Información

14.8: Funciones del aparato reproductor femenino - Biología


Esperando expectante

Una futura madre espera pacientemente a que su feto crezca mientras se le hincha el vientre. La reproducción se trata de tener bebés, y el sistema reproductivo femenino está especializado para este propósito. Sus funciones incluyen producir gametos llamados óvulos, secretar hormonas sexuales (como el estrógeno), proporcionar un sitio para la fertilización, gestar un feto si ocurre la fertilización, dar a luz a un bebé y amamantar a un bebé después del nacimiento. Lo único que falta es el esperma.

Producción de huevos

Al nacer, los ovarios contienen todos los óvulos que alguna vez se producirán, que pueden incluir un millón o más de óvulos. Sin embargo, los huevos no comienzan a madurar hasta que la hembra entra en la pubertad y alcanza la madurez sexual. Después de eso, normalmente un óvulo madura cada mes y se libera de un ovario. Esto continúa hasta la menopausia (cese de la menstruación), generalmente a los 52 años. Para entonces, los óvulos viables pueden estar casi agotados y los niveles hormonales ya no pueden soportar el ciclo mensual. Durante los años reproductivos, parece ser una cuestión de azar cuál de los dos ovarios libera un óvulo en un mes determinado. Ocasionalmente, ambos ovarios liberarán un óvulo al mismo tiempo. Si ambos óvulos son fertilizados, la descendencia son gemelos fraternos (gemelos dicigóticos o "dos cigotos"), y no son más parecidos genéticamente que los hermanos no gemelos.

Ovogénesis

El proceso de producción de óvulos en los ovarios de un feto portador de cromosomas XX se llama ovogénesis. Los huevos son gametos haploides y su producción ocurre en varios pasos que involucran diferentes tipos de células, como se resume en la Figura ( PageIndex {2} ). La ovogénesis se completa mucho antes del nacimiento. Ocurre cuando las células germinales diploides llamadas oogonia (singular, oogonium) sufren mitosis. Cada una de estas divisiones celulares produce dos células diploides. Uno se llama ovocito primario y el otro se retiene para ayudar a mantener una reserva de ovogonias. El ovocito primario, a su vez, comienza a pasar por la primera división celular de la meiosis (meiosis I). Sin embargo, no completa la meiosis I hasta la pubertad.

Maduración de un folículo

A partir de la pubertad, aproximadamente una vez al mes, uno de los folículos de un ovario madura y se libera un óvulo. A medida que el folículo madura, experimenta cambios en la cantidad y tipo de células. El ovocito primario dentro del folículo también reanuda la meiosis. Completa la meiosis I, que comenzó mucho antes del nacimiento, para formar un ovocito secundario y una célula más pequeña, llamada primer cuerpo polar. Tanto el ovocito secundario como el primer cuerpo polar son células haploides. El ovocito secundario tiene la mayor parte del citoplasma del ovocito primario y es mucho más grande que el primer cuerpo polar, que pronto se desintegra y desaparece. El ovocito secundario comienza la meiosis II, pero solo la completa si el óvulo es fertilizado.

Liberación de un huevo

Por lo general, toma de 12 a 14 días para que un folículo madure en un ovario y para que se forme el ovocito secundario. Luego, el folículo se abre y el ovario se rompe, liberando el ovocito secundario del ovario. Este evento se llama ovulación. El folículo ahora vacío comienza a cambiar a una estructura llamada cuerpo lúteo. El ovocito secundario expulsado suele ser arrastrado hacia la cercana trompa de Falopio por sus fimbrias ondulantes en forma de dedos.

Cambios uterinos

Mientras que el folículo madura en el ovario, el útero también está experimentando cambios para prepararlo para un embrión si ocurre la fertilización. Por ejemplo, el endometrio se vuelve más grueso y vascular. Alrededor del momento de la ovulación, el cuello uterino sufre cambios que ayudan a que los espermatozoides lleguen al ovocito para fertilizarlo. El canal cervical se ensancha y el moco cervical se vuelve más delgado y alcalino. Estos cambios ayudan a promover el paso de los espermatozoides de la vagina al útero y hacen que el entorno sea más hospitalario para los espermatozoides.

Fertilización - o no

La fertilización de un óvulo por un espermatozoide normalmente ocurre en una trompa de Falopio, con mayor frecuencia en la parte de la trompa que pasa por encima del ovario (Figura ( PageIndex {3} )). Para que ocurra la fertilización, los espermatozoides deben “nadar” desde la vagina donde se depositan, a través del canal cervical hasta el útero y luego a través del cuerpo del útero hasta una de las trompas de Falopio. Una vez que los espermatozoides ingresan a una trompa de Falopio, los fluidos tubulares ayudan a transportarlos a través del tubo hacia el ovocito secundario en el otro extremo. El ovocito secundario también funciona para promover la fertilización. Libera moléculas que guían a los espermatozoides y permiten que la superficie del óvulo se adhiera a la superficie del esperma. Luego, el óvulo puede absorber los espermatozoides, lo que permite que se produzca la fertilización.

Si ocurre la fertilización

Si el ovocito secundario es fertilizado por un espermatozoide a su paso por la trompa de Falopio, el ovocito secundario completa rápidamente la meiosis II, formando un cigoto diploide y otro cuerpo polar. (Este segundo cuerpo polar, como el primero, normalmente se descompone y desaparece). Luego, el cigoto continúa el viaje a través de la trompa de Falopio hasta el útero, durante el cual sufre varias divisiones de células mitóticas. Para cuando llega al útero hasta cinco días después de la fertilización, consta de una bola de células llamada blastocisto. Dentro de uno o dos días, el blastocisto se implanta en el endometrio que recubre el útero y comienza la gestación.

Si la fertilización no ocurre

¿Qué sucede si el ovocito secundario no es fertilizado por un espermatozoide cuando pasa por la trompa de Falopio? Continúa su camino hacia el útero sin completar la meiosis II. Es probable que se desintegre en unos pocos días mientras todavía está en la trompa de Falopio. Cualquier material restante se eliminará del cuerpo de la mujer durante el próximo período menstrual.

El embarazo

El embarazo es el transporte de una o más crías desde la fertilización hasta el nacimiento. Esta es una de las principales funciones del sistema reproductor femenino. Involucra prácticamente todos los demás sistemas del cuerpo, incluidos los sistemas cardiovascular, urinario y respiratorio, por nombrar solo tres. El organismo materno juega un papel fundamental en el desarrollo de la descendencia. Deben proporcionar todos los nutrientes y otras sustancias necesarias para el crecimiento y desarrollo normal de la descendencia, y también deben eliminar los desechos excretados por la descendencia. La mayoría de los nutrientes son necesarios en mayores cantidades por una persona embarazada para satisfacer las necesidades fetales, pero algunos son especialmente importantes, como el ácido fólico, calcio, hierro y ácidos grasos omega-3. Se recomienda una dieta saludable, junto con suplementos vitamínicos prenatales, para obtener el mejor resultado del embarazo. Una persona embarazada también debe evitar la ingestión de sustancias (como el alcohol) que puedan dañar a la descendencia en desarrollo, especialmente al principio del embarazo, cuando se están formando todos los órganos y sistemas de órganos principales.

Cuando se cuenta desde el primer día del último período menstrual, la duración promedio del embarazo es de aproximadamente 40 semanas (38 semanas si se cuentan desde el momento de la fertilización), pero un embarazo que dura entre 37 y 42 semanas todavía se considera dentro del rango normal. . Desde el punto de vista del organismo materno, la duración total del embarazo se divide típicamente en tres períodos, llamados trimestres, cada uno de los cuales dura aproximadamente tres meses. Esta división del período total de gestación es útil para resumir los cambios típicos durante el embarazo. Sin embargo, desde el punto de vista de la descendencia en desarrollo, las principales divisiones son diferentes. Son las etapas embrionaria y fetal. La descendencia se denomina embrión desde el momento en que se implanta en el útero hasta las primeras ocho semanas de vida. Después de eso, se le llama feto mientras dure el embarazo.

Primer trimestre

El primer trimestre comienza en el momento de la fertilización y dura las siguientes 12 semanas. Incluso antes de que una persona embarazada sepa que está embarazada, puede experimentar signos y síntomas de embarazo. Pueden notar un período menstrual perdido y también pueden experimentar un área sensible del pezón, aumento del apetito y micción más frecuente. Muchas personas también experimentan náuseas y vómitos en el primer trimestre. Esto a menudo se llama “náuseas matutinas” porque comúnmente ocurre por la mañana, pero puede ocurrir en cualquier momento del día. Algunas pierden peso durante el primer trimestre debido a las náuseas matutinas.

Segundo trimestre

El segundo trimestre ocurre durante las semanas 13 a 28 del embarazo. Una persona embarazada puede sentirse con más energía durante este trimestre. Si experimentó náuseas y vómitos durante el primer trimestre, estos síntomas suelen desaparecer durante el segundo trimestre. El aumento de peso también comienza a ocurrir durante este trimestre. Aproximadamente en la semana 20, el feto está creciendo lo suficiente como para que la madre pueda sentir sus movimientos. La foto de la izquierda en la Figura ( PageIndex {4} ) muestra a una mujer embarazada en la semana 26, hacia el final del segundo trimestre. (A modo de comparación, la misma mujer se muestra a la derecha de la Figura ( PageIndex {4} ) al final del tercer trimestre).

Tercer trimestre

El tercer trimestre ocurre durante las semanas 29 hasta el nacimiento (alrededor de las 40 semanas). Durante este trimestre, el útero se expande rápidamente, formando una porción cada vez más grande del abdomen de la mujer. El aumento de peso también es más rápido. Durante el tercer trimestre, los movimientos del feto se vuelven más fuertes y frecuentes, y pueden volverse perjudiciales para la madre. A medida que el feto crece, su peso y el espacio que ocupa pueden provocar síntomas en la madre como dolor de espalda, hinchazón de las extremidades inferiores, micción más frecuente, venas varicosas y acidez de estómago. Al final del tercer trimestre, el abdomen de la mujer a menudo se transforma en forma a medida que cae, debido a que el feto gira hacia una posición hacia abajo antes del nacimiento, por lo que su cabeza descansa sobre el cuello uterino. Esto alivia la presión sobre la parte superior del abdomen, pero reduce la capacidad de la vejiga y aumenta la presión sobre el piso pélvico y el recto.

Parto

Cerca del momento del nacimiento, el saco amniótico, una membrana llena de líquido que encierra al feto dentro del útero, se rompe en un chorro de líquido. Esto se denomina comúnmente "romper aguas". El trabajo de parto generalmente comienza un día después de este evento, aunque puede comenzar antes. Labor es el término general para el proceso de parto en el que las contracciones uterinas regulares empujan al feto y la placenta fuera del cuerpo. El trabajo de parto se puede dividir en tres etapas, que se ilustran en la Figura ( PageIndex {5} ): dilatación, nacimiento y posparto.

