grises que habitan. El camuflaje no solo es esencial para acechar a las presas, sino también para proteger a los cachorros de guepardo de los depredadores.

¿Sabías? ¡Al igual que una huella dactilar humana, las manchas de un guepardo y el patrón de anillo de su cola son únicos!

¿Cuántos guepardos quedan hoy en el mundo?

Se estima que los guepardos han desaparecido del 89 por ciento de su área de distribución natural en África, y solo quedan entre 7.500 y 10.000 en estado salvaje.

¿Cómo corren tan rápido los guepardos?

Más allá de un cuerpo aerodinámico y huesos livianos, muchas otras adaptaciones permiten que los guepardos corran increíblemente rápido. Las almohadillas especiales para las patas y las garras semi-retráctiles ofrecen una gran tracción, mientras que las fosas nasales y los pulmones grandes proporcionan una entrada de aire rápida, por lo que los guepardos pueden respirar fácilmente mientras corren.

Los omóplatos verticales, que no están unidos a la pequeña clavícula del guepardo, así como las caderas que giran sobre una columna flexible ayudan a alargar el paso del guepardo y proporcionan una aceleración superior. La columna vertebral del guepardo funciona como un resorte para sus poderosas patas traseras, extendiendo su alcance con cada paso. Mientras tanto, la cola actúa como timón para realizar giros rápidos, contrarrestando su peso corporal.

¡Pase por la estación de conservación de guepardos para ver los guepardos del zoológico nacional del Smithsonian durante su próxima visita!


Historia Natural

Entre el 90 y el 98 por ciento de la dieta del panda consiste en hojas, brotes y tallos de bambú, una hierba grande disponible durante todo el año en gran parte de las regiones boscosas de China. A pesar de las adaptaciones en las patas delanteras, dientes y mandíbulas para el consumo de bambú, el panda gigante ha conservado el sistema digestivo de su ascendencia carnívora y, por lo tanto, no puede digerir la celulosa, un componente principal del bambú. Los pandas resuelven este problema pasando rápidamente cantidades prodigiosas de hierba a través de sus tractos digestivos a diario. Aproximadamente 16 de cada 24 horas se dedican a la alimentación, y la eliminación de desechos se produce hasta 50 veces al día. Los restos dentales fosilizados indican que el panda gigante se comprometió con el bambú como principal fuente de alimento hace al menos tres millones de años. Aunque no pueden capturar a sus presas, los pandas conservan el gusto por la carne, que se usa como cebo para capturarlos para colocarlos por radio y los ha convertido en plagas en los campamentos humanos en ocasiones. La especie no puede sobrevivir naturalmente fuera de los bosques de bambú, aunque en cautiverio se ha mantenido a base de cereales, leche y frutas y verduras del jardín. El bambú es la dieta más saludable para los pandas cautivos.

La naturaleza solitaria del panda gigante se subraya por su dependencia de su sentido del olfato (olfato). Cada animal limita sus actividades a un rango de aproximadamente 4 a 6 km cuadrados (1,5 a 2,3 millas cuadradas), pero estos rangos de hogar a menudo se superponen sustancialmente. Bajo esta disposición, el olor funciona regulando el contacto entre individuos. Una gran glándula olfativa ubicada justo debajo de la cola y que rodea el ano se usa para dejar mensajes olfativos a otros pandas. La glándula se frota contra árboles, rocas y matas de hierba, y el olor transmite información sobre la identidad, el sexo y posiblemente el estado social del individuo que marca. El análisis químico de las marcas es consistente con una diferencia de función para hombres y mujeres. Males appear to use scent to identify the areas where they live, whereas females primarily use it for signaling estrus. Except for the mothers’ care of infants, the only social activity of pandas takes place during females’ estrus, which occurs annually during the spring and lasts one to three days. A spring mating season (March–May) and a fall birth season (August–September) are seen in both wild and captive populations. Males appear to locate females first by scent and ultimately by vocalizations. Assemblages of one to five males per female have been recorded. At this time males may become highly aggressive as they compete for the opportunity to mate.

