En detalle

Lluvia ácida

Lluvia ácida



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¿Qué es la lluvia ácida? Definición y explicación simple:

de lluvia ácida son precipitados que tienen un pH más bajo que aproximadamente 5.5 debido a la acción de varias sustancias químicas. La lluvia es causada principalmente por la absorción de nitrógeno y dióxido de azufre (ver también ácidos), que se liberan como subproductos durante la combustión de combustibles fósiles en sistemas de calefacción y vehículos. La lluvia ácida es una de las principales causas de muerte forestal porque daña las plantas directamente y cambia sus condiciones de crecimiento a través de un cambio químico en los suelos.

Causas de lluvia ácida

En el curso de la combustión de fuentes de energía que contienen azufre como el petróleo, el gas natural o el carbón, se liberan al aire óxidos de azufre y nitrógeno. El aumento de los hogares y el creciente tráfico e industria también están aumentando las cantidades de estos productos químicos. El dióxido de azufre se combina en la atmósfera con otras sustancias y forma varios ácidos, especialmente ácido nítrico y sulfúrico. En la atmósfera, los ácidos sulfurosos son absorbidos por la lluvia, pero también por la nieve, el granizo y la niebla, y llegan al suelo donde se filtran en el suelo y se depositan en las hojas de las plantas.

Efectos de la lluvia ácida sobre el medio ambiente.

El daño forestal a gran escala se debe en muchos casos a la acción de los ácidos sulfurosos. Si entran en el suelo, cambian el equilibrio químico que les da a las plantas su sustento. La acidificación de los suelos altera principalmente la delicada composición de nutrientes y el equilibrio del agua, causando daños a las raíces finas de los árboles. Sobre todo, la liberación de aluminio y metales pesados ​​son responsables de la extinción masiva de las plantas. Afectan las funciones naturales de las raíces finas y el plexo fúngico que las rodea. Como resultado, los árboles ya no pueden, o solo en un grado limitado, absorber nutrientes vitales. El déficit de nutrientes resultante conduce a largo plazo a que el árbol pierda su resistencia y se vuelva vulnerable a enfermedades e influencias externas.
No solo las plagas como los escarabajos de la corteza y las enfermedades fúngicas juegan fácilmente con los árboles debilitados. La deficiencia de nutrientes también hace que el tejido sea más sensible y se seca. Esto se debe a la acción directa de los ácidos contenidos en la lluvia, que se adhieren a las hojas y las agujas y afectan la función de los llamados estomas allí. Si ya no pueden cerrarse debido a la deposición de los ácidos, se produce una rigidez de apertura de huecos. El árbol ya no puede almacenar humedad en el interior y se seca gradualmente. Una tormenta o tormenta puede provocar rápidamente daños significativos en el tronco y las ramas en un árbol tan enfermo, ya que la sustancia es porosa y quebradiza.
Mientras que la lluvia ácida en las plantas puede conducir a diferentes enfermedades y causar la muerte de bosques enteros, también las aguas y los animales que viven en ellos están severamente dañados por su acción. El pH alterado conduce a la disolución de tripas calcáreas y conchas de moluscos, también cambia las condiciones de crecimiento de las plantas en el agua y priva a muchos animales de su fuente de alimento. Por lo tanto, la lluvia ácida se asocia no solo con la muerte del bosque, sino también con una reducción de la biodiversidad. Además, la rápida meteorización de los edificios también se debe a la acción de la lluvia ácida.

Medidas contra la lluvia ácida.

En las regiones donde hay grandes depósitos de roca calcárea, los efectos son significativamente más bajos porque la cal neutraliza en gran medida los ácidos. Como resultado, se están esparciendo grandes cantidades de cal en muchos países europeos hoy para proteger el paisaje de la acidificación. Sin embargo, es esencial reducir drásticamente la emisión de toxinas, que se garantiza principalmente mediante la instalación de sistemas de filtro en sistemas de calefacción industrial y vehículos. El desmantelamiento de las centrales eléctricas que utilizan combustibles fósiles para generar electricidad, el uso de energías renovables y el uso de la energía en general son medidas importantes en la lucha contra la acidificación del medio ambiente.