  1. Durante la etapa de dilatación del trabajo de parto, las contracciones uterinas comienzan y se vuelven cada vez más frecuentes e intensas. Las contracciones empujan la cabeza del bebé (con mayor frecuencia) contra el cuello uterino, lo que hace que el canal cervical se dilate o se ensanche. Esto dura hasta que el canal cervical se haya dilatado a unos 10 cm (3,9 pulgadas) de ancho, lo que puede llevar de 12 a 20 horas, o incluso más. El canal cervical debe dilatarse hasta tal punto para que la cabeza del bebé entre a través de él.
  2. Durante el parto, el bebé desciende (generalmente de cabeza) a través del canal cervical y la vagina, y al mundo exterior. Esta es la etapa en la que la madre generalmente comienza a empujar durante las contracciones para ayudar a expulsar al feto. El feto sale de la vagina con la cara hacia la parte posterior de la madre. Se necesita un giro de 90 grados a medida que se entregan los hombros. Esta etapa puede durar desde aproximadamente 20 minutos hasta dos horas o más. Por lo general, dentro de un minuto o menos después del nacimiento, se corta el cordón umbilical, por lo que el bebé ya no está conectado a la placenta.
  3. Durante la etapa de posparto, se expulsa la placenta. Esta etapa puede durar desde unos minutos hasta media hora.

El parto es un motivo de preocupación para todas las personas, sin embargo, surgen preocupaciones adicionales para las personas con discapacidades. Según un estudio realizado por Lipson y Rogers, las decisiones de entrega para personas discapacitadas se toman arbitrariamente sin su contenido. Se ven obligadas a dar a luz por cesárea porque piensan que una persona discapacitada no podría manejar el proceso.

Característica: Mito vs Realidad

Hay muchos mitos asociados con el embarazo. La mayoría son inofensivas, pero algunas pueden poner en riesgo a la mujer embarazada o al feto. Como siempre, el conocimiento es poder.

Mito: Debes evitar acariciar a tu gata durante el embarazo.

Realidad: Las heces de los gatos pueden estar contaminadas con parásitos microscópicos que pueden causar una enfermedad llamada toxoplasmosis. Las mujeres embarazadas que contraen esta enfermedad corren el riesgo de muerte fetal, aborto espontáneo o dar a luz a un bebé con problemas de salud graves. Las mujeres embarazadas no deben tener contacto con la caja de arena o las heces de un gato, pero acariciar a un gato no representa un riesgo real de infección.

Mito: No debe teñirse el cabello durante el embarazo, porque los químicos pueden dañar al feto.

Realidad: Si bien se ha demostrado que algunos productos químicos (como ciertos pesticidas) están asociados con defectos de nacimiento, no hay evidencia de que el uso de tinte para el cabello durante el embarazo aumente este riesgo.

Mito: Una mujer embarazada necesita comer por dos, por lo que debe duplicar su ingesta calórica antes del embarazo.

Realidad: Durante un embarazo típico, una persona necesita solo alrededor de 300 calorías adicionales por día, en promedio, para mantener a su feto en crecimiento. La mayoría de las calorías adicionales se necesitan durante el último trimestre, cuando el feto está creciendo más rápidamente. Es probable que duplicar su ingesta calórica durante el embarazo provoque un aumento excesivo de peso, lo que puede ser perjudicial para su bebé. Los bebés que pesan mucho más que el promedio de 7.5 libras al nacer tienen más probabilidades de desarrollar diabetes y obesidad en la edad adulta.

Mito: Las mujeres embarazadas tienen antojos extraños de alimentos, como helado con pepinillos.

Realidad: Algunas mujeres tienen antojos de comida durante el embarazo, pero no son necesariamente antojos de alimentos extraños o combinaciones de alimentos inusuales. Por ejemplo, una mujer embarazada puede tener antojos de alimentos con almidón durante algunas semanas, o puede sentirse desanimada por ciertos alimentos que amaba antes del embarazo.

Mito: Una mujer embarazada tiene la piel resplandeciente.

Realidad: De hecho, el embarazo puede ser duro para la piel y su apariencia. Además de las estrías en el abdomen y los senos, el embarazo puede provocar arañas vasculares, venas varicosas, nuevas pecas, oscurecimiento de los lunares y brotes de acné. Además, hasta el 75 por ciento de las mujeres embarazadas experimentan cloasma, que es la aparición de manchas marrones en la piel de la cara debido a los altos niveles de estrógeno. El cloasma a menudo se conoce como la "máscara del embarazo".

Mito: Los hombres no pueden llevar a un bebé.

Realidad: Los hombres transgénero pueden quedar embarazadas con métodos alternativos.

Revisar

1. ¿Qué es la ovogénesis? ¿Cómo ocurre?

2. Describe la maduración de un folículo ovárico.

3. Defina la ovulación.

4. ¿Qué sucede en el útero mientras madura un folículo en el ovario?

5. Después de que un ovocito secundario es ovulado del ovario, puede ser fertilizado o no. Compare lo que sucede a continuación en cada uno de estos resultados diferentes.

6. ¿Qué es el embarazo y cuál es el papel del organismo materno en el embarazo?

7. ¿Cuál es la duración media del embarazo? Identifica los trimestres del embarazo.

8. Defina el trabajo. ¿Qué evento suele ser una señal de que el parto comenzará pronto?

9. Identificar las etapas del trabajo de parto.

10. Describe la función fisiológica de los senos femeninos. ¿Cómo se controla esta función?

11. Identificar las funciones de las hormonas sexuales femeninas estrógeno y progesterona.

12. Verdadero o falso: Todos los gametos en desarrollo en un ovario completan la meiosis I en el momento de la pubertad.

13. Verdadero o falso: Después de la fertilización, se completa la meiosis II y luego ocurre la mitosis.

14. Un óvulo fertilizado que aún no se ha implantado en el útero se llama ________________.

A. embrión

B. cigoto

C. feto

D. ovocito secundario

15. Describa las funciones del cuello uterino en la fertilización y el parto.


Estructura y función del sistema reproductor femenino en tres especies de arañas duende (Arachnida: Araneae: Oonopidae)

Abstracto. Debido a su biología reproductiva, las arañas son sujetos extremadamente prometedores para probar hipótesis sobre la selección sexual. Además, su morfología genital proporciona características útiles para la taxonomía. Sin embargo, la estructura y la morfología funcional de los genitales de los miembros de la mayoría de los grupos de arañas son poco conocidas. Esto es especialmente cierto para los miembros de Haplogynae. En este artículo, se describen los genitales femeninos de tres especies de oonópidos, utilizando microscopía de luz y electrónica de barrido. Los palpos masculinos también se describen brevemente. Los genitales femeninos de estas tres especies no corresponden a la descripción de los sistemas genitales haploginos que se da en la literatura. Faltan receptáculos en los genitales de Opopaea deserticola y Zyngoonops sp. Los espermatozoides están presentes en el útero interno de los miembros de estas dos especies, lo que indica que la fertilización se produce allí o en el ovario. Hembras de Zyngoonops sp. tienen una bolsa que posiblemente contiene apéndices en los enditos masculinos durante la cópula. Las modificaciones en los endites podrían permitir a los machos ejercer el cortejo copulatorio. Se encontró un saco secretor dentro del receptáculo de Gamasomorpha lutzi. Estudios previos sobre oonópidos con el mismo tipo de genitales demostraron que el saco contiene espermatozoides y que pueden descartarse durante la cópula. También se encontraron espermatozoides dentro del útero interno de miembros de G. lutzi. Un esclerito en la pared del útero de las hembras de las tres especies podría servir para bloquear el útero durante la cópula con el fin de evitar que los espermatozoides entren en él, como se sugiere para una variedad de otros oonópidos. Los palpos masculinos de O. deserticola y Zyngoonops sp. son simples. Surcos en los émbolos de G. lutzi Sugieren que los machos utilicen los palpos como dispositivos de cortejo copulatorio. El presente estudio revela la compleja morfología genital de tres especies pertenecientes a la poco conocida familia de arañas Oonopidae, y proporciona nuevos conocimientos sobre la función de sus genitales en el contexto de la selección sexual.


Sistema reproductor femenino de los seres humanos (con diagrama) | Biología

Las siguientes partes constituyen el sistema reproductor femenino, un par de ovarios, trompas de Falopio, útero, cuello uterino, vagina y glándulas genitales accesorias y un par de glándulas mamarias.

Cada ovario tiene forma de almendra sin cáscara y el tamaño es de 3,5 cm de largo, 2 cm de ancho y 1 cm de grosor. Se coloca en la cavidad abdominal. El ovario está unido al útero por ligamento ovárico. El ovario está suspendido de la pared abdominal por una mesentrada llamada mesovario.

Cada ovario está revestido por un epitelio germinal cuboidal y es sólido.Debajo del epitelio germinal se encuentra una capa de tejido conectivo llamada túnica albugínea. Debajo de esta capa está el estroma. El estroma se divide además en una corteza externa densa y una médula interna menos densa.

Muchos folículos de Graaf / folículos ováricos están presentes en la corteza y muestran diferentes etapas de desarrollo. La etapa inicial de desarrollo es el ovocito primario. A medida que el ovocito primario se desarrolla, cambia a ovocito secundario. El ovocito secundario se libera del ovario mediante la ruptura de la pared ovárica. Este proceso se conoce como ovulación.

Hay alrededor de cuatro lakh de folículos en ambos ovarios de una mujer adulta. La mayoría de los folículos desaparecen por fagocitosis durante los años reproductivos. Este proceso se llama atresia folicular. Debido a esto, una hembra produce solo alrededor de 450 óvulos en toda su vida reproductiva que termina entre los 40 y 50 años de edad.

El ovocito secundario rodeado por capas de células foliculares (disco poligerous o cumulus oopharous) se denomina folículo de Graaf. Está suspendido en el antro, que está lleno de un líquido semiviscoso llamado folículos de licor, secretado por las células foliculares y está sujeto por un tallo de células foliculares llamado colina germinal. Este tallo surge de la membrana granulosa que es una capa multicelular. La capa más externa se llama teca externa y la capa interna se llama teca interna.

Las células foliculares actúan como células endocrinas y secretan la hormona estrógeno en la sangre. La corteza del ovario también consta de células cónicas amarillentas conocidas como cuerpo lúteo que, en caso de degeneración, se denomina cuerpo albicans. El cuerpo lúteo también funciona como células endocrinas y secreta progesterona, estradiol y relaxina.

B. Trompa de Falopio u Oviducto:

La trompa de Falopio mide alrededor de 10 cm de largo, estructura muscular, tubular y ciliada. Se encuentra en la región pélvica, justo encima de la vejiga urinaria. Está compuesto por serosa externa, muscular media y mucosa interna. La mucosa está formada por células columnares ciliadas simples y células secretoras. Un líquido viscoso es secretado por las células secretoras, que proporciona protección y nutrición al óvulo. Las células ciliadas ayudan en el movimiento del óvulo. Cada trompa de Falopio se divide en infundíbulo, ampolla, istmo y parte uterina.

Esta es una parte proximal ancha, en forma de embudo. Las proyecciones en forma de dedos surgen de esta parte proximal y se denominan fimbrias. El infundíbulo se abre hacia la cavidad corporal mediante una abertura llamada ostium. Ostium se encuentra cerca del ovario y recibe el óvulo del ovario con la ayuda de fimbrias.