Like bears, giant pandas undergo a delay in implantation of the fertilized ovum into the wall of the uterus, a period of two to three months after mating. Hormone levels in females’ urine indicate that the period of embryonic/fetal growth and development lasts only about two months. Altogether, gestation averages 135 days (with a range of 90–184 days), but, because of the short growth phase, a term fetus weighs only about 112 grams (4 ounces) on average. Relative to the mother, giant pandas produce the smallest offspring of any placental mammal (about 1/800 of the mother’s weight). For the first two to three weeks of life, the mother uses her forepaws and her thumblike wrist bones to cuddle and position the infant against herself in a rather uncarnivore-like and almost human fashion. Nearly half of the 133 captive births recorded before 1998 were of twins, but panda mothers are typically unable to care for more than one infant. Reasons for the extremely small size of the offspring and the frequent production of twins are not understood, but both are traits shared with bears.

The newborn panda is blind and covered with only a thin all-white coat. It is virtually helpless, being able only to suckle and vocalize. It depends on its mother for warmth, nourishment, positioning at the breast, and stimulating the passage of wastes. Development is slow during the early months. Eyes begin to open at about 45 days, and the first wobbly steps are taken at 75–80 days. Its helpless state mandates birth in a den, an environment in which it lives for the first 100–120 days of life. By about 14 months, at which age the milk teeth have erupted, the infant readily consumes bamboo, and at 18–24 months weaning from the mother takes place. Separation from the mother must occur before a female can undertake the production of her next litter. Captive pandas may live beyond 30 years in captivity, but life span in the wild is estimated at about 20 years.


Why They Matter

Crucial Role in Forests

The biological diversity of the panda’s habitat is unparalleled in the temperate world and rivals that of tropical ecosystems, making the giant panda an excellent example of an umbrella species conferring protection on many other species where pandas live. In other words, when we protect pandas, we invariably protect other animals that live around them, such as multicolored pheasants, the golden monkey, takin, and crested ibis. Pandas also bring sustainable economic benefits to many local communities through ecotourism.


11-Million-Year-Old Giant Panda’s Cousin Found in Spain

The new ursid species, Agriarctos beatrix, was a small plantigrade omnivore and was genetically related to giant pandas. Its fossil remains have been found in the Nombrevilla 2 site in the province of Zaragoza, Spain.

“This bear species was small, even smaller than the Sun bear – currently the smallest bear species,” said to SINC Dr. Juan Abella, a researcher at the Department of Paleobiology of the Spain’s National Museum of Natural Sciences and a lead author of the study. “It would not have weighed more than 60 kg.”

Although it is difficult to determine its physical appearance given that only pieces of dental fossils have been found, the scientists believe that it would have had dark fur with white spots mainly on the chest, around the eyes and possibly close to the tail.

“This fur pattern is considered primitive for bears, such as that of the giant panda whose white spots are so big that it actually seems to be white with black spots,” Dr. Abella explained.

A. beatrix would have lived in the forest and could have been more sessile that those bears that tend to hunt more, such as the brown or polar bears. This extinct bear would have escaped from other larger carnivores by climbing up trees.

“Its diet would have been similar to that of the Sun bear, Ursus malayanus, or the Spectacled bear, Tremarctos ornatus, that only eat vegetables and fruit and sometimes vertebrates, insects, honey and dead animals,” Dr. Abella said.

“We know that it was a different species to those documented up until now because of its morphological differences and the size of its teeth,” the scientist confirmed. “We have compared it with species of the same kind (Agriarctos) and similar kinds from the same period (Ursavus y Indarctos)”.

The reasons for its extinction have yet to be determined but “the most probable cause is likely to be the opening up of the forests giving way to more open, drier spaces and the appearance of similar yet larger and more competitive species,” Dr. Abella said.

The study now suggests the appearance of this group related to giant pandas some two millions years later, from 9 million years ago to 11 million years ago. They could have originated in the north-east basins of the Iberian Peninsula.