Se compone de la mayor parte de las trompas de Falopio. Es largo, de paredes delgadas y ancho.

Es un camino recto corto, de paredes gruesas, ciliado y estrecho.

Es una parte estrecha e interna que se abre en la parte superior del útero.

Es una estructura hueca, muscular, vascular y grande (8 cm x 5 cm x 2 cm) en forma de pera que está presente en la región pélvica por encima de la vejiga. Se puede dividir en tres partes: fondo de ojo, cuerpo y cuello uterino.

El fondo es la parte superior con forma de cúpula por encima de la abertura de la trompa de Falopio. La parte media y principal del útero es el cuerpo. Tiene tres capas: perimetrio peritoneal externo, miometrio muscular medio y endometrio muy vascularizado. La parte inferior estrecha que se abre en el cuerpo del útero por el orificio interno y en la vagina por el orificio externo se llama cérvix.

El útero es el sitio de la placentación fetal, su crecimiento y parto.

Esta es una estructura tubular, de 10 a 12 cm de largo y se extiende desde el cuello uterino hasta el exterior del cuerpo. Recibe los espermatozoides durante la cópula, es el conducto para el flujo menstrual y forma el canal de parto durante el trabajo de parto. El himen es la estructura membranosa que cubre la abertura de la vagina, el orificio vaginal. La vagina está revestida por un epitelio escamoso estratificado no queratinizado. Las glándulas están ausentes en la pared vaginal.

Estos son los genitales externos de las mujeres. Consiste en el vestíbulo o seno urinogenital que tiene forma de depresión y se encuentra en la parte frontal del ano. Tiene dos aberturas, orificio uretral externo superior y orificio vaginal inferior.

La parte anterior es grasa y está cubierta de vello púbico. Esta porción se llama Mons pubis. Correspondiente al pene masculino, el clítoris está presente en las mujeres, que está hecho de tejido eréctil. Dos grandes pliegues de piel de paredes gruesas forman el límite de la vulva. Estos son los labios mayores y contienen glándulas sebáceas. Entre los labios mayores están presentes dos pequeños pliegues y se denominan labios menores. Los labios menores se fusionan posteriormente para formar cuatro horquillas.

A cada lado del orificio vaginal hay un par de glándulas de Bartholin. Esta glándula secreta un líquido claro y viscoso que actúa como agente lubricante durante la cópula. El área debajo de la horquilla y el ano es el perineo.

F. Glándula mamaria o mama:

En los seres humanos, las glándulas mamarias son un par y están presentes en la pared torácica ventral. Son glándulas sudoríparas modificadas. En los machos es rudimentario mientras que en las hembras está bien desarrollado (Fig. 5). La hormona estrógeno y progesterona son responsables de su desarrollo. Después del parto, el lóbulo anterior de la hipófisis secreta oxitocina. El primero es responsable de la producción de leche y luego estimula su liberación.

La mama está cubierta externamente con piel y en el centro hay un pezón hecho de tejido eréctil. El pezón está rodeado por un área pigmentada llamada areola. La areola tiene numerosas glándulas sebáceas llamadas glándula areolar.

La leche materna está hecha de agua y compuestos orgánicos e inorgánicos. La leche es pobre en hierro. Se compone principalmente de gotitas de grasa, lactasa, caseína, vitaminas y minerales como sodio, potasio, calcio, fosfato, etc. Los tejidos glandulares, fibrosos y adiposos constituyen las glándulas mamarias.

Este tejido consta de alrededor de 20 lóbulos y cada lóbulo tiene de 15 a 20 lóbulos. Cada lóbulo está formado por un grupo de alvéolos glandulares y una unidad para formar un conducto lactífero. Estos conductos se expanden para formar senos lactíferos que almacenan leche durante la lactancia. Cada seno se abre al exterior por conductos estrechos de 0,5 mm de diámetro.

La superficie de la glándula está cubierta por tejido adiposo. También se encuentra entre los lóbulos. El tamaño de la mama está determinado por el tejido adiposo.

Los tejidos y conductos glandulares reciben apoyo de este tejido.

La hormona estimulante folicular (FSH) controla la transformación del ovocito primario joven en folículo de Graaf. También controla la maduración del óvulo y la secreción de estrógeno por las células foliculares. La hormona luteinizante controla el proceso de ovulación, la formación del cuerpo lúteo a partir del folículo de Graaf y la secreción de progesterona del cuerpo lúteo.

La edad de la pubertad en las mujeres está entre los 10 y los 14 años y se caracteriza por el ciclo menstrual y la ovulación. La secreción de estrógenos mantiene el crecimiento y la maduración del tracto reproductivo y el desarrollo de los caracteres sexuales accesorios.

Hay cambios físicos y psicológicos que ocurren en las mujeres durante esta fase.


Sistema reproductivo y ciclo de vida en Ascaris (con diagrama)

Ascaris lumbricoides es alargado, cilíndrico y afilado en ambos extremos. Es un nematodo de gran tamaño que muestra dimorfismo sexual, es decir, los sexos están separados. Se pueden distinguir fácilmente externamente, i. e el macho es de menor tamaño que la hembra, en el macho la cola es curva.

El extremo anterior del cuerpo tiene una boca terminal, trirradiada, que está rodeada por 3 labios en media luna: uno medial dorsal y dos ventrolaterales. Cada labio tiene dentículos diminutos en forma de dientes a lo largo de su borde interno, oral y pequeñas excrecencias sensoriales. Hay un par de papilas sensoriales cervicales diminutas a los lados del cuerpo y un pequeño poro excretor en la línea ventral media. Un par de receptores glandulares laterales diminutos, fásmidos está presente en forma de muescas o fosas cuticulares distintas.

En las hembras Ascaris, existe el poro genital o la vulva, los machos no tienen un poro genital separado. El ano en estos también sirve para el poro genital y se llama apertura cloacal. Dos pequeñas espículas peniales en forma de aguja o setas copuladoras, formadas por una cutícula, sobresalen de la abertura cloacal (fig. 9.16 A, B).

Sistema reproductivo:

Solo la reproducción sexual ocurre en Ascaris. Los sexos están separados y existe un dimorfismo sexual distinto entre los Ascaris masculinos y femeninos.

Sistema reproductor masculino:

Los órganos reproductores del áscaris masculino incluyen un testículo, un conducto deferente, una vesícula seminal, un conducto eyaculador, cloaca y setas peniales.

El macho ascaris es monorchis, es decir, tiene un solo testículo. Los testículos son una estructura en forma de tubo alargada, delgada y enrollada. Continúa en un conducto deferente. El testículo tiene una cavidad revestida por una sola capa de células cuboideas. Actúa como & # 8220zona de crecimiento & # 8221. Tiene, en su cavidad, un núcleo axial semisólido de raquis de citoplasma alrededor del cual las espermatogonias se unen de manera irregular mientras estas experimentan progresivamente la maduración o espermatogénesis para formar espermatozoides.

Este es un tubo más corto y menos enrollado que el testículo.

3. Vesícula seminal:

Este es un tubo largo, recto y relativamente mucho más grueso en el que se abren los conductos deferentes. Sirve para almacenar los espermatozoides maduros.

4. Ducto eyaculador:

La vesícula seminal desemboca en un conducto eyaculatorio glandular, corto, estrecho y muy musculoso. Este conducto se abre por detrás hacia la última parte del recto desde el lado ventral.

La última parte del recto, ubicada detrás de la abertura del conducto eyaculatorio, sirve como cloaca, porque recibe tanto heces como espermatozoides. Se abre por la abertura cloacal.

Dos pequeños sacos del pene contráctiles se abren hacia la cloaca en el lado dorsal. Cada saco secreta y contiene una pequeña seta o espícula de cutícula en forma de aguja o copulatoria. Los músculos transportador y retractor, asociados con la pared de cada saco peniano respectivamente, sirven para sobresalir y retraer la espícula contenida a través de la abertura cloacal. Durante la cópula, las espículas sobresalen para mantener abierta la vulva femenina. Los espermatozoides de Ascaris son cola, asimétricos y ameboides.

Sistema reproductivo femenino:

Los genitales femeninos incluyen ovarios, oviductos, útero y vagina.

La hembra de Ascaris es didelfa, es decir, tiene dos ovarios. Se trata de estructuras en forma de tubo alargadas, delgadas y enrolladas. Las ovogonias se forman brotando a partir de una única célula germinal grande que forma la zona proximal & # 8220 germinal & # 8221 de cada ovario. En la parte restante de un ovario, es decir, la & # 8220 zona de crecimiento & # 8221, las ovogonias experimentan ovogénesis o maduración.Las ovogonias, después de completar las primeras divisiones de maduración, se convierten en ovocitos secundarios y alcanzan los oviductos.

Cada ovario desemboca en un oviducto largo y enrollado.

Cada oviducto conduce a un útero mucho más grueso y largo. La pared uterina gruesa y formada por una capa de células secretoras con mechones rodeadas por una capa muscular Los úteros sirven para almacenar los óvulos después de la fertilización.

Los úteros se abren en una vagina corta y relativamente estrecha. La pared de la vagina es bastante musculosa y contráctil. La vagina se abre por un poro femenino en forma de hendidura o una vulva.

Cópula y fertilización:

Ascaris copula en el intestino del huésped. Los espermatozoides por movimiento ameboide alcanzan el receptáculo seminal del útero y fertilizan el óvulo. Los óvulos fertilizados pasan uno por uno al útero. Un músculo esfínter regula su paso desde el receptáculo seminal hasta la parte restante del útero (fig. 9.17).

Inmediatamente después de la fertilización, la membrana celular de un cigoto se separa de su citoplasma y, por lo tanto, se convierte en una membrana de fertilización. Pronto, se fortalece con gránulos de proteína y glucógeno extruidos por el citoplasma. Por lo tanto, se transforma en una capa de quitinoide gruesa y dura.

A medida que los óvulos se mueven hacia el útero, las células de la pared uterina secretan un quiste albuminoso de color marrón alrededor de cada óvulo. Al secarse, este quiste se vuelve duro, áspero y verrugoso. Así, cuando un huevo alcanza la parte distal del útero, queda encerrado en tres cubiertas protectoras altamente resistentes y tiene verrugas o tubérculos distintos en su superficie. Se llama huevo mamilado.

Escisión y desarrollo embrionario temprano:

El desarrollo embrionario es posible en Ascaris solo fuera del cuerpo del huésped humano en el suelo, porque requiere baja temperatura, más O2 y humedad adecuada. La hendidura es holoblástica, pero de un peculiar tipo espiral y deteminado. En etapas bastante tempranas, diferentes blastómeros del embrión se destinan a formar diferentes órganos de futuros áscaris juveniles.

Ascaris tiene un ciclo de vida de un solo huésped, es decir, un ciclo de vida monogenético. Los huevos que contienen la segunda etapa juvenil se denominan huevos embrionados. Estos son infecciosos para el huésped humano. Las personas adquieren la infección al ingerir huevos embrionados con alimentos y agua contaminados.

Cuando estos huevos llegan al intestino del huésped humano, sus coberturas se digieren y los juveniles, medidos, quedan libres en la luz intestinal. Perforando la pared intestinal, estos juveniles se abren camino hacia los capilares sanguíneos submucosos. Luego, con la circulación sanguínea, estos experimentan una migración extensa en el cuerpo huésped.

Esta migración se puede dividir en dos fases:

Durante esta migración, los juveniles permanecen en la sangre del huésped durante aproximadamente una semana. Desde los capilares de la pared intestinal, estos llegan al hígado en aproximadamente 3 a 4 días a través del sistema portal hepático. Luego, en otros 3 o 4 días, estos llegan a los pulmones a través de las venas hepáticas, el corazón y las arterias pulmonares.

(ii) Migrat secundarioion:

Esta migración tiene lugar en los órganos respiratorios y el tubo digestivo del huésped. En los pulmones, los juveniles salen de los capilares sanguíneos hacia los alvéolos. Aquí, crecen en tamaño y mudan su cutícula dos veces, para permitir el crecimiento del cuerpo. Por lo tanto, los juveniles de la segunda etapa se transforman en juveniles de la tercera y cuarta etapa en los alvéolos pulmonares.

Los juveniles de cuarta etapa comienzan a ascender por los bronquios y la tráquea del hospedador que, por lo tanto, sufre tos por este motivo. Por lo tanto, los juveniles se tosen en la faringe del huésped y se tragan al esófago. Poco después, estos viajan a través del estómago y regresan al intestino.

Después de volver al intestino, los juveniles pronto se someten a la cuarta y última muda de su cutícula y se convierten en adultos. Dentro de 8 a 10 semanas, el áscaris adulto comienza a reproducirse. Su vida útil en el hospedador es de 9 a 12 meses. Después de esto, muere y se desintegra.

A veces, los juveniles migran al cerebro, la médula espinal, los ojos, etc., con sangre del corazón, en lugar de migrar a los pulmones. En tales órganos, estos pronto mueren y se enquistan en quistes calcificados. De manera similar, durante su migración de la tráquea a la faringe, la tos fuerte puede causar la expulsión de los juveniles a través de la nariz o la boca del huésped.

La infección por Ascaris se puede prevenir manteniendo la limpieza y las buenas condiciones sanitarias. Las verduras deben lavarse a fondo (preferiblemente en una solución suave de KMnO4) y cocinarse adecuadamente antes de su uso. Lavarse las manos con jabón antiséptico antes de tocar materiales comestibles puede ayudar a reducir la infección por áscaris.


Trompas de Falopio

Las dos trompas de Falopio, que miden alrededor de 4 a 5 pulgadas (alrededor de 10 a 13 centímetros) de largo, se extienden desde los bordes superiores del útero hacia los ovarios. Los tubos no se conectan directamente con los ovarios. En cambio, el extremo de cada tubo se ensancha en forma de embudo con extensiones en forma de dedos (fimbrias). Cuando se libera un óvulo de un ovario, las fimbrias guían el óvulo hacia la abertura relativamente grande de una trompa de Falopio.

Las trompas de Falopio están revestidas con pequeñas proyecciones similares a pelos (cilios). Los cilios y los músculos de la pared de la trompa impulsan un óvulo hacia abajo a través de la trompa hasta el útero. La trompa de Falopio es el sitio habitual de fertilización del óvulo por el esperma.


Referencias

Juutilainen J. Efectos del desarrollo de los campos electromagnéticos. Bioelectromagnetica. 200526 (Supl. 7): S107–15.

Gye MC, Park CJ. Efecto del campo electromagnético, exposición sobre el sistema reproductivo. Clin Exp Reprod Med. 201239 (1): 1–9.

Vesselinova L. Índice de masa corporal como factor de predicción y prevención del riesgo para la carga de CEM de baja intensidad mixta profesional. Electromagn Biol Med. 201534 (3): 238–43.

Tabrah FL, Ross P, Hoffmeier M, Gilbert F Jr. Informe clínico sobre la densidad ósea a largo plazo después de la aplicación de EMF a corto plazo. Bioelectromagnetica. 199819 (2): 75–8.

SCENIHR. Efectos potenciales sobre la salud de la exposición a campos electromagnéticos. En: Comité científico sobre riesgos sanitarios emergentes y recientemente identificados 2015.

Heynick LN, Merritt JH. Campos de radiofrecuencia y teratogénesis. Bioelectromagnética. 200324 (Supl. 6): S174–86.

Cecconi S, Gualtieri G, Di Bartolomeo A, Troiani G, Cifone MG, Canipari R. Evaluación de los efectos de los campos electromagnéticos de frecuencia extremadamente baja en el desarrollo de folículos de mamíferos. Hum Reprod. 200015 (11): 2319–25.

Khaki A, Ranjbar M, Rahimi F, Ghahramanian A. Los efectos del campo electromagnético (EMF) en el ovario en rata. Ultrasonido Obstet Gynecol. 201138: 269.

Lai H, Singh NP. La hebra de ADN inducida por campos magnéticos se rompe en las células cerebrales de la rata. Perspectiva de salud ambiental. 2004112 (6): 687–94.

Roshangar L, Soleimani RJ. Estudio microscópico electrónico de la foliculogénesis después de la exposición a un campo electromagnético. J Reprod Infertil. 20045 (4): 299–307.

Soleimani Rad J, Rowshangar L, Karimi K. El efecto del campo electromagnético en las trompas de Falopio. Comunicación libre seleccionada IFFS 2001, Monduzzi Editore. Moelbourne: International Proceedings Division 2001. p. 25-30.

Cao YN, Zhang Y, Liu Y. Efectos de la exposición a campos electromagnéticos de frecuencia extremadamente baja sobre la reproducción de ratones hembra y el desarrollo de la descendencia. Zhonghua Lao Dong Wei Sheng Zhi Ye Bing Za Zhi. 200624 (8): 468–70.

Goldhaber MK, Polen MR, Hiatt RA. El riesgo de aborto espontáneo y defectos de nacimiento entre las mujeres que utilizan terminales de visualización durante el embarazo. Am J Ind Med. 198813: 695–706.

Chung MK, Lee SJ, Kim YB, Park SC, Shin DH, Kim SH, et al. Evaluación de la espermatogénesis y la fertilidad en ratas macho F1 después de la exposición in utero y neonatal a campos electromagnéticos de frecuencia extremadamente baja. Asiático J Androl. 20057 (2): 189–94.

Ferlay J, Soerjomataram I, Dikshit R, Eser S, Mathers C, Rebelo M, Parkin DM, Forman D, Bray F. Incidencia y mortalidad del cáncer en todo el mundo: fuentes, métodos y patrones principales en GLOBOCAN 2012. Int J Cancer. 2015136 (5): E359–86.

Irtan S, Orbach D, Helfre S, Sarnacki S. Transposición ovárica en niñas prepúberes y adolescentes con cáncer. Lancet Oncol. 201314 (13): e601–8.

Jensen PT, Froeding LP. Radioterapia pélvica y función sexual en mujeres. Transl Androl Urol. 20154 (2): 186–205.

Meirow D, Nugent D. Los efectos de la radioterapia y la quimioterapia en la reproducción femenina. Actualización de Hum Reprod. 20017 (6): 535–43.

Muñoz M, Santaballa A, Seguí MA, Beato C, de la Cruz S, Espinosa J, et al. Guía clínica de la SEOM sobre preservación y reproducción de la fertilidad en pacientes con cáncer (2016). Clin Transl Oncol.201618 (12): 1229–36.

Biedka M, Kuźba-Kryszak T, Nowikiewicz T, Żyromska A. Deterioro de la fertilidad en radioterapia. Contemp Oncol (Pozn). 201620 (3): 199–204.

Archana KS, Kanika C, Rajrani S, Sanchita D. Volumen ovárico y recuento de folículos antrales versus medición de FSH sérica en la evaluación de la reserva ovárica. IOSR-JDMS. 201716 (4): 44–7.

Wo JY, Viswanathan AN. El impacto de la radioterapia en la fertilidad, el embarazo y los resultados neonatales en pacientes con cáncer. Int J Radiat Oncol Biol Phys. 200973: 1304–12.

Ashwood-Smith MJ, Edwards RG. Reparación del ADN por ovocitos. Mol Hum Reprod. 19962: 46–51.

Adriaens I, Smitz J, Jacquet P. El conocimiento actual sobre la radiosensibilidad de las etapas de desarrollo del folículo ovárico. Actualización de Hum Reprod. 200915: 359–77.

Jaroudi S, Kakourou G, Cawood S, Doshi A, Ranieri DM, Serhal P, et al. Perfil de expresión de genes de reparación de ADN en ovocitos y blastocistos humanos mediante microarrays. Hum Reprod. 200924: 2649–55.

Wallace WH, Thomson AB, Kelsey TW. La radiosensibilidad del ovocito humano. Hum Reprod. 200318 (1): 117–21.

Ogilvy-Stuart AL, Shalet SM. Efecto de la radiación sobre el sistema reproductor humano. Perspectiva de salud ambiental. 1993101: 109–16.

Baño LE, Wallace WH, Critchley HO. Efectos tardíos del tratamiento del cáncer infantil en el sistema reproductor femenino y el potencial de preservación de la fertilidad. BJOG. 2002109 (2): 107–14.

Gross E, Champetier C, Pointreau Y, Zaccariotto A, Dubergé T, Guerder C, et al. Tolerancia tisular normal a la radioterapia de haz externo: ovarios. Cancer Radiother. 201014: 373–5.

Wallace WH, Thomson AB, Kelsey TW. La radiosensibilidad del ovocito humano. Hum Reprod. 200318: 117–21.

Royal College of Physicians de Londres. Manejo de la toxicidad gonadal resultante del tratamiento del cáncer en adultos: Informe de un grupo de trabajo del Consejo Conjunto de Oncología Clínica. Londres: JCCO 1998.

Damewood MD, Grochow LB. Perspectivas de fertilidad después de quimioterapia o radiación para enfermedades neoplásicas. Fertil Steril. 198645 (4): 443–59.

Chemaitilly W, Mertens AC, Mitby P, Whitton J, Stovall M, Yasui Y, et al. Insuficiencia ovárica aguda en el estudio de supervivientes de cáncer infantil. J Clin Endocrinol Metab. 200691 (5): 1723–8.

Rodriguez-Wallberg KA, Oktay K. Preservación de la fertilidad durante el tratamiento del cáncer: guías clínicas. Cancer Manag Res. 20146: 105-17.

Schuck A, Hamelmann V, Brämswing JH, Könemann S, Rübe C, Hesselmann S, et al. Función ovárica después de la irradiación pélvica en niñas prepúberes y púberes y mujeres adultas jóvenes. Strahelenther Onkol. 2005181 (8): 534–9.

Loren AW, Mangu PB, Beck LN, Brennan L, Magdalinski AJ, Partridge AH, et al. Preservación de la fertilidad para pacientes con cáncer: actualización de la guía de práctica clínica de la Sociedad Americana de Oncología Clínica. J Clin Oncol. 201331 (19): 2500–10.