Analysis of Genomes Converges on the Case for a Creator

Do you like the Marvel superheroes better than those who occupy the DC universe? Or is it the other way around for you?

Even though you might prefer DC over Marvel (or Marvel over DC), over the years these two comic book rivals have often created superheroes with nearly identical powers. In fact, a number of Marvel and DC superheroes are so strikingly similar that their likeness to one another is obviously intentional. 1

Here are just a few of the superheroes Marvel and DC have ripped off each other:

  • Superman (DC, created in 1938) and Hyperion (Marvel, created in 1969)
  • Batman (DC, created in 1939) and Moon Knight (Marvel, created in 1975)
  • Green Lantern (DC, created in 1940) and Nova (Marvel, created in 1976)
  • Catwoman (DC, created in 1940) and Black Cat (Marvel, created in 1979)
  • Atom (DC, created in 1961) and Ant-Man (Marvel, created in 1962)
  • Aquaman (DC, created in 1941) and Namor (Marvel, created in 1939)
  • Green Arrow (DC, created in 1941) and Hawkeye (Marvel, created in 1964)
  • Swamp Thing (DC, created in 1971) and Man Thing (Marvel, created in 1971)
  • Deathstroke (DC, created in 1980) and Deadpool (Marvel, created in 1991)

This same type of striking similarity is also found in biology. Life scientists have discovered countless examples of biological designs that are virtually exact replicas of one another. Yet, these identical (or nearly identical) designs occur in organisms that belong to distinct, unrelated groups (such as the camera eyes of vertebrates and octopi). Therefore, they must have an independent origin.

Figure 1: The Camera Eyes of Vertebrates (left) and Cephalopods (right) 1: Retina 2: Nerve Fibers 3: Optic Nerve 4: Blind Spot. Image credit: Wikipedia

From an evolutionary perspective, it appears as if the evolutionary process independently y repeatedly arrived at the same outcome, time and time again. As evolutionary biologists Simon Conway Morris and George McGhee point out in their respective books, Life’s Solution y Convergent Evolution, identical evolutionary outcomes are a widespread feature of the biological realm. 2 Scientists observe these repeated outcomes (known as convergence) at the ecological, organismal, biochemical, and genetic levels.

From my perspective, the widespread occurrence of convergent evolution is a feature of biology that evolutionary theory can’t genuinely explain. In fact, I see pervasive convergence as a failed scientific prediction—for the evolutionary paradigm. Recent work by a research team from Stanford University demonstrates my point. 3

These researchers discovered that identical genetic changes occurred when: (1) bats and whales “evolved” echolocation, (2) killer whales and manatees “evolved” specialized skin in support of their aquatic lifestyles, and (3) pikas and alpacas “evolved” increased lung capacity required to live in high-altitude environments.

Why do I think this discovery is so problematic for the evolutionary paradigm? To understand my concern, we first need to consider the nature of the evolutionary process.

Biological Evolution Is Historically Contingent

Essentially, chance governs biological and biochemical evolution at its most fundamental level. Evolutionary pathways consist of a historical sequence of chance genetic changes operated on by natural selection, which, too, consists of chance components. The consequences are profound. If evolutionary events could be repeated, the outcome would be dramatically different every time. The inability of evolutionary processes to retrace the same path makes it highly unlikely that the same biological and biochemical designs should appear repeatedly throughout nature.

The concept of historical contingency embodies this idea and is the theme of Stephen Jay Gould’s book Wonderful Life. 4 To help illustrate the concept, Gould uses the metaphor of “replaying life’s tape.” If one were to push the rewind button, erase life’s history, and then let the tape run again, the results would be completely different each time.

Are Evolutionary Processes Historically Contingent?

Gould based the concept of historical contingency on his understanding of the evolutionary process. In the decades since Gould’s original description of historical contingency, several studies have affirmed his view.