Parker WH, Broder MS, Chang E, Feskanich D, Farquhar C, Liu Z, et al. Conservación ovárica en el momento de la histerectomía y resultados de salud a largo plazo en el estudio de salud de las enfermeras. Obstet Gynecol. 2009113: 1027–37.

Roudebush WE, Kivens WJ, Mattke JM. Los estrógenos (estradiol, E2) producen una retroalimentación negativa al hipotálamo y la pituitaria anterior para inhibir la secreción de FSH y LH. Perspectivas de Biomark. 20083: 259–68.

van Beek RD, van den Heuvel-Eibrink MM, Laven JS, de Jong FH, Themmen AP, Hakvoort-Cammel FG, et al. La hormona antimulleriana es un marcador sérico sensible de la función gonadal en mujeres tratadas por linfoma de Hodgkin durante la infancia. J Clin Endocrinol Metab. 200792 (10): 3869–74.

La Marca A, Broekmans FJ, Volpe A, Fauser BC, Macklon NS. Hormona anti-Mulleriana (AMH): ¿que necesitamos saber todavía? Hum Reprod. 200924 (9): 2264–75.

Fanchin R, Taieb J, Lozano DH, Ducot B, Frydman R, Bouyer J. La alta reproducibilidad de las mediciones de la hormona antimulleriana en suero sugiere una secreción folicular en múltiples etapas y fortalece su papel en la evaluación del estado folicular ovárico. Hum Reprod. 200520 (4): 923–7.

Tsepelidis S, Devreker F, Demeestere I, Flahaut A, Gervy C, Englert Y. Niveles séricos estables de hormona antimulleriana durante el ciclo menstrual: un estudio prospectivo en mujeres normoovulatorias. Hum Reprod. 200722 (7): 1837–40.

van Disseldorp J, Lambalk CB, Kwee J, Looman CW, Eijkemans MJ, Fauser BC, et al. Comparación de la variabilidad inter e intraciclo de la hormona anti-Mulleriana y el recuento de folículos antrales. Hum Reprod. 201025 (1): 221–7.

Broer SL, Eijkemans MJ, Scheffer GJ, van Rooij IA, de Vet A, Themmen AP, et al. La hormona anti-mulleriana predice la menopausia: un estudio de seguimiento a largo plazo en mujeres normoovulatorias. J Clin Endocrinol Metab. 201196 (8): 2532–9.

Freeman EW, Sammel MD, Lin H, Boorman DW, Gracia CR. Contribución de la tasa de cambio de la hormona antimulleriana en la estimación del tiempo hasta la menopausia para mujeres en edad reproductiva tardía. Fertil Steril. 201298 (5): 1254–9.

Freeman EW, Sammel MD, Lin H, Gracia CR. Hormona anti-mulleriana como predictor del tiempo hasta la menopausia en mujeres en edad reproductiva tardía. J Clin Endocrinol Metab. 201297 (5): 1673–80.

Broer SL, Broekmans FJ, Laven JS, Fauser BC. Hormona anti-Mulleriana: prueba de reserva ovárica y sus posibles implicaciones clínicas. Actualización de Hum Reprod. 201420 (5): 688–701.

van Helden J, Weiskirchen R. Rendimiento de los dos nuevos inmunoensayos de hormonas anti-Mullerianas totalmente automatizados en comparación con el ensayo clínico estándar. Hum Reprod. 201530 (8): 1918–26.

BJ VV. Evaluación ecográfica del ovario en la mujer infértil. Semin Reprod Med. 200826 (3): 217–22.

Broer SL, Mol BW, Hendriks D, Broekmans FJ. El papel de la hormona antimulleriana en la predicción del resultado después de la FIV: comparación con el recuento de folículos antrales. Fertil Steril. 200991 (3): 705–14.

Broekmans FJ, Kwee J, Hendriks DJ, Mol BW, Lambalk CB. Una revisión sistemática de las pruebas que predicen la reserva ovárica y el resultado de la FIV. Actualización de Hum Reprod. 200612 (6): 685–718.

Teh WT, Stern C, Chander S, Hickey M. El impacto de la radiación uterina en la fertilidad posterior y los resultados del embarazo. Biomed Res Int. 20142014: 482968.

Dehghan T, Mozdarani H, Khoradmehr A, Kalantar SM. Efectos de la radiación gamma sobre el desarrollo fetal en ratones. Int J Reprod Biomed (Yazd). 201614 (4): 247–54.

Larsen EC, Müller J, Schmiegelow K, Rechnitzer C, Andersen AN. Función ovárica reducida en supervivientes a largo plazo de cáncer infantil tratado con radiación y quimioterapia. J Clin Endocrinol Metab. 200388 (11): 5307–14.

Mahajan N. Preservación de la fertilidad en pacientes con cáncer: una descripción general. J Hum Reprod Sci. 20158 (1): 3–13.

Tang M, Webber K. Fertilidad y embarazo en sobrevivientes de cáncer. Obstet Med. 201811: 110–15.

Cohen LE. El tratamiento del cáncer y el ovario: los efectos de la quimioterapia y la radiación. Ann N Y Acad Sci. 20081135: 123–5.

Winther JF, JDJr B, Svendsen AL, Frederiksen K, Stovall M, Olsen JH. Aborto espontáneo en una cohorte poblacional danesa de sobrevivientes de cáncer infantil. J Clin Oncol. 200826: 4340–6.

Norwitz ER, Stern HM, Grier H, Lee-Parritz A. Placenta percreta y ruptura uterina asociada con radioterapia de cuerpo entero previa. Obstet Gynecol. 200198: 929–31.

Mueller BA, Chow EJ, Kamineni A, Daling JR, Fraser A, Wiggins CL, Mineau GP, et al. Resultados del embarazo en mujeres sobrevivientes de cáncer en la niñez y la adolescencia: un análisis de registro de nacimiento de cáncer vinculado. Arch Pediatr Adolesc Med. 2009163 (10): 879–86.

Chiarelli AM, Marrett LD, Darlington GA. Resultados del embarazo en mujeres después del tratamiento del cáncer infantil. Epidemiología. 200011 (2): 161–6.

Signorello LB, Cohen SS, Bosetti C, Stovall M, Kasper CE, Weathers RE, et al. Mujeres sobrevivientes de cáncer infantil: parto prematuro y bajo peso al nacer entre sus hijos. J Natl Cancer Inst. 200698 (20): 1453–61.

Reulen RC, Zeegers MP, Wallace WH, Frobisher C, Taylor AJ, Lancashire ER, Winter DL, et al. Resultados del embarazo entre los adultos sobrevivientes de cáncer infantil en el estudio británico de sobrevivientes de cáncer infantil. Cancer Epidemiol Biomark Prev. 200918 (8): 2239–47.

Green DM, Whitton JA, Stovall M, Mertens AC, Donaldson SS, Ruymann FB, et al. Resultado del embarazo de mujeres sobrevivientes de cáncer infantil: un informe del estudio de sobrevivientes de cáncer infantil. Soy J Obstet Gynecol. 2002187 (4): 1070–80.

D'Angio GJ, Breslow N, Beckwith JB, Evans A, Baum H, deLorimier A, et al. Tratamiento del tumor de Wilms. Resultados del tercer estudio de tumores de National Wilms. Cáncer. 198964 (2): 349–60.

D'Angio GJ, Evans A, Breslow N, Beckwith B, Bishop H, Farewell V, et al. El tratamiento del tumor de Wilms: resultados del segundo estudio del tumor de National Wilms. Cáncer. 198147 (9): 2302-11.

DM verde, bien WE, Li FP. Descendencia de pacientes tratados por tumor de Wilms unilateral en la niñez. Cáncer. 198249 (11): 2285–8.

Hawkins MM, Smith RA. Resultados del embarazo en sobrevivientes de cáncer infantil: efectos probables de la irradiación abdominal. Int J Cancer. 198943 (3): 399–402.

Hawkins MM, DL de invierno, Burton HS, Potok MH. Heredabilidad del tumor de Wilms. J Natl Cancer Inst. 199587 (17): 1323–4.

Sankila R, Olsen JH, Anderson H, Garwicz S, Glattre E, Hertz H, et al. Riesgo de cáncer entre los hijos de sobrevivientes de cáncer infantil. Asociación de Registros Nórdicos de Cáncer y Sociedad Nórdica de Hematología y Oncología Pediátrica. N Engl J Med. 1998338 (19): 1339–44.

Green DM, Lange JM, Peabody EM, Grigorieva NN, Peterson SM, Kalapurakal JA, et al. Resultado del embarazo después del tratamiento del tumor de Wilms: un informe del Estudio de seguimiento a largo plazo del tumor de Wilms nacional. J Clin Oncol. 201028 (17): 2824–30.

Viswanathan V, Pradhan KR, Eugster EA. Disfunción de la hormona hipofisaria después de la radioterapia con haz de protones en niños con tumores cerebrales. Endocr Pract. 201117 (6): 891–6.

Goodwin T, Delasobera BE, Fisher PG. Problemas de salud reproductiva en sobrevivientes de tumores cerebrales en niños y adultos. Cancer Treat Res. 2009150: 215–22.

Lawrence YR, Li XA, el Naqa I, Hahn CA, Marks LB, Merchant TE, et al. Efectos de la dosis de radiación en el volumen en el cerebro. Int J Radiat Oncol Biol Phys. 201076: S20–7.

Crowne E, Gleeson H, Benghiat H, Sanghera P, Toogood A. Efecto del tratamiento del cáncer sobre la función hipotalámica-pituitaria. Lancet Diabetes Endocrinol. 20153 (7): 568–76.

Barnes N, Chemaitilly W. Endocrinopatías en sobrevivientes de neoplasias infantiles. Pediatr delantero. 20142: 101.

Chieng PU, Huang TS, Chang CC, Chong PN, Tien RD, Su CT. Reducción del flujo sanguíneo hipotalámico después del tratamiento con radiación del cáncer de nasofaringe: estudios SPECT en 34 pacientes. Soy J Neuroradiol. 199112: 661–5.

Littley MD, Shalet SM, Beardwell CG, Robinson EL, Sutton ML. El hipopituitarismo inducido por radiación depende de la dosis. Clin Endocrinol. 198931: 363–73.

Hochberg Z, Kuten A, Hertz P, Tatcher M, Kedar A, Benderly A. El efecto de la radiación de dosis única sobre la supervivencia celular y la secreción de la hormona del crecimiento por las células de la pituitaria anterior de rata. Radiat Res. 198394: 508–12.

Robinson IC, Fairhall KM, Hendry JH, Shalet SM. Radiosensibilidad diferencial de la función hipotálamopituitaria en la rata adulta joven. J Endocrinol. 2001169: 519–26.

Clayton PE, Shalet SM. Dependencia de la dosis del tiempo de aparición de la deficiencia de la hormona del crecimiento inducida por radiación. J Pediatr. 1991118: 226–8.

Schmiegelow M, Lassen S, Poulsen HS, Feldt-Rasmussen U, Schmiegelow K, Hertz H, et al. Radioterapia craneal de tumores cerebrales infantiles: deficiencia de hormona del crecimiento y su relación con la dosis biológica efectiva de irradiación en un gran estudio poblacional. Clin Endocrinol. 200053: 191–7.

Spoudeas HA, Hindmarsh PC, Matthews DR, Brook CG. Evolución de la alteración neurosecretora de la hormona del crecimiento después de la irradiación craneal para tumores cerebrales infantiles: un estudio prospectivo. J Endocrinol. 1996150: 329–42.

Duffner PK, Cohen ME, Voorhess ML, MacGillivray MH, Brecher ML, Panahon A, et al. Efectos a largo plazo de la irradiación craneal sobre la función endocrina en niños con tumores cerebrales. Un estudio prospectivo. Cáncer. 198556: 2189–93.

Lam KSL, Tse VKC, Wang C, Yeung RTT, Ho JHC. Efectos de la irradiación craneal sobre la función hipotalámica-pituitaria: un estudio longitudinal de 5 años en pacientes con carcinoma nasofaríngeo. Q J Med. 199178: 165–76.

Darzy KH, Shalet SM. Se revisó el hipopituitarismo después de la radioterapia. Endocr Dev. 200915: 1–24.

Veldhuis JD. El generador de impulsos hipotalámicos: el núcleo reproductivo. Clin Obstet Gynecol. 199033 (3): 538–50.

Roth C, Schmidberger H, Schaper O, Leonhardt S, Lakomek M, Wuttke W, et al. La irradiación craneal de ratas hembra provoca una activación o inhibición del desarrollo puberal dependiente de la dosis y dependiente de la edad. Pediatr Res. 200047: 586–91.

Roth C, Lakomek M, Schmidberger H, Jarry H. La irradiación craneal induce la activación prematura de la hormona liberadora de gonadotropina (en alemán). Klin Pediatr. 2001213: 239–43.

Ogilvy-Stuart AL, Clayton PE, Shalet SM. Irradiación craneal y pubertad precoz. J Clin Endocrinol Metab. 199478: 1282–6.

Lannering B, Jansson C, Rosberg S, Albertsson-Wikland K. Aumento de la secreción de LH y FSH después de la irradiación craneal en niños. Med Pediatr Oncol. 199729: 280–7.

Rappaport R, Brauner R, Czernichow P, Thibaud E, Renier D, Zucker JM, et al. Efecto de la irradiación hipotalámica e hipofisaria sobre el desarrollo puberal en niños con tumores craneales. J Clin Endocrinol Metab. 198254: 1164–8.

Hirshfeld-Cytron J, Kim HH. Tratamiento de la infertilidad en mujeres con tumores hipofisarios. Expert Rev Anticancer Ther. 20066: S55–62.

Koustenis E, Pfitzer C, Balcerek M, Reinmuth S, Zynda A, Stromberger C, et al. Impacto de la irradiación craneal y la ubicación del tumor cerebral en la fertilidad: una encuesta. Klin Padiatr. 2013225 (6): 320–4.

Soave I, Lo Monte G, Giugliano E, Graziano A, Marci R. Preservar la fertilidad en pacientes con cáncer: una instantánea de las opciones. Cleve Clin J Med. 201380 (5): 309–17.

Linkeviciute A, Boniolo G, Chiavari L, Peccatori FA. Preservación de la fertilidad en pacientes con cáncer: el marco global. Cancer Treat Rev. 201440 (8): 1019–27.

Clough KB, Goffinet F, Labib A, Renolleau C, Campana F, de la Rochefordiere A, et al. Transposición ovárica unilateral laparoscópica previa a la irradiación: estudio prospectivo de 20 casos. Cáncer. 199677: 2638–45.

Mossa B, Schimberni M, Di Benedetto L, Mossa S. Transposición ovárica en mujeres jóvenes y preservación de la fertilidad. Eur Rev Med Pharmacol Sci. 201519 (18): 3418–25.

Arian SE, Goodman L, Flyckt RL, Falcone T. Transposición ovárica: una opción quirúrgica para la preservación de la fertilidad. Fertil Steril. 2017107 (4): e15.

Hwang JH, Yoo HJ, Park SH, Lim MC, Seo SS, Kang S, et al. Asociación entre la ubicación del ovario transpuesto y la función ovárica en pacientes con cáncer de cuello uterino tratadas con radioterapia pélvica (posoperatoria o primaria). Fertil Steril. 201297: 1387–93.

Terenziani M, Piva L, Meazza C, Gandola L, Cefalo G, Merola M. Oophoropexy: un papel relevante en la preservación de la función ovárica después de la irradiación pélvica. Fertil Steril. 200991: 935.e15–6.

Goldberg JM, Falcone T, Attaran M. Actualización de fertilización in vitro. Cleve Clin J Med. 200774: 329–38.

Prest SJ, FE de mayo, Westley BR. La proteína regulada por estrógenos, TFF1, estimula la migración de las células de cáncer de mama humano. FASEB J. 20026: 592–4.

Herrington J, Carter-Su C. Vías de señalización activadas por el receptor de la hormona del crecimiento. Tendencias Endocrinol Metab. 200112: 252–7.

Mahran YF, El-Demerdash E, Nada AS, El-Naga RN, Ali AA, Abdel-Naim AB. La hormona del crecimiento mejora la pérdida folicular ovárica inducida por radioterapia en ratas: impacto sobre el estrés oxidativo, la apoptosis y el eje IGF-1 / IGF-1R. Más uno. 201510 (10): e0140055.

Bondy CA, Zhou J, Arraztoa JA. Hormona de crecimiento, factores de crecimiento similares a la insulina y ovario. En: Wassarman P, Neill JD, EL Sevier. Fisiología de la reproducción de Knobil y Neill Londres: 2005. pag. 527–540.

Homburg R, Ostergard H. Aplicaciones clínicas de la hormona del crecimiento para la estimulación ovárica. Actualización de Hum Reprod. 19951: 264–75.

Kucuk K, Kozinoglu H, Ayten K. Co-tratamiento con hormona de crecimiento dentro de un protocolo largo con agonistas de GnRH en pacientes con mala respuesta ovárica: un ensayo clínico prospectivo, aleatorizado. J Assist Reprod Genet. 200825 (4): 123–7.

de Boer JA, Schoemaker J, van der Veen EA. Función reproductiva alterada en mujeres tratadas por deficiencia de hormona del crecimiento durante la infancia. Clin Endocrinol. 199746 (6): 681–9.

Baeza I, Fdez-Tresguerres J, Ariznavarreta C, De la Fuente M. Efectos de la hormona del crecimiento, melatonina, estrógenos y fitoestrógenos sobre la relación glutatión oxidado (GSSG) / glutatión reducido (GSH) y peroxidación lipídica en ratas envejecidas ovariectomizadas. Biogerontología. 201011: 687–701.

Pavone ME, Confino R, Steinberg M. Preservación de la fertilidad femenina: una perspectiva clínica. Minerva Ginecol. 201668 (4): 458–65.

Noyes N, Knopman JM, Melzer K, Fino ME, Friedman B, Westphal LM. La criopreservación de ovocitos como medida de preservación de la fertilidad para pacientes con cáncer. Reprod BioMed Online. 201123 (3): 323–33.

Fadini R, Brambillasca F, Renzini MM, Merola M, Comi R, De Ponti E, et al. Criopreservación de ovocitos humanos: comparación entre métodos lentos y ultrarrápidos. Reprod BioMed Online. 200919 (2): 171–80.

Batuhan O, Safaa AH. Técnicas de criopreservación de tejido ovárico, ovario completo, ovocitos y embriones. J Reprod Infertil. 201011 (1): 3–15.

Chian RC, Wang Y, Li YR. Vitrificación de ovocitos: avances, avances y metas futuras. J Assist Reprod Genet. 201431 (4): 411–20.

Zoloth L, Henning AA. Bioética y oncofertilidad: argumentos e ideas de las tradiciones religiosas. Cancer Treat Res. 2010156: 261–78.

Cakmak H, Katz A, Cedars MI, Rosen MP. Método eficaz para la preservación de la fertilidad de emergencia: estimulación ovárica controlada de inicio aleatorio. Fertil Steril. 2013100 (6): 1673–80.

Cao Y, Xing Q, Zhang ZG, Wei ZL, Zhou P, Cong L. Criopreservación de ovocitos humanos inmaduros y maduros in vitro mediante vitrificación. Reprod BioMed Online. 200919: 369–73.

Toth TL, Baka SG, Veeck LL, Jones HW Jr, Muasher S, Lanzendorf SE. Fertilización y desarrollo in vitro de ovocitos humanos de profase I criopreservados. Fertil Steril. 199461: 891–4.

Maman E, Meirow D, Brengauz M, Raanani H, Dor J, Hourvitz A. La recuperación de ovocitos en fase lútea y la maduración in vitro es un procedimiento opcional para la preservación urgente de la fertilidad. Fertil Steril. 201195: 64–7.

Oktay K, Demirtas E, Son WY, Lostritto K, Chian RC, Tan SL. Maduración in vitro de ovocitos de vesículas germinales recuperados después de un aumento prematuro de la hormona luteinizante: descripción de un nuevo enfoque para la preservación de la fertilidad. Fertil Steril. 200889: 228.e19–22.

Walls ML, Douglas K, Ryan JP, Tan J, Hart R. Maduración in vitro y criopreservación de ovocitos en el momento de la ooforectomía. Gynecol Oncol Rep. 201513: 79–81.

Anderson RA, Wallace WHB, Telfer EE. Criopreservación de tejido ovárico para la preservación de la fertilidad: perspectivas clínicas y de investigación. Reproducción humana abierta. 2017 (1).https://doi.org/10.1093/hropen/hox001.

Martinez-Madrid B, Dolmans MM, Van Langendonckt A, Defrère S, Donnez J. Congelación-descongelación de ovario humano intacto con su pedículo vascular con un dispositivo de enfriamiento pasivo. Fertil Steril. 200482: 1390–4.

Comité de Práctica de la Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva Comité de Práctica de la Sociedad de Tecnología de Reproducción Asistida. Criopreservación de tejido ovárico y ovocitos. Fertil Steril. 200890: S241–6.

Oktay K. Criopreservación y trasplante de tejido ovárico: hallazgos preliminares e implicaciones para los pacientes con cáncer. Actualización de Hum Reprod. 20017: 526–34.

Donnez J, Jadoul P, Squifflet J, Van Langendonckt A, Donnez O, Van Eyck AS, et al. Criopreservación y trasplante de tejido ovárico en pacientes con cáncer. Best Pract Res Clin Obstet Gynaecol. 201024 (1): 87–100.

Morris SN, Ryley D. Preservación de la fertilidad: opciones quirúrgicas y no quirúrgicas. Semin Reprod Med. 201129 (2): 147–54.

Donnez J, Dolmans MM, Demylle D, Jadoul P, Pirard C, Squifflet J, et al. Nacimiento vivo después de un trasplante ortotópico de tejido ovárico criopreservado. Lanceta. 2004364 (9443): 1405–10.