For example, in a landmark study in 2002, two Canadian investigators simulated macroevolutionary processes using autonomously replicating computer programs, with the programs operating like digital organisms. 5 These programs were placed into different “ecosystems” and, because they replicated autonomously, could evolve. By monitoring the long-term evolution of the digital organisms, the two researchers determined that evolutionary outcomes are historically contingent and unpredictable. Every time they placed the same digital organism in the same environment, it evolved along a unique trajectory.

In other words, given the historically contingent nature of the evolutionary mechanisms, we would expect convergence to be rare in the biological realm. Yet, biologists continue to uncover example after example of convergent features—some of which are quite astounding.

The Origin of Echolocation

One of the most remarkable examples of convergence is the independent origin of echolocation (sound waves emitted from an organism to an object and then back to the organism) in bats ( chiropterans) and cetaceans (toothed whales). Research indicates that echolocation arose independently in two different groups of bats and also in the toothed whales.

Figure 2: Echolocation in Bats. Image credit: Shutterstock

One reason why this example of convergence is so remarkable has to do with the way some evolutionary biologists account for the widespread occurrences of convergence in biological systems. Undaunted by the myriad examples of convergence, these scientists assert that independent evolutionary outcomes result when unrelated organisms encounter nearly identical selection forces (e.g., environmental, competitive, and predatory pressures). According to this idea, natural selection channels unrelated organisms down similar pathways toward the same endpoint.

But this explanation is unsatisfactory because bats and whales live in different types of habitats (terrestrial and aquatic). Consequently, the genetic changes responsible for the independent emergence of echolocation in the chiropterans and cetaceans should be distinct. Presumably, the evolutionary pathways that converged on a complex biological system such as echolocation would have taken different routes that would be reflected in the genomes. In other words, even though the physical traits appear to be identical (or nearly identical), the genetic makeup of the organisms should reflect an independent evolutionary history.

But this expectation isn’t borne out by the data.

Genetic Convergence Parallels Trait Convergence

In recent years, evolutionary biologists have developed interest in understanding the genetic basis for convergence. Specifically, these scientists want to understand the genetic changes that lead to convergent anatomical and physiological features (how genotype leads to phenotype).

Toward this end, a Stanford research team developed an algorithm that allowed them to search through entire genome sequences of animals to identify similar genetic features that contribute to particular biological traits. 6 In turn, they applied this method to three test cases related to the convergence of:

  • echolocation in bats and whales
  • scaly skin in killer whales
  • lung structure and capacity in pikas and alpacas

The investigators discovered that for echolocating animals, the same 25 convergent genetic changes took place in their genomes and were distributed among the same 18 genes. As it turns out, these genes play a role in the development of the cochlear ganglion, thought to be involved in echolocation. They also discovered that for aquatic mammals, there were 27 identical convergent genetic changes that occurred in same 15 genes that play a role in skin development. And finally, for high-altitude animals, they learned that the same 25 convergent genetic changes occurred in the same 16 genes that play a role in lung development.

In response to this finding, study author Gill Bejerano remarked, “These genes often control multiple functions in different tissues throughout the body, so it seems it would be very difficult to introduce even minor changes. But here we’ve found that not only do these very different species share specific genetic changes, but also that these changes occur in coding genes.” 7

In other words, these results are not expected from an evolutionary standpoint. It is nothing short of amazing that genetic convergence would parallel phenotypic convergence.

On the other hand, these results make perfect sense from a creation model vantage point.

Convergence and the Case for Creation

Instead of viewing convergent features as having emerged through repeated evolutionary outcomes, we could understand them as reflecting the work of a Divine Mind. In this scheme, the repeated origins of biological features equate to the repeated creations by an Intelligent Agent who employs a common set of solutions to address a common set of problems facing unrelated organisms.

Like the superhero rip-offs in the Marvel and DC comics, the convergent features in biology appear to be intentional, reflecting a teleology that appears to be endemic in living systems.


Ver el vídeo: El Peligro de Extincion para los Panda Gigantes (Agosto 2022).