Rodriguez-Wallberg KA, Karlström PO, Rezapour M, Castellanos E, Hreinsson J, Rasmussen C, et al. Recién nacido a término después de trasplantes repetidos de tejido ovárico en una paciente tratada por sarcoma de Ewing esterilizando irradiación pélvica y quimioterapia. Acta Obstet Gynecol Scand. 201594 (3): 324–8.

Stern CJ, Gook D, Hale LG, Agresta F, Oldham J, Rozen G, et al. Primer informe de embarazo clínico después de un injerto heterotópico de tejido ovárico criopreservado en una mujer después de una ooforectomía bilateral. Hum Reprod. 201328 (11): 2996–9.

Kim SS. Evaluación de la función endocrina a largo plazo después del trasplante de tejido ovárico humano congelado-descongelado al sitio heterotópico: estudio de seguimiento longitudinal de 10 años. J Assist Reprod Genet. 201229 (6): 489–93.

Donnez J, Silber S, Andersen CY, Demeestere I, Piver P, Meirow D, et al. Niños nacidos tras autotrasplante de tejido ovárico criopreservado. Una revisión de 13 nacidos vivos. Ann Med. 201143: 437–50.

Cyranoski D. Las células madre están en auge en las clínicas veterinarias. Naturaleza. 2013496 (7444): 148–9.

Patel DM, Shah J, Srivastava AS. Potencial terapéutico de las células madre mesenquimales en medicina regenerativa. Células madre Int. 20132013: 496218.

Fazeli Z, Omrani MD, Ghaderian SM. El análisis de expresión de CD29 / CD184 proporciona una firma para la identificación de células de tipo neuronal diferenciadas de las PBMSC. Neurosci Lett. 2016630: 189–93.

Liang X, Ding Y, Zhang Y, Tse HF, Lian Q. Mecanismos paracrinos de la terapia basada en células madre mesenquimales: estado actual y perspectivas. Trasplante de células. 201423 (9): 1045–59.

da Silva Meirelles L, Chagastelles PC, Nardi NB. Las células madre mesenquimales residen en prácticamente todos los órganos y tejidos posnatales. J Cell Sci. 2006119: 2204–13.

Fazeli Z, Rajabibazl M, Salami S, Vazifeh Shiran N, Ghaderian SMH, Omrani MD. Perfil de expresión génica de células adherentes derivadas de sangre periférica humana: evidencia de células madre mesenquimales. J Sci Islam Repub Irán. 201627 (2): 105–12.

Chikhovskaya JV, Jonker MJ, Meissner A, Breit TM, Repping S, van Pelt AM. Las células madre embrionarias derivadas de testículos humanos no son pluripotentes, pero poseen el potencial de progenitores mesenquimales. Hum Reprod. 201227 (1): 210–21.

Las células de Dezawa M. Muse proporcionan la pluripotencia de las células madre mesenquimales: contribución directa de las células musa a la regeneración tisular. Trasplante de células. 201625 (5): 849–61.

Fazeli Z, Abedindo A, Omrani MD, Ghaderian SMH. Terapia con células madre mesenquimales (MSC) para la recuperación de la fertilidad: una revisión sistemática. Stem Cell Rev.201814 (1): 1–12.

Eppig JJ, O'Brien MJ. Desarrollo in vitro de ovocitos de ratón a partir de folículos primordiales. Biol Reprod. 199654: 197–207.

O'Brien MJ, Pendola JK, Eppig JJ. Un protocolo revisado para el desarrollo in vitro de ovocitos de ratón a partir de folículos primordiales mejora drásticamente su competencia de desarrollo. Biol Reprod. 200368: 1682–6.

Telfer EE, McLaughlin M, Ding C, Thong KJ. Un sistema de cultivo sin suero de dos pasos apoya el desarrollo de ovocitos humanos a partir de folículos primordiales en presencia de activina. Hum Reprod. 200823: 1151–8.

Xiao S, Zhang J, Romero MM, Smith KN, Shea LD, Woodruff TK. El crecimiento folicular in vitro favorece la maduración meiótica de los ovocitos humanos. Rep. Sci. 20155: 17323.

Xu M, Barrett SL, West-Farrell E, Kondapalli LA, Kiesewetter SE, Shea LD, et al. Los folículos ováricos humanos cultivados in vitro de pacientes con cáncer apoyan el crecimiento de los ovocitos. Hum Reprod. 200924: 2531–40.


Fisiología de la reproducción

Polyestro estacional

Durante la temporada no reproductiva del invierno, la mayoría de las yeguas se encuentran en un estado de inactividad reproductiva (hibernación) llamado anestro. Durante este tiempo, no responderán a la atención del semental, sus ovarios no desarrollan ninguna estructura y hay una secreción mínima de hormonas ováricas. La situación cambia drásticamente durante la primavera y el verano. A medida que aumentan las horas de luz, también aumentan las secreciones hormonales ováricas. La yegua comenzará a experimentar una serie de ciclos estrales. Estos ciclos se repetirán en intervalos de 21 a 23 días hasta que ocurra el embarazo o hasta un punto en que los días se acorten y ella regrese al anestro. Los ciclos estrales solo durante una parte circunscrita del año se denominan poliéstro estacional. Una forma de evitar el poliéstro estacional para la reproducción temprana es mediante la exposición a la luz artificial. Este concepto se analiza con más detalle en la sección de manejo reproductivo a continuación.

Comportamiento reproductivo


Una yegua que muestre un comportamiento estral clásico adoptará una postura de micción: en cuclillas con las piernas abiertas y la cola levantada.

Las dos etapas diferentes del ciclo estral se distinguen generalmente por las respuestas conductuales de la yegua al semental. El celo (celo) dura un promedio de 5 a 7 días, el período de celo más largo de cualquier animal doméstico. El estro se caracteriza por la receptividad al semental. Una yegua que muestre un comportamiento estral clásico adoptará una postura para orinar: en cuclillas con las piernas abiertas y la cola levantada. Orinará pequeños volúmenes con frecuencia y expondrá su clítoris al evertir su vulva (guiño). Si un semental se acerca, puede inclinarse hacia él. La mayoría de las yeguas dejan de tener un comportamiento estral dentro de las 24 a 48 horas siguientes a la ovulación. Esto marca el comienzo de la otra etapa del ciclo, el diestro, que dura de 14 a 16 días. Durante el diestro, la yegua rechaza al semental con un comportamiento típicamente visto en forma de cambio de cola, chillidos, golpes, mordiscos y / o patadas. Estas divisiones definidas por el comportamiento en el ciclo estral son más o menos paralelas a los eventos que ocurren en el ovario, definido por el sistema endocrino (hormonas).

La hormona lutenizante (LH) es responsable de estimular la ovulación y apoyar las etapas iniciales del desarrollo del cuerpo lúteo. El patrón de secreción de LH en la yegua difiere del de otros animales domésticos. La LH se secreta durante un período prolongado de tiempo, comenzando al inicio del estro conductual, alcanza su punto máximo dos días después de la ovulación y disminuye durante la fase lútea temprana. La ovulación generalmente ocurre hacia el final del estro (Figura 3). Es importante darse cuenta de que el estro es un evento conductual, mientras que la ovulación es un evento físico. Aunque el estro y la ovulación ocurren normalmente juntos, la ovulación no depende del estro, ni el estro asegura la ovulación.


Figura 3: El ciclo estral de la yegua (adaptado por Jones & amp Troxel).

Manejo reproductivo

La eficiencia reproductiva del caballo es la más baja de todos nuestros animales domésticos. El promedio nacional de potros vivos frente a yeguas criadas en la cría de caballos controlada por humanos es ligeramente superior al 50 por ciento. La yegua es sorprendentemente única en muchos de sus enfoques de la reproducción, tanto conductual como fisiológicamente. Sin embargo, la intervención humana en el proceso de reproducción ciertamente ha jugado un papel en la ineficiencia reproductiva. Es interesante notar que las yeguas en poblaciones de caballos salvajes (asilvestrados) a menudo alcanzan un 80 por ciento de eficiencia.

Una de las razones del bajo rendimiento reproductivo es el hecho de que pocos criadores de caballos seleccionan su plantel de cría por su eficiencia reproductiva. Los sementales y las yeguas de cría se seleccionan por sus logros atléticos, por su pedigrí o por su belleza. Estas razones constituyen el valor del caballo hoy en día, pero todos deberían darse cuenta de los problemas potenciales cuando no se considera la eficiencia reproductiva. Una yegua que es valiosa según estos estándares, pero que no es un productor eficiente, a menudo será mantenida, mimada y persuadida para que conciba en lugar de ser sacrificada. Este es a menudo un proceso costoso, y si ella tuviera una descendencia, su ineficiencia reproductiva podría transmitirse a las generaciones futuras.

Otro aspecto negativo del manejo humano es que con frecuencia intentamos criar yeguas fuera de su estación reproductiva natural. Dejadas a sus propios dispositivos, las yeguas normalmente se aparean durante los días más largos y cálidos de la primavera y el verano. En combinación con su período de gestación inusualmente largo de 11 meses, la madre naturaleza les ha proporcionado las condiciones en las que los potros nacerán cuando se maximicen sus posibilidades de supervivencia. Desafortunadamente, muchos registros de razas de caballos han decidido que la fecha de nacimiento universal de los caballos debe ser el 1 de enero de cada año. Por lo tanto, con el fin de obtener una ventaja de desarrollo para sus potros en la competencia, muchos criadores intentan que las yeguas poten lo más cerca posible del 1 de enero. Esto requiere que las yeguas estén paridas en febrero, cuando la mayoría no es fisiológicamente capaz de reproducirse en condiciones naturales.

Se puede usar un fotoperiodo artificial para manipular la ciclicidad natural de la yegua a la época del año que es normal para que se reproduzca. Para tener una yegua abierta en bicicleta normalmente en febrero, debe estar expuesta a un régimen prolongado de luz diurna durante aproximadamente 60 días antes de esa hora. La forma más comúnmente practicada para lograr esto es exponer a la yegua a 16 horas de luz (natural y artificial) y 8 horas de oscuridad a partir de mediados o finales de noviembre. Esto corresponde a los largos días de mayo a julio, cuando la yegua solía pedalear.

Se ha demostrado que el estado nutricional de la yegua juega un papel importante en los ciclos reproductivos. Las yeguas conciben más fácilmente y mantienen los embarazos de manera más consistente si ingresan a la temporada de reproducción con un alto nivel de condición corporal en comparación con un nivel muy delgado. Una combinación de luz diurna prolongada y una condición corporal de moderada a carnosa es uno de los esquemas de manejo más prácticos y beneficiosos para mejorar la eficiencia reproductiva en la yegua.


El sistema reproductor femenino

El sistema reproductivo es un sistema de órganos que es diferente en hombres y mujeres. A continuación se muestra una vista frontal y lateral del sistema reproductor femenino.

El sistema reproductor femenino tiene:

  • Ovarios
  • Oviductos (trompas de Falopio)
  • Útero (matriz)
  • Cuello uterino
  • Vagina

Cerca del sistema reproductivo, está la vejiga y la uretra, que es parte del sistema urinario.

La vejiga cuece la orina y la vacía en la uretra.

La uretra es un tubo que transporta la orina fuera del cuerpo.


Sistema reproductor de cucarachas (con diagrama)

El sistema reproductor masculino de la cucaracha consta de un par de testículos, conductos deferentes, un conducto eyaculador, una glándula utricular, una glándula fálica y los genitales externos.

(i) Testículos:

Hay un par de testículos de tres lóbulos que se encuentran dorsolateralmente en el cuarto y quinto segmento abdominal, incrustados en el cuerpo graso. Los testículos son estructuras bien desarrolladas y elaboradas en las cucarachas jóvenes y están llenas de espermatozoides. Los testículos dejan de funcionar y se reducen en los adultos mayores, pero aún se pueden encontrar algunos espermatozoides en ellos.

(ii) Vasa Deferentia:

De cada testículo surge un conducto deferente blanco delgado, parecido a un hilo. Ambos conductos deferentes pasan hacia atrás casi hasta el extremo posterior del abdomen y luego se doblan hacia adelante para encontrarse en el medio y abrirse en un conducto eyaculatorio.

(iii) Conducto eyaculatorio:

El conducto eyaculatorio es un conducto mediano ancho alargado que corre hacia atrás en el abdomen y se abre por un gonoporo masculino situado ventral al ano.

(iv) Glándula utricular o en forma de hongo:

Es una gran glándula reproductora accesoria, de color blanquecino y situada en la unión de los conductos deferentes con el conducto eyaculatorio. Tiene una masa de túbulos glandulares de tres tipos, los túbulos largos periféricos o utriculi majores, los túbulos centrales son pequeños túbulos cortos o utriculi breviores y detrás de los túbulos centrales cortos hay algunos túbulos cortos pero más bulbosos que forman las vesículas seminales llenas de espermatozoides.

(v) Glándula fálica o conglobato:

Es una glándula accesoria larga y con forma de maza. Su extremo anterior más ancho se encuentra en el sexto segmento ligeramente a la derecha del cordón nervioso. Se estrecha posteriormente en una estructura tubular y finalmente se estrecha para abrirse por una abertura separada ubicada cerca del gonoporo macho en el extremo trasero del cuerpo.

(vi) Genitales externos:

Algunas estructuras quitinosas asimétricas se encuentran rodeando al gonoporo masculino al final del abdomen. Estos son tres falómeros o gonapofisis masculinos que constituyen los genitales externos.

Está en posición dorsal media. Tiene dos placas opuestas horizontales quitinosas pero membranosas y un lóbulo dentado ancho con borde en forma de sierra y dos dientes grandes, y en su lado posterior tiene un gancho en forma de hoz.

Tiene una base amplia de la que surgen varias estructuras, en el extremo izquierdo hay un brazo largo y delgado con un gancho curvo llamado titilador, al lado del titilador hay un brazo más corto y ancho que termina en una cabeza negra en forma de martillo llamada pseudopene.

Cerca del pseudopene hay tres pequeños lóbulos blandos, uno de los cuales tiene un gancho y se llama lóbulo asperado. El conducto de la glándula fálica atraviesa el falómero izquierdo y se abre entre el lóbulo asperado y el pseudopene.

Es de estructura muy simple y se encuentra en parte debajo del falómero derecho. Tiene una gran placa marrón y lleva el gonoporo macho.

Los espermatozoides producidos a partir de los testículos, mientras la cucaracha aún es joven, son llevados por los conductos deferentes a las vesículas seminales para su almacenamiento. Los espermatozoides de las vesículas seminales están pegados en forma de haces llamados espermatóforos. En realidad, los espermatóforos son descargados por el macho durante la cópula.

Un espermatóforo tiene forma de pera de unos 13 mm de diámetro y su pared tiene tres capas.

Su capa más interna está formada primero por la secreción lechosa secretada por los túbulos periféricos largos de la glándula utricular. Luego, esta capa recibe los espermatozoides agrupados de la vesícula seminal y un líquido de los túbulos cortos de la glándula utricular. Luego, esta capa inseminada pasa por el conducto eyaculatorio y recibe la segunda capa de las células del conducto eyaculador.

Durante el apareamiento, el espermatóforo de dos capas, así formado, se adhiere a la abertura espermatecal de la hembra y luego se vierte sobre él la secreción de la glándula fálica, que se endurece para formar la tercera y más externa capa del espermatóforo (fig. 73.34).

Órganos reproductores femeninos de la cucaracha:

El sistema reproductor femenino de la cucaracha (fig. 73.35) consta de un par de ovarios, vagina, bolsa genital, glándulas colaterales, espermatecas y genitales externos.

(i) Ovarios:

Hay dos ovarios grandes de color amarillo claro que se encuentran lateralmente en el segmento 4, 5, 6, incrustados en el cuerpo graso. Cada ovario está formado por un grupo de ocho túbulos ováricos u ovarioles que contienen una cadena de óvulos en desarrollo. Un ovariole está formado por una capa epitelial que descansa sobre una membrana basal y está encerrada externamente en una capa de tejido conectivo.

Sin embargo, un ovariole de adelante hacia atrás consta de las siguientes zonas:

(i) Filamento suspensorio, es una continuación delgada, similar a un hilo, de la capa de tejido conectivo y proporciona la unión del ovariole a la pared dorsal del cuerpo y, por lo tanto, sirve para suspender el ovariole en el hemocele.

(ii) Zona de germarium, sigue la zona filamentosa terminal y consta de células germinales u ovogonias y maduran en ovocitos y se empujan hacia abajo.

(iii) Vitellarium, esta zona recibe los ovocitos de la zona de germarium uno a uno y constituye la mayor parte del ovariole, los ovocitos quedan encerrados en un folículo de epitelio y aumentan progresivamente de tamaño hacia el extremo posterior lo que le da apariencia de cuentas. .

(iv) Cámara de huevos, el vitellarium se abre posteriormente en una cámara de huevos pequeña, gruesa y ovalada que contiene un solo óvulo maduro grande a la vez.

(v) Tallo o pedicelo, la cámara del huevo continúa posteriormente hacia un tallo hueco de paredes delgadas que se abre hacia el oviducto lateral.

El tallo de los ocho ovarioles de un lado se une para formar un oviducto lateral, pequeño y con pared muscular.

(ii) Vagina:

Ambos oviductos laterales se unen para formar un amplio oviducto común mediano llamado vagina. La vagina se abre mediante el gonoporo femenino hacia la cámara genital.

(iii) Bolsa genital:

Se trata de una gran estructura en forma de barco cuyo piso está formado por la 7ª esternita, el techo y los costados están formados por la 8ª y 9ª esternita. La bolsa genital se puede dividir en una cámara genital en la que se abre la vagina y una cámara ooteca donde se forman las ootecas. La cámara genital también recibe las glándulas reproductoras accesorias.

El gonoporo femenino es una abertura en el octavo esternón, que se encuentra dentro de la cámara genital flexionada por encima del séptimo esternito. La séptima esternita también se produce al revés en dos grandes placas ginovalvulares ovaladas o lóbulos apicales. La bolsa genital también se conoce como ginatrio.

(iv) Glándulas colaterales:

Hay un par de glándulas colaterales blancas muy ramificadas, la izquierda es mucho más grande que la derecha. Ambas glándulas continúan como conductos colaterales que se unen para formar un conducto común que se abre hacia el lado dorsal de la cámara genital. Estas son las glándulas reproductoras accesorias.

(v) Espermatecas:

Se trata de un par de estructuras en forma de maza, de tamaño desigual, una espermateca más grande que la otra. Ambas espermatecas se unen para formar un conducto común corto que se abre hacia la cámara genital en una pequeña papila espermateca. Algunos trabajadores afirman que hay una sola espermateca y tiene un ciego lateral.

(vi) Genitales externos de la mujer:

Estos se encuentran ocultos dentro del ginatrio. Consisten en un ovipositor formado por dos gonapófisis. El ovipositor se encuentra por encima y detrás del gonoporo, es corto y tiene tres pares de procesos alargados, un par de brazos largos y gruesos que se encuentran dorsalmente y encierran dos pares de brazos delgados y ahusados.

Estos dos pares de brazos surgen de una base común y constituyen las gonapófisis posteriores, pertenecen al 9º segmento abdominal y se unen al 9º tergo.

El tercer par de brazos del ovipositor es grande, convergen y se encuentran posteriormente, por debajo de las gonapófisis posteriores y constituyen las gonapófisis anteriores. Estos pertenecen al octavo segmento abdominal y están unidos a los márgenes externos del octavo tergo. El ovipositor se usa solo para conducir los óvulos fertilizados a la cámara ocular.


¿Cómo funciona el sistema reproductor femenino?

Las principales actividades del sistema reproductor femenino incluyen:

Pubertad: preparar su cuerpo para tener bebés

Ciclo menstrual: el ciclo mensual de producción de óvulos y sangrado.

Embarazo: concebir y hacer crecer un bebé

Los ovarios de una niña recién nacida ya tienen todos los óvulos que tendrá. Pero estos óvulos no pueden convertirse en bebés hasta que el sistema reproductivo de la niña pase por una serie de cambios llamados pubertad. Durante la pubertad:

Las hormonas (mensajeros químicos) liberadas por el cerebro hacen que se desarrollen los ovarios.

Los ovarios en desarrollo liberan la hormona sexual femenina estrógeno.

El estrógeno hace que el resto del sistema reproductivo se desarrolle

Un óvulo madura y se libera (un proceso llamado ovulación)

El revestimiento del útero se hincha con vasos sanguíneos, por lo que está listo para aceptar el óvulo si es fertilizado por el esperma de un hombre.

Un óvulo fertilizado se adhiere al revestimiento del útero y comienza a crecer. O

El óvulo no se fertiliza, por lo que no se adhiere y el revestimiento del útero se desprende y se libera como sangre menstrual.

Si una mujer no queda embarazada, el ciclo menstrual se repite aproximadamente una vez al mes. Las mujeres tienen un ciclo menstrual hasta aproximadamente la mediana edad. La menopausia es cuando los ciclos se detienen.

La concepción es cuando el esperma de un hombre se une (fertiliza) al óvulo de una mujer. La fertilización generalmente ocurre en una de las trompas de Falopio.

El óvulo fertilizado desciende por las trompas de Falopio hasta el útero.

El óvulo fertilizado se adhiere a la pared interior del útero y comienza a crecer.

Se convierte en feto y placenta; la placenta es lo que une al feto al útero.

El sistema reproductivo está controlado por hormonas. Las hormonas son mensajeros químicos producidos en ciertas partes de su cuerpo que viajan a través de la sangre para indicar a otras partes del cuerpo qué hacer.

Algunas hormonas provienen de la glándula pituitaria en el cerebro. Las hormonas reproductivas de la glándula pituitaria suben y bajan cada mes y desencadenan el ciclo menstrual. Si queda embarazada, sus órganos reproductores producen otras hormonas que apagan su ciclo menstrual y le indican al útero que crezca y apoye al bebé. Después del nacimiento, otra hormona le indica a sus senos que produzcan leche para alimentar a su bebé.


Ver el vídeo: CLASES VIRTUALES. 4to de Primaria. El aparato reproductor. Profesora Naara (Enero 2022).